Historia y biografía de

Filósofos

John Locke

Biografía de John Locke
Dominio público en los Estados Unidos

Biografía de John Locke

John Locke (29 de agosto de 1632- 28 de octubre de 1704), padre del liberalismo. Nació en Wrington, Somerset, Inglaterra. Hijo de los puritanos Agnes Keene y John Locke, un abogado que se destacó como capitán parlamentario durante las guerras civiles inglesas entre la monarquía de Carlos I y las fuerzas parlamentarias bajo la dirección eventual de Oliver Cromwell. Desde una edad temprana, Locke aprendió las ideas de su padre y rechazó la monarquía, además de negar el supuesto derecho divino que poseía el rey para gobernar. John pasó sus primeros años en la Westminster School y en la Christ Church de Oxford. Durante cuatro años Locke permaneció bajo la instrucción y el control de Busby, un hombre bastante cruel y déspota. A pesar de esta forma de ser, Busby fue un excelente instructor, le enseñó latín, griego, hebreo, árabe, matemáticas y geografía.

Para la década de 1650 John Locke ganó el título de erudito del rey, un honor académico que lo benefició financieramente, comprando diversos libros de textos clásicos en griego y latín. Aunque Locke era evidentemente un buen estudiante, no estaba de acuerdo con la educación de su país. Por este motivo en su adultez la atacó por el uso excesivo del castigo corporal y por el comportamiento inhumano hacia los alumnos. Esta crítica se vio reflejada en la obra Pensamientos Sobre la Educación (1693).

Este hombre polifacético cursó estudios en la Universidad de Oxford, donde se doctoró en 1658. Aunque su especialidad era la medicina, John Locke fue también diplomático, teólogo y economista. En los años venideros ejerció como tutor y profesor de griego y retórica. Durante sus clases siempre reflejó su interés por las ciencias, la medicina y la política. Tanto así que regresó a Oxford para cursar la carrera sanitaria. Tras finalizarla, fue contratado como médico por lord Ashley, futuro conde de Shaftesbury. Mientras estuvo al servicio del lord, experimentó un interés por lo público y la política. Durante algunos años ocupó cargos públicos, pero se vio obligado a abandonarlos. A causa de su clara oposición al absolutismo de los Estuardos y a la defensa del poder parlamentario, esto le causó grandes problemas y lo forzó a refugiarse en Francia y en los Países Bajos, respectivamente. La estadía en el extranjero resultó positiva porque aumentó los conocimientos y las influencias filosóficas de Locke.

“Casi todo lo que habla la historia no es otra cosa sino peleas y matanzas.” John Locke

Tras el triunfo de la Gloriosa Revolución inglesa en 1688. Locke regresó y se convirtió en uno de los grandes ideólogos de las élites protestantes inglesas que, congregadas en torno a los whigs, llegaron a controlar el Estado en virtud de aquella revolución; en consecuencia, su ideología ha ejercido una influencia decisiva sobre el temperamento política del Reino Unido hasta la actualidad. Locke defendió la tolerancia religiosa de todas las sectas protestantes e incluso de las religiones no cristianas; pero su rencor no le permitió aceptar el derecho a la tolerancia tanto de los ateos como de los católicos.

En 1689 publicó una de sus primeras obras más afamadas: Cartas sobre la tolerancia. En ella, niega al estado el derecho de intervención en el terreno religioso. Un año más tarde publicó Tratados sobre el gobierno civil y Ensayo sobre el entendimiento humano. Fue su incursión en el mundo de la política desde el punto de vista filosófico, gracias a estas obras filosóficas, sentó las bases del pensamiento político liberal.

Muchos de sus argumentos partieron del pensamiento de Thomas Hobbes, Locke hincó en la idea de que el Estado nace de un contrato social, rechazando el pensamiento tradicional del origen divino del poder; además argumentó que dicho pacto no conducía a la monarquía absoluta, sino a un gobierno limitado y revocable. Su preocupación por las cuestiones económicas, políticas y religiosas le llevó a ofrecer alternativas al modelo existente consignadas en obras como: Algunas consideraciones sobre las consecuencias de la baja del interés (1692), Pensamientos sobre la educación (1693) y El cristianismo racional (1695).

El filósofo inglés creía sólidamente que un gobierno debía estar compuesto por un rey y un parlamento en el cual se expresen las aspiraciones de la soberanía popular y se legisle, no sólo para el pueblo, sino para todos. Para él, el Estado debía fundarse en los principios de soberanía popular y legalidad, respetando los derechos de todos los ciudadanos. Por estas disertaciones algunos historiadores ven a John Locke como a una de las principales influencias de la política moderna. porque sus postulados fueran el inicio del liberalismo moderno, legando una gran repercusión entre los pensadores de la época.

Sus teorías y escritos fueron tan atinados que otros filósofos como David Hume y Condillac bebieron de sus teorías. Sin embargo, posiblemente la mayor influencia que ejerció el pensador inglés fue sobre las futuras declaraciones y distintos tratados liberales en otros lugares del mundo, como el caso de la Constitución Norteamericana y la Declaración de los Derechos del Hombre.

“Dios me libre de las aguas mansas que de las bravas me libraré yo.” John Locke

Su salud rara vez era buena, y sufría especialmente por la elevada humedad de Londres. Por lo tanto, aceptó complacido el ofrecimiento de su amigo íntimo Damaris Masham, para hacer su hogar con su familia en Oates en High Laver, Essex. Allí pasó sus últimos años escribiendo diversas obras, compartiendo con amigos, como Isaac Newton, y respondiendo extensas cartas a sus críticos. Después de un largo período de mala salud, murió en compañía de Damaris el 28 de octubre de 1704. Fue enterrado en la iglesia de High Laver.

 

Artículos recomendados

To Top