Theresa Neumann

Biografía de Theresa Neumann

Biografía de Theresa Neumann

Theresa Neumann (8 de abril de 1898 –  18 de septiembre de 1962) Mística alemana, miembro de la tercera orden de San Francisco. Neumann es conocida por haber experimentado desde 1926, los estigmas de Jesucristo y una serie de éxtasis místicos cada viernes. Aunque fue declara sierva de Dios por la Iglesia en 2004, su beatificación aún está en proceso. Sus estigmas y mística figura atrajeron a miles de peregrinos, por lo que actualmente es conocida como Resel de Konnersreuth. Neumann una de los pocos místicos que ha llorado lágrimas de sangre.

Primeros años

Nació en Konnersreuth, Baviera. Era la hija de un sastre y tuvo 10 hermanos. Debido a su origen humilde, desde muy joven comenzó a trabajar como criada en la granja de un vecino y en el hogar de un tío. En su juventud sufrió varios accidentes que deterioraron en gran medida su salud. En marzo de 1918, sufrió una fuerte caída, mientras intentaba apagar un incendio en el hogar que trabajaba. Aunque su condición era mala, fue forzada a seguir trabajando hasta que un día sus piernas no resistieron y cayó golpeándose la cabeza. Después de esto regreso a su hogar y se dedicó a ayudar a su madre.

Sin embargo, ahí no acabaron sus males; pronto su carácter irritable se hizo melancólico, por lo que fue internada en hospital. Sin ninguna mejora regreso a su hogar en donde, en 1919, perdió la vista

tras sufrir una parálisis. Perdió además parte de su oído izquierdo y en 1922, quedó imposibilitada para comer, después sufrir un fuerte dolor en la garganta. Debido a que estaba postrada en su cama, con el tiempo empezaron a aparecer llagas y otros abscesos en su cuerpo.

Sus pesares continuaron, en 1925, sufrió una apendicitis y un año más tarde cayó enferma de neumonía. Lo sorprendente fue que, en 1928, todos sus males y sufrimientos desaparecieron, tras experimentar un éxtasis en el que observó a Santa Teresita, religiosa de la que era devota. Con anterioridad había sido ayudada por la santa, pues al parecer esta le devolvió la visión en 1923.

El año de 1926, marcó la vida de la mística entonces enferma de neumonía, ya que a partir de la cuaresma comenzó a experimentar una serie de éxtasis y visiones sobre la pasión de Cristo cada viernes. El extraño suceso místico que duraba entre 10 a 15 minutos iba acompañado de las llagas de Jesús. Después de las visiones la mente de la mística volvía a ser como la de un infante; seguido experimentaba un estado de exaltación en el que empezaba a hablar en términos desconocidos, daba consejos en nombre del Jesús y predecía el futuro.

Además de las llagas y el éxtasis, la mística podía pasar largas temporadas sin comer. Su existencia y los extraños sucesos que la rodeaban, pronto se convirtieron en noticia. Atrajo a miles de turistas y peregrinos, los cuales solían dejar donativos para el cuidado de la joven, por lo que su situación económica mejoró.

La Iglesia católica se mostró muy cauta en cuanto a la mística y su milagrosa recuperación. Aunque no se negó sus visiones y los éxtasis, la Iglesia mencionó que el caso de Teresa no se acomodaba a los criterios que la institución tomaba en cuenta para hablar de un milagro. A esto se sumó la negación de la familia a dejar que la joven fuera examinada. Por lo anterior, aun no puede aceptarse o negarse la veracidad de sus visiones, llagas y otras experiencias místicas.

Teresa Neumann falleció el 18 de septiembre de 1962, a causa de un paro cardíaco.

To Top