Artistas

Henri Rousseau

Biografía de Henri Rousseau
Illus. in: Dans l'intimité de personnages illustres, 1850-1950 / Maurice Devriès, [Paris : Editions M.D., 1945-1951(?)], v. 12, p. 4. [Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Henri Rousseau

Henri Julien Félix Rousseau (21 de mayo de 1844 -2 de septiembre de 1910) Nació en Laval, Francia. Pintor francés, considerado una de las figuras claves de la corriente artística naif, estilo que se caracterizó por la ingenuidad y la espontaneidad expuesta en sus obras. Rousseau se dio a conocer en el ambiente artístico parisino a mediados de la década de 1880, momento en el que su obra fue expuesta en el Salón de los independientes, lugar en el que fueron expuestas las obras de grandes artistas postimpresionistas como Georges Seurat, Paul Signac, Edgar Degas, Camille Pissarro y Paul Gauguin, entre otros. Debido a su origen humilde no pudo formarse académicamente como artista, sin embargo, con disciplina y esfuerzo aprendió de manera autodidacta, consiguiendo desarrollar su talento sin formación especializada. Antes de dedicarse de lleno a la pintura trabajo como empleado de los arbitrios, profesión que en la que se inspiró su sobrenombre, El Aduanero. Entre sus obras más reconocidas están: La guerra (1894), La gitana dormida (1897) y La encantadora de serpientes (1907).

Nació en el seno de una familia humilde, cursó sus estudios académicos mientras realizaba pequeños trabajos.  Durante su juventud se enlistó en el ejército, formando parte de este por cuatro años; en la década de 1870, estuvo en el campo de batalla debido al estallido de la Guerra franco-prusiana, tras el fallecimiento de su padre fue enviado a casa. En 1871 se estableció con su esposa, Clémence Boitard en París, ciudad en la que comenzó a trabajar como empleado de los arbitrios, oficina fiscal municipal que se encarga de la recaudación de impuestos. Mientras trabajaba comenzó a interesarse por la poesía, la música y el arte, apasionado por estas, pero sin poder costear sus estudios, aprendió todo lo necesario de forma autodidacta.

 

Trayectoria artística de Henri Rousseau

Desde finales de la década de 1870 comenzó a pintar y dibujar, posteriormente entró en contacto con el ambiente artístico parisino, llamando la atención de algunos artistas postimpresionistas. En 1886, fue expuesta su primera obra conocida El carnaval de los animales, en la que se percibe la influencia de la pintura académica y su representación detallista, en esta uso colores intensos y tonalidades moderadas; esta aplicación de los colores es una de las características de las obras de Rousseau. En la década de 1890, se retiró de su trabajo para enfocarse en su producción artística, por este entonces su obra había sido ridiculizada, sin embargo, comenzó a ganar la atención del público y los artistas impresionistas y postimpresionistas tras la publicación de una serie de obras en las que se ve reflejado el estilo naif, del cual es uno de los mayores exponentes.

El sueño (1910)

La primera obra de esta serie fue el retrato titulado, Yo mismo: Retrato-Paisaje (1890), seguido presentó Tigre en una tormenta tropical (1891), pintura en la que usó colores intensos para representar el duro momento que atravesaba un tigre al enfrentar una tormenta tropical; poco tiempo después presentó Centennial of Independence (1892), obra en la que ilustraba la celebración del aniversario de la independencia. Dos años después pintó La guerra (1894), pintura que hacía alusión a los horrores de la guerra, en esta se ve un campo cubierto de cuerpos y un solado de apariencia salvaje; la crudeza del tema contrastó con el estilo naif de la pintura. Estas obras llamaron la atención del impresionista Degas y el postimpresionista primitivo Gauguin, entre otros artistas del mismo ambiente artístico. El siguiente año presentó Boy on the Rocks (1895), seguido de La gitana dormida (1897), una de sus obras más conocidas, en esta el pintor ilustró a una dama yaciendo junto a un león en un ambiente irreal, que hace referencia al mundo onírico, temática que fue abordada frecuentemente en sus obras.

En los primeros años del siglo XX la obra de Rousseau era admirada y reconocida ampliamente, entre sus admiradores más destacados están Pablo Picasso y Guillaume Apollinaire, escritor que apreciaba la manera poética en que este se expresaba en sus pinturas. A mediados de la década de 1900, Rousseau comenzó a pintar una serie de escenas selváticas, que llamaron la atención del público por la atención prestada a los detalles y el uso de colores vivos, entre estas sobresalen León hambriento atacando a un antílope (1905), The Merry Jesters (1906) La encantadora de serpientes (1907), The Equatorial Jungle (1909), Mandrill in the Jungle (1909) y El sueño (1910); en estas el pintor hacía alusión al paraíso natural perdido, representado como un mundo exótico. Estas obras influyeron profundamente en la corriente artística naif y otras corrientes imaginativas que surgieron posteriormente. Por este mismo periodo pintó variados retratos, escenas urbanas y escenas de la vida cotidiana como bodas y encuentros deportivos, entre estas se destacan: The girl with a doll (1905) y The Football Players (1908). Su última obra fue El sueño (1910), pintura en la que ilustró el exótico sueño de una joven que reposa en un sofá; esta obra está conectada con La encantadora de serpientes y sus obras sobre escenas selváticas. Los últimos años de su vida su carrera se vio obstaculizada por el auge del primitivismo; tras una carrera de altos y bajos Rousseau, falleció el 2 de septiembre de 1910.

Ir arriba