Síguenos en redes

Religión

Pablo de Tarso (San Pablo)

Publicado

en

Biografía de San Pablo de Tarso
Valentin de Boulogne, Dominio público, vía Wikimedia Commons
Información personal
Nombre CompletoSaulo de Tarso
Causa de MuerteDecapitación
OcupaciónEscritor, teólogo, misionero, religioso y rabino
NacionalidadImperio Romano
GénerosTeología

Biografía de Pablo de Tarso (San Pablo)

Su nombre original era Saulo de Tarso, conocido también como Pablo de Tarso, pero tiempo después, ​la iglesia católica le llamó San Pablo. Nació entre los años 5 y 10 d. C, en Tarso de Cilicia y es conocido como El Apóstol de los gentiles, “El Apóstol de las naciones”, o simplemente “El Apóstol”. Es considerado uno de los discípulos más importantes de Jesús, pese a que nunca llegó a conocerlo personalmente.

Pablo de Tarso nació en el seno de una familia acomodada que poseían el título de ciudadanos romanos, pese a ser muy ligados a las tradiciones y observancias judío fariseas.

Dado que, según se cree, hacia parte de la tribu de Benjamín, se le dio el nombre de Saúl (o Saulo) que era común dentro de esta tribu porque era un homenaje a la memoria del primer rey de Israel. Pero ya que era también un ciudadano romano, además llevaba el nombre latino de Pablo (Paulo). Esto no era extraño, porque los judíos de aquel entonces solían tener dos nombres: uno hebreo y otro latino o griego.

Puesto que, todo judío estaba en el deber de enseñar a su hijo un oficio, el joven Saulo se especializó en hacer la lona de las tiendas.

Tiempo después, una vez concluidos los estudios habituales en la comunidad de su ciudad natal, es enviado a Jerusalén, donde se encontraban las escuelas de los mejores maestros de la Ley, en especial la del reconocido Rabino: Gamaliel, a la que fue enviado y donde adquirió una sólida formación teológica, filosófica, jurídica, mercantil y lingüística (hablaba griego, latín, hebreo y arameo).

«Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles.» San Pablo

Se cree que ya para el año 30, Saulo no debía de residir en Jerusalén cuando tuvo lugar la crucifixión de Jesús; sin embargo, se piensa que habitaba en la Ciudad Santa cuando, seis años más tarde, fue asesinado el apóstol Esteban al ser apedreado.

Entonces, en concordancia con la educación que había recibido, presidida por la más rígida observancia de las tradiciones farisaicas, Saulo se constituyó en aquellos años como un acérrimo perseguidor de los cristianos, a quienes se les consideraba entonces una secta hereje del judaísmo. Así, inflexiblemente ortodoxo, se cree que el joven Saulo de Tarso estuvo presente no sólo en la lapidación de Esteban, sino que se ofreció además a vigilar los vestidos de los asesinos.

Pero todo cambió, en el año 36, cuando los jefes de los sacerdotes de Israel, le confiaron la misión de buscar y hacer detener a los partidarios de Jesús en la ciudad de Damasco. Ya que, cuando iba camino hacia esta ciudad, fue testigo de forma inesperado de la manifestación prodigiosa del poder divino; fue repentinamente deslumbrado por una misteriosa luz, arrojado a tierra y perdió la visión durante un tiempo. Hecho que le dio un rumbo completamente distinto a su vida, ya que entonces, decidió convertirse en cristiano (nombre que se le dio a los seguidores de Jesucristo). Lo que, a su vez, conllevó a que pidiera ser bautizado y adoptara el nombre de Pablo (según lo cuenta en el libro de Hechos). Ya que según el relato del mismo libro (Hechos, capítulo nueve): “Le rodeó un resplandor de luz desde el cielo. El cayó en tierra y oyó una voz que le decía —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Y él dijo: —¿Quién eres, Señor? Y él Respondió: —Yo soy Jesús, a quien Tú persigues. Pero Levántate, entra en la ciudad, y se te dirá lo que te es preciso hacer…»

Tras su estancia en Damasco, donde, recobró la vista, San Pablo se puso en contacto con el creciente grupo de seguidores de Jesús, dando inicio a sus primeras actividades de evangelización y posteriormente, decidió emprender un retiro durante algunos meses al desierto (no se conoce exactamente a dónde), afirmando así de manera más profunda, en el silencio y la soledad, los cimientos de su fe.

De vuelta a Damasco, fue violentamente atacado por los judíos más radicales, motivo por el que se vio forzado a abandonar clandestinamente la ciudad, descolgándose en un gran cesto desde lo alto de unas murallas.

San Pablo huyó entonces a Jerusalén, donde fue visto por Bernabé, quien lo llevó con Pedro y con Santiago, y allí debió huir nuevamente para escapar de los judíos de habla griega que le persiguieron por sus predicas. Es entonces conducido a Cesarea, y luego, enviado a refugiarse en Tarso, donde se encuentra de nuevo con Bernabé, con quien parte hacia Antioquía, donde pasan un año evangelizando. Haciendo que Antioquía se constituya como el centro del cristianismo.

De esta manera, San Pablo, se convirtió en uno de los principales difusores del mensaje que había dejado Jesús por diferentes ciudades (nombradas en sus Epístolas), arriesgando su vida, sufriendo persecuciones, encarcelamientos y, finalmente, perdiendo la vida al ser decapitado en Roma entre los años 58 y 67, durante el gobierno de Nerón.

Biografía

San Hipólito de Roma

Publicado

en

Biografía de San Hipólito de Roma
Unknown authorUnknown author, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de San Hipólito de Roma

San Hipólito de Roma o de Antioquia  (c.170 -c.235) fue un teólogo y mártir cristiano del siglo III. Su identidad y obra es aun motivo de estudio. Nombrado el primer antipapa en el 217, poco se sabe sobre su origen y primeros años. Fue presbítero de la Iglesia de Roma a principios del siglo III y es posible que Orígenes escuchara algunas de sus homilías. Durante el pontificado de Ceferino, entro en conflicto con dicho Papa y la mayoría de la Iglesia Católica, en oposición a las opiniones cristolólogicas y modalistas. Se alejo de la Iglesia y formó su propia congregación. Capturado junto con Ponciano, durante las persecuciones del emperador Maximino el Tracio, fue exiliado en Cerdeña y luego condenado al martirio. Antes de su muerte fue recibido nuevamente en el seno de la Iglesia.

Vida

Aunque se desconoce el lugar y la fecha de su nacimiento, es probable que Hipólito  naciera en Roma durante la segunda mitad del siglo II. De acuerdo a Focio fue discípulo de San Ireneo. También es posible que Orígenes escuchara algunas de sus homilías cuando se encontraba en Roma. Hipólito fue presbítero de la Iglesia de Roma en tiempos del obispo Ceferino (c. 199-217); se distinguió por su cultura y elocuencia, así como por su rigurosidad. Durante el pontificado de Ceferino, Hipólito entro en conflicto con dicho Papa, acusándolo de defender la herejía cristológica de los monarquianistas modalistas (según estos  toda la Trinidad moraba en Cristo). Hipólito, por su parte, defendía la doctrina del Logos, que distingue las tres personas de la Trinidad. Concebía a Dios como una unidad que, aunque indivisible, era plural: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Hipólito también se mostró en contra del accionar de  la Iglesia, cuando el Papa Calixto, intentó extender la absolución a los pecados graves como el adulterio. Además acusó a Ceferino y Calixto de de dañar la disciplina de la Iglesia al permitir el reingreso de los miembros excluidos debido a ofensas graves. Después de la elección de Calixto,  Hipólito, disgustado, decidió retirarse de la comunidad romana para encabezar su propia congregación. En el 217 fue elegido el primer antipapa. Reino en oposición durante los pontificados de Urbano I (222-230) y Ponciano (230-235), con quien fue exiliado en el 235, luego de ser capturado durante la persecución a los cristianos por el emperador Maximino el Tracio .Junto con Ponciano, fue enviado a las minas de Cerdeña y antes de morir como mártir se reconcilio con la Iglesia. El  Papa San Fabián hizo que llevaran sus cadáveres (el de Ponciano e Hipólito) a Roma para que tuvieran un entierro solemne en el año 236.

Antes de morir,  Hipólito y Ponciano pusieron fin al cisma que agobiaba a la Iglesia, renunciando a su cargo para permitir la elección de un sucesor: San Antero (235-236).

Obra

Más que teólogo, Hipólito fue un laborioso recopilador y erudito. Su obra más importante es Philosophimena, también conocida como Refutación de todas las herejías. En esta, Hipólito buscaba demostrar que  las diversas herejías cristianas tenían su origen en las falsas filosofías paganas. También escribió varias trabajos de exégesis, como los comentarios sobre el profeta Daniel y  el Cantar de los Cantares y se le ha reconocido por su trabajo en Derecho Canónico.  Fue autor de  la Tradición Apostólica.

Su fiesta se celebra el 13 de agosto.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Pietro Bembo

Publicado

en

Biografía de Pietro Bembo
Titian, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de Pietro Bembo

Pietro Bembo (1470-1547) Cardenal, escritor, humanista y erudito italiano. De origen noble, viajó mucho junto a su padre, quien lo orientó a estudiar humanidades. Mas tarde estudió griego con Constantino Lascaris y tomó los hábitos, para luego vivir un tiempo en la corte de Alfonso de Este. Fue nombrado secretario del Papa León X en 1513 X y bibliotecario de San Marcos desde en 1529; el papa Paulo III lo hizo cardenal. Eminente latinista, editó a Petrarca y a Dante y  fue autor de varias obras importantes, como el tratado Los Asolonas, donde desarrolla la teoría platónica del amor.

Vida y obra

Hijo de una noble familia veneciana, su padre, Bernardo, era un patricio, embajador de Venecia,  amante de la literatura. Viajó mucho junto a su padre, quien lo orientó hacia el estudio de las humanidades. Bembo terminó estudios en Mesina hacia 1494; también profundizo en el griego siendo alumno Constantino Lascaris. Más tarde tomó los hábitos y vivió en la corte de Alfonso I de Este. Entre 1506 y 1512 permaneció en la corte de Urbino. En Urbino, conoció al gran pintor Rafael y al cardenal Giovanni de Médicis, futuro papa León X.

Antes de trasladarse a Urbino, Bembo había publicado su edición de Petrarca en 1501 y la de Dante en 1502. Tres años después, en 1505, vio la luz su tratado Los asolanos (1505), obra en la que desarrolla la teoría platónica del amor. Por esta se lo ha relacionado con el platonismo literario.  En 1513 fue llamado a Roma como secretario del papa León X. Posteriormente se instaló en Padua (hacia 1521), donde comenzó a componer sus Rimas (1530) y Prosas de la lengua vulgar (1525). Bibliotecario de San Marcos desde 1529, el Papa Paulo III lo hizo cardenal. Renunció entonces a las letras profanas para ocuparse  de las Escrituras Sagradas y la obra de los Padres de la Iglesia.

En 1530 fue nombrado historiógrafo de Venecia y bibliotecario de la librería Nicena (más tarde Biblioteca Marciana de Venecia).

Su obra literaria ocupa un espacio importante en la evolución del humanismo italiano. Otras obra suyas, además de las ya mencionadas, son: Cartas a favor de León X, Arengas, Poesías, Historia de Venecia y Carmina.

 Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Anselmo de Canterbury

Publicado

en

Biografía de Anselmo de Canterbury
George Glover, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de Anselmo de Canterbury

San Anselmo de Canterbury o también de Aosta (1033-1109) Teólogo y doctor de la Iglesia Católica, padre de la escolástica. Es considerado el fundador de la teología escolástica; se distinguió por sus aportes para demostrar racionalmente la existencia de Dios (Proslogium). Fue abad en el monasterio  de Santa María de Bec y arzobispo de Canterbury a partir de 1093. Durante su arzobispado, intentó preservar la independencia de la Iglesia, por lo que fue desterrado en dos ocasiones. Destacan sus obras Cur Deus homo, Monologium y Proslogium.

Vida

San Anselmo  nació en Aosta en el seno de una familia acomodada. Sus padres fueron Gondulfo, un noble longobardo, y Ermenberga, la pariente de Otón I de Saboya. En el año 1060, con veintisiete años, ingresó en el monasterio benedictino de Santa María de Bec, donde fue discípulo y amigo de Lanfranco de Canterbury. Tres años depures de que Lafranco fuera nombrado abad de San Esteban de Caen, San Anselmo se convirtió en prior de Becen.

Muerto Lafranco en el año 1089, el Papa llamó a San Anselmo para que ocupara su lugar como Arzobispo de  Canterbury a partir de 1093. Aunque eran tiempos de grandes conflictos entre la Iglesia y el rey Guillermo II, esto no pareció importarle a San Anselmo. Como arzobispo intentó disminuir la influencia que tenia el rey en las elecciones episcopales y mantener la independencia de la Iglesia. San Anselmo estuvo siempre enfrentado con los poderes seculares,  por lo que fue desterrado en dos ocasiones.

Cuando Enrique I heredó el trono, en el año 1101, y  quiso nombrar él mismo a los obispos, así como disponer de los bienes de la Iglesia, Anselmo se le opuso por lo que Enrique quiso expulsarlo. Fue desterrado varias veces durante el reinado de Guillermo, y llegó a pasar un tiempo en el monasterio de Campania en Italia.

Obras de San Anselmo, el padre de la escolástica

Animado por sus monjes, San Anselmo llevó al papel gran parte de sus meditaciones, las cuales quedaron representados en sus dos obras más conocidas:el Monologium, en la que trata los atributos divinos, y el Proslogium, donde presenta su famosa prueba ontológica de la existencia de Dios. A través de esta ultima obra, San Anselmo propuso el primer argum ento ontológico en la tradición cristiana occidental. Fue aceptado por filósofos racionales como Gottfried Wilhelm Leibniz

y René Descartes, pero rechazado por Immanuel Kant.

De sus obras, también cabe destacar Cur Deus homo, en la que expone la doctrina de la redención. Padre de la escolástica, su influjo sobrepasó la Edad Media llegando incluso hasta la teología de Karl Barth.

Muerte

En 1106 regresó a Canterbury, donde vivió hasta su muerte en 1109. Fue canonizado en el año 1494 y declarado doctor de la Iglesia en 1720 por el Papa Clemente XI. Su fiesta se celebra el 21 de abril.

Artículos recomendados

 

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad