Síguenos en redes

Explorador

Aimé Bonpland

Publicado

en

Aimé Bonpland
Tomado de: https://www.instagram.com/p/BJeOu4CDP_T/

Biografía de Aimé Bonpland

Aimé Bonpland (28 de agosto de 1773 – 10 de mayo de 1858) naturalista, médico y botánico. Nació en La Rochelle, Francia. Su nombre de nacimiento es Amadeo Jacques Alexandre Bonpland. Su padre fue médico y agricultor. Estudió medicina en París y luego participó en la expedición científica que acompañó a Humboldt a América del Sur, las experiencias de su viaje fueron recogidas en varios volúmenes. Resultado de ello es Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente (1813 y 1815).

Bonpland, se trasladó a la Argentina en el año de 1817. Allí se desempeñó como médico y botánico, agricultor e industrial. Tenía un gran gusto por las ciencias naturales, particularmente la botánica, y fue un gran seguidor de Jean-Baptiste de Lamarck, René Desfontaines y Antoine Laurent de Jussieu. Trabajó en el navío Ajax luego de estudiar cirugía naval, después abandonó su cargo y regresó a París. Ingreso al círculo de amigos del médico y profesor Jean-Nicolas Corvisart des Marets, el primer médico de Napoleón Bonaparte. Entre ellos figuraba el naturalista y viajero alemán Alexander von Humboldt, a quien tuvo la oportunidad de conocer y con quien construyó una gran amistad. Bonpland le compartió sus conocimientos sobre anatomía comparada y botánica.

Juntos hicieron parte de la expedición científica a Egipto (1798-1801) organizada por Napoleón, pero no tuvo éxito. Recorrieron Francia y España para recolectar especímenes, piedras, plantas, o animales. Sus metas eran tan grandes que se propusieron darle la vuelta al mundo. Lamentablemente, una epidemia que se propagó les obligó a cambiar el rumbo y los científicos tuvieron que desembarcar en Cumaná, Venezuela. Estuvieron en diferentes zonas de Venezuela por más de cinco años. Luego, visitaron el Orinoco, el Perú, el Amazonas, México y la isla de Cuba.

El presidente Thomas Jefferson los invitó a su país. Por lo anterior, los círculos científicos europeos los referenciaron muy bien. Entregaron al Museo de París cuarenta y cinco cajones con unos 60.000 ejemplares de plantas herborizadas de géneros y especies desconocidas por la ciencia. El mismo Humboldt señaló que ese enorme herbario había sido hecho por Bonpland. Por ello, en el año de 1805, se le asignó a Bonpland una pensión anual de tres mil francos. La emperatriz Josefina Bonaparte le encargó la siembra y el cuidado de estas plantas en los invernaderos de sus jardines, y nombró a Bonpland intendente de la Malmaison, castillo situado en la población de Rueil.

En el año de 1815 apareció el primer tomo de la monumental obra Nuevos géneros y especies de plantas, cuya publicación tardó diez años. El volumen, de gran tamaño, recibió los elogios de dos grandes sabios de la época, Gay-Lussac y François Arago. Asimismo, de patriotas sudamericanos, tales como Bernardino Rivadavia y Simón Bolívar. Se dice que apoyo la emancipación de la América española brindando “pequeños servicios” a la causa independentista. Los siguientes años de su vida estuvo en estas zonas, junto a su esposa Adelaine y su hija Emma, especialmente en La Plata.

Bonpland encontró plantas de yerba mate que habían llevado los sacerdotes jesuitas en la isla Martín García. Éste fue el primer contacto de Bonpland con el llamado “té del Paraguay”. Luego, la yerba mate y su cultivo, serian uno de sus intereses. Bonpland tenía grandes proyectos: hacer un jardín botánico, reorganizar el Museo de Historia Natural, estudiar la naturaleza de todo el territorio, viajó hasta Areco y Chascomús, sin recibir ayuda por parte del gobierno.

En la República de Entre Ríos fundó un establecimiento agrícola para dedicarse al cultivo de la yerba mate. Consolidó también una colonia agrícola con un grupo de peones indígenas. Bonpland, fue herido de un sablazo en la cabeza y luego atado con cadenas y llevado preso a la otra orilla del río, las causas del ataque fueron en represalia por su cercanía con los caudillos artiguistas. Luego, se marchó al departamento de Misiones, hablaba guaraní con sus pacientes, cultivaba la tierra, y vendía miel. Pasaron nueve años hasta que logró abandonar el territorio paraguayo. En estas tierras había conseguido una esposa con quien tuvo tres hijos: Carmen, Amado y Anastasio.

Al regresar a su país recibió una pensión vitalicia y la Cruz de la Legión de Honor. La Academia de París lo nombró académico. El rey de Prusia lo designó caballero de la orden real del Águila Roja. El gobernador de Corrientes, Juan José Pujol, le asignó el cargo de director del Museo de Historia Natural de la capital provincial. Falleció el 11 de mayo de 1858. Dejó para la posteridad un herbario con unas 30.000 especies, diversos tratados de botánica y doce volúmenes de la obra Viaje a las regiones equinocciales del nuevo continente.

Biografía

Robert Peary

Publicado

en

Biografía de Robert Peary
Dominio Público

Biografía de Robert Peary

Robert Edwin Peary (6 de mayo de 1856 – 20 de febrero de 1920) Explorador estadounidense. Fue la primera persona en llegar al Polo Norte (6 de abril de 1909). Graduado como ingeniero civil, Peary, sirvió en la armada estadounidense antes de iniciarse como explorador en 1886. Realizó varias campañas en Groenlandia (1886-1905) y estudió en su exitosa campaña al Polo Norte a los inuit. Sus hazañas y experiencias fueron recogidas en Northward over the Great Ice (1898), The North Pole (1910) y Secrets of polar travel (1917). En 1911, se retiro de la marina con el grado de almirante.

Primeros años

Nació en Cresson, Pennsylvania, pero al morir su padre se trasladó a Maine. Cursó estudios en el Loomis Chaffe y se graduó como ingeniero civil en el Bowdoin College. Una vez graduado, en 1881, ingresa a la Armada de los Estados Unidos. De 1884 a 1885, Peary trabajó realizando mediciones en el proyecto del canal interoceánico en Nicaragua, sin embargo, este nunca llego a realizarse. Fue por este entonces que atraído por varias revistas y estudios comenzó a mostrar interés por las tierras árticas.

Expediciones en Groenlandia

Finalmente, en 1886, Peary abandonó su trabajo para emprender su primer viaje a Groenlandia. Acompañado por su amigo y sirviente Matthew Henson, partió a bordo del buque Eagle. Inició su viaje en la Bahía Disko y se adentro en Groenlandia, recorriendo una distancia de 161 kilómetros con la cual consiguió llegar a los 2.287 metros sobre el nivel del mar. Además de ser acompañado por Henson, Peary contó con el apoyo de su esposa Josefina L. Diebitch y del doctor – más tarde rival- Frederick Cook.

En 1891 regresó nuevamente a Groenlandia, esta vez para dirigir una campaña mucho más ambiciosa. Mejor preparado y utilizando las vestimentas de los esquimales, Peary, consiguió probar sin duda alguna que Groenlandia era una isla. En esta expedición, en la que además nació su primera hija, Peary descubrió el fiordo Independence en la tierra que ahora lleva su nombre en su honor. El nacimiento de su hija fue abordado en el libro The child of the snow (1901), escrito por su esposa. Durante esos años de expedición, los Peary estudiarían de cerca a la población inuit, como quedo recogido en sus obras tardías.

Según relato en su libro Secrets of polar travel de 1917, el éxito de sus expediciones se debió a la adopción de ciertos hábitos de la vida esquimal, su experiencia como ingeniero y el uso del método de abastecimiento conocido más tarde como método Peary. Este método consistía en el establecimiento de ciertos puntos de almacenaje de víveres a lo largo de la ruta de expedición.  Su sistema fue utilizado en la expedición que llego al polo Sur en 1911.

Aunque no alcanzo el objetivo de la expedición (llegar al Polo Norte), consiguió llegar hasta el extremo de Groenlandia, ubicado en la latitud 83º20′ norte, a la que bautizó en honor a su patrocinador como cabo Morris Jessup. Mientras continuaba con sus expediciones en Groenlandia, entre 1902 y 1905, Peary ayudaría a trazar varias rutas que facilitaron la navegación mercantil. En una de esas expediciones, llevada a cabo en 1905, el explorador casi logra su objetivo, alcanzando la latitud 87º 6′ y quedando a solo 280 kilómetros del Polo Norte.

