Historia y biografía de

Arte

Historia de La Gioconda

Historia de La Gioconda
Leonardo da Vinci [Public domain]

Historia de La Gioconda

La Gioconda (1503-1519) obra de Leonardo da Vinci. Nació en el caserío de Anchiano del municipio de Vinci, Italia. ​Leonardo fue un humanista renacentista, destacado en múltiples disciplinas. Influenció artísticamente a Lorenzo de Médici, al duque de Sforza, a los soberanos de Mantua y al rey Francisco I de Francia. La producción pictórica de Leonardo es extremadamente escasa pero excelente. Ahora bien, entre sus pinturas más destacadas están La Virgen de las Rocas, La dama del armiño, el mural de La última cena y, la más famosa de todas: La Gioconda. Será de la que hablaremos.

La Gioconda es un retrato de Lisa Gherardini, esposa de Francesco del Giocondo, esta pintura también es conocida como La Mona Lisa, es una obra pictórica renacentista. En un principio fue adquirida por el rey Francisco I de Francia a comienzos del siglo XVI y luego quedó en manos del Estado Francés. Actualmente, se halla expuesta en el Museo del Louvre de París, siendo, sin duda, una de las obras más preciadas y visitadas del lugar. Como consecuencia, el cuadro está protegido por múltiples sistemas de seguridad y ambientado a temperatura segura para asegurar su óptima preservación. Los empleados del museo lo revisan cada cierto periodo para verificar y prevenir su deterioro.

Es un óleo sobre tabla de álamo de 77 × 53 cm, aunque se retocó en varias veces por el autor. En la pintura se usó la técnica del sfumato, técnica muy característica de Leonardo. Originalmente la pintura no era muy colorida por el oscurecimiento de los barnices, pero luego de los retoques realizados cambió. Hay teorías que afirman que la Gioconda no es Lisa sino una vecina de Leonardo, y que la modelo podría haber estado embarazada, por la forma de sus manos sobre su la altura del pecho y del vientre.

La fama de esta se basa especialmente en los misterios que la rodean. Uno de ellos y los más comentado, ha sido el robo que sufrió en 1911, el culpable fue un italiano muy chauvinista llamado Vincenzo Peruggia que sintió el deseo de restituir la obra a su país natal, las reproducciones realizadas, las múltiples obras de arte que se han inspirado en el cuadro. La fama de este cuadro ha dado para que sea utilizado en diversos espacios a nivel mundial, hasta para ser parodiado. Lo anterior ha convertido a la Mona Lisa en el cuadro más famoso del mundo. Es uno de los retratos más emblemáticos de la historia de la pintura.

Muchos aseguran que Leonardo Da Vinci habría llevado el retrato de la Gioconda consigo hasta donde el rey Francisco I. Por muchos años hasta ese momento el artista italiano guardó el retrato en la mansión de Cloux, cerca del castillo del Loira. Luego de ser expuesta al rey, la Gioconda hizo parte de las colecciones reales y fue exhibida en el castillo de Versalles durante el reinado de Luis XIV. Es una de las obras más estudiadas por su impresionante e innovadora técnica de composición. Es apreciada por su encuadre que para su tiempo es muy moderno. Además, Leonardo da Vinci logró de manera sutil generar un efecto óptico con la mirada de la joven y su sonrisa discreta.

Lo anterior demuestra los conocimientos científicos y anatómicos de Leonardo Da Vinci y también su habilidad para mezclar ciencia y arte. En cuanto a la célebre sonrisa de la Mona Lisa, aseguran que había música en vivo para amenizar las largas jornadas y asegurar la actitud alegre de la modelo.

En 1919, Marcel Duchamp utilizó el retrato de la Mona Lisa para emitir su propia versión. Ahora bien, en 2003, los más de 80 millones de ejemplares vendidos de la novela de Dan Brown generaron que la pintura fuera el centro de uno de los misterios enunciados en El código Da Vinci, esta novela de suspenso esotérica tuvo éxito internacional. Entre sus pinturas más destacadas están La Virgen de las Rocas, La dama del armiño, el mural de La última cena y, la más famosa de todas: La Gioconda. Hace poco tiempo, se realizaron unos estudios que arrojaron un resultado muy impresionante: existe una Gioconda madrileña, fue una copia en tiempo real del original, fue restaurada por el Museo del Prado, y ahora se expone en el Louvre junto a la resucitada Santa Ana.

A las dos piezas de la Gioconda se le realizaron exámenes científicos y sugirieron que Leonardo trabajó en sus dos piezas maestras hasta su muerte en Francia, en 1519. Lo anterior explica la causa de porque este cuadro nunca llegó a las manos de la familia de la Mona Lisa.  Este importante trabajo estuvo en manos de un equipo especializado, específicamente del conservador de la Colección Windsor, Martin Clayton, quien basándose en impresiones de estilo, indicó que da Vinci trabajó en el fondo de la Gioconda mucho más tiempo de lo que se pensaba.

To Top