Síguenos en redes

Historia

Manuelita Sáenz

Publicado

en

Biografía de Manuelita Sáenz
Google
Información personal
Nombre CompletoManuela Sáenz Aizpuru
Nacimientodiciembre 27, 1795
Fallecimientonoviembre 23, 1856
Causa de MuerteFiebre tifoidea
OcupaciónMilitar y prócer
Apodo/PseudónimoLibertadora del Libertador
NacionalidadEcuatoriana (Imperio español)
Padres

Simón Sáenz de Vergara y María Joaquina Aizpuru

Biografía de Manuela Sáenz (Manuelita Sáenz)

Manuela Sáenz, de nombre completo Manuela Sáenz y Aizpuru o Sáenz de Thorne, también conocida como Manuelita Sáenz, nace en Quito, Ecuador, en 1795 y muere en Paita, Perú, en 1859. Aunque esa información es estimada, puesto que no se sabe exactamente cuándo ni dónde nació, ella misma decía “Mi país es el continente de América. He nacido bajo la línea del Ecuador”. Comúnmente conocida por ser amante de Simón Bolívar (estaba casada con el doctor J. Thorne), su papel es mucho más importante que eso, pues no solo llegó a salvarle la vida sino que participó activamente de la gesta emancipadora. La historiografía del siglo XIX suele omitirla por ser una “mancha” en el buen nombre del libertador, pero sus hazañas han pasado a la historia con la categoría de heroína. Conocida también como Libertadora del libertador, fue participe de grandes momentos históricos como el encuentro entre Bolívar y San Martín de Guayaquil, las batallas de Pichincha y Ayacucho, la rebelión y la disolución de la Gran Colombia.

Apodada como “amable loca”, “la Sáenz” (por los muchos enemigos de Bolívar) y “manuelita la bella”, acompañó a Bolívar de 1822 a 1830. Era hija de Simón Sáenz y Vergara, un español capitán de la milicia del rey y recaudador de diezmos, y de Juana María del Campo. A los veinticuatro años Manuela se casó con un acaudalado inglés, James Thorne. Y había sido condecorada con la Orden del Sol el 23 de enero de 1822 por convencer a su medio hermano, el capitán del regimiento de Numancia del Ejército Realista, para que se pasaran al campo de los patriotas. Antes de ello, había sido criticada por abandonar el convento de Santa Catalina en 1815, después de que su madre muriera.

Su vida hasta entonces tenía mucho contacto con la política, puesto que desde 1809 la aristocracia criolla conspiraba contra el poder de los hispanos, presenciaba desfiles de prisioneros desde la ventana de hogar y se maravillaba con doña Manuela Cañizares, pues la consideraba una heroína por prestar su casa para las reuniones de los conspiradores.

Su ímpetu rebelde haría que aprendiera a escribir y a leer, lo que le permitió iniciar una relación epistolar con su amante Fausto Delhuyar, un coronel del ejército del rey. Se fugó con él y se dio cuenta de su infertilidad además de la charlatanería de su amante. Se dice que nunca amó al médico Thorne, y que solo se casó con él porque su imagen había quedado dañada.

Poco después de la fundación en Angostura de la Gran Colombia, los limeños comenzaban a conspirar y Sáenz era una de sus principales activistas. Hacía reuniones disfrazadas de fiestas en su casa, era una espía y ayudaba a la revolución.

Cuando Manuelita Sáenz regresó a Quito, poco después de unir el país a la República de la Gran Colombia, el 16 de junio de 1822 en el baile en que se celebró la liberación conoció a Simón Bolívar. Se volvieron inseparables y fue la última mujer con quien sostuvo una relación continua desde la muerte de su esposa, María Teresa del Toro. Se la describe como su confidente, cuidadora de sus archivos, de sus intereses políticos y de su vida.

Su relación pasó a ser muy pasional y a pesar de los compromisos del libertador y las labores de consolidación de la independencia del Ecuador por su parte, no se separaron. Hasta tuvo un uniforme, presente de Bolívar, que utilizaba cuando sofocaba algún levantamiento. Fue nombrada miembro del Estado Mayor del Ejército Libertador y peleó hombro a hombro junto a Antonio José de Sucre en Ayachucho, siendo así la única mujer en pasar a la historia como combatiente y heroína de esta batalla.

En los tiempos de esplendor de la Gran Colombia, Manuelita Sáenz viajó a Bogotá junto a Bolívar, militando activamente y llevándole archivos. Vestía de soldado y patrullaba junto a sus esclavas. Fue por esa época que salvó a Bolívar de un atentado dirigido por Francisco de Paula Santander, protegiéndolo mientras éste huía por una ventana. Fue él mismo que al regresar al palacio le dijo: “Eres la libertadora del libertador”. Llegó a hacer una representación de “La quema de Santander” por su traición hasta que Bolívar huyó a Santa Marta en 1830.

Algunos meses más tarde, se enteró de la muerte de su amante y decidió suicidarse. Manuelita Sáenz fue a Guaduas donde se hizo morder de una víbora, pero fue salvada por los habitantes del lugar. Frente a las calumnias contra Bolívar (por parte de Santander) escribió La torre de Babel (Julio) por lo cual fue perseguida por considerarla peligrosa. El 1 de enero de 1834 fue encerrada en la cárcel de mujeres y enviada a Jamaica. En 1835 volvió a Ecuador pero el presidente Vicente Rocafuerte la desterró.

Su vida después del destierro fue un acto de sobrevivencia a base de dulces, tejidos y bordados, ya que dejaron de mandarle la renta que le correspondía por su hacienda en Quito. Era considerada por la gente con mucho aprecio llamándola Simón o Simona y bautizando niños. Manuelita Sáenz contrajo difteria y murió con sus escasos recursos a los 59 años.

Historia

Historia del Cubo de Rubik

Publicado

en

Historia del Cubo de Rubik
Foto pixabay.com

Historia del Cubo de Rubik

El Cubo de Rubik es rompecabezas mecánico tridimensional inventado por el arquitecto húngaro Ernő Rubik  en 1974. El cubo surgió como un instrumento, usado por Rubik, para explicar conceptos geométricos a sus estudiantes. Inicialmente se difundió en círculos científicos; en 1977 comenzó a comercializarse abiertamente en Hungría. Sin embargo, su popularidad  estalló luego de que fuera presentado en la Feria del Juguete de Nuremberg en 1979. Así, la década de 1980 quedó marcada con su aparición a nivel internacional. Desde entonces se han vendido más de 350 millones de cubos.

Inicios

 

La idea y la realización del primer prototipo del cubo de Rubik nació en 1974. Entonces, Rubik era docente en la Facultad de Artes Aplicadas de Budapest y el invento se llamaba Cubo Mágico. Había sido creado como un instrumento para explicar conceptos de espacio y geometría tridimensional a estudiantes arquitectura. Pero, con el paso del tiempo, el objeto dejo de ser un instrumento de aprendizaje para convertirse en juguete.  Uno de los más vendidos de la historia.

 

El cubo se difundió inicialmente sólo en algunos círculos científicos y de forma muy limitada. Por ese entonces, los únicos interesados en el prototipo eran matemáticos, amigos y alumnos. Después de presentar el prototipo, y gracias al conocimiento de su padre, Rubik decidió patentar el juguete en 1975. Tuvieron que pasar dos años más para comenzara comercializarse en Hungría, en 1977.

Primeros cubos

Los primeros cubos mágicos fueron fabricados y distribuidos en Budapest en la década de 1970. Durante esos años, Hungría pertenecía al régimen comunista, por lo que la exportación del juguete resultaba difícil. Con todo, el invento llegó a diferentes partes gracias al entusiasmo mostrado por varias personas.

Feria del Juguete de Nuremberg y la popularidad

La historia del cubo cambió cuando llegó a las manos de Tibor Laczi, un entusiasta de origen magiar, quien lo vio y llevó hasta la Feria del Juguete de Nuremberg de 1979. En la feria el cubo hizo delicias de los asistentes, tanto que un especialista del mundo de los juguetes, llamado Tom Kremer, se comprometió a comercializarlo por todo el mundo.  Finalmente, Rubik se asoció con la compañía estadunidense Ideal Toy para su fabricación a gran escala. El cubo llegó entonces a Estados Unidos y de ahí a todo el mundo. Para 1982 se habían vendido más de 100 millones de unidades.

Difusión

La década de los ochenta quedó marcada con la aparición del Cubo de Rubik a nivel internacional. Este con su dificultad desafió a millones de personas a resolverlo. Con los años, se convirtió en el juguete más conocido y vendido del mundo. Un item frecuente en todo hogar. De hecho, con su popularidad, el cubo hizo de Rubik el hombre más rico de Hungría.

Debido a que no había tutoriales para lograr que  sus filas de cuadros quedaran del mismo color, el cubo rompió varios récords. De hecho, al mismo Rubik le costo un mes solucionarlo. El cubo se convirtió en uno de los juguetes más atractivos y con más libros publicados.

Desde su creación se han constituido varios campeonatos y competencias. En la actualidad el récord de armado gira en torno a los 3-4 segundos.

Continúa leyendo

Historia

Historia de la Torre Eiffel

Publicado

en

Historia de la torre Eiffel

Historia de la Torre Eiffel

La Torre Eiffel es una construcción de hierro pudelado de 300 metros de altura diseñada por los ingenieros Maurice Koechlin y Émile Nouguier, con motivo de la Exposición Universal de París de 1889; dicha exposición marcaba el centenario de la Revolución Francesa. La preparaciones para la torre comenzaron en el año 1884, pero fue hasta tres años después que inició su construcción.  La torre fue prevista de su aspecto arquitectónico- arcos y base- por el arquitecto  Stephen Sauvestre y construida finalmente por el empresario francés Alexandre Gustave Eiffel. Actualmente la Torre Eiffel es el símbolo más representativo de París, así como uno de los monumentos más visitados del mundo.

El nacimiento de la torre

En junio de 1884, los ingenieros de la empresa Eiffel, Maurice Koechlin y Emile Nouguier, comenzaron el proyecto para la elaboración de una torre metálica de 300 metros de alto. La apuesta era construir una torre, en el Campo de Marte, con base cuadrada, de 300 metros de alto y 125 metros de ancho, que fuera el centro de atención durante la celebración de la Exposición Universal de 1889, fecha en el que se conmemoraban los 100 años de la Revolución Francesa.

Primer boceto

Primer dibujo de Maurice Koechlin Maurice Koechlin, Émile Nouguier, Public domain, via Wikimedia Commons

El 6 de junio de 1884, Koechlin realizaba el primer boceto del edificio. El dibujo representaba una torre con cuatro caras curvas unidas por plataformas cada 50 metros hasta llegar a la cumbre. Originalmente, Effiel no estaba interesado en el proyecto, sin embargo dio permiso a los diseñadores para continuar con el estudio. Para hacer el proyecto más aceptable, Nouguier y Koechlin solicitaron la ayuda Stephen Sauvestre, el arquitecto en jefe de la empresa de Eiffel. Sauvestre volvió a dibujar completamente el edificio dándole una apariencia más artística y pulida. Así, al diseño original, Sauvestre añadió patas recubiertas con mampostería, arcos monumentales para unir las columnas, salas acristaladas para cada planta y una forma de bulbo para la cima. Más adelante, el proyecto se simplifico, aunque conservó varios detalles proporcionados por Sauvestre.

 

El nuevo diseño

Proyecto revisado por Sauvestre
Stephen Sauvestre, Public domain, via Wikimedia Commons

La nueva versión del proyecto, embellecida con barniz, obtuvo la aprobación de Eiffel. A tal punto que el 18 de septiembre, el mismo patentaba el proyecto, con su nombre y el de los dos ingenieros. Más tarde, Eiffel compró los derechos de Koechlin y Nouguier, para obtener la titularidad exclusiva sobre la torre; de ahí que esta lleve su nombre.

Con todo, el genio de Eiffel no radico tanto en el diseño del monumento sino en la energía que empleo para que este se construyera. Eiffel no sólo dio a conocer la idea a las figuras más importantes del país; entre ellos varios gobernantes, magnates y el publicó en general,  sino que también recolecto fondos y uso los propios para la empresa. Inicialmente, Eiffel, intentó convencer a Édouard Lockroy, el entonces Ministro de Industria y Comercio, para que lanzase un concurso que tuviese por objeto la exploración de la posibilidad de construir una torre de gran altura en el Campo de Marte. Aunque su idea no lo convenció, el concurso sí tuvo lugar. Para 1886, la idea de Eiffel era seleccionada entre otros 107 proyectos.

Acta

La ubicación, construcción y forma operar del monumento estuvieron sujetas al acuerdo que fue firmado el 8 de enero de 1887 entre Édouard Lockroy, actuando en nombre del Estado francés, Eugène Poubelle, prefecto del Sena, como representante de la ciudad de París y Gustave Eiffel, actuando en su propio nombre y no en el de la empresa. El acta especificó el coste estimado de construcción en 6,5 millones de francos pagados en ese momento, otros 1,5 millones para gastos no previstos (emergencias, situaciones no planeadas) y los demás gastos serían costeados por una sociedad anónima creada por Eiffel.

El texto también establecía disposiciones, como: el precio de la entrada durante la Exposición Universal y  la creación de 300 entradas gratuitas por mes; además cada piso debía tener una sala reservada  para la realización de experimentos científicos y/o militares. Asimismo, se establecía  que después de la exposición la ciudad se convertirá en propietaria de la torre con todos sus beneficios y costes, aunque el Eiffel conservaría ciertos beneficios por su construcción hasta un plazo de 20 años contando desde 1890. Terminado este plazo todo sería devuelto a la ciudad de París.

 

Construcción

La fase de construcción de la torre comenzó el 28 de enero de 1887 y terminó el 31 marzo de 1889, poco antes de la apertura oficial de la Exposición universal. La construcción tomó poco más de dos años, terminando en tiempo récord, más teniendo en cuenta la gran envergadura del proyecto. En tan sólo cinco meses se construyeron los cimientos y en veintiún meses se ensambló la parte metálica.La unión de las grandes vigas del primer nivel culminó el 7 diciembre de 1887. Desde ahí, la construcción no se detendría hasta finalmente acabar en marzo de 1889. El número de trabajadores nunca superó los 250.

Una vez construida la torre, Eiffel fue condecorado con la Legión de Honor; esta le fue puesta en la plataforma de la cima.

Debates y polémicas sobre la torre

Incluso antes de su construcción, la torre ya estaba en el ojo del huracán de los debates. Muchas de las criticas provenían de los grandes nombres del mundo de las letras y las artes, aunque la torre supo sobreponerse. El 14 de febrero 1887 tuvo lugar la protesta de los artistas contra la torre. Dirigida al director de obras de la Exposición, Sr. Alphand,  la manifestación fue publicada en el periódico Le Temps, y entre sus firmantes se encontraban nombres, como el de Guy de Maupassant,Charles Gounod, Alexandre Dumas, Leconte de Lisle, , Ernest Meissonier, así como otros menos favorecidos por la posteridad. Las polémicas se terminaron por sí solas una vez la torre estuvo construida, ante la presencia indiscutible de la obra  y el inmenso éxito que cosechó. Durante la exposición de 1889, la torre recibió dos millones de visitantes .

Tras finalizar su función como parte de las Exposiciones Universales de los años 1889 y 1900,  el monumento fue utilizado en pruebas del ejército francés con antenas de comunicación. Actualmente  además de ser un atractivo turístico, la torre sirve como emisora de programas radiofónicos y televisivos. Con los años se ha convertido en el símbolo más representativo de París.

Curiosidades

Continúa leyendo

Historia

Noche de Paz

Publicado

en

Historia del villancico “Noche de Paz”
Pixabay

Historia del villancico “Noche de Paz”

El villancico Noche de paz, noche de amor  (en alemán:Stille Nacht, heilige Nacht) fue escrito  originalmente en 1816 por el sacerdote austriaco Joseph Mohr. La música estuvo a cargo del organista Franz Xaver Gruber, a quien Mohr conoció tras trasladarse a Oberndorf en 1817. El villancico se interpretó por primera vez un año después, la noche del 24 de diciembre.  Desde entonces su difusión no cesó, ha sido  traducido y grabado  a más de 300 idiomas y es uno de los villancicos más conocidos de la historia. En 2011, la Unesco lo declaró Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

 

Origen

Sobre la composición de la obra existen numerosas versiones. La historia verdadera no se conoció hasta 36 años después de que fuera interpretado por primera vez en la Misa del Gallo celebrada en  iglesia de San Nicolás de Oberndorf en 1818. En una carta, Gruber dio a conocer la historia del villancico y su autor, pero años después de que este muriera.

 

La historia del villancico comienza en 1816, año en el que el sacerdote Joseph Mohr lo escribía. Mohr fue ordenado sacerdote en 1815 y ese mismo año enviado a Mariapfarr. En Mariapfarr, Mohr compuso el poema Stille Nacht, heilige Nacht,  luego  convertido en el famoso villancico.

 En 1817  Mohr se trasladó a Oberndorf debido a una grave enfermedad. Allí, conoció al organista y maestro de escuela Franz Xaver Gruber, quien finalmente compuso la música. De acuerdo a la versión más conocida de la historia. En la navidad de 1818, mientras Mohr se encontraba preparando la tradicional Misa del Gallo o de Nochebuena, descubrió que el órgano de la Iglesia estaba inutilizable. No tardo mucho  tiempo en encontrar una solución, pues le pidió a su amigo Gruber que compusiera la música  para el poema, adaptando el tema para ser interpretado por el coro y una sola guitarra.

El 23 de diciembre de 1818, tras unas  unas cuantas de ensayo, el villancico quedó terminado. Fue interpretado por primera vez la noche del 24 de diciembre en la iglesia de Oberndorf.

 

Mundo Canticuentos (2015) Noche de Paz. [Video] .YouTube https://www.youtube.com/watch?v=C0YImrwIypo

Difusión

La difusión del villancico fuera de aquella población comenzó  unos años después gracias al constructor de órganos Carlos Mauracher, quién,  tras conocer el texto y la partitura, se los llevó a Tirol. Desde allí, sus dos amigos, los hermanos Strasser, se dedicaron a difundirla interpretando el tema por todo el país. La canción tardo algún tiempo popularizarse. Trece años después de su composición,  era cantada por grupos de católicos en Leipzig, Alemania. Lenta pero exitosamente,  fue llevada al resto del mundo.

Desde entonces, Noche de Paz  ha sido traducido a más de 300 idiomas e interpretada y grabada por numerosos artistas. Son particularmente célebres las versiones de Bing Crosby ,  Stevie Nicks, Enya y Mahalia Jackson, así como las versiones instrumentales de Mannheim Steamroller.  También existen versiones corales muy apreciadas en todo el mundo, aunque en la actualidad el tema difiere levemente de su original.

En 2011, la  UNESCO declaró Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad