Historia del Estado de Israel

Historia del Estado de Israel

La historia del Estado de Israel comienza a finales de la década de 1940, momento en el que Inglaterra deja el control sobre el que era territorio palestino para dividirlo en dos partes siguiendo el consejo de la ONU. No obstante, este plan no llego a concretarse pues en mayo de 1948, Israel se alzó por su independencia enfrentándose con los países vecinos de Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Irak. Tras defender su territorio, Israel consiguió ser reconocido como un Estado independiente, sin embargo, en los siguientes años tuvo que enfrentar varias incursiones militares y el desarrollo de varias guerras, con las que consiguió ampliar su territorio, incorporando tierras del aun no reconocido Estado Palestino.

 Mandato británico e independencia de Israel

Al terminar la Primera Guerra Mundial con la caída del Imperio Otomano, los territorios de Palestina quedaron en las manos del gobierno británico como territorio encomendado hasta 1947. Durante esos años los británicos emprendieron una serie de proyectos comerciales que se vieron obstaculizados con el crecimiento de la tensión entre judíos refugiados y el pueblo árabe. Muchos de estos judíos llegaron a Palestina desde Europa debido a la persecución nazi (Segunda Guerra Mundial).

Con el paso de los años, la tensión entre judíos y árabes fue amentando debido al surgimiento de los grupos sionistas y la idea de un Estado Judío, la cual fue apoyada entonces por la comunidad internacional. Fue por esto que, en 1947, la ONU crearía un plan para dividir el territorio palestino, por un lado, estaría el Estado Judío (Israel) y por otro el Estado árabe independiente de Palestina. Este último incluía los territorios de Cisjordania y la Franja de Gaza. No obstante, el plan no fue apoyado por el pueblo árabe, ya que esto suponía una reducción a su territorio.

En medio de la tensión y con la inminente salida de Gran Bretaña, Israel proclamó su independencia el 18 de mayo de 1948, provocando con esto el estallido de la primera guerra árabe-israelí, también conocida como la Guerra de la Independencia de Israel. Esta contienda enfrentó al recién creado Estado de Israel y los países vecinos de Jordania, Siria, Egipto, Irak y Líbano por alrededor de quince meses.

Al finalizar el enfrentamiento, tanto el territorio israelí como el palestino quedaría gravemente afectado. Israel mantuvo los territorios de Galilea, Néguev, parte de la planicie costera y la mitad de Jerusalén (capital que fue dividía en oriental y occidental), mientras que el territorio palestino fue dividido entre los vecinos. En manos de Cisjordania quedaron los territorios de Judea y Samaria y la Franja de Gaza

quedo bajo la administración egipcia (1948-56 y 1957-67).

Consolidación del Estado

Después de la guerra, Israel se concentró en la consolidación del Estado. Creó el parlamento y gestionó sus primeras elecciones nacionales (1949), quedando elegido Jaim Weizmann, entonces representante de la Organización Sionista Mundial. Como mano derecha tuvo a al líder independentista, David Ben-Gurión, presidente de la Agencia Judía, el cual fue elegido primer ministro. Es mismo año, Israel fue reconocido como Estado ante la ONU con una votación de 37 a 12. Desde entonces inició relaciones diplomáticas con la mayoría de los países de Europa y América.

Ya que desde su nacimiento Israel se declaró como una patria de y para judíos, en los siguientes años recibió a todo judío inmigrante que llegara a su territorio; al ingresar este recibía inmediatamente la ciudadanía (esta ley se conoce como Ley de Retorno). Entre finales de los cuarentas y comienzos de los cincuentas muchos refugiados sobrevivientes el Holocausto llegaron a Israel, por lo que su población inicial aumento en gran mediad. Ya que para ese entonces su economía estaba gravemente afectada por la guerra, el Estado impuso un régimen de austeridad, que le permitió sobrevivir los siguientes años con la ayuda de la comunidad internacional.

Gracias a la ayuda de los gobiernos extranjeros, Israel pudo construir viviendas para la población recién llegada e invertir en el sector comercial. Diseñó campos para el cultivo, mecanizó la agricultura, gestó una industria minera fuerte y creó una marina mercante que le permitió establecer buenas relaciones comerciales. Además, amplio sus redes de telecomunicaciones y caminos. Hacia finales de los cincuentas Israel, había conseguido estabilizar su economía y su sector agrícola era autosuficiente. También había mejorado el sistema educativo, haciéndolo accesible para cualquiera y su actividad artística había florecido.

De Guerra en Guerra

Israel y los territorios ocupados

No obstante, la paz y estabilidad que había alcanzado pronto se vieron amenazadas por las violaciones a los acuerdos de paz del 49. A partir de 1956, las incursiones militares en su territorio aumentaron al igual qu e los bloqueos a su flota mercante. En respuesta a esta situación, Israel arremetió contra los países vecinos, tomando el territorio de la Franja de Gaza y gran parte de la península del Sinaí.

Sin embargo, poco después se negoció la paz e Israel salió de los territorios ocupados.

Esta paz se mantuvo hasta 1967, año en el que estalló la Guerra de los Seis días entre la unión de países árabes (Egipto, Jordania, Irak…) e Israel. Al finalizar la guerra, el 10 de junio de 1967, Israel quedó en posesión de gran parte del territorio palestino, tomó la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Oriental, Altos de Golán y la península del Sinaí. Fue de esta manera que la capital sagrada tanto para árabes como para judíos, quedo en manos de Israel, siendo desde entonces uno de los puntos claves de la guerra contra el pueblo árabe y la cuestión en Gaza.

En los siguientes años el Estado de Israel se lo ha pasado de guerra en guerra, especialmente con el pueblo palestino en la Franja de Gaza, territorio en el que construyó un largo y alto muro como medida de seguridad (muy cuestionada por la comunidad internacional), en 2002. Entre 1967 y 1970, luchó contra Egipto en la Guerra de Desgaste y en 1973 inició la guerra contra Siria y Egipto conocida como La guerra de Yom Kipur. Para los ochentas enfrentó por primera vez al Líbano y en 2006 inició la segunda guerra con este país, tras el incumplimiento de lo pactado en relación a Hezbolá (partido musulmán radical)

Gaza e Israel

Tres años después de su retirada de Gaza (en 2005), Israel dio comienzo a la Operación Plomo Fundido, motivado por los constantes ataques perpetrados por Hamás. No obstante, esta operación solo exacerbó la violencia terrorista en ambos territorios.  Miles de víctimas y desplazados ha dejado este conflicto entre Palestina e Israel y al parecer aún no hay manera de llegar a un acuerdo, pues los motivos detrás de la guerra no son negociables (el lugar de Jerusalén).

To Top