La conquista del Polo Norte

Finalmente, en 1908, Peary da comienzo a la expedición que lo llevo a conquistar el Polo Norte el 6 de abril de 1909. A bordo del buque Roosevelt, equipado con las mejores herramientas y con una extensa tripulación Peary inicio su travesía, dividiendo a sus efectivos en cinco equipos; estos se encargarían de establecer y abastecer los puntos de almacenaje de alimentos, mientras que Peary y su amigo Henson realizaban la gran hazaña. En marzo de 1909, estaban en cabo Columbia y ya en abril, si acaso un mes después estaba en la meta, el mismísimo Polo Norte.

Su hazaña se vio opacada poco después por el anuncio de su excolega Frederick Cook, quien afirmo haber llegado al Polo Norte un año antes.  Después de una larga batalla, el Congreso de los Estados Unidos dio el crédito a Peary. No obstante, esto no acallo las dudas. Hasta la fecha muchos dudan de su hazaña, por diversos motivos: el anuncio de Cook, la falta de un testigo que corroborara la latitud en la que estaba y la rapidez con la que llego al Polo Norte desde Cabo Columbia.

Aun así, Peary fue reconocido a nivel mundial como el primer hombre en llegar al Polo Norte. Fue ascendido a Almirante y en 1911 se retiro definitivamente de la marina. Además de su ya mencionado libro, Peary dejo varios escritos, entre estos: Northward over the Great Ice (1898), Nearest to the Pole (1907) y The North Pole (1910).

En sus últimos años fue presidente de la National Aerial Coast Patrol Commission.

Muerte

Peary falleció en Washington, el 20 de febrero de 1920.

Continúa leyendo

Explorador

Enrique el Navegante

Publicado

en

Biografía de Enrique el Navegante
Nuno Gonçalves [Public domain]

Biografía de Enrique el Navegante

Enrique de Portugal (4 de marzo de 1394 -13 de noviembre de 1460) Nació en Oporto, Portugal. Príncipe y navegante portugués, considerado una de las figuras claves en el desarrollo de las empresas marítimas de Portugal. Enrique fue el tercer hijo de Juan I de Portugal y de Felipa de Lancaster, al igual que sus hermanos, Duarte y Pedro, recibió una apropiada formación con énfasis en la política y la literatura, así como en estrategia y tácticas militares, área en la que se destacó desde temprana edad; tras participar en la conquista de Ceuta en 1415, fue nombrado gobernador y recibió el título de duque de Viseu y señor de Covilha, posteriormente organizó y promovió  variadas expediciones por la costa de África, las cuales tenían como finalidad el comercio y la evangelización.

El príncipe Enrique de Portugal fue instruido desde temprana edad, recibiendo una adecuada formación, en la cual se dio énfasis a la política y la literatura, al mismo tiempo se mostró interesado por el estudio de las matemáticas, ámbito en el que se destacó, posteriormente fue instruido en el arte de la guerra, aprendiendo así estrategias y tácticas militares, las cuales utilizó años más tarde. Durante su formación académica cultivó su pasión por el conocimiento influenciado por sus hermanos, Duarte y Pedro, destacados humanistas. Hacia mediados la década de 1410, tras terminar su formación académica participó activamente en la conquista de Ceuta (1415), campaña de la que formó parte con solo veintiún años. Al ser conquistado el territorio fue nombrado gobernador de Ceuta, poco tiempo después regresó a Portugal en donde fue reconocido con los títulos de duque de Viseu y señor de Covilha.

 

Expediciones y la expansión colonial portuguesa

Tras la conquista de Ceuta, se estableció en Sagres, en donde fundó un centro de estudios naval que dio énfasis a la enseñanza de geografía, náutica y astronomía, este contaba con variados astilleros y arsenal. A esta institución acudieron destacados cartógrafos y navegantes de la época, los cuales formaron parte del grupo de navegantes que llevaron a cabo las empresas marítimas el infante, por medio de las cuales se expandió el imperio portugués en África. Mientras manejaba el centro Enrique el Navegante, se alejó de la vida cortesana y se enfocó en el desarrollo de estrategias y empresas que permitieran a Portugal dominar el océano Atlántico, el cual era descrito por el imaginario de la época como un lugar de monstruos y desventuras.

El navegante planificó y patrocinó numerosas expediciones al continente africano, empresas que tenían como finalidad la expansión del territorio colonial portugués y la evangelización del continente africano; cabe mencionarse que Enrique era gran maestre de la Orden de Cristo, orden que siguió parte de los preceptos de la Orden del Temple, condenando a los infieles y forzando a las poblaciones a convertirse al cristianismo, debido a esto las poblaciones nativas de África enfrentaron uno de los momentos más difíciles su historia, siendo forzados a trabajar como esclavos. La primera expedición organizada por El Navegante llevó al descubrimiento de isla de Porto Santo en 1418, por el navegante Bartolomé Perestrello.

El siguiente año Juan Gonzalves Zarco y Tristán Vaz Tejeira llegaron a isla de Madera, en la cual se establecieron, poco tiempo después fue introducido al territorio diversos animales y plantas que permitieron el desarrollo de la colonia en el lugar. A comienzos de la década de 1430, Gonzalo Velho Cabral descubrió Santa María, isla del archipiélago de las Azores; estas empresas colocaron en alto el nombre del infante, sin embargo, este no estaba satisfecho con lo logrado, ya que  esperaba que sus hombres atravesaran el océano Atlántico llegando más lejos que cualquier navegante europeo, para lograr esta empresa llevó a cabo diversos estudios y planes, los cuales terminaron en la década de 1430, momento en el que ordenó la preparación de una navío con todos los suministros suficientes para tal hazaña, este barco era capitaneado por su escudero Gil Eannes. Bajo la dirección de Eannes el barco emprendió su camino hacia el Atlántico llegando hasta las islas Canarias, sin atreverse a continuar por la costa africana. En 1434 convenció a Eannes de continuar el viaje por la costa africana, empresa que fue el inicio de una serie de grandes descubrimientos en el territorio africano.

En 1443, Nuno Tristão descubrió Cabo Blanco, seguido de la isla de Arguim, en donde el infante estableció una factoría y tres años después llegó a la desembocadura del río Gambia. A mediados de la década de 1440, Juan Fernández y sus hombres entraron en el territorio africano por la costa de Sudan, llegando al territorio de los tuaregs, convirtiéndose en los primeros europeos en explorar el continente, sus anotaciones sobre el viaje y las costumbres de las tribus fueron tomadas por los historiadores de la época; poco tiempo después Álvaro Fernández descubrió Sierra Leona. La ultima expedición patrocinada por Enrique llevó al descubrimiento de Gambia, por Luis de Cadamosto y Antonio Molle, asimismo, fue descubierto el archipiélago de Cabo Verde por Diego Gómez en 1460. El 13 de noviembre de 1460, falleció el destacado príncipe portugués, gracias a su mecenazgo fueron llevadas a cabo importantes empresas marítimas que impulsaron la expansión de las colonias portuguesas, sus esfuerzos fueron de gran importancia en las empresas de Bartolomé Díaz y Vasco da Gama.

Continúa leyendo

Explorador

Bartolomé Díaz

Publicado

en

Biografía de Bartolomé Díaz
Bartolomeu_Dias,_South_Africa_House.JPG: RedCoat (en:User:RedCoat10)derivative work: Biser Todorov [CC BY-SA 3.0 or GFDL], via Wikimedia Commons

Biografía de Bartolomé Díaz

Bartolomeu Dias de Novaes (1450 -1500) Nació en Algarve, Portugal. Navegante y explorador portugués, conocido por ser el primer navegante en doblar el cabo de Buena Esperanza (1488), suceso que marcó la historia de la navegación en vela. Dias de Novaes, fue llamado por los españoles Bartolomé Díaz, nombre con el que fue reconocido como uno de los navegantes más destacados de su época. La expedición de Díaz es considerada uno de los acontecimientos más destacados acaecidos en el siglo XV, dado que esta creó una nueva ruta desde Europa hasta Asia, la cual permitió la llegada de Vasco da Gama a la India. Tras su gran hazaña, Díaz se unió a las expediciones de otros destacados navegantes como Vasco da Gama y Pedro Álvares Cabral.

