Escritores

Francisco de La Rochefoucauld

Biografía de Francisco de La Rochefoucauld
Dominio Público

Biografía de Francisco de La Rochefoucauld

François o Francisco de la Rochefoucauld (15 de septiembre de 1613 -17 de marzo de 1680) Aristócrata, escritor y filósofo. Nació en Rue des Petits-Champs, París, Francia. Es conocido por sus Máximas y su exhaustivo análisis del hombre y la sociedad.  Se formó en la corte francesa y tuvo activa participación en la política y el ejército de su país. Herido de gravedad en la batalla de Faubourg Saint-Antoine, La Rochefoucauld entró en contacto con los círculos literarios e intelectuales de la época, hecho que lo llevo a escribir su obra maestra las Maximas (1665-78). Este estudio del egoísmo humano y las contradicciones del ser es considerado la obra más destacada del clasicismo francés.

Familia e inicios

Nació en el seno de una familia noble, su padre era duque y par de Francia. Fue educado por preceptores en las propiedades de su familia en Poitou y Angulema. Su educación fue integral pero despreocupada, ya que estaba destinado a la carrera militar.  A los quince años contrajo matrimonio con la hija de un capitán de la guardia de los Médicis, Andrée de Vivonne, con esta tuvo ocho hijos. Para el siguiente año era maestre en el regimiento de Auvernia y había recibido el título de príncipe de Marcillac, el cual ostento hasta el fallecimiento de su padre.

A finales de la década de 1620 se hizo conocido en la corte por su afición a las aventuras amorosas y la serie de intrigas que estas provocaron. Enamorado de Marie de Rohan, duquesa de Chevreuse, hacia 1639 comenzó a maquinar un su favor y el de Ana de Austria en contra del Cardenal Richelieu (Armand Jean du Plessis), hecho que le llevo a ser encerrado en la Bastilla y luego desterrado por tres años. Durante este tiempo estuvo en Verteuil, manteniendo contacto con los enemigos del cardenal, incluso participó en las conspiraciones lideradas por el marqués de Cinq-Mars Henri Coiffier de Ruzé y el magistrado François de Thou.

Al morir Richelieu, regresó a París esperando que el nombramiento de la reina Ana de Austria le llevara más alto en la jerarquía, sin embargo, sus ambiciones se vieron obstaculizadas por el Cardenal Mazarino (Jules Mazarin). En busca de venganza, se alió con la enemiga de la reina, la duquesa de Longueville, Ana Genoveva de Borbón, dejándose arrastrar a La Fronda (1648-53). Tras seguir al duque de Enghien a Flandes, seria herido en la batalla de Mardiek y posteriormente regresaría a París para continuar con sus intrigas. Poco tiempo después estallo la guerra civil, enfrentamiento en el que participó, resultando gravemente herido durante la defensa de la puerta de Saint-Antoine.

Frustradas sus ambiciones políticas y abandonado por la duquesa, La Rochefoucauld buscó refugio inicialmente en el extranjero y posteriormente, tras morir su padre, en 1653, regreso a Francia para tomar posesión de las propiedades en Verteuil, cambiando entonces su título a duque de La Rochefoucauld. Al regresar vio triunfar al cardenal Mazarino, hecho que le llevo a advertir el surgimiento de un nuevo periodo en el que la independencia de la nobleza no tenía lugar. Contrario a la centralización del poder y la evolución al Estado moderno, La Rochefoucauld defendió un ideal tildado de feudal y anárquico.

Trayectoria y obra

Alejado de la política, La Rochefoucauld se dedicó por completo a la escritura, entrando en contacto con el círculo de literatos e intelectuales de la época. Entonces comenzaría a escribir sus Memorias (1662), documento biográfico que abarca desde 1624 a 1652. En este se aprecia su intención de imparcialidad, usa un tono austero y algo sombrío e incluso llega a hablar de sí mismo en tercera persona.  Años antes había publicado la Apología (1649), libro en el que pueden encontrarse las razones de su oposición a Mazarino.

En esta etapa de su vida encontró su verdadera vocación, fue asiduo a la corte y los entretenimientos culturales. Frecuentaba la tertulia Madame de Sablé (Madeleine de Souvré), en la cual se cultivaba la “máxima”. Fue así como nació su obra maestra, el compilado de sentencias y reflexiones, Máximas (1665), también conocido como Reflexiones o sentencias y máximas morales. El libro gira en torno al egoísmo, el humano y sus contrariedades con un tono despiadado y sarcástico, el cual provocó conmoción en las personas de la época.

La obra está compuesta por setecientas máximas las cuales plantean como único motor el amor propio y el interés, todas nuestras acciones estarían ligadas al beneficio propio. Breves pero claras y penetrantes sus máximas calaron hondo en la sociedad, desenmascarando al hombre y sus intenciones disfrazadas. Importantes pensadores se sintieron atraídos por la oscura visión de La Rochefoucauld, como Arthur Schopenhauer y Friedrich Nietzsche.

Los últimos años de su vida los paso junto a Madame de La Fayette, importante escritora a la que aconsejo durante la escritura de la famosa novela La princesa de Clèves. Durante esos años, sus  Máximas fueron atenuándose, no obstante su esencia permaneció. Tras una destacada carrera, François de la Rochefoucauld falleció el 17 de marzo de 1680 en París acompañado por el obispo Jacques Bossuet. De manera póstuma fueron publicadas Réflexions diverses y algunas de sus cartas.

Máximas de Francisco de La Rochefoucauld

“Los hombres no vivirían mucho tiempo en sociedad si no se engañaran unos a otros.”

“Estamos tan acostumbrados a disfrazarnos para los demás, que al final nos disfrazamos para nosotros mismos.”

“Se perdona mientras se ama.”

Ir arriba