Arte

Andrea del Sarto

Biografía de Andrea del Sarto
Tomado de: https://www.instagram.com/explore/tags/andreadelsarto/?hl=es-la

Biografía de Andrea del Sarto

Andrea del Sarto (16 de julio de 1486 – 21 de enero de 1531) pintor. Nació en Florencia, Italia. Es reconocido por ser un pintor manierista. Su padre era un costurero llamado Agnolo di Francesco. Su madre, Costanza di Silvestro, también era hija de un costurero. Desde temprana edad fue aprendiz de orfebrería, y más tarde llegó al taller de un pintor llamado Gian Barile, rápidamente destacó su talento y fue testigo del rápido progreso de Andrea. Por ello, lo envía al taller del prestigioso Piero di Cosimo.

Las primeras obras de Andrea datan del año 1508 y encuentran inspiración en los pintores Francesco Franciabigio, Fra Bartolomeo y Mariotto Albertinelli, quienes también eran cercanos a su familia. Podemos mencionar, una Piedad de Andrea que reposa en la Galería Borghese de Roma y denota la influencia de Fra Bartolomeo, y la Virgen con niño del Palacio Barberini une la sutil delicadeza de Leonardo; otra Virgen con niño (1509), destaca la solidez estructural de la composición de Rafael; mayor desahogo en su representación.

Los frailes del convento de la Annunziata, completaron los frescos empezados por Alessio Baldovinetti y luego trabajados, pero no concluidos por Cosimo Rosselli. Entonces, en 1509 se le encargaron a Andrea cinco historias de milagros de san Felipe Benizzi, que culminó al año siguiente. Estos frescos son muy descriptivos, un poco al estilo de los de Ghirlandaio en la iglesia de la Santa Trinidad y de Santa Maria Novella, aunque en cuanto a su lenguaje se muestran muy renovados, se decantaron más por una atmósfera cercana a Leonardo, y con un ritmo más dinámico. En el año de 1510 viajó a Roma lo que le permitió conocer e instruirse en los avances pictóricos de Rafael, visibles en la Adoración de los Magos (1511) y en el Nacimiento de la Virgen (1514).

Se destacó por usar un lenguaje formal desenvuelto, una serenidad narrativa propia del Siglo XV, enriquecida con las matizadas atmósferas y los estilismos propios de Leonardo y Rafael.  De Miguel Ángel aprendió en gran medida, cuestión que se reflejó en los años siguientes en donde le dieron la fama al Andrea dibujante, nos lo muestran por la singularización de la imagen plástica, como San Juan niño de la Galería Borghese, está obra tiene un dinamismo frenético acentuado por la fría composición de colores.

Cuatro años después incursiona en el campo de los frescos monócromos del claustro del Scalzo en Florencia, que tras varias complicaciones logra completar. Esta fue entendida como una larga experiencia que atraviesa casi toda su obra. Al poco tiempo, consolidó su amor con Lucrezia del Fede, viuda de Carlo di Domenico Berrettaio. Algunas crónicas, denotan que su unión con esta mujer le generó serios problemas por la codicia desaforada y el afán de tener dinero. Esto generó mucha presión en Andrea, y también inestabilidad económica.

Andrea en ocasiones se dedicó al retrato. Por ello, realizó el Retrato de mujer del Prado de Madrid quien se cree que es su esposa Lucrezia, y en el llamado Retrato de escultor de Londres hay quien reconoce a su amigo Jacopo Sansovino, o a Baccio Bandinelli, no se tiene total certeza. De esta época es la Disputa de la Trinidad ubicada en el Palacio Pitti.  Andrea se trasladó a Francia, invitado por Francisco I, para el que ya había trabajado en la realización de Florencia la Virgen con niño, Santa Isabel y San Juan niño del Louvre, entre otras. Una vez agotada su vena original, Andrea se inclina por la reelaboración de motivos antiguos, pasando gran tiempo en su taller. Tuvo que parar por un tiempo el encargo de Francisco I, según se indica esto fue por consejo de su esposa. Retomó sus actividades en 1520.

En sus últimos años de vida se enfoca de nuevo en las piedades florentinas de Viena y del Palacio Pitti, esta última pintada para las monjas de San Pedro de Luco, en Mugello, tuvo que mudarse a Florencia para huir de la epidemia de peste que azotaba la zona. Durante su vida demostró un progresivo rigor en la composición: reafirmando los efectos de la monumentalidad compositiva, que expresan en las figuras una naturaleza sustancial.

 

Obras

Retrato de joven (1511)

Sacrificio de Isaac (1527 – 1530)

San Juan Bautista en el desierto (1517)

Bodas místicas de santa Catalina (1512)

Autorretrato (1525)

María Magdalena (1509)

Visitación (1509)

frescos del claustro (1515)

Virgen con san Juan niño (1519)

La Virgen con el Niño entre San Mateo y un ángel (1522)

León X y un cardenal (1525)

Sagrada Familia (1527)

Tributo a César (1521)

Retrato de dama (1528)

Ir arriba