Osama Bin Laden

Biografía de Osama Bin Laden
Foto: Hamid Mir / CC BY-SA 3.0

Biografía de Osama Bin Laden

Osama Bin Laden (10 de marzo de 1957 – 2 de mayo de 2011), líder de Al Qaeda. Osama nació en la capital de Arabia Saudí, Riad. Su padre Muhammad Bin Laden fue un jeque, ingeniero y arquitecto. Dejó su provincia natal de Hadramut, en el centro de Yemen, para trabajar en Hedjaz, Arabia Saudí, en 1932. En este lugar, trabajó para la familia real saudí, que le encargó numerosas obras públicas. Osama fue un hijo privilegiado entre sus 53 hermanos. Fue educado por preceptores privados, y se crió entre la extensa e importante familia de los príncipes saudíes.

En 1968, su padre muere en un trágico accidente de helicóptero. Osama Bin Laden con tan solo trece años, heredó ochenta millones de dólares, los que luego utilizó en sus estudios de ingeniería en la Universidad de Jeddah. Allí, Osama conoció un profesor Sheik Abdullah Azzam, reconocido fundamentalista islámico, convencido de la liberación de la causa islámica de la dominación extranjera y del retorno a los estrictos postulados de la fe islámica, Sheik fue una gran influencia en los futuros proyectos de Osama. En 1979, pasó a formar parte del grupo de ingenieros de la empresa familiar al servicio de la familia real saudí.

Con la confrontación entre el Gobierno de la República Árabe de Egipto y el Gobierno del Estado de Israel; Osama Bin Laden se adhirió a los credos del integrismo islámico. Ese mismo año, la revolución islámica irrumpía el régimen del Sha en Irán y los soviéticos invadían Afganistán. Osama Bin Laden entendió que debía actuar, abandonó la empresa para integrarse al movimiento armado que se opuso a la invasión militar rusa, siguiendo la llamada de la Yihad, en nombre de la guerra santa.

Su labor fue recoger dinero para financiar el accionar de los movimientos islamistas contra las tropas de ocupación soviéticas. También difundió por medio de escritos violentos contra los comunistas. En 1980, se enfocó en reclutar guerrilleros proafganos y establecer los primeros campamentos. En el trascurso de la guerra, Osama Bin Laden emprendió obras, tales como la excavación de túneles, búnkeres y el trazado de una carretera a través de las montañas, también, realizó modificaciones a lugares sagrados, por ello, se convirtió en un héroe para los árabes.

Algunas fuentes aseguran que tuvo nexos con integrantes de la CIA, donde aprendió a mover dinero a través de sociedades fantasmas y paraísos fiscales, a preparar explosivos, y a utilizar códigos cifrados para comunicarse. Durante la guerra fría los Estados Unidos brindaron su ayuda incondicional a todos los grupos afganos en su guerra contra la Unión Soviética. En ese sentido, durante una década los norteamericanos entregaron cerca de tres mil millones de dólares a los 35.000 combatientes, procedentes de diversos países, fueron también entrenados en los campos de entrenamiento situados a lo largo de la frontera con Pakistán.

Pero esta situación cambió cuando la agencia estadounidense le prometió a Osama Bin Laden una ayuda económica que nunca llegó debido a las presiones de Arabia Saudí a la Casa Blanca. El monarca saudí Fadh atacó la guerrilla islámica radical, clausurando los campos de entrenamiento, esto fue tomado por Osama como una traición que generó el rechazo de Bin Laden a la familia real saudí y su animadversión al gobierno estadounidense.

Al término de la confrontación, nace Al-Qaeda en manos de Osama Bin Laden, la intención de esta organización fue unir a los árabes veteranos que lucharon en Afganistán contra la unión soviética. El objetivo de esta organización era establecer un califato pan-islámico en el mundo, derrocar a los regímenes que iban en contra de sus creencias, expulsar de los ciudadanos occidentales de los países musulmanes, para así limpiar su territorio de otros tipos de culturas. La organización tenía bases en Argelia, Uzbekistán, Siria, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Líbano, Irak, Kosovo, Chechenia, Cisjordania y Gaza.

En el marco de la guerra del Golfo el gobierno de Estados Unidos desplegó tropas en los lugares sagrados de La Meca y Medina, lo que produjo la indignación de Osama. En 1990, Al Qaeda atacó la familia real saudí, esta acción le acarreó el destierro y la pérdida de la ciudadanía. Obligado marchó a Sudán, pero allí fue expulsado por el gobierno sudanés debido a las presiones estadounidenses. En 1996, se instaló en Afganistán, y entró en contacto con el líder del prematuro régimen de los talibanes, el mulá Muhammad Omar. Le entregó en matrimonio a una de sus hijas y le construyó una lujosa mansión, donde residió con sus cuatro esposas y trece hijos.

El presidente Bill Clinton autorizó a la CIA eliminar al multimillonario saudí para acabar con la estructura política y militar Al Qaeda. Ante esto la reacción de Osama se expresó en operaciones terroristas contra Estados Unidos: atacó la embajada de EE.UU. en Nairobi, Kenia, y Dar es Salaam. En esos atentados murieron un total de 301 personas y resultaron heridas más de cinco mil. En Somalia realizó un atentado en 1993. Como vemos, Al Qaeda estableció como objetivos prioritarios el ataque a los Estados Unidos y sus aliados en Oriente Próximo. En ese mismo año, se llevó a cabo el atentado en el World Trade Center; este atentado dejo un saldo de seis personas muertas y más de mil quedaron heridas. El atentado se realizó con una camioneta cargada con una tonelada de explosivos que fue estacionada en el sótano de uno de los edificios.

Luego de esto se convirtió en el enemigo público de la nación norteamericana. Osama Bin Laden instituyó nuevas bases de entrenamiento para la guerrilla islámica entre Jartún y el desierto afgano. Estas tropas de guerreros fundamentalistas fueron enviadas al Norte de Africa, Chechenia, Tayikistán e, incluso, Bosnia. El presidente Clinton autoriza a la CIA a emplear todos los medios para eliminar físicamente al multimillonario saudí y destruir la estructura política y militar creada por éste.

Sin duda, la acción más contundente de Obama contra la nación norteamericana fue el conocido ataque a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Este día se realizó la toma de cuatro aviones a manos de 19 hombres pertenecientes de Al Qaeda. Dos de los aviones fueron dirigidos hacia las Torres Gemelas del World Trade Center, otro al Pentágono, y el último en un campo abierto en Shanksville, Pensilvania cuando un piloto forcejeó con los terroristas para retomar el control del vuelo. En este atentado que conmocionó el mundo murieron miles de ciudadanos de los Estados Unidos.

Como respuesta a tal descalabro, el gobierno en cabeza del presidente George Bush, ejerció una presión contundente contra el líder de Al Qaeda que lo llevó a refugiarse en las montañas de Tora Bora. El cielo afgano fue testigo de los misiles lanzados desde submarinos estadounidenses y británicos y desde bombarderos de largo alcance, a los que se sumaron cazabombarderos. A esta guerra se unió a favor del presidente Bush: Canadá, Australia, Alemania y Francia. Finalmente, la guerra culminó con la muerte de Osama Bin Laden el 2 de mayo de 2011 como resultado de una operación de la inteligencia estadounidense en Pakistán, en el gobierno del presidente Barack Obama, llevada a cabo por 24 efectivos; se dice que fue apresado y luego ejecutado por las fuerzas norteamericanas.

To Top