Síguenos en redes

Escritores

Homero

Publicado

en

Biografía de Homero
Philippe-Laurent Roland, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons
Información personal
Nombre CompletoὍμηρος Hómēros
OcupaciónAedo
NacionalidadGriega
GénerosEpopeya

Biografía de Homero

Homero fue un antiguo poeta y aedo griego, quien era reconocido por ser el autor de las principales poesías épicas griegas: la “Ilíada” y la “Odisea”. Nació y vivió en el siglo VIII a. C y su vida fue una mezcla de leyenda y realidad. La tradición sostenía que Homero era ciego y pudo haber nacido en cualquier localidad de la Antigua Grecia: Esmirna, Colofón, Atenas, Quíos, Rodas, Argos, Ítaca Salamina o Pilos.

En palabras de Hegel, Homero significaba “el elemento en el que vive el mundo griego como el hombre vive en el aire”. Admirado, imitado y citado por todos los poetas, filósofos y artistas griegos que le siguieron, es el poeta por antonomasia de la literatura clásica, a pesar de que la vida de Homero aparece rodeada del más profundo misterio, hasta el punto de que su propia existencia histórica ha sido puesta en tela de juicio.

De acuerdo con los historiadores modernos, en caso de que haya existido, es probable que Homero naciera y viviera en la zona colonial griega del Asia Menor. Esto se extrae a partir de las características lingüísticas plasmadas en sus obras y de las tradiciones abordadas, típicas de la región jónica. Para Píndaro y Semónides de Amorgos, sólo Atenas y Esmirna podían reclamar el honor de ser su cuna.

Son varias las biografías de Homero donde en sus contenidos incluían la famosa ceguera del poeta siendo legendario y novelesco. La más antigua, atribuida sin fundamento a Heródoto, data del siglo V a.C., en ella, Homero era presentado como el hijo de una huérfana seducida, de nombre Creteidas, que le dio a luz en Esmirna. Conocido como Melesígenes, destacado por sus cualidades artísticas, iniciando una vida bohemia. Una enfermedad lo dejó ciego, y desde entonces pasó a llamarse Homero.

La cuestión homérica

Los problemas que planteaba Homero cristalizaron a partir del siglo XVII en la llamada “cuestión homérica, iniciada por François Hédelin, abate de Aubignac, quien sostenía que los dos grandes poemas a él atribuidos, la “Ilíada” y la “Odisea”, eran fruto del ensamblaje de obras de distinta procedencia, lo que explicaría las numerosas incongruencias que contienen. Sus tesis fueron seguidas por filólogos como Friedrich August Wolf. El debate entre los partidarios de la corriente analítica y los unitaristas, que defienden la paternidad homérica de los poemas, sigue en la actualidad abierto.

Otras obras

A parte de la “Ilíada” y la “Odisea”, a Homero se le atribuyeron otros poemas como la épica menor cómica “Batracomiomaquia” (“La guerra de las ranas y los ratones”), el corpus de los “Himnos homéricos”, y muchas otras obras perdidas o fragmentos como: “Margites”. Algunos autores antiguos le atribuían el “Ciclo Épico” completo, donde incluía más poemas sobre la Guerra de Troya, así como “Epopeyas” que narraban la vida de Edipo y guerras entre argivo y tebanos. Sin embargo, los historiadores modernos están de acuerdo en que la “Batracomiomaquia” y el “Margites”, los “himnos Homéricos” y los poemas cíclicos son posteriores a la “Ilíada” y la “Odisea”.

La iconografía grecorromana ha consagrado el noble rostro barbado de un anciano ciego como el de Homero. Esta es la imagen que ha atribuido la tradición al poeta de los dos poemas épicos con que se inaugura la literatura griega y la occidental, cuyo vigor lírico y narrativo permanece fresco desde hace miles de años. Su nombre y sus obras han alcanzado la gloria alimentado mitos, narraciones y leyendas a través de los siglos, sin que hayan perdido su fuerza original.

La “Ilíada” y la “Odisea”

La perfección con la calidad de la Ilíada y la Odisea, considerados obras maestras de la literatura occidental, sólo se explica por la existencia de toda una costumbre previa sobre la Guerra de Troya que aedos y rapsodas fueron elaborando durante siglos y que culmina en los grandiosos poemas homéricos. A pesar de que Homero se sirve de los procedimientos de la tradición oral, es indudable que en ambos poemas hay un propósito poético, un plan y una estructura que revela la actividad de un poeta consciente de su arte.

El Triunfo de Aquiles / Crédito: Franz von Matsch, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

La “Ilíada” solo se habría fijado en su forma definitiva (escrita), tras un largo periodo de trasmisión oral, en Atenas durante el  siglo VI a.C. y por  iniciativa de Pisístrato. La obra se centra en el décimo y último año de Guerra de Troya, cuando la cólera de Aquiles, despojado de su esclava Briseida, lleva a los troyanos, liderados por Héctor, a importantes victorias hasta la muerte de Patroclo. Sin la muerte de  Patroclo, la profecía del oráculo no se habría cumplido y Troya nunca habría sido conquista por los aqueos. La obra termina con los funerales en honor a Héctor, muerto a manos de Aquiles, y Patroclo.

Odiseo/ Fuente: Pixabay

Frente a la epopeya guerrera, la “Odisea” es considerada una narración de aventuras marinas. Dividida en 24 cantos, la obra cuenta el difícil regreso de Odiseo, tras la guerra  de Troya, a su natal Ítaca. Durante todo el viaje, Odiseo se ve a merced de los dioses, que mueven fichas y retrasan su viaje; mientras que en casa, su amada Penélope, es cortejada por numerosos pretendientes. Eventualmente, la obra llega a su fin con la victoria de Odiseo en el concurso de pretendientes de Penélope, momento en el que su amada finalmente le reconoce.

Por mucho tiempo se creyó que las historias de la Guerra de Troya eran solo mitos y leyendas creados por Homero. Sin embargo en el siglo XIX, el alemán Heinrich Schliemann comenzó la búsqueda de Troya, ciudad que descubrió en 1872, gracias a las excavaciones en la colina de Hisarlik (en Turquía). Su descubrimiento hizo historia cambiando para siempre la percepción de la obra de Homero.

Sobre la muerte de Homero también hay mucho misterio. De acuerdo con documentos históricos del siglo V a.C., la muerte sorprendió a Homero en Íos una Isla griega del archipiélago de las Cícladas del mar Egeo, en el transcurso de un viaje a Atenas.

Algunos investigadores modernos afirman también que, a partir de sus obras, es posible concluir que Homero tenía mucho contacto con la nobleza de la época.

Obras de Homero

  • La Ilíada: La fecha de su composición es controvertida: la opinión mayoritaria la sitúa en la segunda mitad del siglo VIII a. C.
  • La Odisea: Se cree que fue compuesta en el siglo VIII a. C.
  • Batracomiomaquia.
  • Himnos Homéricos.
  • Guerra de Troya.
  • Margites.

Frases célebres de Homero

  • “El genio se descubre en la fortuna adversa; en la prosperidad se oculta.”
  • “Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta.”
  • “Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra.”
  • “Los hombres se cansan antes de dormir, amar, cantar y bailar que de hacer la guerra.”
  • “Dejemos que el pasado sea el pasado.”
  • “De su suerte ningún hombre, sea cobarde o valiente, puede librarse una vez nacido.”
  • “Sin familia, sin ley, y sin hogar debe vivir quien apetece las horrendas luchas intestinas.”
  • “También un hombre goza con sus penas cuando ya tiene mucho sufrido y mucho trajinado.”
  • “En la juventud y en la belleza la sabiduría es escasa.”
  • “Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga.”

 Homero en el cine y la televisión

Fotograma de Troya (2004)

 

Entre las adaptaciones más famosas de su obra en el cine y la televisión se encuentran: Ulises (1954) de Mario Camerini; La Odisea (1997) de Andrei Konchalovsky; O Brother (2000) de los hermanos Coen y Troya (2004) de Wolfgang Petersen, con el protagonismo de Brad Pitt, Diane Kruger, Sean Bean, Eric Bana y Orlando Bloom. Esta última cinta es quizás una de las adaptaciones más criticadas.

 

Contenido relacionado

Biografía

Tucídides

Publicado

en

Biografía de Tucídides
Foto: Wienwiki / Walter Maderbacher, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Biografía de Tucídides

Tucídides (460 a.C – 395 a.C) fue un historiador y militar griego, célebre autor de una  Historia de la guerra del Peloponeso. Está considerado el padre de la historiografía científica, pues, a diferencia de sus contemporáneos, limitó su narración a los sucesos acaecidos durante la guerra sin hacer intervenir en ella a los dioses. Fue nombrado estratega de Atenas en el año 424, pero perdió el cargo al no poder evitar la toma de Anfípolis. Después de ser condenado al destierro, se dedicó a la escritura.

Bio

Tucídides nació en Atenas en el año 460 a. C, hijo de Igisipoli y Óloro, un aristócrata ateniense dueño de minas. Su familia era de los Filaidas y  su madre pertenecía a la nobleza tracia. Desde muy joven recibió una esmerada formación. En el 430 enfermó en una epidemia, pero consiguió salvarse milagrosamente.

Ya militar, en el año 424 a.C fue nombrado estratega en Atenas. Se le confió un flota con la misión de romper el asedio de Anfípolis, pero al no llegar a tiempo la ciudad cayó en manos enemigas. Fue condenado al exilio pasando veinte años fuera de Atenas.

Historia de la guerra del Peloponeso

En el exilio dedicó su tiempo a la redacción de su célebre Historia de la guerra del Peloponeso, conformada por ocho libros. Esta obra, fundamental en lo que respecta a la historiografía antigua, le valio el ser considerado uno de los más grandes historiadores. Pues, a diferencia de otros de su tiempo, limitó su narración a los hechos acaecidos durante la guerra sin apelar a la intervención divina. Todo cuanto sucede se debe a los actos humanos y no al poder o favor de un dios.

Así, su obra  cubre las tres fases del enfrentamiento:  el conflicto entre Atenas y Esparta finalizado con la paz de Nicias en el 421; la expedición de los atenienses a Sicilia entre el 415 y 413 a. C; y la reanudación de la guerra y fase final conocida como la guerra de Decelia.

En la obra, Tucídides también intentó analizar las razones detrás de la acciones humanas. Intentó ir más allá del aspecto anecdótico para penetrar en las verdaderas motivaciones personales del conflicto, tales como las  ambiciones y  temores políticos. De ahí, que introdujera ciertos discursos ficticios en los que exponía las motivaciones personales de los personajes históricos.

En su Historia, la guerra del Peloponeso se presenta como una confrontación entre dos Ligas de ciudades, una liderada por Atenas y la otra capitaneada por Esparta. El conflicto nace entonces  del creciente temor de los espartanos ante el inminente ascenso ateniense, condiciones que hicieron que estallara la guerra. Este fenómeno sería conocido como la trampa de Tucídides: una tensión estructural que se produce cuando una potencia establecida se ve amenazada por una nueva.

Tucídides no regresó a Atenas hasta el final de la guerra en el 404 a.C.

Muerte

Probablemente falleció en Tracia en el año 396 a.C.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Gerardo de Cremona

Publicado

en

Biografía de Gerardo de Cremona

Biografía de Gerardo de Cremona

Gerardo de Cremona (c.1114 – c.1187) fue un célebre traductor italiano del siglo XII. Adscrito a la segunda generación de traductores toledanos, fue uno de los más prolíficos de su tiempo. Se cree se trasladó a Toledo hacia 1144. Tradujo más de setenta obras del árabe al latín y al griego y fue diacono y parte del cabildo. Con su traducción, el Almagesto se introdujo definitivamente en la tradición científica europea.

Vida

Gerardo  nació en la ciudad de Cremona, en Lombardía, hacia el año 1114. Probablemente, se formó filosófica y científicamente en su ciudad natal. Al sentir curiosidad por el Almagesto de Ptolomeo y no encontrarlo en su tierra natal, se trasladó a Toledo, entonces famosa por sus colecciones de libros árabes.

Aunque se desconoce la fecha exacta en la que llegó a Toledo, es muy probable que fuera antes de 1144, cuando contaba con cerca de treinta años. Algunas fuentes dan testimonio de su estancia en Toledo entre los años  1157 y 1176. Fue miembro del cabildo de la ciudad y diacono. Bajo el patronato de Raimundo de Toledo, trabajó en traducciones junto a Juan de Sevilla.

Obra

Además del Almagesto, que terminó de traducir en 1175, Gerardo encontró  en Toledo numerosas versiones árabes de clásicos grecolatinos y varios tratados originales aun sin traducir. El interés por estas obras le animó a permanecer en la ciudad y a aprender árabe. Tradujo más de setenta obras, entre las cuales figuran escritos de Aristóteles, Euclides, Hipócrates,  Avicena, Al-Kindī, Al-Fārābī y Al-Juwārizmī.

Muchos autores han puesto en duda la autoría de un número tan elevado de traducciones. Lo más probable es que Cremona haya reunido a su alrededor una red de discípulos y colaboradores. En esta red se habrían traducido varias obras de manera colaborativa, practica que fue bastante común en la época. Sea este el caso o no, es indudable el valor de la labor  de Cremona en la recuperación de la cultura clásica.

Una de sus traducciones más importantes, fue, sin duda, el Almagesto. Su traducción introdujo definitivamente a esta obra en la tradición científica europea. Además de esta,  entre sus traducciones figuran: el Compendio de cálculo por reintegración y comparación, de Al-Juarismi; Física, Meteorología y el tratado Sobre el cielo y el mundo de Aristóteles; y el Canon de Medicina de  Avicena.

Sobre su muerte existen diferentes versiones. Aparentemente murió en Toledo en 1187, a los 73 años. Otras fuentes aseguran que murió en Cremona, pues allí fueron llevados sus restos.

Continúa leyendo

Biografía

Juan Luis Vives

Publicado

en

Biografía de Juan Luis Vives
Tomada de picryl.com

Biografía de Juan Luis Vives

Juan Luis Vives , también Joan Lluís Vives (6 de marzo de 1492 – 6 de mayo de 1540) fue un humanista, filósofo y pedagogo del renacimiento español. De familia judía conversa, estudió en las universidades de Valencia y París, antes de establecerse en Flandes. Fue profesor de la Universidad de Lovaina y cercano a Erasmo de Rotterdam,  avanzó en sus escritos ideas innovadoras en cantidad de materias filosóficas, científicas, teológicas y políticas. También tuvo una estrecha relación con Tomás Moro, la cual le llevó a enseñar en Oxford de 1523 a 1528. Destaca, sobre todo, su tratado De las Disciplinas.

Primeros años

Descendiente de una familia  de judíos conversos, Vives nació en Valencia, España, hijo de Luis vives y de Blanca March Almenara. Su padre descendía de los Vives que acompañaron a Jaime el conquistador en su campaña a Valencia; mientras que de parte de su madre, la familia lo ligaba a la poeta Ausias March. En sus primeros años se educó en Valencia con maestros como Jerónimo de Amiguet y Daniel Siroleridano. Más tarde, en 1509, marchó a París, donde tuvo como maestros, entre otros, a Celaya, Enzinas, Lax y Dolz. Así, cursó estudios de teología y filosofía en la Sorbona.

Profesor y escritor

Tras la muerte su padre, en 1512, se estableció en Flandes y  entabló amistad con Erasmo de Rotterdam. En 1518 publicó su primera obra De initiis, Sectis et Laudibus Philosophiae y un año después comenzó a enseñar en la Universidad de Lovaina. A la muerte de su protector el Príncipe de Croy, hubo de dejar Francia por los Países Bajos. Vivió en Amberes y en 1522, ya en Basilea, publicó  De Civitate Dei, un comentario acerca de la obra San Agustín.

Inglaterra

Por su cercana relación intelectual con Tomás Moro, tuvo la oportunidad de trasladarse a Inglaterra y empezar a enseñar en la Universidad de Oxford en 1523. La plaza duro unos años, pues, al igual que Moro se manifiesto en contra del divorcio del monarca Enrique VIII, motivo por el que fue arrestado y tuvo de regresar a Flandes en 1528. Su influencia sobre la Europa del Renacimiento fue enorme. No sólo fueron a consultarle las más influyentes figuras de la Reforma protestante y de la Contrarreforma católica, sino que también fue tutor y educador de importantes nobles ligados a la monarquía de Carlos V.

Figura del humanismo

Vives se convirtió así uno de los máximos exponentes del humanismo renacentista, siendo de origen español. En sus escritos, todos en latín, intentó rescatar el pensamiento aristotélico, limpiándolo de las interpretaciones escolásticas medievales, a la vez que sustentaba una ética inspirada en Platón y las ideas de los estoicos. Hombre ecléctico y universalista, propuso acciones en favor de la paz internacional, la atención de los pobres y la unidad de los europeos, avanzando  ideas innovadoras en una copiosa cantidad de materias filosóficas, pedagógicas,  políticas y teológicas.

Obras

De su vasta obra destacan, los tratados religiosos Sobre el alma y la vida (1538) y  Sobre la verdadera fe cristiana (1543) y en materia pedagógica su tratado De las disciplinas (1531), obra profunda dedicada al rey Juan III de Portugal, que se divide en tres partes:De causis corruptarum artium, De tradendis disciplinis y De artibus, y en las que propone una renovación y planteamiento más cientifico en cuanto a la enseñanza frente a la vacuidad y artificiosidad de la escolástica, entonces reinante.

Siguen esta línea, sus escritos Institutione de feminae christianae (1529), sobre la educación de la mujer cristiana, especie de manual para jóvenes, casadas y viudas;  De ratione studii puerilis (1523), acerca de la educación humanística  y De ingenuarum adolescentium ac puellarum institutione (1545)  y  De officio mariti, sobre la formación y el deber.  Con una temática más social se distinguen los tratados De subventione pauperum (1526), sobre la ayuda a los pobres y  De communione rerum (1535), en contra de los principios individualistas y el extremo comunista.

Otras obras suyas fueron:  De conditione vitae christianorum sub Turca (1526), sobre el problema de la relación con los turcos y la reforma protestante; sobre retórica Rethoricae sive de recte ratione dicendi libri III (1532) y Linguae latinae exercitatio (1538); acerca de la paz De initiis sectis et laudibus philosophia (1521) De pacificatione (1529) y  la dedicada a Carlos V De concordia et discordia in humano genere (1529).  También dedicó sus colecciones de sentencias Ad sapientiam introductio y Satellicia,  a la princesa María.

Muerte

Vives falleció el 6 de mayo de 1540, en Brujas, Bélgica.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad