Síguenos en redes

Deportes

Roger Federer

Roger Federer
Roger Federer, vía Instagram
Nombre CompletoRoger Federer
Nacimientoagosto 8, 1981
Edad42 años
OcupaciónTenista y empresario
Apodo/PseudónimosLa Perfección Suiza, El Reloj Suizo, El Maestro Suizo, El Expreso Suizo, Su Majestad
NacionalidadSuiza
Cónyugue

Mirka Vavrinec

Estatura1,85 m
Padres

Robert Federer
Lynette Federer

ReconocimientosAustralian Open (6); Roland Garros (1); Wimbledon (8); US Open (5); ATO World Tour Finals (6); Juegos Olímpicos (Plata en individual y Oro en dobles).
Signo zodiacalLeo

Biografía de Roger Federer

Roger Federer, también conocido como “La Perfección Suiza”, “El Maestro”, “Su Majestad”, entre otros; es un tenista, empresario y filántropo, nacido en Basilea, Suiza, el 8 de agosto de 1981. Federer es considerado por muchos analistas, deportistas, jugadores y gran parte de la prensa especializada, como el mejor tenista de la historia y uno de los más destacados deportistas de todos los tiempos.

Federer ostenta el más representativo récord del tenis masculino, en compañía del español Rafael Nadal, al ser los tenistas que más torneos de Grand Slam han ganado, con 20 campeonatos en 31 finales disputadas. Roger Federer a lo largo de su carrera deportiva ha logrado eclipsar múltiples generaciones de tenistas, dominando como muy pocos el deporte, también se destaca como el tenista con mayor cantidad de semanas en la cima de la clasificación ATP, con 302 semanas como número 1 del mundo, sin lugar a dudas, una leyenda del deporte blanco.

Roger Federer nació en Binningen, una comuna Suiza del cantón de Basilea-Campiña, es el hijo menor de Lynette y Robert Federer, su única hermana se llama Diana, hoy por hoy, todos forman parte de la empresa Roger Federer Managment. Federer se destacó como un gran deportista desde muy niño, practicando deportes como el baloncesto, el fútbol, entre otros; sin embargo, se decantó por el tenis, deporte que empezó a practicar desde la edad de 8 años. Habla cuatro idiomas con fluidez: Inglés, Alemán, Alemán Suizo y Francés; está casado con la ex tenista Mirka Vavrinec desde el año 2009, de cuya unión tiene cuatro hijos, Myla y Charlene (gemelas), nacidas en Julio 23, 2009, y Leo y Lenny (gemelos), nacidos en Mayo 6, 2014.

 

Carrera profesional

Hablar acerca de la carrera de Roger Federer es remitirse a una de las páginas más significativas de la historia del tenis; sus ídolos de infancia fueron Stefan Edberg, que a la postre estaría vinculado algún periodo como su entrenador; Boris Becker y Pete Sampras. A la edad de 14 años Federer ya era el campeón nacional de todos los grupos en Suiza y fue elegido para entrenarse en el Centro Nacional Suizo de Tenis en Ecublens.

En su etapa como Junior, Roger conquistó el abierto de Wimbledon en 1998 en las modalidades individuales y dobles; también fue subcampeón del abierto de los Estados Unidos, alcanzando 5 campeonatos ITF Junior en individuales, lo que ya se vislumbraba como una promesa del deporte.

En su primer año como profesional (1999) Federer termina dentro de los 100 mejores tenistas del mundo; ranking que mejoraría en su segundo año de actividad, en el cual logró meterse dentro de los 30 mejores preclasificados.

El año 2001 es uno de los más representativos en la historia del tenista suizo, pues, en él logró su primer título como profesional, venciendo en la final de Milán a Julien Boutter. Meses más tarde, Federer daría un severo golpe de autoridad venciendo a Pete Sampras en el abierto de Wimbledon, torneo en el cual el estadounidense había forjado lo mejor de su carrera al consagrarse 7 veces campeón; sin duda, esta victoria direccionó los reflectores hacia el joven Federer, a pesar de que en esta edición fue eliminado en cuartos de final. Muchos coinciden en que esa tarde de Wimbledon en la cual Roger Federer venció a Pete Sampras, se dio un intercambio de testimonio, un cambió de batuta en manos de la joven promesa que muy pronto comenzaría de dominar el circuito.

Su primer Grand Slam llegaría en Wimbledon en el año 2003, venciendo en una cómoda final al australiano Mark Philippoussis; sin duda, el reinado de Roger Federer había comenzado. Desde el 2004 ganó 11 torneos de Grand Slam de 16 posibles, alcanzando la final en 13 de ellos; durante las temporadas 2004, 2005 y 2006 sostuvo una tasa de victorias superior al 92%.

Para el año 2008 Roger Federer se enfrenta a uno de los años más difíciles de su carrera, por primera vez en 4 años está a punto de finalizar una temporada sin un título de Grand Slam, además, cae por tercera ocasión consecutiva en la final del abierto de Francia, Roland Garros, torneo que ya se ha convertido en una obsesión para el suizo, y que ahora es dominado por Rafael Nadal, su más grande rival.

En Wimbledon las cosas no resultan mejores, Federer pierde ante Rafael Nadal la final del abierto londinense por primera vez en 6 años, lo cual le impide acceder a su sexta corona en Wimbledon. Sin embargo, el final de temporada traería consigo una recompensa, el título del abierto de Estados Unidos, su Grand Slam número 13.

Para el 2009 Roger arrancaría una temporada totalmente renovado, sin embargo cae en la final del abierto australiano ante Rafael Nadal, al verse y sentirse abatido, el tenista suizo protagonizó uno de los episodios más emotivos de la historia del tenis, al llorar de forma desconsolada en el momento de la premiación ante la mirada atónita de su contendor y del público del Rod Laver. Los analistas especializados aseguraban que el momento de ganar Roland Garros para el suizo ya había pasado, soportando su teoría en que Roger ya no se encontraba en su mejor forma, además, Roland Garros contaba con un competidor indestronable, el español Rafael Nadal. Sin embargo, Roger Federer daría un golpe de opinión al vencer a Rafael Nadal en la final de Madrid, en su casa, y sobre polvo de ladrillo, anunciando que sus intenciones de buscar el abierto francés tenían gran determinación. Federer avanzó hasta semifinales al igual que Rafa; sin embargo, el español tropezaría contra el sueco Robin Söderling, perdiendo su primer partido de Roland Garros es toda su carrera; desde luego, los reflectores más que en el sueco se posaron sobre el suizo, Federer tenía su gran oportunidad, la oportunidad de alcanzar su trofeo más deseado, el más esquivo, y el cual lograría obtener al vencer al sueco con solvencia a Söderling, alcanzando el Grand Slam en la Carrera (Todos los títulos de Grand Slam), en uno de los días más gloriosos que ha tenido el tenis.

Impulsado por su éxito reciente en Francia, Roger se encamina a ganar Wimbledon con una nueva motivación, convertirse en el tenista masculino más ganador de la historia de torneos de Grand Slam, hazaña que lograría al alcanzar su título grande número 15.

Roger alcanzaría el abierto de Australia en la temporada 2010.

Por primera vez en desde 2003, en el año 2011, Roger Federer no gana un torneo de Grand Slam, y aunque el suizo logra coronarse en torneos ATP, hay quienes afirman que el tiempo ha hecho mella en el rendimiento del suizo, quien se ve fácilmente superado por sus más grandes contendientes en partidos a 5 sets.

En el año 2012 y sobreponiéndose a una lesión de espalda, Roger, el gran Federer alcanzaría su Grand Slam número 17 al obtener la corona de Wimbledon, su séptima corona.

A partir de entonces Roger Federer acusa el inevitable desgaste de la edad, y aunque su técnica depurada sigue causando estragos, los partidos a 5 sets siguen siendo una dificultad para el suizo; pasan 4 años sin ganar ni un solo Grand Slam, y llegan dolorosas y tempranas eliminaciones; los analistas hacen eco de los hechos y aseguran que: “El suizo está para grandes partidos, pero no para grandes torneos”. La temporada del 2016 se convertiría en atípica para el suizo, por primera vez en su carrera se sometería a una operación (en 18 años de carrera), además se retiraría de forma temprana en la temporada, la primera sin títulos en toda su carrera.

Para el 2017, Roger Federer anuncia su regreso a las canchas, y aunque la prensa especializada no cree en que Roger obtendrá títulos pronto, sin duda, su regreso a las canchas acapara la atención del deporte mundial. Federer reaparecería en Australia en busca de su título de Grand Slam número 18; comienza las primeras rondas con solvencia, mostrando un tenis renovado, un físico recuperado y una estrategia que le permite acortar los puntos. Sorpresivamente, Federer avanzaría a la final, y en ella se encontraría con un Rafael Nadal es símiles condiciones, un Nadal renovado; disputando uno de los partidos más épicos en la historia del tenis, viéndose abajo el en set decisivo, Roger sacaría su mejor repertorio para remontar el set, llevarse el partido, y ante el asombro y el júbilo de asistentes y espectadores del mundo, Roger Federer alcanzaría su Grand Slam número 18, un título que bate récords y que ahonda la creencia mundial de que el suizo es uno de los deportistas más grandes de la historia. El calendario del 2017 sigue su curso, y en un hecho sin precedentes, Roger Federer ante la atónita mirada del mundo deportivo, sorprende al ganar el primer Master 1000 de la temporada, al imponerse al su compatriota Stan, en la final de Indian Wells, corvirtiéndose en el jugador de mayor edad en conseguir un título Master 1000. El reto siguiente estaba a la puerta de la esquina; pues en el calendario aparecía el segundo Master 1000 de la temporada y un reto conocido como el Sunshine Double, es decir, lograr los títulos de Indian Wells y Miami al hilo; Roger arrancaría el campeonato con la mentalidad de que alcanzar semifinales sería suficiente, un gran objetivo cumplido; sin embargo, alcanzaría la final del certamen, en donde enfrentaría a Rafael Nadal, con el antecedente de haberle derrotado en la semifinal de Indian Wells, y con una racha de tres partidos a su favor de forma consecutiva; Federer se adjudicaría la final, el título, el sunshine double; extendería la racha de cuatro victorias al hilo frente al español, y escalaría a la cuarta posición del ranking de la ATP; además, mostraría un nivel, que para la prensa especializada, es la mejor de sus versiones, y sí, a sus 35 años. Finalizando el mes de marzo, Federer anunciaría que entraría en una etapa de descanso hasta el próximo Grand Slam, Roland Garros, y que su próximo gran objetivo será ganar Wimbledon por octava vez en su carrera.

Semanas antes de iniciar Roland Garros, y ante su ausencia durante la gira de preparación en los torneos de tierra batida, Federer anuncia que no competirá en Roland Garros, decisión que implicaría que todas sus fichas estaban puestas en Wimbledon. En su regreso de su descanso de más de dos meses, y como preparación y adaptación a la hierba, Roger Federer debutaba en Stuttgart; para sorpresa de muchos, Roger caía en primera ronda contra Tommy Haas, sumando así, apenas su segunda derrota de la temporada; sin embargo, varios analistas no dan por sentado que Roger no se encuentre en condiciones de disputar Wimbledon, ya que venía de una leve para en competencia. El siguiente reto de Federer sería el ATP de Halle, torneo que ya había ganado en 8 oportunidades, y que serviría de preparación para afrontar Wimbledon, Federer se consagraría por novena vez, después de doblegar en la final a Alexander Zverev por un contundente 6-1 y 6-3. Así entonces, Roger reafirmaría su condición de favorito para ganar el Grand Slam de césped.

Si bien, gran parte de la crítica y la prensa especializada incluían a Roger Federer en la baraja de favoritos para ganar el abierto londinense, la idea de que a sus 35 años lograse una hazaña de estas dimensiones era un gran desafío. Roger optó por eludir su favoritismo, viendo en tenistas de la talla de Rafael Nadal, Djokovic y Murray, mayores posibilidades de ganar el Grand Slam. Sin embargo, el devenir del torneo dejaría por fuera a estos grandes rivales justo antes de semifinales mientras Roger avanzaría a esta instancia. Ya en semifinales, su favoritismo era inocultable, era el mejor preclasificado de los cuatros tenistas que quedaban en disputa, y la idea de que el Grand Slam número 19 y su octavo Wimbledon podrían llegar, era cada vez más posible. Pues bien, haciendo gala de su favoritismo, Roger avanzaría a la final, derrotando en semifinales a Tomas Berdych en sets corridos, y es que avanzaría a la final de Wimbledon sin conceder un solo set, en un hecho que no se lograba desde que lo lograra Rod Laver. En la final lo aguardaría Marin Cilic, un duro adversario que hasta el momento se había desempeñado de gran forma en Londres; sin embargo, y pese a que el favoritismo de Roger no auguraba un fácil desarrollo, el partido se dio de una forma sencilla, un Roger Federer magistral ante un Cilic absolutamente superado por el escenario, por la cita histórica y por su rival. En sets corridos, Roger Federer alcanzaría su octavo Wimbledon y su Grand Slam número 19, convirtiéndose así en el jugador de mayor edad en alcanzar un Grande y aumentando su récord en Grandes conseguidos, superando las 1100 victorias, alcanzando su ace número 10.000 y sembrándose como tercer preclasificado, con la gran expectativa de alcanzar la cima del ranking de la ATP una vez más. Una verdadera leyenda que agotó la tinta de la prensa mundial para cubrir su hazaña, y limitó los calificativos para describir su grandeza deportiva.

