Historia de la Piratería

Historia de la piratería
Dominio público

Historia de la Piratería

La piratería es una práctica muy antigua de saqueo marítimo. Los piratas son ladrones y secuestradores que se movilizan en embarcaciones y asaltan otras naves. Lo más común es que los ataques ocurran en aguas internacionales para evitar que algún gobierno pueda tomar represalias contra ellos. Sus prácticas son muy similares a las de los corsarios, al punto de que en ocasiones los confunden, pero los piratas no están cobijados por ningún estado. Por su parte los corsarios eran contratados por los gobiernos para atacar embarcaciones de países enemigos.

Aunque es difícil identificar con precisión en qué momento se dio comienzo a estas prácticas, sabemos que desde el siglo V a. C se hacía referencia a los piratas pues existía una costa en el Golfo Pérsico llamada Costa de los piratas. Este no es el único lugar en que se hablaba de esto; también hay registros de que existían en el mar Mediterráneo y el mar de la China Meridional.

También, en la mitología griega aparecen robos llevados a cabo por personajes que viajaban en barco, por ejemplo, los realizados por Jasón y los Argonautas o los relatados en la Odisea. Sin embargo, en ese contexto no eran concebidos negativamente y el término ni siguiera hacia parte del vocabulario de la época.

Uno de los piratas “reales”, es decir, de los que existían más allá de la mitología, fue Policrates de Samos el cual saqueó toda Asia Menor durante el siglo VI a. C.

Por su parte, los egipcios consideraban que los Pueblos del Mar eran piratas debido a que llegaron a Egipto navegando por la costa oriental del Mediterráneo y una vez ahí se dedicaron efectuar saqueos.

En Roma los piratas eran el principal impedimento para el comercio marítimo. Atacaban en las costas montañosas de Cilicia y el Mediterráneo. Uno de los mayores intereses de los piratas era atrapar gente para venderlos como esclavos.

Quizás uno de los grupos de piratas más reconocido es el de los vikingos. Se decía que eran los piratas más feroces del mundo debido a que estaban dispuestos a morir en combate

. En una ocasión desembarcaron en la costa asturleonesa y se adentraron hasta La Coruña; estando ahí fueron derrotados por Ordoño I (Undécimo rey de Asturias).

La desaparición de la piratería vikinga tiene múltiples explicaciones: la moral cristina evitó que continuaran en esa vida de bandoleros; la popularidad de la práctica decayó hasta desaparecer o decidieron abandonarla con el fin de convencer a los otros países europeos de comerciar con ellos.

Por otro lado, los piratas árabes normalmente trabajaban en estrecho de Malaca, pero podían llegar a actuar en cualquier punto del Océano Índico que separa Arábiga de China. Simbad el marino es el pirata árabe má reconocido de la historia.

Alrededor del año 1.200 los habitantes de ciudades del mar Báltico y del mar del Norte. Se unieron para controlar el comercio marítimo por medio de prácticas asimilables a las de la piratería. Pasado el tiempo, a finales del siglo XIV, apareció la Hermandad de los Vitalianos, un grupo de piratas que azotó la Liga Hanseática, específicamente la ciudad de Lubeck. Entre ellos se encuentran algunos de los piratas más famosos, por ejemplo: Gödehe Michelsen, Wigbad, y Claus Störtebekker.

En la Edad Moderna la Guerra Santa entre el islam y las potencias cristianas llevó a la aparición de corsarios berberiscos (también llamados piratas otomanos). Ellos se movían desde el Norte de África. La famosísima pareja de hermanos piras, Aruj y Hayreddín Barbarroja hacen parte del listado de estos piratas.

Por otro lado, Diego Ingenios y Jacques de Sores son los principales representantes de la piratería infringida por los galos en las islas del Caribe.

En Inglaterra, por su parte, Enrique VIII e Isabel I contrataban corsarios para que le entregaran los botines de los barcos de naciones enemigas. Estos “piratas” legales se desempeñaban principalmente como comerciantes de productos y de esclavos. Algunos de esos corsarios fueron Woodes Rogers, Stephen Courtney, Francis Drake y el más famoso: John Hawkins, quien compraba especies y esclavos en África para venderlos a los colonos.

Después del descubrimiento del continente americano el Mar Caribe se infestó de piratas debido a que los reyes católicos (Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla) dieron permiso para que se viajara a las Indias libremente (sin protección ni preparación). Fue asì como la parte de América que se encontraba bajo el control de España tuvo en sus aguas a personajes como Henry Morgan, El Olonés y Laurens de Graff. Se hacían llamar bucaneros.

En la famosa Isla de la Tortuga un grupo de bucaneros unió fuerzas y adoptaron el nombre de La Cofradía de los Hermanos de la Costa. Se dedicaban a robar a los españoles cuando regresaban de América. Algunos de sus nombres más recordados son Agrammont, Pierre Legrand y el Capitán Bartholomew Roberts.

Aunque el corso fue disminuyendo cuando los países comenzaron a proteger más sus costas y a utilizar otros medios para atacar y defenderse en el mar, la piratería continúa. John Quitman, Narciso López y William Walker fueron algunos de los piratas que estuvieron presentes durante la guerra de independencia de Chile.

En la actualidad Somalia, Indonesia y Malasia aún tienen piratas en sus costas. Sin embargo, casi nunca secuestran; la mayoría de los piratas se limitan a robar a los turistas.

To Top