Ciencias

John Napier

Biografía de John Napier
See page for author [CC BY 4.0], via Wikimedia Commons

Biografía de John Napier

John Napier (1 de febrero de 1550 – 4 de abril de 1617) matemático y teólogo. Nació en Merchiston Castle, Escocia. Fue criado bajo las enseñanzas de la religión protestante, fue un gran cuestionador de la Iglesia católica. Sus planteamientos en este campo fueron plasmados en su obra teológica A plaine Discovery of the whole Revelation of Saint John, este fue enviado en una carta para el rey, Jacobo I. comenzó a estudiar en la Universidad de St. Andrews pero se retiró sin obtener su certificación. Decidió viajar a Alemania y Países Bajos.

Fue hasta 1571, que regresó a su país, llegó lleno de conocimientos relacionados con los estudios, la administración de su patrimonio y los cargos públicos. Participó activamente en las delegaciones protestantes enviadas por el rey en busca de apoyo en la lucha contra los católicos.  Para ese momento estaba casado con Elizabeth Stirling, con quien tuvo dos hijos. Vivieron en el castillo de Gartland. Luego de la muerte de Stirling, Napier se casó con Agnes Chisholm, con quien tuvo diez hijos.

Escribió, A plaine Discovery of the whole Revelation of Saint John (1593), esta obra representó una gran relevancia por lo que se tradujo al francés, alemán y holandés. Para esa época Napier estaba concentrado en su lucha religiosa que consistía en exigir el fin del papado y del ateísmo. Pero, más adelante decidió enfocar su interés en los temas científicos, proyectó máquinas de guerra para la defensa de la isla británica contra Felipe II de España y estudió las propiedades fertilizantes de las sales. En el campo matemático fue un destacado intelectual; facilitó las operaciones matemáticas, John Napier inventó los logaritmos (aportando a la practicidad de los cálculos astronómicos), este se publicó en 1614 con el tratado Mirifici logarithmorum canonis descriptio, luego de veinte años de estudio. La invención de los logaritmos tiene una importancia similar a la invención de la trigonometría.

Los logaritmos son “números artificiales”, el neologismo introducido por Napier redujo todas las operaciones a la suma y a la sustracción. Napier quiso extender a exponentes no enteros y positivos aquella proposición de Arquímedes:  el producto de dos potencias que tienen por base diez es igual a diez elevado a una potencia que es la suma de los exponentes de dos factores con base diez. Según esto, Napier admitió que cualquier número puede ser considerado como una potencia de diez con tal de que su exponente sea escogido de conveniente manera. El hipotético exponente que hay que asignar al número para tener un número cualquiera es lo que se llama logaritmo del número.

El teorema fundamental de la teoría de Napier demostró que a todo número corresponde un logaritmo, llegó a unas conclusiones basándose en la comparación entre dos progresiones, geométrica y aritmética, demostrando que, si cuatro números forman una proporción geométrica, sus logaritmos constituyen una progresión aritmética. Edward Wright, matemático y cartógrafo, demostró su entusiasmo por dicho aporte al mundo de los números. Henry Briggs, profesor entonces en Oxford, visitó a Napier en 1615, para motivarle a crear los logaritmos de base 10, y el mismo Napier los calculó para los primeros mil números, el resultado fue conocido en el año 1617 bajo el título de: Rabdologiae seu Numerationis per virgulas libri duo.

Napier es recordado en la historia de la trigonometría por haber hallado importantes relaciones entre los elementos de los triángulos planos y entre los de los triángulos esféricos. Su aporte a los campos de la matemática aplicada tiene resonancia mundial. Fue el responsable de popularizar el uso de la notación decimal que utilizamos en nuestros días, se usa la coma para separar la parte entera de la decimal en un número.

 

OTRAS INVENCIONES DE JOHN NAPIER

En el campo de la agricultura: investigó el uso de sales para fertilizar el suelo y eliminar las hierbas daniñas e invasivas. El exitoso método fue publicado en el libro The new order of gooding and manuring all sorts of field land with common salt. Basado en una idea de Arquímedes construyó un tornillo hidráulico. Compartió algunos diseños de cuatro máquinas (un carro de asalto, un submarino, un arma de fuego y un espejo para enfocar los rayos de sol sobre las naves enemigas para prenderlas fuego) aptas para las labores militares. Este texto se llamó Secrete inventionis. Pero, de estas no se tienen mayor conocimiento porque antes de su muerte, 4 de abril de 1617, Napier destruyó los diseños.

Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba