Historia y biografía de

Escritores

Eduardo Marquina

Biografía de Eduardo Marquina
Dominio Público

Biografía de Eduardo Marquina

Eduardo Marquina Angulo​ (21 de enero de 1879- 21 de noviembre de 1946) Escritor, periodista y dramaturgo español.  Es conocido por Las Vendimias (1901) y su obra teatral En Flandes se ha puesto el sol (1908). Comenzó a escribir hacia finales de los noventa, trabajando como colaborador para la revista Luz y los periódicos La Publicidad y Barcelona Cómica. Debutó en 1898, con el poema Jesús El Diablo y ganó fama en 1908 con su obra Las hijas del Cid. En la actualidad es considerado una de las figuras más destacadas del modernismo español.

Primeros años

Nació en Barcelona, España. Hijo del empresario aragonés Luis Marquina y Dutú y de la barcelonesa Eduarda Angulo. Fue el segundo de los cinco hijos de la pareja. Estudió la primaria en una escuela católica y el bachillerato con los jesuitas. Posteriormente cursó estudios de Derecho y Filosofía, los cuales abandonó tras la muerte de sus padres para dedicarse por completo a la escritura.

Trayectoria y obra

Tras abandonar sus estudios, comenzó a escribir sus primeros artículos.  En 1897, se unió al equipo de la revista de corte modernista Luz, donde conoció al también escritor Luis de Zulueta Escolano. Rápidamente se volvieron cercanos, por lo que en los siguientes años se les vería colaborar en diferentes publicaciones. Marquina trabajó con Zulueta Escolano en La Publicidad. Para ese entonces ya era colaborador en Barcelona Cómica.

A tan solo un año de su debut en Luz, publicó su primer poema largo, Jesús El Diablo (1898). A este le siguieron los poemarios Odas (1900), en el que recoge varios textos de La Publicidad y su famoso Las Vendimias (1901). Otros títulos modernistas de este periodo fueron: Églogas (1902), Elegías (1905) y Vendimión (1909).

Marquina contrajo matrimonio con Mercedes Pichot en 1903; un año después nació su hijo el cineasta Luis Marquina, quien es conocido por La Chismosa (1938) y El Capitán Veneno (1951). Tres años después del matrimonio, Marquina se estableció en Madrid junto a su familia. Allí presentó su tan famosa obra Las Hijas Del Cid en 1908. Al año siguiente sorprendió al publicó con Doña María La Brava (1909), obra que fue adaptada por su hijo en 1948.

En 1910, apareció En Flandes Se Ha Puesto El Sol, su drama más conocido; este fue adaptado años después por Alejandro Ulloa y Ana Adamuz. Inclinado hacia los dramas históricos en ese mismo periodo público El Rey Trovador (1911), Cuando florezcan los rosales (1913), El retablo de Agrellano (1913), Las flores de Aragón (1915) y El Gran Capitán (1916). Con el paso del tiempo su obra fue orientándose cada vez más hacia las temáticas sociales.

Inicialmente de izquierda, posteriormente se inclinaría hacia ideas más conservadoras, como se vio reflejado en sus últimos escritos.  Marquina mantuvo correspondencia con importantes figuras del ambiente literario y artístico español. Estuvo en contacto con Benito Pérez Galdós, Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Juan Valera y el Clarín; fue además quien intercedió en la admisión del pintor Salvador Dalí en la Residencia de Estudiantes.

Sin dejar de lado su trabajo como dramaturgo, incursionó como novelista, publicando La Misa Azul (1916), El destino cruel (1920) y Adán y Eva En El Dancing (1926). Otros títulos de menor reconocimiento fueron El Beso En La Herida (1930) y Un Caballero Desconocido (editada 1953).

En los años treinta, presentó en Teatro Fuente Escondida (1931), Teresa De Jesús (1932) y La Santa Hermandad (1939). En ese mismo periodo fue nombrado miembro de la Real Academia de la Lengua Española (1931). Marquina apoyó en bando franquista durante la Guerra Civil española (1936-39).En sus últimos años, redactó El estudiante endiablado (1942) y María la Viuda (1943). Tradujo, además, la obra de Victor Hugo, Alejandro Dumas Jr y Charles Baudelaire.

Muerte de Eduardo Marquina

La muerte lo sorprendió mientras trabajaba como diplomático en Nueva York, el 21 de noviembre de 1946.  Sufrió un ataque al corazón. Posteriormente fue enterrado en el cementerio de San Justo en Madrid.

To Top