Síguenos en redes

Religión

Benito de Nursia

Publicado

en

Biografía de Benito de Nursia
Dominio Público

Biografía de Benito de Nursia

Benito de Nursia (480 d.C -547 d.C) Nació en Nursia, Italia. Religioso italiano, fundador de la Orden de los benedictinos y patriarca de los monjes de occidente. Benito de Nursia es una de las figuras más destacadas del cristianismo, sus preceptos e ideas han sido trasmitidas por los religiosos y estudiosos desde su muerte hasta la actualidad. Nacido en el seno de una familia con gran influencia se enfocó en el estudió de la retórica, derecho y filosofía, posteriormente siente el llamado y se aísla en el desierto de Subiaco, en donde fue ordenado; en los siguientes años se dedicó a la vida monástica estableciendo diversos monasterios, posteriormente escribió su obra más conocida, Regula monasteriorum (ca.540 d.C), en la cual estableció como ejes de la vida monástica, la obediencia, humildad y abnegación, virtudes por las que fue conocido el religioso.

La información que se conoce sobre la vida del religioso ha sido tomada del Libro de los diálogos de San Gregorio Magno, en el cual ahondó sobre la infancia, juventud y trayectoria del religioso. Nació en el seno de una familia acomodada que provenía de Roma, ciudad en la que llevó a cabo su formación académica, en este entonces se aprendió sobre retórica, derecho y filosofía; durante este periodo de formación Benito observó la sociedad en la que vivía, la cual estaba corrompida por diversos vicios, situación que le oprimía y desgastaba, cansado de esto decidió airarse del mundo a los veinte años, para enfocarse en su formación espiritual.

 

Benito de Nursia el monje

Huyó de la ciudad, refugiándose por poco tiempo en Enfida, posteriormente se retiró al desierto de Subiaco, en donde pasó tres años viviendo en una pequeña gruta; durante estos años vivió enfrentando diversas privaciones y evitando el contacto con otras personas. Hacia el año 503 fue descubierto por el monje Roman, quien le confirió el hábito monástico, seguido fue elegido abad por un grupo de religiosos que vivían en los alrededores de Vicovaro, en compañía de estos vivió por varios años, sin embargo, más adelante cansados de la rigurosidad y disciplina del abad trataron de envenenarlo. Franqueada la amenaza fundó en la región doce monasterios junto a sus discípulos fieles y otras personas que habían acudido a él en busca de ayuda; estas instituciones fueron ocupadas rápidamente por números monjes.

En los monasterios Benito estableció una estricta rutina y estilo de vida monástico que estaba basado en los preceptos compartidos en la Regla de san Basilio, compendio de preguntas y respuestas en las cuales el monje aconsejaba a los religiosos sobre la manera apropiada de comportarse y las bases de la vida monástica; en el libro destaca virtudes como la obediencia, la renuncia y abnegación personal, puesto que estas deberían ser la base de toda vida monástica.  Al monasterio llegaron Plácido y Mauro, hijos de los patricios Tertulo y Equicio, los cuales se convirtieron en los discípulos más devotos del monje. Por este entonces la popularidad del monje lo había convertido en una de las figuras más destacadas de su época, lo que provocó el surgimiento de resentimientos por parte de otros religiosos, como el sacerdote Florencio.

Florencio destacado religioso del siglo VI, motivado por los celos decidió atacar al abnegado monje, a quien intento envenenar por medio de un pan; tras el fracaso de este método planeó afectar al monje tentando a sus discípulos, sin embargo, sus planes no tuvieron resultados y poco tiempo después este falleció debido al desmoronamiento del lugar en el que vivía. Al superar la nueva amenaza, Benito se trasladó a Campania junto algunos de sus discípulos, en el lugar fundó el famoso Cassino (Montecassino), para establecerse en el lugar derrumbó los vestigios del paganismo que quedaban en la zona, como el altar de Apolo construido por los moradores; en el mismo lugar instaló los centros de oración de San Juan y San Martín.

Después de la instalación de los oratorios Benito y sus discípulos habitaron el monasterio, el cual con el paso del tiempo se convirtió en el mayor centro de conocimiento de la cristiandad. Benito paso el resto de su vida en el monasterio en el que trabajaba y oraban los monjes siguiendo con rigurosidad las bases de la vida monástica; mientras vivía de manera abnegada el monje escribió Regula monasteriorum, obra por la cual es una de las figuras más destacadas del cristianismo. En Regula monasteriorum (Regla de los monasterios) o Regla de San Benito, el monje reúne los preceptos de la vida monástica, teniendo como mandato principal el Ora et labora (reza y trabaja), para cumplir con este el monje creó un riguroso horario en el que tenía en cuenta el entorno en el que vivía el monasterio, de manera que los religiosos aprovecharan cada momento del día sin importar la estación del año; en el libro Benito estableció horas para el trabajo, la oración y el descanso.

