Ruhollah Khomeini

Ruhollah Jomeini
dominio público

Biografía de Ruhollah Khomeini

Ruhollah Khomeini (24 de septiembre de 1902 – 3 de junio de 1989) líder religioso chiíta y jefe político revolucionario iraní. Más conocido como Jomeini. Nació en Jomein, Irán. La línea patriarcal de su familia era líderes religiosos chiítas. Su padre fue víctima de un asesinato perpetrado por un terrateniente local.

A los quince años conoció al jefe religioso de los chiítas: Abdul Karim Haeri, difundia las enseñanzas del islam. En 1922 fundó en Qum el Instituto Musulmán. Khomeini aprovecho sus conocimientos para desempeñarse como teólogo del islam y escribió numerosos libros de esta rama: Los misterios desvelados, por ejemplo. Fue en 1930 cuando adoptó el nombre de Jomein. En su país, poco a poco, empezó a ser reconocido como un líder carismático y, por ello fue nombrado ayatolá, título que se le da al líder supremo de la comunidad chiíta iraní, lo que le permitió mucha popularidad fuera de su país.

Demostró su oposición a la monarquía de la dinastía Pahlevi, que se caracterizaban por tener un programa de gobierno cercano a Occidente, puesto que el soberano iraní, el sha Mohammad Reza Pahlevi, desarrollaba las medidas liberalizadoras, especialmente en lo referente a la reforma agraria y la emancipación de la mujer. Jomeini realizó varios ataques al sha y en uno de ellos fue detenido durante un año. Luego de salir en libertad se trasladó a Turquía y luego a la ciudad santa chiíta de An-Najaf. Saddam Hussein ordenó su expulsión y llegó a un suburbio de París. Desde este lugar organizó y materializó la revolución que derrocó a Mohammad Reza Pahlevi.

Realizó grabaciones magnetofónicas que incitaban a la desobediencia civil, que se trasmitieron de manera clandestina a través de radios de onda corta en el interior de Irán. En Teherán fue proclamado líder religioso de la revolución iraní. Luego, Khomeini fundó la República Islámica de Irán y se convirtió en el líder supremo del país, en todos los aspectos. Lo primero que hizo fue eliminar todo tipo de influencia occidental y estadounidense, además apoyó las acciones terroristas. La doctrina fundamentalista tomó mucha fuerza: las mujeres iraníes fueron obligadas a llevar velo, al tiempo que se prohibían el alcohol y la música occidental.

En otra medida, se restauraron los castigos prescritos por la ley islámica y se creó una policía que vigilaba que las costumbres musulmanas se cumplieran a cabalidad. Por otra parte, tuvieron como propósito exportar sus creencias fundamentalistas a los territorios aledaños. La situación entre la política de Khomeini y Estados Unidos se agravó cuando se realizó el asalto a la embajada estadounidense de Teherán: 53 funcionarios fueron tomados como rehenes durante más de un año.

Durante este periodo político se prolongó la guerra irano-iraquí entre los años 1980 a 1988. Khomeini rehusó con obstinación un acuerdo de paz con Saddam Hussein, aunque acabó aceptándolo en 1988. De manera sorprendente, Khomeini gozó de un amplio apoyo popular, a pesar del radicalismo político y los altos costes humanos y económicos. El día de su muerte, 3 de junio de 1989, fue despedido como un héroe nacional y actualmente su tumba es punto de peregrinaciones multitudinarias.

To Top

#FrenarLaCurva