Heráclito

Biografía de Heráclito
Johannes Moreelse [Public domain], de Wikimedia Commons

Biografía de Heráclito

Heráclito (540 a.C. – 470 a.C.) filósofo y considerado uno de los promotores de la metafísica griega. Nació en Éfeso, Grecia. Esta ciudad estaba ubicada en la Jonia, en la costa occidental del Asia Menor (actual Turquía). Se dice que venía de una antigua familia aristocrática. De su familia heredó ideas políticas que reñían con la democracia de corte ateniense, Heráclito simpatizó con el rey persa Darío I el Grande. Su carácter le valió el sobrenombre de el Oscuro de Éfeso; su carácter era enigmático. Sobre sus enseñanzas se sabe que escribió un libro denominado De la naturaleza, que estaba dividido en tres partes: el universo, la política y la teología. Realmente de esta obra no se tiene testimonio y lo que sabemos sobre este filósofo son fragmentos, interpretaciones de otros filosos del momento, citas, referencias y comentarios.

Sin embargo, la apariencia de aforismos completos, sustenta que su estilo de pensamiento fue oracular. Lo anterior, ha llevado a pensar que Heráclito no escribió ningún texto, siguiendo la idea que sus enseñanzas fueron netamente orales, en tal sentido, la labor de sus discípulos pudo haber sido plasmar en forma de sentencias sus postulados. Heráclito explicó los fenómenos naturales, atribuyendo un importante papel al fuego, aseguró que el fuego es el origen de todo, para el griego el fuego sería la forma arquetípica de la materia, porque tiene la capacidad de cambiar todo.

El fuego es el creador de constituyente común a todas las cosas y la principal causa de todos los cambios que se producen en la naturaleza. Si hablamos de los elementos de la naturaleza, siguiendo a Heráclito sería en orden: fuego, aire, agua, tierra. Además, el griego afirmó que Todo fluye y nada permanece. Algo muy importante es que el griego concibió un universo en perpetuo devenir

. El motor de esa eterna mutabilidad es la oposición de los contrarios; tal oposición es causa del devenir de las cosas. En pocas palabras, si no existiera la salud no existiría la enfermedad, y así con la saciedad y el hambre, el día y la noche, la vida y la muerte o el bien y el mal: son interdependientes. El equilibrio del universo se mantiene merced a la relación continua entre los opuestos, que da lugar a cambios que se compensan recíprocamente, esto asegurará que el cambio en una dirección acabará por conducir a otro cambio en la dirección contraria, evitando una preponderancia caótica y manteniendo la estabilidad total del cosmos.

Así que, el logos puede interpretarse como una lógica o ley armónica interna que expone la coherencia subyacente en las cosas y el equilibrio del cosmos; esta lógica íntima debe ser comprendida por el hombre, en caso de ser un hombre sabio, ya que la sabiduría consiste en entender cómo se conduce el mundo, y ese entendimiento ha de ser la base de la moderación y el autoconocimiento, que Heráclito instó como ideales éticos del hombre. Su pensamiento fue estudiado por Parménides y Heráclito. Parménides de Elea, aseguró que el ser o lo existente es uno e inmutable; Heráclito de Éfeso, en cambio, afirmó que es puro cambio e incesante devenir.  En esta antinomia clásica de la filosofía griega se ha abonado el camino para el florecimiento y crecimiento de la metafísica como de la dialéctica.

Afirmando que la muerte del filósofo griego fue a causa de una hidropesía. Diógenes Laercio, aseguró que la causa de la afección habría sido su retiro al monte, motivado por su misantropía, donde se alimentaba exclusivamente de hierbas. Heráclito, fue uno de los grandes filósofos que aportaron al crecimiento de Grecia, Heráclito compartía la idea expuesta por Tales de Mileto

, las explicaciones sobre la creación del Universo no pueden ser resueltas desde explicaciones de tipo religioso o basado en los dioses. El hombre tenía la capacidad de dar una explicación a todo lo que sucedía a su alrededor.

 

Principales aportes de Heráclito

Los principales aportes de Heráclito se centran en desarrollar la idea del fuego como elemento, la movilidad del Universo, dualidad y oposición, el principio de la causalidad; en este punto aseguró que todo tenía una causa, y que no todo tiene la misma causa. Otro de los aportes fue su desarrollo sobre logos, según Heráclito, este elemento era incomprensible para el hombre, aunque siempre está presente. Aunque todo fluía eso no quiere decir que no existiera un orden, y en tal sentido, el logos hacía parte de este orden. Indirectamente brindó algunas herramientas para determinar y comprender una sociedad, expuso cuestiones relacionadas al estado ideal de las cosas.

 

Artículos recomendados

To Top