Historia y biografía de

Inventos

Historia de la calculadora

historia de la calculadora
Pixabay

Historia de la Calculadora

La historia de la calculadora tiene como principal influencia el génesis de las relaciones comerciales del hombre, y no es descabellado considerar los dedos y cualquier objeto como las piedras, a modo de ser los primeros elementos del cálculo. La complejidad de las operaciones subsiguientes al trueque, como la compra y venta de mercancías, hicieron necesario el idear elementos más eficaces de calcular, razón por la que los chinos hacia el siglo IX a.C, inventaron la primera calculadora de la historia.

El primer artefacto inventado para efectuar cálculos fue el suwanpan, el cual fue creado por los chinos hacia el siglo IX a.C. Posteriormente Pitágoras inventaría su tabla de multiplicar hacia el 560 a.C.

Muy similar al suwanpan, el ábaco fue ideado por los romanos hacia el siglo IV a.C., este consistía en una tabla dividida en dos series de ranuras paralelas por la que se desplazaban figuras esféricas que representaban las unidades, decenas y centenas.

Ya en el siglo XVII, John Napier ideó un mecanismo más complejo que cumplía las funciones de multiplicador, mediante la disposición de varillas segmentadas que permitían conocer los múltiplos de un número mediante la suma de los valores adyacentes a las varillas.

Hacia 1642, el francés Blaise Pascal creó un artefacto mecánico compuesto por ruedas dentadas que incluían números en discos concéntricos, los cuales una vez que se marcaban proveían de la solución de la suma o resta en las ventanas superiores.

Lograr condensar la evolución del cálculo y de los mecanismos de efectuar operaciones en un artefacto capaz de acomodarse en un bolsillo no fue una tarea sencilla, y debió esperar hasta que Babbage y Boole sentaran las bases del cálculo electrónico, mediante la computadora digital que reducía las operaciones lógicas a expresiones basadas en ceros y unos. No obstante a estos adelantos tecnológicos, idear la calculadora de bolsillo no preciso tan sólo de las bases de esta nueva forma de calcular, sino que debió esperar la aparición del microchip, solo hasta entonces se pudo dar origen a las primeras calculadoras electrónicas de bolsillo (1972), artefactos con capacidad de efectuar cálculos matemáticos con asombrosa rapidez.

To Top