Robert Boyle

Robert Boyle
Recurso: Wellcome Collection gallery / CC BY 4.0

Biografía de Robert Boyle

Robert Boyle (25 de Enero de 1627 – 30 de diciembre de 1691) químico. Proveniente de la localidad de Lisemore, Irlanda. Su familia mantenía un estatus acomodado, eran descendientes de la nobleza de aquel país. Por ello, su familia pudo proporcionarle la mejor educación fue estudiante de los colegios ingleses más prestigiosos del momento. Luego, de ello cursó estudios en Eton por un buen tiempo. Posteriormente con el apoyo de sus padres emprendió un viaje por Europa. Cuando arribo a Oxford ingresó sin ninguna dificultad a la Universidad de la ciudad, mientras estudiaba se desempeñó como asistente de Robert Hooke.

Entonces participó en una serie de experimentos que buscaban establecer las características físicas del aire, así como la función que éste cumple en los procesos de combustión, respiración y transmisión del sonido. Los resultados de esta investigación que duró más de una década se encuentran reunidas en su obra más popular Nuevos experimentos físico-mecánicos acerca de la elasticidad del aire y sus efectos (1660). El espíritu científico de Boyle y Hooke no estaba satisfecho así que continuaron con otra etapa de la investigación.

Para 1662 salió a la luz la segunda edición de esta obra; los resultados de esta segunda etapa fueron muy relevantes porque se estableció la conocida propiedad de los gases bautizada ley de Boyle-Mariotte, se establece que el volumen ocupado por un gas, a temperatura constante, es inversamente proporcional a su presión. Estudios más recientes han expresado que esta ley se cumple únicamente aceptando un teórico comportamiento ideal del gas.

Este químico atacó la  teoría aristotélica de los cuatro elementos: tierra, agua, aire, y fuego, asimismo los tres principios defendidos por Paracelso: sal, azufre y mercurio. Sus argumentaciones y también sus alternativas fueron redactadas en su libro llamado en español El químico escéptico (1661). En contraposición Boyle propuso el concepto de partículas fundamentales que, cuando se combinan entre sí en diversas proporciones, generan las distintas materias conocidas.  Esta teoría ya había sido concebida por Antoine Lavoisier

y John Dalton, con su perfeccionamiento ayudó para conducir al surgimiento de la química moderna y de la fisiomecanica.

Durante su periodo dedicado a la experimentación en el laboratorio, donde paso muchas horas de su vida, incursionó en el estudio de la calcinación de varios metales; además propuso la forma de distinguir las sustancias alcalinas de las ácidas, esto fue muy importante porque desde ahí se impulsó la creación y uso de los indicadores químicos. Es cierto que Boyle fue uno de los químicos más destacados de Europa durante el siglo XVII, pero también como protestante devoto, Boyle marcó la diferencia, con su propio dinero realizó la traducción y publicación del Nuevo Testamento en gaélico y turco, y llevo a cabo diversas obras evangelizadoras.

Definitivamente, su influencia llegó hasta los campos de la filosofía y la teología, aunque evidentemente fue en la química en la que aportaría grandes novedades que lo fundarían en una eminencia de la materia. Su obra más celebre es la que estudia las propiedad de los gases. Estos sirvieron como base para las futuras investigaciones sobre la elasticidad del aire y sus efectos. Algo para recalcar fue su participación como fundador de la Royal Society de Londres.

Boyle produjo una importante cantidad de obras, mencionaremos algunas: Nuevos experimentos físico-mecánicos: Notas sobre la elasticidad del aire y sus efectos (1660); El Químico escéptico (1661); La paradoja hidrostática (1666); Origen de las formas y calidades de acuerdo a la filosofía corpuscular (1666); Una continuación de su trabajo en la primavera de aire (1669); Origen y virtudes de las gemas (1672); Ensayos de la astucia extraño, gran eficacia, naturaleza determinada de efluvios (1673); Observaciones sobre una sustancia artificial que brilla sin ninguna ilustración anterior (1678); El Noctiluca aérea (1680); Nuevos Experimentos y observaciones sobre el Noctiluca Icy (1682); Memorias para la Historia Natural de la sangre humana de la Historia (1684); Memorias del corto experimental natural para las aguas minerales (1685); Hidrostato Medicina (1690).

Ahora bien, en cuanto a las obras concernientes a la teología y la filosofía se encuentran: Amor Seráfico (1648 – 1660); La Excelencia de Teología en comparación con la filosofía natural (1664); El martirio de Teodora y Dídimo (1687); por último, El Cristiano Virtuoso (1690).

Boyle, apodado el Padre de la Química moderna, escribió y publicó hasta poco antes de su muerte. Su fallecimiento aconteció en la ciudad de Londres, el 30 de diciembre del año 1691. Como lo hemos mencionado la labor intelectual y científica de este hombre fue relevante, fue el primero en usar el término Análisis Químico en su significado actual. También fue uno de los científicos que contradijo los postulados de Aristóteles acerca de los cuatro elementos de una manera coherente y muy lúcida. Tal fue su trabajo que científicos como Isaac Newton tomaron como base sus planteamientos para analizar lo que hoy es la teoría de los elementos químicos.

To Top