Este libro influyó profundamente en la manera en que han vivido los cenobios desde entonces, con algunas modificaciones ha seguido aplicándose como modelo en la vida de la comunidad monástica; la influencia de los planteamientos e ideas del monje se extendió por toda la época carolingia (VIII– IX) y se ha mantenido en la Orden benedictina. El destacado religioso falleció el 21 de marzo de 547 d.C, a los sesenta años; a finales del siglo VIII comenzó a celebrarse su fiesta el 11 de julio, desde entonces en esa fecha se conmemora al santo, aunque, también suele festejarse el 21 de marzo, dado que fue el día en que falleció.

Biografía

Víctor de Tunnuna

Publicado

en

Biografía de Víctor de Tunnuna
Dominio Público

Biografía de Víctor de Tunnuna

Víctor de Tunnuna o  Victor Tunnunensis (fallecido c. 570) fue un clérigo e  historiador romano-bizantino, obispo de la ciudad de Tunnuna y autor de una importante crónica de la Alta Edad Media. Lo poco que se sabe de su vida proviene de su propia crónica, Chronicon, una historia de la humanidad desde la creación iniciada por Sexto Julio Africano hacia el siglo II. Su adhesión a los Tres Capítulos, que habían sido condenados por el edicto de Justiniano en el 544, le vio arrestado y exiliado.  Pasó sus últimos años encarcelado.

Bio

Se desconoce la fecha y lugar de su nacimiento; la poca información que se tiene de su vida proviene de su propia crónica. Se sabe poco, excepto sobre su oposición a la política religiosa del emperador Justiniano. Fue un acérrimo defensor de los “Tres capítulos”, condenados por el edicto de Justiano en el 544, y por este motivo fue arrestado . Su primer encarcelamiento fue en un monasterio cerca de Cartago. Más tarde fue enviado al exilio a las Islas Baleares y luego trasladado a Egipto. En el año 564-565, ya como obispo, él y otros cinco obispos africanos fueron convocados ante el emperador Justino II y el patriarca Eutiquio en Constantinopla. Cuando se negaron a someterse al edicto, fueron encarcelados en diferentes monasterios de Constantinopla. Precisamente en este periodo redactó su crónica,  que cubría desde la Creación hasta el año 566  y que continúa el Epitoma Chronicon de Próspero de Aquitania

Chronicon Cum Reliquiis Ex Consularibus Caesaraugustanis

 

Víctor fue el quinto autor y continuador de la crónica, Chronicon, iniciada por Sexto Julio Africano a principios del siglo II; luego continuada por Eusebio, Jerome y Próspero de Aquitania, abarcando desde la creación hasta el año 566. Al final, Victor habla de su confinamiento. Sin embargo, solo existe la parte que se extiende desde el 444 al 566.  Esta parte es de un gran valor histórico, pues trata principalmente de la herejía eutiquiana, la controversia sobre los Tres Capítulos y los detalles sobre los arrianos y la invasión de los vándalos en el norte de África. En la crónica puso un especial énfasis en los asuntos religiosos. Esta crónica fue luego continuada por Juan de Biclaro hasta el año 590 y por Isidoro de Sevilla hasta el 616.

Víctor murió alrededor del año 569, muy probablemente confinado en el monasterio de Constantinopla. Su encierro le valio ser considerado mártir por Isidoro de Sevilla.

Obras

  • Chronicon Cum Reliquiis Ex Consularibus Caesaraugustanis.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Juan Zonaras

Publicado

en

Biografía de Juan Zonaras
Dominio Público

Biografía de Juan Zonaras

Joannes o Juan Zonaras (c. 1070 – c. 1140) fue un historiador, canonista, jurista y teólogo bizantino del siglo XII.  Vivió en Constantinopla sirviendo como  jefe de justicia y secretario privado del emperador Alejo I Comneno. Al morir el emperador, se retiró al monasterio en la isla de Hagia Glykeria,  donde pasó el resto de su vida escribiendo libros. Su obra principal, “Epitomé historion”, es una historia del mundo desde su creación hasta el año 1118. Fue autor de varios comentarios sobre derecho canónico y derecho eclesiástico.

Vida

Poco se sabe sobre la vida de Zonaras. Sin embargo, de sus propios escritos se pueden inferir algunos datos biográficos. En sus comentarios menciona “vio” el segundo matrimonio de un emperador, probablemente el del emperador Nicéforo III con María de Alania (a fines de 1078) o  el de  Manuel I Comneno en 1161. No se sabe con certeza si sirvió bajo el emperador Juan II Comneno (r. 1118-1143), aunque todavía es una posibilidad, pues  cree pudo ser jefe de la cancillería imperial.  Zonaras fue uno de los jueces más importantes del imperio en el siglo XII.

Su “Epítome”  sirvió de base para la crónica de Constantino Manasés, que fue encargada por Irene Comnemo, la viuda del sebastocrátor Andrónico I Comneno cerca del año c. 1145 o 1150. Se infiere que Zonaras ya había muerto para 1145, pues Irene ya tenía conocimiento de su obra.

Obras

Su obra más importante, “Epitomé historion” (Extractos de Historia),  en dieciocho libros, cuenta la historia del mundo desde la creación hasta la muerte de Alejo en el año 1118. Para la primera parte de la historia usó la obra de Flavio Josefo; en cuanto a la historia romana, siguió principalmente a Dion Casio hasta principios del siglo III. Para los eruditos contemporáneos resultó particularmente importante su relato de los siglos tercero y cuarto, que depende  de fuentes, ahora perdidas y cuya naturaleza se debate ferozmente.  La parte original de su obra es la sección sobre el reinado de Alejo I Comneno, a quien criticó por el favor mostrado a los miembros de su familia, a quienes  Alejo confió vastas propiedades e importantes cargos estatales. La historia de Zonaras fue continuada por Nicetas Coniata.

 

También se han atribuido a Zonaras varias obras eclesiásticas, como comentarios sobre los Padres de la Iglesia (véase: Patrística) y los poemas de Gregorio de Nacianceno; algunas vidas de santos; y un tratado sobre los Cánones Apostólicos, de los cuales no hay razón para dudar de su autenticidad. Zonaras fue el primero denunciar los vicios y otros entretenimientos en los que habían caído muchos clérigos de Iglesia Ortodoxa Oriental.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Atenágoras de Atenas

Publicado

en

Biografía de Atenágoras de Atenas
Atenágoras de Atenas, vía Twitter

Biografía de Atenágoras de Atenas

Atenágoras de Atenas (s.II ) fue un filósofo ateniense y converso al catolicismo de la segunda mitad del siglo II. Apologista, convertido al cristianismo, fue autor de una de más las bellas y antiguas apologías de la religión cristiana:” Súplica en favor de los cristianos”. De sus escritos sólo han llegado hasta nuestros días “Apología” o “Embajada por los Cristianos” y  un tratado “Sobre la Resurrección”.

 Atenágoras de Atenas

De origen griego, se desconoce a ciencia cierta la fecha y lugar de su nacimiento, así como las circunstancias que rodearon a su muerte. Lo que sí se sabe es que siendo pagano, más tarde en su vida abrazó el cristianismo. De su estilo se puede deducir que probablemente tomó clases de retórica y que frecuentó la escuela catequética de Alejandría,  donde fueron maestros Clemente y Panteno. Fue contemporáneo de Taciano, pero difirió tanto de éste como de Justino.  También dedicó una de sus obras, “ Sobre las expresiones difíciles de Platón”, al platónico Boetos.

Súplica en favor de los cristianos

Hacia el año 177-178 compuso “Súplica en favor de los cristianos”,  una apología en 37 libros, que envió a los emperadores Marco Aurelio Antonino y su hijo Lucio Aurelio Cómodo  en defensa de los cristianos en vísperas de las matanzas de Lyon. En la apología, argumento contra de las tres principales acusaciones que se lanzaban a los cristianos:  ateísmo, antropofagia e incesto.

Sobre esto dice:

  • Los cristianos no son ateos. Aunque no crean en los dioses, creen en Dios. Son monoteístas”.
  • Los cristianos no son culpables de canibalismo. Les está prohibido matar a nadie”.
  • La acusación de incesto.. es un producto del odio. La historia prueba que la virtud ha sido perseguida siempre por el vicio”.

Otra obra suya, el tratado “Sobre la resurrección de los muertos”, había sido anunciado al final de su “Apología”. En ella pretendió demostrar la unicidad del Dios cristiano, frente al pluralismo politeísta de los paganos. Aunque los argumentos que utilizó tal vez no alcanzan la precisión de una filosofía técnica, sí ofrecen una sólida base de reflexión. Fue el primero en intentar una demostración científica del monoteísmo. Su teología resulta más clara y lógica que la de otros apologistas de su época, por lo que se le considera uno de los más elocuente apologistas cristianos. Fue un gran expositor de la fe en la Santísima Trinidad.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad