Pierre de Coubertin

Pierre de Coubertin
Tomado de: See page for author [CC BY-SA 3.0 nl], via Wikimedia Commons

Biografía de Pierre de Coubertin

Pierre de Coubertin (1 de enero de 1863 – 2 de septiembre de 1937) barón de Coubertin. Fue un historiador y pedagogo. Nació en Paris, Francia. Es conocido por ser el precursor de los Juegos Olímpicos de la modernidad. La iniciativa surgió de la idea de recuperar la práctica de los juegos olímpicos celebrados en la antigua Grecia. Huyendo del carácter estricto de su padre se muda a Inglaterra en donde conoce la doctrina del cristianismo muscular: la búsqueda de la perfección espiritual a través del deporte y la higiene. Además, se convirtió en discípulo de Thomas Arnold, director de la escuela de Rugby, quien difundía dicha doctrina. Cuando llegó a Francia difundió sus conocimientos y creó la Unión de los Deportes Atléticos.

Recibió una beca por parte del gobierno para que profundizara sus conocimientos en Estados Unidos. Impartió clases de deporte en varias escuelas, permitiendo que fuera asimilado como algo serio. Lo más relevante es que por medio del deporte extendió un mensaje de paz y unión. Asegurando:

La idea no es vencer sino participar

Coubertin, pretendía impulsar las relaciones pacíficas y constructivas entre las naciones, por medio del deporte como una herramienta que permite la superación personal y colectiva. En su visión, el deporte era juego limpio y sana competencia. En 1888 logró que en la Universidad de la Sorbona se restauran los Juegos Olímpicos. Con la idea de recurrir a lo simbólico; los primeros juegos se desarrollaron en Atenas.

Luego, fundó el Comité Olímpico Internacional, del que fue segundo presidente en el año de 1906. Su labor fue organizar las reglas de los juegos y ocuparse de la organización de las siguientes Olimpiadas realizadas en París (1900), San Luis (1904), Londres (1908) y Estocolmo (1912).  Cuando, dos años después, estalló la Primera Guerra Mundial

, se tuvo que parar la celebración de los Juegos. En el periodo de guerra y en el de posguerra cesaron las competencias.

La labor de este francés fue muy importante en todos los ramos, pues no solo diseñó la bandera olímpica que contiene cinco aros (representan los continentes) enlazados como símbolo de la fraternidad, sino que aportó toda su fortuna a la consecución de los juegos.  En 1925 dimitió, al no poder seguir aportando financieramente. Luego de su muerte, 2 de septiembre de 1937, podemos indicar que su objetivo se cumplió pues actualmente los Juegos Olímpicos es un evento de reconocimiento mundial que reúne a deportistas de todas las razas, géneros, nacionalidades y creencias alrededor de la práctica deportiva.

To Top