Historia y biografía de

Historia

Historia del Porfiriato

Historia del Porfiriato
El Ágora [GFDL, CC-BY-SA-3.0 or FAL], from Wikimedia Commons

Historia del Porfiriato

El Porfiriato fue el periodo de tiempo comprendido entre los años 1876 y 1911, en los cuales gobernó el General Porfirio Díaz; el Porfiriato inicia con el plan golpista conocido como “Plan de Tuxtepec” (10 de enero de 1876 – 16 de noviembre 1876), por medio del cual se buscaba evitar la reelección de Sebastián Lerdo de Tejada, sucesor de Benito Juárez; el plan tomó varios meses de batallas, terminando el 16 de noviembre 1876, con la “Batalla de Tecoac”, poco tiempo después,  Porfirio Díaz es erigido presidente.

Gobierno de Porfirio Díaz

Díaz fue proclamado presidente el 21 de noviembre de 1876. Desde entonces dio comienzo a la reestructuración del país, partiendo por el ejército, estableció escuelas para la profesionalización de los militares, entre estas estaban la Escuela Militar de Aspirantes, Escuela Naval militar y la Escuela Militar de Esgrima; asimismo, creó un Cuerpo Especial de Estado mayor, el cual tenía como función la creación de la Carta General de la República, a través de la cual se configuraba la división interna del territorio mexicano.

Con el paso del tiempo adquirió nuevas tecnologías para la modernización del armamento militar, entre estas se destacan las mejoras al sistema de los cañones franceses Saint Chamond y la utilización del sistema de cerrojo, primer fusil semiautomático. El gobierno de Porfirio Díaz, fue la época dorada de los militares, los cuales brillaron en el campo de batalla y en diversas áreas como la industria, las artes, el periodismo, las letras y la ingeniería, entre otras.

Además, del ejército, Díaz, impulsó otras mejoras como el establecimiento de nuevas tecnologías de la comunicación, tales, como el telégrafo y el teléfono.Por otro lado, creó proyectos para la construcción de caminos ferroviarios y  de igual modo adquirió nuevos instrumentos para la realización de la minería. Por todo lo anterior, el gobierno de este fue apoyado por otros países que invirtieron en la modernización del territorio mexicano; estas inversiones se vieron reflejadas en la construcción de obras públicas para el saneamiento del país, paralelamente se construyeron nuevos edificios y colonias.

También procuró el avance de la educación pública básica y superior con la construcción de Instituto Científico y Literario (1869). Entre las construcciones creadas en este periodo se destacan el teatro Bartolomé de Medina (1887), el monumento a don Miguel Hidalgo (1888), el Panteón Municipal (1901), el Banco de Hidalgo (1907) y el monumento a la independencia (1910), entre otros, que se han conservado hasta la actualidad.

Ahora bien, es necesario señalar que estas mejoras en la calidad de vida promovidas por el gobierno de Porfirio y la elite política, solo la sintieron los sectores adinerados como los grandes empresarios, hacendados, y políticos ; los sectores populares, tales como, los campesinos, agricultores y otros, continuaron viviendo en pésimas condiciones, no fueron incluidos en los programas del gobierno y su situación se vio agravada al ser explotados por sus empleadores.

Política

Durante el Porfiriato, los alcaldes y gobernadores eran elegidos entre los partidarios de las ideas de Diaz. Cabe señalar, que a pesar de haber apoyado al movimiento revolucionario y la política antireelección, una vez en el gobierno, Diaz busco preservar su estatus a toda costa; gobernó desde 1876 a 1880, año en el que es reemplazado por su amigo, el militar y político  Manuel González Flores. Flores gobernó hasta 1884, año el que Díaz asume nuevamente el cargo, manteniéndose a la cabeza hasta la caída del Porfiriato, en 1911.

Economía

En el trascurso del Porfiriato, la economía mexicana se desarrolló fuertemente siendo impulsada y apoyada por el gobierno local y las inversiones extranjeras, lo cual fue posible gracias a la estabilidad política y social que experimentaba el país en ese entonces.  Con el paso del tiempo, Díaz invirtió en la construcción del camino ferroviario, la ampliación de la red telegráfica y la mejora en el sector minero, este último generó grandes ingresos para el país. También se crearon cementeras y fábricas de tejidos en las ciudades de Tula y Tepeji. Al mismo tiempo las haciendas de pulque mejoraron sus producciones. Todo lo anterior sumado a la estabilidad del país, creó una sensación de progreso generalizado a lo largo del territorio.

Fin del Porfiriato

En 1910, se intensifican las tensiones entre el movimiento anti reeleccionista de Francisco I. Madero y Porfirio Díaz, quien planeaba ser reelegido; Madero se lanza como candidato y recorre todo el territorio mexicano haciendo campaña, motivo por el cual es encarcelado para junio de 1910, en San Luis de Potosí. Luego de la reelección de Díaz, Madero logra escapar y redacta el plan conocido como “Plan de San Luis” en el cual desconoce a Díaz como presidente y llama al levantamiento armado el 20 de noviembre de 1910; el plan se llevó a cabo y Porfirio Díaz, es forzado a renunciar el 25 de mayo de 1911, con esto da fin al Porfiriato y comienza la etapa de la Revolución Mexicana.

El Porfiriato fue un periodo de mejoras y desarrollo económico que se vio eclipsado por la mala redistribución de las riquezas generadas en el territorio mexicano, Díaz se enfocó en los sectores adinerados y dejó de lado a los trabajadores y sectores populares, los cuales fueron gravemente afectados su política. Fueron explotados y en algunos casos perdieron sus tierras; cabe resaltar que durante su gobierno acabó violentamente con toda oposición, lo que generó cierta estabilidad política y social, la cual fomentó el crecimiento económico del país.

To Top