El franquismo

Historia del franquismo
dominio público

Historia del franquismo

El franquismo es un conjunto de ideologías que simpatizaron con el régimen del dictador Francisco Franco surgido en España al término de la guerra civil de España (1936-1939). Básicamente se basa en los pilares del catolicismo, el fascismo y el anticomunismo, ideologías que sustentaron la dictadura militar franquista en su momento. La simbología del franquismo, aunque su objetivo principal era identificar visualmente al régimen franquista, también es una representación y contiene diversos significados y mensajes expresados a través de los colores, figuras y elementos.

Franco se aseguró de vender la dictadura por medio de banderas, escudos, efigies, monumentos, sellos, medallas, insignias, uniformes y distintivos de todas clases. Muchos de estos símbolos dejaron de ser difundidos en los primeros años de la Transición, especialmente los grandes emblemas de yugo y flechas de la emblemática Casa Sindical). Ahora bien, más de cuarenta años después de la muerte de Franco mucha de la simbología franquista permanece. Aunque, esto es contrario a lo establecido en la Ley de Memoria Histórica, que, desde el 31 de octubre de 2007, estableció la retirada de estos símbolos.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, el régimen se deshizo de su carácter profascista, aunque la simbología continuó. También, el franquismo fue disminuyendo el papel de la Falange en favor de otros grupos políticos. El franquismo mantuvo una serie de fundamentos políticos e ideológicos, logró crear un fascismo con ciertas característicos que se alejaban del italiano. En términos generales el franquismo adoptó posturas:

Anticomunistas: al igual que las ideologías de izquierda, ya sea la izquierda radical revolucionaria o la burguesía democrática progresista. Lo supieron reflejar en el “el Centinela de Occidente”, encargado de vigilar que el comunismo no llegara a España ni al resto de Occidente.

Antiliberalistas: no apoyaban ningún tipo de libertad política o social; así que, mostraron su oposición a la democracia, a la separación de poderes, a la soberanía nacional en manos del pueblo, etc.

Antiparlamentarismo: se sustituyó la democracia parlamentaria por un sistema pseudodemocrático sujeto conocido como la «democracia orgánica». Lo anterior debido a la creencia de Franco de que la democracia liberal y los partidos políticos fueron los culpables de la decadencia española.

Autoritarismo: El régimen de Franco dominó todos los aspectos de la vida nacional y social mediante una serie de organizaciones de encuadramiento social dirigidas principalmente por la Falange Española Tradicionalista (FET) y las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (JONS).

Nacionalismo: El régimen de Franco fue expuesto como el que permitió la unidad nacional. En ese sentido, persiguió los grupos independentistas regionalistas, así como limitó algunas costumbres regionales e intervino varias instituciones locales mediante la remoción de integrantes y dirigentes por líderes pertenecientes al régimen.

Nacionalcatolicismo: El régimen estaba estrechamente relacionado con la Iglesia católica y muy especialmente con el ultramontanismo. La Iglesia católica controlaba varios aspectos de la sociedad mediante la censura, la prensa, el código penal, etc.

Es innegable que el franquismo inicialmente contenía un importante componente de fascismo, aunque limitado. Por ello, varios historiadores se han atrevido a decir que fue un régimen semifascista. Ahora bien, finalizando el año 1945, España transitaba hacia el camino de un régimen autoritario burocrático, corporativista y no movilizado.

El franquismo atacó cualquier tipo de nacionalismo opuesto a la unidad de la nación y a sus esencias ancestrales: el idioma, la cultura, la historia, la religión y la raza. Por ello, por ejemplo, se persiguió el uso de la lengua catalán, gallego, asturiano, euskera. Asimismo, se prohibieron las banderas y demás símbolos nacionalistas, excepto la de la nación española. Ahora bien, el tradicionalismo y el militarismo estuvieron muy presentes en dicha etapa histórica. Fiel a una dictadura en el periodo de Franco se controlaron los medios de comunicación. Franco fue expuesto en diversos medios de comunicación como el Caudillo o el centinela de Occidente.

Los franquistas eran conocidos como nacionalsindicalistas o falangistas. Dentro de la ideología franquista hay varios exponentes, tales como: Ramón Serrano Súñer, José Antonio Girón de Velasco, José Luis Arrese, Adolfo Suárez, Diario Arriba y Diario Pueblo Ejército, entre otros.

 

El franquismo en la actualidad

Se manifiesta en interpretaciones de la historia de España, intelectuales y escritores como Fernando Vizcaíno Casas y Pío Moa han reivindicado determinados aspectos del franquismo en sus obras.  En el año 2006, el Parlamento Europeo condenó el franquismo por la violación de los derechos humanos durante su época de auge. Además, instó a la eliminación de los símbolos de la dictadura franquista. No obstante, ha pervivido en la sociedad española tras la muerte de Franco, especialmente durante la Transición. El símbolo más conocido, el escudo portador del águila de San Juan, no fue legalmente abolido de la bandera de España hasta 1981 por el Gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo. El 20 de noviembre de cada año luego de la muerte de Franco los franquistas se reunían en el Valle de los Caídos. A pesar de que la Ley de Memoria Histórica prohíbe expresamente la realización de las mencionadas concentraciones, éstas siguen desarrollándose.

 

Artículos relacionados

To Top