Gustavo Adolfo Bécquer

Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer
Valeriano Bécquer [Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer (17 de febrero de 1836 – 22 de diciembre de 1870) su nombre de nacimiento es Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida. Poeta y narrador perteneciente al movimiento del Romanticismo. Nació en Sevilla, España. Su padre fue el pintor José Domínguez Insausti, pero fue conocido como José Domínguez Bécquer porque así firmaba todas sus obras. Su madre era Joaquina Bastida Vargas. El apellido Bécquer fue usado por Gustavo y su hermano para firmar sus obras. Ambos tenían grandes dotes para el dibujo, pero su hermano si decidió inclinarse por la pintura a diferencia de Gustavo quien la tomó como un pasatiempo.

Cuando Gustavo tan solo tenía cuatro años tuvo que soportar la muerte de su padre. Cuando cumplió 10 años en 1846, Gustavo Adolfo ingresó en el Real Colegio de Humanidades de San Telmo de Sevilla, tuvo el privilegio de recibir enseñanza directa del poeta Alberto Lista y de Francisco Rodríguez Zapata, en este lugar también conoció a Narciso Campillo su compañero de clase con quien compartiría su gusto por la literatura. En 1847, la madre de Bécquer murió, él y su hermano fueron adoptados por su tía materna, María Bastida.

El colegio donde estudiaba fue clausurado por mandato de Isabel II, entonces se a vivir con su madrina, Manuela Monnehay Moreno, aquí estuvo muy cerca de una gran biblioteca que tenía gran cantidad de poemas. Lo anterior fue clave para que desarrollara aún más su sensibilidad literaria y conociera otras corrientes y a nuevos poetas. Inició estudios de pintura en los talleres de Antonio Cabral Bejarano, también realizó estudios de latín. Luego de algunos textos que no tuvieron mucha resonancia escribió El trono y la nobleza de Madrid y luego publicó en las revistas sevillanas: La Aurora y El Porvenir.

Ahora bien, en 1854 marchó a Madrid para probar suerte en el mundo de las letras. Pero, la cuestión no resultó como él pensaba tuvo que sobrevivir por varios años en la bohemia. Durante este periodo el poeta escribió, en colaboración con Julio Nombela y Luis García Luna, comedias y zarzuelas tales como La novia y el pantalón (1856), en la que satiriza el ambiente burgués y antiartístico que le rodea, o La venta encantada, basada en Don Quijote de la Mancha. Las anteriores fueron firmadas bajo el seudónimo de Gustavo García. Emprendió un viaje con su hermano a Toledo, allí se inspiró para escribir su libro Historia de los templos de España.

Al año siguiente contrajo tuberculosis, esta fue la enfermedad que años después lo llevo a la tumba. Bécquer desarrolló un puesto pequeño dentro de la Dirección de Bienes Nacionales, pero rápidamente perdió el puesto. Luego la enfermedad empezó a minar su salud. Ese año empieza un ambicioso proyecto estudiar el arte cristiano español uniendo el pensamiento religioso, la arquitectura y la historia. Pero sólo se publicó el primer tomo de su Historia de los templos de España, con ilustraciones de Valeriano. En 1858 conoció a Josefina Espín, una bella señorita de quien se enamoró, sin embargo, su musa terminó siendo la hermana de Josefina, una hermosa cantante de ópera Julia Espín.

Gustavo se enamoró y empezó a escribir las primeras Rimas, como Tu pupila es azul, pero la relación no llegó a consolidarse. Terminó cansándose con Casta Esteban, hija de un médico, con la que tuvo tres hijos. Pero realmente nunca fue feliz, el poeta buscaba como refugió las letras y los viajes aventurescos con su hermano Valeriano. Entre 1861 a 1865, compuso la mayor parte de sus Leyendas, escribió crónicas periodísticas y redactó las Cartas literarias a una mujer, donde expone sus teorías sobre la poesía y el amor.

Estando en el monasterio de Veruela en 1864 realizó un conjunto de hermosas descripciones paisajísticas. Posteriormente, obtuvo un empleo como censor oficial de novelas, lo cual le permitió concentrarse en sus Leyendas y sus Rimas, pudo conocer varios periódicos que le ayudaron a publicar, uno de ellos fue el semanario El museo universal. Pero con el estallido de la revolución de 1868, el poeta perdió su trabajo. Decidió irse a Toledo, y allí nuevamente escribió el manuscrito de las Rimas, ya que el original fue destruido en un saqueo a su casa.

En Madrid, fue nombrado director de la revista La Ilustración de Madrid, en la que trabajó al lado de su hermano. Pero en septiembre de 1870, su hermano murió, cuestión que llevó a Gustavo a sufrir una grave depresión. La situación fue tan grave que Gustavo dejó su trabajo y se sumió en la soledad, murió pocos meses después, exactamente el 22 de diciembre de 1870. Antes de morir le dio sus obras a su amigo Narciso Campillo. Su obra fue la pionera de la corriente romántica de poesía intimista inspirada en Heine. Además, fue un cambio a la retórica y grandilocuencia de los poetas románticos anteriores.

Las Rimas, suman un total de ochenta y seis composiciones. Una gran cantidad fueron corregidas y modificadas por sus amigos luego de su muerte, suprimieron algunos poemas y alteraron el orden del manuscrito original. Debemos mencionar que su prosa se destaca por la gran musicalidad y la sencillez de la expresión, sus Leyendas recrean ambientes fantásticos, sobrenaturales y misteriosos. Por ejemplo, en Los ojos verdes y, sobre todo, El rayo de luna, los protagonistas optan por el sueño, por la locura, negándose a la realidad. Su obra fue estudiada por los poetas de la generación del 27. La figura de Bécquer es definida como la de un poeta popular en todos los sentidos de la palabra, cuyos versos siguen gozando de la predilección de millones de lectores.

 

Artículos relacionados

To Top