Nació en el seno de una familia de marineros reconocida en el país, entre sus parientes se encuentra Dinis Dias, famoso navegante que descubrió la península Cabo Verde en África. Sobre la vida del navegante se conocen pocos detalles, aunque es probable que contara con una buena educación y posición, la cual le permitió acceder a cargos de renombre; durante su juventud fue acompañante de la Corte Real de Portugal, asimismo, se desempeñó como superintendente de los depósitos de la familia real. Con el paso de los años dio sus primeros pasos como navegante, realizando numerosas expediciones; por su experiencia fue elegido como maestro navegante del San Cristóbal, un barco de guerra. Entre sus primeras expediciones más conocidas está el viaje por la costa de África a comienzos de la década de 1480.

Expedición a África (1487 -1488)

A finales de la década de 1480, el rey Juan II le encargó navegar por la costa africana hacia el sur, observando si el continente africano estaba unido a la India, como fue mencionado por el geógrafo Ptolomeo o si este era un territorio independiente. Díaz partió de Lisboa en 1487, con una flota de tres navíos, uno de estos destinado al trasporte de víveres, medida que tomó para evitar la escasez de suministros en el viaje. Para realizar la misión encomendada Diaz, reclutó a varios nativos africanos que se desempeñarían como interpretes al llegar al continente; pasado un tiempo la flota de Díaz llegó a la costa de Guinea en donde dejó el navío con los suministros, seguido continuó navegando en búsqueda del paso que les permitiera llegar a India.

Por este entonces la flota enfrentó una dura tormenta la cual los llevó a cruzar el cabo de Buena Esperanza y entrar al océano Índico, sin percatarse. Tras superar la tormenta el navegante se dirigió hacia el este buscando tierra, pero no avistó ningún lugar cercano por lo cual cambio el rumbo del viaje hacia el norte. En febrero de 1488 desembarcó en una bahía, a la cual nombró bahía dos Vaqueiros, esta estaba ubicada en el extremo sur del continente en los alrededores del Cabo de las Agujas. Poco tiempo después se vio forzado a salir de la bahía, debido al asedio de los nativos, continuó su viaje hacia el este bordeando la costa, sin embargo, pocos días después su tripulación se negó a seguir navegando.

Sin lograr convencer a estos de continuar con el viaje, les instó a firmar un acuerdo en donde se establecía que él no tenía responsabilidad en el cese de la empresa; tras la firma del acuerdo regresaron a Portugal, durante el camino el joven navegante estaba consciente del enfado que desataría la no culminación del viaje, sin embargo, al cruzar el cabo de Buena Esperanza, entendió que había logrado navegar por el extremo sur del continente africano, con lo cual regresó tranquilo a Portugal, país al que arribó en diciembre de 1488. Al pasar por el cabo le nombró Cabo de las Tormentas, debido a que en ese lugar tuvo que superar una dura tormenta.

En los siguientes años Diaz, continuó explorando la costa africana como acompañante de otros destacados marineros portugueses; hacia finales de la década de 1490 preparó a la flota de Vasco da Gama, reconocido navegante encargado de la expedición que llegó a India en 1498. Díaz participó activamente en la expedición de Gama (1497-1499), desempeñándose como guía y navegante de uno de los navíos de la flota. Al llegar a Cabo Verde, se estableció en el territorio en donde se encargó de la construcción de un puesto comercial, años después se unió a la expedición de Pedro Álvares Cabral hacia India. En el trascurso del viaje capitaneó uno de los navíos de la flota, tras pasar algunos días la tripulación de Álvares enfrentó diversos problemas debido a los vientos, que terminaron por desviar a la flota hacia la costa de Brasil, pasado un mes retomaron el viaje hacia India, cruzaron el Atlántico y se encaminaron hacia el cabo de Buena Esperanza, en donde una tormenta sorprendió a la flota de Álvares, varios barcos se hundieron, entre estos el de Díaz, quien pereció en las aguas alrededor de su descubrimiento, Cabo de Buena Esperanza.

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad