Mitología

Historia de Apolo

Historia de Apolo
Luis García [CC BY-SA 2.5], via Wikimedia Commons

Historia de Apolo

Apolo. Deidad de la mitología griega, considerado uno de los más fuertes del Olimpo. Hijo de Zeus y la diosa Leto, es hermano mellizo de Artemisa, la diosa de la caza. Apolo es conocido como el dios de la belleza y lo sublime, del mismo modo es asociado a menudo con el sol, la música y la curación, habilidad desarrollada por su hijo Asclepio.

 

Nacimiento de Apolo

El nacimiento de Apolo estuvo rodeado de dificultades. dado que este era la prueba de una más de las infidelidades de Zeus a su esposa Hera, la cual amenazó a cualquier tierra que acogiera a Leto durante el periodo de gestación, es por esto que la diosa se ve obligada a peregrinar por diferentes regiones, hasta llegar a Isla errante de Delos, esta cambiaba de posición por lo cual estuvo segura de la ira de Hera; en la isla dio a Luz a los mellizos Artemisa y Apolo, por el nacimiento de sus hijos  Zeus recompensó a los habitantes de la isla fijando su posición y protegiéndolos de su esposa. Sin embargo, la ira de Hera no cedió con el paso del tiempo, decide enviar tras estos a la serpiente guardiana del santuario de Delfos, la cual es destruida por el joven Apolo, convirtiéndose en la divinidad del oráculo de Delfos, más tarde, Hera intenta acabar de nuevo con la vida de Leto, enviando al gigante Ticio, pero este es derrotado por los mellizos, quienes acuden a su padre en busca de un castigo para el gigante, este es enviado al Tártaro por Zeus.

 

Mitología

Apolo ha sido relacionado con la belleza, el arte, la música y la armonía, es tomado como el ideal de belleza masculino, fuerte, atractivo e inteligente; con el paso del tiempo Apolo pasa por un proceso de sincretismo con otras divinidades menores, como Helios, Dios del Sol, motivo por el cual es asociado posteriormente con el sol y la luz. Los mitos sobre este tratan sobre su poder, inteligencia, amor, gusto por la música y lo bello; entre los mitos más conocidos sobre este se encuentran:

La ofensa de Niobe

Niobe, reina de Tebas y esposa de Anfión ofende a su madre Leto, burlándose por haber dado a luz a más hijos que esta, humillada habla con sus hijos clamando venganza por lo dicho, más tarde los mellizos atacan con flechas envenenadas a los 14 hijos de Niobe tras la muerte de estos Anfion desconsolado termina con su vida y Niobe huye al monte Sípilo, donde es convertida en piedra mientras lloraba, según el relato las lágrimas de Niobe crearon río Aqueloo (Río Aspropótamos).Los cuerpos de los hijos de Niobe fueron enterrados tardíamente como castigo de Zeus.

El nacimiento de Hermes y la lira

Hermes hijo de Maia y Zeus, nace en el monte Cileno donde su madre lo protege de Hera, sin embargo, poco tiempo después Hermes escapa a Tesalia en donde Apolo se encontraba pastoreando; en un momento Hermes roba varia vacas de Apolo y se esconde en una cueva donde crea la lira, haciendo uso del caparazón de una tortuga y los intestinos de las vacas; Apolo al enterarse del robo acude a Maia, pero esta no le cree, posteriormente Zeus intercede a favor de Apolo, en ese momento Hermes empezó a tocar la lira; Apolo amante de la música, quedó impresionado por la belleza del instrumento y las tonalidades interpretadas por Hermes, motivo por el que perdona al niño, ofrece algunas de sus vacas a cambio de la lira, desde entonces Apolo y Hermes intercambiaran animales por instrumentos. Apolo es conocido por su amor a la música, interpretando diversos instrumentos, sin embargo, la lira es el instrumento predilecto de este.

 

Culto de Apolo

El culto a Apolo se dio por toda Grecia y Asia menor, especialmente en Delos y Delfos. El templo d Delfos fue el centro del culto, fue famoso por su oráculo, que se celebraba solo un día al mes, el día siete como homenaje a Apolo, posteriormente, el oráculo es ampliado puesto que muchas personas acudían en busca de respuestas e inspiración. Al extenderse su culto también fueron apareciendo más templos como el Templo de Apolo en Apolonia, el templo en Corinto, Arcadia y Etolia. De las oraciones hechas en el templo se conserva la siguiente frase:

“¡Oh, Apolo! Te suplico que seas propicio a la paz, la larga vida y la salud de toda esta familia, y que seas igualmente propicio a la paz de mi hijo”.

 

Amores y descendencia

Apolo tuvo numerosos amantes femeninos y masculinos, no estableció una relación duradera con ninguno de sus consortes, entre las parejas de la divinidad están: Acanta, Arsínoe, Calíope, Cirene, Dafne, Quíone, Urania, Jacinto y Cipariso. Entre las relaciones más celebres de Apolo esta: su amor por la ninfa Dafne, el cual ha sido interpretado por Ovidio en Metamorfosis, asimismo ha sido resaltad la relación de este con Jacinto, quien es convertido por Apolo en una flor después de morir. Apolo tiene como hijos a Asclepio, Eriopis, Lino, Orfeo, Aristeo, Femónoe, Anfiso, Troilo, Políxena, Mopso, Eleuter, Anio, Sirio, Filamón y Lino.

 

Apolo y Troya

Apolo fue castigado por Zeus, siendo forzado a escuchar los mandatos del rey de Troya, sin embargo, Apolo no fue bueno con la ciudad, en el momento de la Guerra de Troya beneficio en momentos claves al bando aqueo, primero Apolo interviene en favor de las suplicas del sacerdote Crises, quien al perder a su hija Criseida en manos de Agamenón, pide al Dios que castigue a los troyanos, Apolo lo escucha y envía como castigo la peste, la cual solo desaparecería cuando Agamenón entregara a Criseida, posteriormente el dios vuelve a intervenir en la guerra, enojado por la prepotencia de Aquiles, dirige la flecha de Paria hacia su talón provocándole la muerte del guerrero troyano.

Califica este artículo
[Total: 1 Promedio: 5]
Ir arriba