Alfred Nobel

Alfred Nobel

Biografía de Alfred Nobel

Alfred Nobel (1833 – 1896) químico. Oriundo de Estocolmo, Suecia. Su madre Andriette Ahlsell provenía de una familia muy adinerada y su padre era un importante ingeniero que realizó varios encargos por Europa, la mayoría del tiempo estuvo en la capital de Rusia, San Petersburgo, allí su padre instaló una fábrica de armamento que proveía minas marinas para el Ejército Rojo, esta cerró en 1859 debido a que los rusos luego de la guerra de Crimea prefirieron comprar armamento extranjero. Por ello, luego de un tiempo regresaron a Suecia. Alfred recibió una educación personalizada, a los 17 años manejaba varios idiomas el sueco, ruso, francés, inglés y alemán; también tenía una memoria prodigiosa que le permitió memorizar diccionarios enteros.

Alfred se interesó también en la filosofía y la poesía, especialmente por la de corte ingles, las obras de Lord Byron y Percy Bysshe Shelley. De este último autor asimiló su actitud alineada a un idealismo extravagante, un amor inmenso por la humanidad, un carácter pacifista y un ateísmo marcado. No fue un hombre hábil para relacionarse con las mujeres, por eso nunca se casó ni tuvo hijos. Alfred decidió viajar por varios países, en Paris conoció al químico italiano Ascanio Sobrero, este había descubierto la nitroglicerina, un líquido inflamable, este elemento podía detonar de manera inesperada si se exponía al calor y la presión.

Desde ese momento Alfred Nobel se interesó por la nitroglicerina y trató de emprender la construcción de un método para su uso práctico en la construcción. La motivación de Alfred era hallar una salida a los problemas de seguridad que desencadenaba la utilización de este químico. Muchas personas resultaron heridas, lisiadas y hasta fallecieron en diversos accidentes. Luego de varios intentos y un ferviente anhelo de crear un método preventivo, sucedió algo trágico, en septiembre de 1864, mientras Nobel se encontraba en su fábrica surgió una gran explosión que cobró las vidas de su hermano menor Emil y de otras cuatro personas. A causa de estos sucesos Alfred se sentiría culpable y sufriría fuertes episodios de depresión.

Luego de superarlo, Nobel se dio cuenta que al realizar una mezcla de nitroglicerina con diatomita podía controlar este explosivo, esta mezcla fue bautizada dinamita en 1867. Este invento se popularizó rápidamente porque permitió la reducción de costos de la construcción de edificaciones. La situación hizo que Nobel se convirtiera en un gran empresario. Poco a poco, expandió su negocio por más de 20 países, su dinamita llegó a ser exportada en Europa, Oceanía y América. Obras civiles como el túnel Söder en Estocolmo y el gran túnel San Gotardo en los Alpes Suizos se desarrollaron gracias a la dinamita.

También produjo otras invenciones relacionadas con los explosivos, como la gelignita (1875) o la balistita (1887). Nobel patentó todos sus inventos. En 1867, Nobel logró patentar su invento más celebre; la dinamita, un año después Alfred Nobel y su padre Immanuel fueron condecorados con el Premio Letterstedt de la Real Academia Sueca de Ciencias. El motivo por el cual recibió el premio fue por sus descubrimientos de gran importancia y valor práctico para la humanidad. Pero, la mente de Alfred no concibió que la dinamita empezara a ser usada en las guerras, su espíritu no aceptaba tal situación, por ello entró en una etapa de depresión aguda.

Aunque sus productos fueron usados en mayor medida para la construcción, la minería y la ingeniería, también fue requerida en la industria militar. Nobel también se lucró de la inversión en pozos de petróleo en el Cáucaso. Por todo ello, Nobel acumuló una enorme riqueza, pero también un gran sentimiento de culpa por la destrucción que sus inventos causaron a la humanidad en los campos de batalla.

La culpa que sintió fue tal que incluso estuvo recluido en centros de reposo. Luego de  varios meses logró recuperarse de esta etapa, continuar con sus labores, sus investigaciones y sus experimentos.  Luego de unos años, Nobel murió y nunca pudo superar la preocupación y la culpa, sintió que había faltado a sus ideas progresistas y contrarias a la violencia, faltándole a la paz mundial. Nobel murió en el año 1896 en San Remo, Italia. En su testamento había dejado orden expresa de con su fortuna crear una fundación, la Fundación Nobel.

Esta se encargaría de otorgar una serie de premios anuales a las personas de todo el mundo, sin importar su raza, religión o creencia política, que hubieran realizado algún acto en beneficio de la humanidad en las categorías de la física, la química, la medicina, la literatura y la paz. En el testamento se estipuló que los premios de física y química debían ser entregados por la Academia Sueca de Ciencias; que los trabajos de medicina serian responsabilidad del Instituto Karolinska en Estocolmo; el de literatura en manos de la Academia en Estocolmo, y el de la paz, a cargo de un comité de cinco personas elegidas por el Parlamento Noruego.

Actualmente, los Premios Nobel, son los Premios más prestigiosos a nivel internacional, estos premios entraron en rigor a partir de 1901, las dos guerras mundiales han sido los únicos motivos por los cuales el Premio Nobel no se pudo llevar  a cabo. En 1968 se añadió otra categoría por el Banco de Suecia, la categoría de economía.

To Top