Cicerón

Biografía de Cicerón
Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0) https://www.flickr.com/photos/fdctsevilla/3992137295

Biografía de Cicerón

Marco Tulio Cicerón (106 a.C -43 a.C.) Nació en Arpino, Italia. Político y filósofo latino, considerado uno de los políticos más importantes del siglo I a.C, así como uno de los oradores más destacados de Roma, fue reconocido por su actuar durante el periodo de guerras civiles en el cual trató de mantener los principios republicanos. Cicerón fue autor de numerosas obras entre las cueles se encuentran variados tratados filosóficos y políticos, oraciones, cartas y libros de retórica, campo en el que este sobresalió, con la creación de lo que se conoce como la retórica ciceroniana.

Familia e inicios

Nacido en el seno de una familia plebeya perteneciente a la clase ecuestre (Ordo equester); cuando era joven se trasladó a Roma, en donde llevó a cabo sus estudios, tomó lecciones de reconocidos juristas y oradores romanos. Tras finalizar la guerra civil en el año 82 a. C, da comienzo a su carrera como abogado, área en la que se destacó, convirtiéndose poco tiempo después en uno de los abogados más importantes de Roma. Luego se trasladó a Grecia en donde dio continuidad a sus estudios sobre política y filosofía, mientras se formaba estuvo abierto a diversas corrientes, fue discípulo de Fedro, filósofo de la escuela epicúrea y Diodoto, estoico, por este mismo periodo tuvo como maestros de oratoria a Molón de Rodas y Posidonio de Apamea, estoico reconocido por su extensa obra.

 

Trayectoria política de Cicerón

Al terminar sus estudios en Grecia regresó a Roma, en donde continuó con su carrera política, a lo largo de la cual consiguió diversos cargos distintivos. El primer cargo oficial que ocupó fue el de cuestor en el año 76 a. C, más tarde se une a la causa del pueblo siciliano contra el magistrado Cayo Licinio Verres conocido como Cayo Verres, quien gobernaba el territorio de forma tiránica. Cicerón proceso a Verres por sus faltas buscando que este fuera juzgado, encontró y formalizó gran cantidad de pruebas contra este, sin embargo, por este entonces el magistrado contaba con variadas conexiones y una buena fortuna, con la cual trató de sobornar a los delegados y dilatar el proceso lo más que pudiera hasta la llegada al tribunal de su amigo, Quinto Cecilio Metelo Crético, quien le sacaría impunemente del problema.

Enfrentando estas estrategias Cicerón consiguió probar la culpabilidad del tirano, el cual fue condenado por el Juez Glabrión en el año 70 a.C. El aporte y la oratoria de Cicerón influyeron en gran medida en este juicio, el cual le trajo reconocimiento y popularidad, consolidando así poco a poco su carrera como abogado. Por este entonces la política romana necesitaba de una figura fuerte que consiguiera restablecer el imperio, el cual atravesaba uno de los momentos más difíciles, debido a las tensiones internas y a la inestabilidad política, ocasionada por las intrigas y traiciones entre las personas destacadas del imperio, Cicerón veía como perfecto candidato para esta tarea a Pompeyo, político que gobernó Roma junto a Julio Cesar y Craso, posteriormente se enfrascó en una dura lucha contra Julio Cesar por el territorio romano.

En el año 69 a. C fue escogido como edil, tres años después ocupó el puesto de pretor, mientras ejercía este puesto logró estrechar y mejorar las relaciones entre caballeros y senadores. Dos años más tarde fue elegido cónsul de Senado, en el trascurso de estos años estuvo en contra de la reforma agraria de Rulllo, luchó contra los seguidores populares de Craso y Julio César, asimismo, enfrentó una de las conspiraciones más peligrosas e intrincadas de su carrera, al oponerse a Catilina, quien tras ser derrotado en las elecciones, decidió crear un plan por medio de la cual atacaría el Estado y a las familias aristocráticas, quedando con el control del imperio, fue conocida como la Conspiración de Catilina.

Sin embargo, esta conspiración fue descubierta por Cicerón quien le expuso en el Senado, a través de cuatro discursos denominados Catilinarias, en el primero de estos habló sobre los planes de Catilina, el cual huyó poco tiempo después; en el segundo discurso ahondó sobre Catilina, su unión a los rebeldes y el enfrentamiento con las tropas de Marco Antonio; el tercer discurso trata sobre la victoria de Antonio y en el cuarto Cicerón, se explaya sobre el tratamiento de los conspiradores y las bases de los oradores durante los juicios de estos; por medio de estos cuatro discursos Cicerón, consiguió la ejecución de los conspiradores y sus seguidores, asimismo, logró consolidarse como una de las figuras políticas más relevantes del imperio.

Ahora bien, su destacada participación en este suceso le costó su carrera años más tarde, cuando Clodio, aliado de Cesar le sancionó por la ejecución de los conspiradores sin permiso explícito del pueblo. Cicerón buscó apoyo en Pompeyo, pero no lo consiguió por lo cual debió exiliarse en el 58 a. C. Dos años después regresó con el apoyo de Tito Annio Milón y varios tribunos de la plebe, al regresar continuó con su carrera política, sin embargo, para este entonces su carrera parecía estancada, situación que empeoró con la dictadura de Julio Cesar. Tras la muerte de Cesar en el 44 a. C, Cicerón volvió fuertemente a la política, pero su carrera se vio obstaculizada nuevamente por su lucha contra Marco Antonio, se alió con Octavio Augusto, hijo de Cesar, pero poco tiempo después este se unió con Marco Antonio, lo que dejó a Cicerón sin apoyo. Cicerón fue apresado y ejecutado en el año 43 a. C, un año después de la muerte de Julio Cesar.

To Top