Sin embargo, lo anterior no sería todo lo que el 2017 le tendría preparado a Roger Federer; su nueva agencia de marketing idearía un evento único, denominado Laver Cup, un evento tenístico entre seleccionados de Europa y Restos del mundo. En su primera edición, la Laver Cup tendría un ingrediente particular, Roger Federer y Rafael Nadal formaban parte del mismo equipo y harían pareja en la modalidad de dobles, un hecho que generó una gran expectativa. En el desarrollo de la Laver Cup el equipo europeo se impuso inicialmente al equipo internacional con gran solvencia, y la pareja de dobles conformada por el suizo y el español, lograrían una apretada victoria, que dejó algunas de las postales más emblemáticas en la historia del tenis. Sin embargo, un Berdych (Equipo europeo) fuera de forma, y una sorpresiva derrota de Rafael Nadal, llevaron a que la competición se definiera en un último partido: Nick Kyrgios vs. Roger Federer. La final se desarrolló de una forma espectacular, dominada inicialmente por el joven australiana que se llevaría el primer set y dominaría parte del segundo; sin embargo, Federer llevaría el juego hasta el desempate final, llevándose el segundo set en un tie-break; el desempate final fue dominado con amplia ventaja por el Kyrgios, sin embargo, sorprendentemente el suizo lograría remontar el desempate y llevarse el partido, en lo que sería uno de los encuentros más disputados y de más alto nivel de la temporada 2017, dándole a Europa la primera Laver Cup.

El 2017 no se detiene para un Roger que toma la temporada con cautela, dosificando esfuerzos; haría parte de la gira asiática jugando el Master 1000 de Shangai, llegando a la final, en la que encontraría nuevamente con su eterno rival, Rafael Nadal. Sin duda, los cambios en la herramienta de juego y en la técnica, que incorporó el astro suizo, fueron fundamentales para compensar las debilidades que otrora había explotado el español en sus enfrentamientos directos. La capacidad de Federer para doblegar a Rafael Nadal ha sido incuestionable en la temporada 2017, y en sus últimos enfrentamientos. En la final del Master 1000 de Shangai, Roger, superaría con una solvencia pasmosa al español, con un marcador de 6-4, 6-3; en una auténtica pasada, donde Nadal no tuvo asomo de reacción en ninguna parte del encuentro. Para Roger, esta significaría su quinta victoria consecutiva contra Rafael Nadal, y su Master 1000 número 27.

Federer, se citaría como es costumbre en el torneo de Basilea, en el que hace las veces de local, logrando avanzar sin sobresaltos para enfrentar en la final al argentino Juan Martín del Potro. En una final muy disputada, el suizo se impondría con parciales 6/7, 6/4, 6/3. Logrando así su octavo título de Basilea y séptimo título de la temporada, hecho que marcaría sin duda un retorno sin igual en la historia del tenis, una renovación histórica. Aunque la cima del ranking ATP estaba cada vez más cerca, Federer, fiel a su economía de esfuerzo, pilar de su rendimiento a sus 36 años, decidió bajarse del Master 1000 de París, así entonces, la lucha por terminar la temporada en lo más alto del ranking queda resignada, y muy seguramente será el español Rafael Nadal quien finalice como número 1 en la temporada. Roger Federer se prepara para disputar el tan apreciado torneo de maestros.

El 2018 arrancaría para Roger Federer muy distinto al 2017, desde las expectativas. Vale la pena considerar que el 2017 fue una revelación, teniendo en cuenta el tiempo que pasó por fuera del circuito; sin embargo, para el arranque del 2018, el favoritismo de Federer era una realidad. La temporada inició para el suizo disputando la Copa Hopman, junto a su compatriota Belinda Bencic, logrando hacerse con el título para Suiza, luego de 17 años de haberlo logrado junto a Martina Hingis. Así entonces, la atención se centraba en el primer Grand Slam de la temporada, el Australian Open, para el cual, era considerado por la prensa especializada como el gran favorito, pese a sus 36 años de edad. El abierto australiano despertó gran curiosidad, sobre todo por conocer el nivel con el que afrontaría el torneo Rafael Nadal; la reaparición de Novak Djokovic, y por supuesto, la idea de que Federer pudiera defender el título obtenido en 2017. El torneo fue avanzando sin contratiempos para Federer, que accedía a instancias finales sin ceder sets. Por el contrario, sus rivales más representativos fueron quedando en el camino, hasta citarse el la gran final ante Marin Cilic, a quien derrotaría por 6/2, 6/7, 6/3, 3/6, 6/1, en un juego que se extendió por cinco sets y que concluyó en una nueva consagración del tenista suizo, quien alcanzó el umbral de los 20 títulos de Grand Slam, superando su propio registro y hasta el momento sembrando un gran interrogante: ¿Cuánto más puede ganar Roger Federer?

Si algo ha marcado la carrera de Federer han sido sus títulos de Grand Slam, sin embargo, el tenis, y en especial la carrera del suizo, forman parte de múltiples competiciones, y en el caso de Federer, de múltiples títulos. Roger es ganador de un total de 90 títulos de ATP y ha ganado más de 1100 partidos; es ganador de la Copa Davis para Suiza y es medallista olímpico (oro en dobles y plata en individuales); es ganador de 6 torneos de maestros de la ATP, y poseedor de un registro de récords interminable, dentro de los que se destacan:

  • Reconocido como el número 1 del año por la ATP en 5 oportunidades: 2004, 2005, 2006, 2007 y 2009.
  • Reconocido por el público como el tenista favorito en 13 oportunidades consecutivas: 2003 a 2015. Nuevamente elegido en 2016.
  • Récord de 302 semanas como número 1 del mundo.
  • Récord de 14 temporadas consecutivas dentro del top 10, solo por detrás de Connors.
  • Récord de ser el tenista con más títulos en: Halle (9), Basilea (8), Wimbledon (8), Cincinnati (7), Dubai (7), ATP World Tour Finals (6), Australian Open (6) Hamburgo (4) y Doha (3).
  • Uno de los 8 tenistas en ganar todos los Grand Slam.
  • 27 títulos de ATP 1000.
  • Ganador de 65 partidos consecutivos sobre césped.

 

Roger Federer fuera de las canchas

Si hay una frase que defina a Roger Federer es la siguiente: “Un caballero dentro y fuera de la cancha”; de hecho no hay un deportista en el mundo que goce de más popularidad que el tenista suizo, el cual fue reconocido en 2011 como la 2da persona con mayor índice de confiabilidad del mundo, por detrás de Nelson Mandela y por delante de reconocidas personalidades de la talla de Bill Gates, Oprah, Bono, entre otros.

Roger fundó en 2003 la Fundación Roger Federer, enfocada en ayudar proyectos deportivos y educacionales en Sudáfrica, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Zambia, Malawi y Suiza, alcanzando donaciones por más de 15 millones de dólares, ayudando a más de 277.000 niños; actividades en las cuales no solo aporta ayudas económicas sino que también soporta de manera activa, participando en eventos sociales, culturales y deportivos.

Respecto a los negocios, la marca Roger Federer es una de las más reconocidas en el mundo deportivo, sus ganancias son apreciables en todos los aspectos, gran parte de esto derivado de lo que representa el deportista suizo, el cual ha sabido llevar una vida intachable, lo cual le ha permitido ser por muchos años la imagen de marcas como: Rolex, Mercedes Benz, CreditSuisse, jura, Möet, Wilson, Nike, Sunrise, Netjets, Lindt, entre otras.

Su estilo es también un gran valor reconocido, numerosas revistas y marcas lo destacan como un hombre con clase, reconocido en el 2016 como el hombre con más estilo según la escala GQ. Su marca de ropa RF es sin duda un baluarte en el mundo de la moda, sobre todo en la moda deportiva.

La historia de Roger Federer aún no termina…

Escritores

Celebridades

Hostnew