Mitología

Historia de la Guerra de Troya

Historia de la Guerra de Troya
Dominio Público

Historia de la Guerra de Troya

La Guerra de Troya fue un conflicto bélico en el que una coalición de ejércitos aqueos ataca la ciudad de Troya. Según la interpretación de Herodoto a los poemas épicos de la Ilíada y la Odisea, esta lucha se desarrolló en los siglos XIII a. C. o siglo XII a. C., y su móvil fue la abierta enemistad entre persas y griegos. Es necesario mencionar que la existencia de esta legendaria guerra es relatada por Homero en los poemas épicos mencionados anteriormente. En este sentido, muchos han dudado de la veracidad de aquel suceso y lo han relacionado a la gran imaginación de Homero, catalogándolo como mitológico. Lo cierto es que, los episodios relatados en dichos poemas, fueron desarrollados por los poetas posthoméricos, que los comenzaron a relacionar con otras tradiciones populares, realizando una reinterpretación de la narración. Además, agregándoles detalles de su propia inventiva.

Homero nos indica que Helena, esposa de Menelao, fue raptada por Paris, príncipe de Troya. Ante esto, Menelao y Agamenón visitaron a los jefes griegos para incitarlos a participar en una expedición que aquéllos preparaban con el fin de recuperar a Helena y vengar la ofensa. Agamenón fue comandante en jefe; tuvo bajo su responsabilidad héroes griegos como, su hermano Menelao, Aquiles y Patroclo, los dos Ayax, Teucro, Néstor y su hijo Antíloco, mises, Diomedes, Idomeneo y Filoctetes. Dichos héroes fueron acompañados por una cantidad de 100.000 hombres pertenecientes a las huestes griegas, concentrados en el puerto de Aulis.

Cuenta la tradición que en ese lugar sucedió un acontecimiento asombroso, que fue interpretado por Calcas, el adivino de la expedición, como un mensaje que significaba que la guerra duraría diez años y que terminaría con la destrucción de Troya. Otro de los mensajes se dio por medio del oráculo del dios de Delfos, según el cual Troya caería luego de que los valientes griegos lucharan entre sí. Mises y Menelao arrimaron como embajadores a la corte de Príamo, para exigir la liberación de Helena, no sin antes, dejar el terreno listo, al instalar el campamento entre la costa y las murallas de la ciudad.

La solicitud fue negada, debido a ello, la guerra quedó declarada. La situación era la siguiente: los troyanos contaban con una cantidad de hombres irrisoria en comparación con sus enemigos. A pesar que los primeros contaban con los poderosos aliados, tales como Eneas, Sarpedón y Glauco, preferían no tener una confrontación abierta con dichas tropas por el temor al invencible Aquiles. Él tomó el mando de la situación.

Decidió limitar su acción a emboscadas y asaltos en vecindades, debido a que Troya se encontraba bien defendida y fortificada, además, llevó a cabo expediciones por tierra y mar para dotarse de provisiones y víveres y asegurarse que Troya no recibiera ningún material del exterior. También se dedicaron al pillaje, en una de estas acciones, fue capturada por Agamenón la hija del sacerdote de Apolo, Crises, para convertirla en esclava. Furiosamente, Apolo amenazó con destruir a los griegos si no liberaban a la joven Criseida.

En una asamblea de los griegos, convocados por Aquiles, Calcas sugiere que se debe entregar a Criseida, Agamenón debió aceptar, pero, a modo de compensación, quita a Aquiles, su esclava favorita, Briseida. Aquiles, ofendido, se retira airado, desde ese momento decidió retirarse de la guerra y pactar con los dioses para que Agamenón fuera derrotado. Listos para la confrontación, las dos huestes concretan que el conflicto por Helena y por los tesoros saqueados, sea definido en un duelo entre Paris y Menelao. Concluido el duelo, Paris debe ser salvada de la muerte por Venus.

Agamenón procede a exigir el cumplimiento del pacto, pero el troyano Pandareo rompe el armisticio y dispara una flecha contra Menelao. Con lo que dio comienzo al primer encuentro contundente de la guerra. Este suceso es mágicamente relatado por Homero en la Ilíada. En esta feroz batalla Paris decide esconderse, posteriormente, su hermano Héctor lo exhorta a actuar con valentía, asistiendo al campo de batalla. Se pacta nuevamente una lucha esta vez entre Héctor y Ayax, hijo de Telemón. La lucha llevaba varios días y no había ningún vencedor, los griegos agotados optan por pedir ayuda a Aquiles.

Aquiles se niega, pero su mejor amiga Patroclo decide tomar la armadura de Aquiles y luchar en su lugar. Lamentablemente, Héctor lo asesina fulminantemente. Ahora bien, enterado de la situación Aquiles sale a luchar ferozmente. Finalmente, inicia una confrontación cuerpo a cuerpo con Héctor; luego, de una habilidosa pelea, Aquiles se impone sobre Héctor. Sorpresivamente, Paris con un flechazo le da muerte a Aquiles.

Los griegos se hallaban devastados. Y pensaron como conseguir escapar de tal asedio. Por consejo de Minerva, Epeio, construyó un gigantesco caballo de madera hueca, ocultando en su interior los mejores guerreros griegos; mientras el resto de los guerreros embarcan y parten en sus barcos, para anclar detrás de Tenedos. Los troyanos se convencen de la retirada de los griegos, los troyanos encuentran el caballo de madera, dudando qué hacer con él. Ulises explicó que el caballo había sido erigido como expiación por el robo del Palladium; y su destrucción sería fatal para Troya.

Mientras los troyanos festejan su victoria, Sinón abre el vientre del caballo. Los héroes salen de su interior y prenden las hogueras, atacan con sus flechas, saquean el lugar y asesinan a diestra y siniestra.  Los habitantes sobrevivientes fueron puestos en esclavitud. De la casa real solo sobrevivieron Helena, Casandra y Andrómaca, viuda ésta de Héctor, además de Eneas. Troya quedó sumida en las escombras y las cenizas.

 

Artículos recomendados

Ir arriba