Enrique Granados

Biografía de Enrique Granados
english/spanish Wiki / Public domain

Biografía de Enrique Granados

Enrique Granados y Campiña (27 de julio de 1867- 24 de marzo de 1916) Compositor y pianista español. Inicio estudios de pequeño con José Junceda, luego paso a Barcelona con Francisco Jurnet y Juan Pujol y en París aprendió con Charles Bériot. Dio conciertos desde los 10 años y a lo largo de su ilustre carrera llego a colaborar con numerosos artistas; entre estos: Joan Manén, Jacques Thibaud y Camille Saint-Saëns. Por todo esto, es considerado uno de los más grandes compositores españoles. Destacan sus obras: Danzas, Goyescas y Valses poéticos. Fue también un destacado pedagogo.

Primeros años

Granados nació en Lérida, el 27 de julio de 1867. De padre cubano y madre gallega, desde muy niño demostró tener habilidad para a música. Comenzó sus estudios musicales con José Junceda y aun siendo un pequeño, se mudó a Barcelona para estudiar en la Escolanía de la Merced con Francisco Jurnet. Más tarde recibió lecciones de piano con Juan Pujol y de armonía con Felipe Pedrell.

Talentoso desde entonces, a los diez años de edad comenzó a dar sus primeros conciertos. En 1887 se trasladó a París, donde tuvo como maestro al reconocido pianista Charles Bériot, quien también fuera maestro del mismísimo Ravel. Dos años después regreso a Barcelona y más tarde dio un memorable concierto en la ciudad. La fama no se hizo esperar, luego de su regreso a España, Granados alcanzó el éxito como concertista y compositor con sus primera Danzas (1892).

Enrique Granados: trayectoria musical

El éxito que tuvieron sus primeras composiciones no hizo mas que confirmar su increíble talento. Como Como pianista, Granados fue un excelente colaborador. Llego a trabajar con violinistas y concertistas de la talla de Édouard Risler, Joan Manén, Camille Saint-Saëns, Eugène Ysaye y Jacques Thibaud. En una de sus primeras Fiestas de la Música Catalana, ganó el primer premio, mientras que con su Allegro fue aclamado en un concurso nacional.

A comienzos de la década de 1910, Granado envió sus Goyescas para piano a Montoriol Tarrés, quien, impresionado por la calidad de su trabajo, no dudo en promocionarlo. Fue tal la obsesión de Tarrés, que una vez ganado el apoyo de Vuillermoz, consiguió que la Société Musicale Independante organizara un concierto dedicado enteramente Granados. Resta decir, que este fue todo un éxito.

A partir de entonces, Granados fue visto como una de las jóvenes joyas de la música española. Gracias a ese concierto, le fue encargado convertir las Goyescas a ópera, un proyecto que claramente acepto y en el que inmediatamente comenzó a trabajar. No obstante, luego terminar la partitura, estallo la Primera Guerra Mundial, haciendo que el proyecto se volviera irrealizable.  Enterado de la grave situación y viendo en esta una oportunidad, Schirmer, un editor estadounidense se ofreció a patrocinarla. La Goyescas se trasladó entonces a Nueva York, donde fue presentada por primera vez el 28 de enero de 1916.

La opera fue todo un éxito y Granados termino siendo invitado a tocar en la Casa Blanca. Esto causo que perdiera el trasatlántico que lo llevaría a casa, por lo que, una vez terminado su deber y sin querer esperar, se embarcó hacia Inglaterra. Al llegar allí, abordo el «Sussex”, barco que fue torpedeado al poco tiempo por submarino alemán. Granados, su esposa y otros pasajeros murieron ahogados, el 24 de marzo de 1916.

Como era de esperarse la noticia causo conmoción, en Barcelona, París, Nueva York y Lérida, se le rindieron homenajes.

Además de las obras ya citadas, caben mencionarse, entre otras: 12 Danzas españolas, Madrigal, la ópera María del Carmen, Picarol, Liliana, Follet, Rapsodia aragonesa, El canto de las estrellas y Piezas sobre cantos populares.

To Top