La primera Restauración en España

Historia de la primera Restauración en España
dominio público

Historia de la primera restauración en España

La primera Restauración en España (1875-1923) es uno de los periodos más estudiados de la historia de España. Este periodo surgió luego del Sexenio Democrático y se dio con la recuperación del trono por parte de un miembro de la Casa de Borbón, Alfonso XII. Muchos responsabilizan a Cánovas del Castillo por ser el que convenció a Alfonso XII de restaurar el orden monárquico español. Le aseguró que esta propendía la superación de la República y afectaría positivamente la clase política. Convencido el futuro rey, proclama el Manifiesto de Sandhurst (1 de diciembre de 1874). Su madre, Isabel II, abdicó y él fue heredero del trono.

Se estableció un sistema político bipartidista entre el Partido Liberal-Conservador liderado por Antonio Cánovas del Castillo y el Partido Liberal-Fusionista que encabezó Práxedes Mateo Sagasta. El nuevo panorama permitirá una mayor estabilidad, pero se elevaron los eventos de corrupción política, cuya base estaba en el caciquismo.

 

La educación en la primera restauración en España

Durante este periodo la educación tuvo un avance importante y también significó un cambio en la nación española con respecto al periodo liberal. Se instauró el Museo Pedagógico Nacional. También cumplió el papel de centro de formación de maestros con un área de conferencias y cursos. El gobierno decretó una reforma para implementar un plan de estudios para los maestros y maestras, creando nuevas asignaturas como Pedagogía. Se creó en el año de 1900 el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, se amplió el tiempo de la escolaridad obligatoria hasta los 12 años, en 1902 se incorporó el pago de los maestros a la Administración del Estado. Cinco años después, se creó la Junta de Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE).

En adelante, se creó la Escuela de Estudios Superiores de Magisterio, formó los primeros directores de centros educativos del país. Posteriormente, se creó la Dirección General de Primera Enseñanza, en esta etapa se percibe una racionalización y modernización de la escuela primaria. Como vemos es uno de los periodos más importantes del desarrollo en España. Se vivió una relativa estabilidad institucional, una movilidad en el poder, el disfrute de derechos y libertades. Aunque muchos de estos proyectos no pudieron ser desarrollados.

La idea desarrollada por Cánovas en el campo político (alternancia del poder entre liberales y conversadores) fue denominado el encasillado. De esta manera, en cada elección había un acuerdo mutuo entre ambos partidos. Dividida España en “casillas”, los dos partidos se adjudicaban de antemano la victoria en los distintos distritos electorales. El proceso y los resultados eran vigilados por caciques locales y rurales. Ellos eran los encargados de manipular las elecciones en sus distritos para que la victoria recayera en el partido de turno. Para ello, se recurrió a prácticas como las de censar a personas fallecidas o generar situaciones para que la población no pudiera ir a las urnas.

La intención era evitar el caos político y las sublevaciones entre partidos. Posteriormente, se redactó la Constitución política en 1876. En esta se estipuló que el rey era el titular del poder ejecutivo, participaba también del legislativo, junto a las Cortes. Cuando murió Alfonso XII (28 de noviembre de 1857 – 25 de noviembre de 1885) su segunda esposa, María Cristina de Habsburgo, asumió el poder mientras su hijo, el futuro Alfonso XIII, cumplía la mayoría de edad en el año 1902 para asumir el poder. Durante este período se siguió manteniendo la alternancia en el poder entre liberales y conservadores, pero surgieron varios atentados anarquistas, en uno de ellos Cánovas del Castillo fue la víctima; murió asesinado por un anarquista italiano en un balneario. La situación empeoró con las constantes insurrecciones independentistas de las colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. En 1898, Estados Unidos intervino a favor de estos territorios, provocando la pérdida total de las colonias.

 

Final de la primera restauración en España

Alfonso XIII asumía la jefatura del Estado hasta el año de 1931. El encasillado desembocaría en un malestar generalizado por parte de los políticos. Durante varios años el periodo de la Restauración comenzó a decaer, pero podemos decir que su final se dio en septiembre de 1923 con el triunfo del golpe de Estado encabezado por el Capitán General de Cataluña Miguel Primo de Rivera en Barcelona. El rey Alfonso XIII no se opuso al golpe y decidió nombrar al general sublevado Jefe del Gobierno al frente de un Directorio militar. Así se dio paso a la dictadura de Primo de Rivera y fin al largo periodo de la Restauración española.  

 

To Top