Síguenos en redes

Religión

Pablo de Tarso (San Pablo)

Publicado

en

Biografía de San Pablo de Tarso
Valentin de Boulogne, Dominio público, vía Wikimedia Commons
Información personal
Nombre CompletoSaulo de Tarso
Causa de MuerteDecapitación
OcupaciónEscritor, teólogo, misionero, religioso y rabino
Apodo/PseudónimoEl Apóstol de los gentiles, El Apóstol de las naciones
NacionalidadImperio Romano
GénerosTeología

Biografía de Pablo de Tarso (San Pablo)

Su nombre original era Saulo de Tarso, conocido también como Pablo de Tarso, pero tiempo después, ​la iglesia católica le llamó San Pablo. Nació entre los años 5 y 10 d. C, en Tarso de Cilicia y es conocido como El Apóstol de los gentiles, “El Apóstol de las naciones”, o simplemente “El Apóstol”. Es considerado uno de los discípulos más importantes de Jesús, pese a que nunca llegó a conocerlo personalmente.

Vida temprana

Pablo de Tarso nació en el seno de una familia acomodada que poseían el título de ciudadanos romanos, pese a ser muy ligados a las tradiciones y observancias judío fariseas.

Dado que, según se cree, hacia parte de la tribu de Benjamín, se le dio el nombre de Saúl (o Saulo) que era común dentro de esta tribu porque era un homenaje a la memoria del primer rey de Israel. Pero ya que era también un ciudadano romano, además llevaba el nombre latino de Pablo (Paulo). Esto no era extraño, porque los judíos de aquel entonces solían tener dos nombres: uno hebreo y otro latino o griego.

Puesto que, todo judío estaba en el deber de enseñar a su hijo un oficio, el joven Saulo se especializó en hacer la lona de las tiendas.

Tiempo después, una vez concluidos los estudios habituales en la comunidad de su ciudad natal, es enviado a Jerusalén, donde se encontraban las escuelas de los mejores maestros de la Ley, en especial la del reconocido Rabino: Gamaliel, a la que fue enviado y donde adquirió una sólida formación teológica, filosófica, jurídica, mercantil y lingüística (hablaba griego, latín, hebreo y arameo).

“Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles.” San Pablo

Saulo, el perseguidor

Se cree que ya para el año 30, Saulo no debía de residir en Jerusalén cuando tuvo lugar la crucifixión de Jesús; sin embargo, se piensa que habitaba en la Ciudad Santa cuando, seis años más tarde, fue asesinado el apóstol Esteban al ser apedreado.

Entonces, en concordancia con la educación que había recibido, presidida por la más rígida observancia de las tradiciones farisaicas, Saulo se constituyó en aquellos años como un acérrimo perseguidor de los cristianos, a quienes se les consideraba entonces una secta hereje del judaísmo. Así, inflexiblemente ortodoxo, se cree que el joven Saulo de Tarso estuvo presente no sólo en la lapidación de Esteban, sino que se ofreció además a vigilar los vestidos de los asesinos.

Conversión al cristianismo

La conversión de San Pablo de Bartolomé Esteban Murillo

La conversión de San Pablo de Bartolomé Esteban Murillo / Fuente: picryl.com

Todo cambió, en el año 36, cuando los jefes de los sacerdotes de Israel, le confiaron la misión de buscar y hacer detener a los partidarios de Jesús en la ciudad de Damasco. Ya que, cuando iba camino hacia esta ciudad, fue testigo de forma inesperado de la manifestación prodigiosa del poder divino; fue repentinamente deslumbrado por una misteriosa luz, arrojado a tierra y perdió la visión durante un tiempo. Hecho que le dio un rumbo completamente distinto a su vida, ya que entonces, decidió convertirse en cristiano (nombre que se le dio a los seguidores de Jesucristo). Lo que, a su vez, conllevó a que pidiera ser bautizado y adoptara el nombre de Pablo (según lo cuenta en el libro de Hechos). Ya que según el relato del mismo libro (Hechos, capítulo nueve): “Le rodeó un resplandor de luz desde el cielo. El cayó en tierra y oyó una voz que le decía —Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Y él dijo: —¿Quién eres, Señor? Y él Respondió: —Yo soy Jesús, a quien Tú persigues. Pero Levántate, entra en la ciudad, y se te dirá lo que te es preciso hacer…”

Seguidor de Jesús

Tras su estancia en Damasco, donde, recobró la vista, San Pablo se puso en contacto con el creciente grupo de seguidores de Jesús, dando inicio a sus primeras actividades de evangelización y posteriormente, decidió emprender un retiro durante algunos meses al desierto (no se conoce exactamente a dónde), afirmando así de manera más profunda, en el silencio y la soledad, los cimientos de su fe.

De vuelta a Damasco, fue violentamente atacado por los judíos más radicales, motivo por el que se vio forzado a abandonar clandestinamente la ciudad, descolgándose en un gran cesto desde lo alto de unas murallas.

San Pablo huyó entonces a Jerusalén, donde fue visto por Bernabé, quien lo llevó con Pedro y con Santiago, y allí debió huir nuevamente para escapar de los judíos de habla griega que le persiguieron por sus predicas. Es entonces conducido a Cesárea, y luego, enviado a refugiarse en Tarso, donde se encuentra de nuevo con Bernabé, con quien parte hacia Antioquía, donde pasan un año evangelizando. Haciendo que Antioquía se constituya como el centro del cristianismo.

“Es la fe la firme seguridad de lo que esperamos, la convicción de lo que no vemos.” San Pablo

A lo largo de su predicación, San Pablo creó varios centros cristianos en Perge, Listra, Iconio y Derbe. Su éxito fue notable, aunque también enfrentó numerosas dificultades. Escapó varias veces de la muerte; por ejemplo, en Listra sólo escapó sus lapidadores  porque creyeron que ya había muerto.

Viajes de San Pablo

Entre su primer y segundo viaje, San Pablo residió en Antioquía, del año 49 al 50 d. C. El segundo viaje,  del año 50 al 53 d. C , comprendió la visita a varias de las comunidades cristianas en Anatolia, así como su viaje a algunas ciudades del Asia proconsular. Por último, marchó a Macedonia, pasó un tiempo en Acaya y  visitó Atenas. Su evangelización se hizo especialmente patente en Tesalónica, Filippos, Berea y Corinto y en Areópago, dio su famoso discurso combatiendo la filosofía estoica. Este aparece narrado en Hechos 17

“Pablo, erguido en el centro del Areópago, se expreso así:

Atenienses: resulta a todas luces evidente que ustedes son muy religiosos.  Lo prueba el hecho de que, mientras deambulaba por la ciudad contemplando los monumentos sagrados, he encontrado un altar con esta inscripción: “Al dios desconocido”. Pues al que ustedes adoran sin conocerlo, a ese les vengo a anunciar.  Es el Dios que ha creado el universo y todo lo que en él existe; siendo como es el Señor de cielos y tierra, no habita en templos construidos por hombres ni tiene necesidad de ser honrado por humanos, pues es él quien imparte a todos vida, aliento y todo lo demás. “ Hechos 17 22:25.

Durante su estancia en Corinto, al rededor del año 50, San Pablo comenzó al parecer su actividad como escritor con la primera y segunda Epístola a los tesalonicenses,  donde ilustra la segunda venida de Cristo y la resurrección de la carne.

“Pues vosotros mismos sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche”  1 Tesalonicenses 5:2

Su tercer y último viaje tuvo lugar entre los años 53-54 al 58 d. C, iniciando con la visita a las comunidades del Asia Menor. Luego continuó por Macedonia y Acaya y tuvo como principal ciudad de acogida a Efeso, donde permaneció cerca de tres años. En Efeso, San Pablo escribió la primera Epístola a los corintios, sobre las dificultades encontradas por el cristianismo en un ambiente tan licencioso y frívolo como lo era entonces la ciudad del Itsmo. Probablemente, en esa misma ciudad, escribió la Epístola a los gálatas y la Epístola a los filipenses, mientras que la segunda Epístola a los corintios fue escrita más tarde en Macedonia. Desde Corinto envió la Epístola a los romanos, como preparación a su próxima visita a la capital del imperio. Pero, los hechos se desarrollaron de manera diferente. Dirigiéndose hacia Jerusalén, San Pablo fue encarcelado por Lisia, un quiliarca, quien lo envío al procónsul romano Félix de Cesarea. Pasó dos años bajo custodia militar antes de ser enviado a Roma.

Decapitación de San Pablo de Enrique Simonet

Decapitación de San Pablo de Enrique Simonet

Durante esos años de viaje, San Pablo se convirtió en uno de los principales difusores del mensaje que había dejado Jesús(todas las ciudades que visitó están nombradas en sus Epístolas), arriesgando su vida, sufriendo persecuciones y encarcelamientos. De los años 61 al 63, San Pablo vivió en Roma en una especie de prisión con una libertad condicional aunque vigilada. Durante el cautiverio, escribió al menos tres de sus cartas, entre estas la Epístola a los efesios, la Epístola a Filemón y la Epístola a los colosenses.

Muerte

Luego de ser puesto en libertad, San Pablo volvió a ser encerrado en el año 66. Finalmente perdió la vida al ser decapitado en Roma, probablemente en el año 67, durante el gobierno de Nerón.  De acuerdo a una tradición, la abadía de las Tres Fontanas ocupa el lugar donde ocurrió la decapitación.

Fiesta

La fiesta de San Pablo y San Pedro se celebran conjuntamente el 29 de junio. En esa fecha, se conmemora el martirio de los dos apóstoles en Roma.

Frases de San Pablo

  • “Si Dios está con nosotros, ¿Quién podrá contra nosotros?”
  • “Veo los peligros de la vida presente; peligro en el mar, peligro en la tierra y peligro en los falsos hermanos.”
  • “Mirad no seáis engañados por las teorías de los filósofos y por las vanas sutilezas de las doctrinas mundanas.”
  • “Dios es padre de todos, y está sobre todos, y actúa por medio de todos en todos.”
  • “Todo me es licito, pero no todo me conviene.”
  • “Cristo nos amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima.”
  • “Siempre sé agradecido.”
  • La amabilidad de Dios tiene como propósito conducirnos al arrepentimiento.”

Artículos recomendados

Biografía

Buda (Siddharta Gautama)

Publicado

en

Biografía de Buda (Siddharta Gautama)
Tomada de pxhere.com

Biografía de Buda (Siddharta Gautama)

Siddharta Gautama, más conocido como Buda (h. 560 a.C -h. 480 a.C) fue un príncipe indio, fundador del budismo. Miembro del clan de los Sakyas, las menciones sobre su vida son escasas y fragmentarias, mezcla entre la leyenda y los hechos históricos. Se sabe tuvo una formación digna de su procedencia cortesana. Al crecer contrajo matrimonio con una prima y tuvo un hijo varón.  Cansado  de los privilegios , con veintinueve años abandonó la casa paterna en busca de la causa del dolor humano. Se entregó al ascetismo y luego de varios años de infructuosa meditación, una noche logró alcanzar el verdadero conocimiento. Dedicó el resto de su existencia a la predicación del  dharma, fundando con sus discípulos el budismo.

Bio

Mezcla entre la leyenda y las tradiciones, las referencias biográficas que se tienen acerca de la vida de Buda son más bien escasas y fragmentarias. En su mayoría, proceden de tres fuentes: los vinaya (marco regulador de la vida y comunidad monástica), los sutta-pitaka (colección discursos o sutra) y el buddhacarita (poema épico de Asvaghosa), todos estos posteriores a su tiempo. Su biografía, al igual  que la de los otros grandes fundadores de las religiones,  mezcla hechos históricos con la leyenda y tradiciones de la época, lo que dificulta el conocimiento exacto de las fechas y actos en torno a su vida.

Existe, sin embargo, cierto consenso en cuanto a su vida ubicando su nacimiento en una familia de casta elevada en torno al año 560 a.C. Su padre, Suddhodana, era monarca del Clan de los Sakyas, en la región de Kapilavastu. A su madre, de nombre Maya, no la llegó a conocer, pues falleció una semana después de que naciera. Tuvo una infancia y adolescencia acorde a su procedencia cortesana. Una vez alcanzada la edad apropiada, contrajo matrimonio con su prima Yasodhara, con la que tuvo un hijo varón llamado Rahula.

Retiro e iluminación

A los veintinueve años, cansado de la vida de privilegios y muy afectado por los sufrimientos de las demás personas, decidió abandonar la vida en el palacio paterno para encontrar la razón del sufrimiento  humano y un camino hacía la libertad. Con este propósito, se entregó al más  riguroso ascetismo, pero no extrajo conocimiento alguno.

Después de varios años de meditación, en un día de Vesakh, en mayo del 523 a.C, se sentó al pie de una higuera en Uruvela, a las orillas de rio secundario del Ganges, dispuesto a no dejar ese lugar hasta alcanzar finalmente el verdadero conocimiento. Éste le vino durante la noche, después de superar todas las tentaciones que para alejarlo de su fin había puesto el dios Mara (dios de la destrucción). Gautama obtuvo esa noche la iluminación, convirtiéndose desde ese momento en el Buda, que también significa “el Iluminado” o  “el despierto”

Difusión de la nueva fe

Una vez iluminado, Gautama dedicó el resto de su vida a la predicación del dharma, la  ley o doctrina suprema de todas las cosas. Entre sus primeros discípulos se encontraban sus antiguos compañeros, cinco ascetas, ante los cuales pronunció su primer discurso en Benarés. En este, conocido como el “Discurso sobre el movimiento de la rueda del dharma”, Buda explicó por vez primera la doctrina de las Cuatro Verdades. Estos cinco discípulos fueron los primeros integrantes de la sangha, la asamblea o comunidad budista, que fue ampliándose con el paso de los años. La sangha se dedicó íntegramente junto a Buda a la difusión de la nueva fe y a la organización de los bhikku y los preceptos que conformarían en adelante la nueva fe.

Muerte

Conseguida la conversión de su esposa e hijo, y tras de haber escapado de un intento de asesinato a manos de  Devadatta, su primo, ocho años antes de su muerte, Buda enfermó de disentería, mal que le produjo la muerte a los 80 años de edad.

A su muerte, su cuerpo fue incinerado y sus cenizas y reliquias repartidas entre sus discípulos más aventajados.  Más tarde sus reliquias, motivo de culto, fueron puestas en diez estupas (monumentos funerarios).

Doctrina

Aunque, Buda, no dejó ninguna obra escrita, sus enseñanzas se transmitieron oralmente por medio de sus discípulos y de generación en generación hasta la transcripción del Canon Pali”, cuatro siglos después. Su doctrina otorgaba un papel secundario al conjunto de divinidades tradicionales, estaba abierta para todas las clases sociales y defendía que al estar el ser humano sometido al samsara ( la rueda de los nacimientos y  muertes) movida por la acción o karma, el destino de todo ser vivo está condicionado por las acciones realizadas en vidas anteriores.

De este idea derivan las Cuatro Verdades Nobles: 1) El malestar en todas sus formas es inherente a la existencia en el mundo. 2) El sufrimiento nace del deseo. 3)El único camino hacia la salvación existe tras la renuncia voluntaria al deseo. 4) La salvación se consigue a través de la aplicación los 8 nobles principios, a saber: la comprensión recta, la atención recta, la concentración recta, el pensamiento recto, la palabra recta, la acción recta, el esfuerzo recto y el medio de existencia recto. El objetivo final de la existencia es entonces el nirvana; a este se llega tras el agotamiento del karma y de la rueda de los nacimientos y  muertes.

Sutras

Entre los discursos más conocidos dados por Buda a sus discípulos se encuentran el “Sutra del loto”, el “Sutra de la guirnalda”, el “Sutra del diamante” y el “Sutra del corazón”.

Frases de la sabiduría de Buda

  • “La raíz del sufrimiento es el apego.”
  •  “La paz viene de adentro, no la busques afuera.”
  • “No importa cuantas palabras santas leas, ni cuantas hables, ¿De qué te valen si no actúas de acuerdo a ellas?”
  •  “Nadie nos salva sino nosotros mismos. Nadie puede y nadie debe. Nosotros mismos debemos recorrer el camino.”
  •  “Al caminar, al comer y al viajar, este ahí donde estas. De lo contrario te perderás la mayor parte de tu vida.”
  • “La salud es el mayor regalo, la alegría la mayor riqueza, la fidelidad la mejor relación.”
  • “Imagina que todas las personas menos tú están iluminadas. Todas ellas son tus maestros.”
  • “Tres cosas que no se pueden esconder: el sol, la luna y la verdad.”
  • “A un loco se le conoce por sus actos, a un sabio también.”
  • “Duda de todo. Encuentra tu propia luz.”
  • “Sé una luz para ti mismo.”
  • “Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge con nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos, construimos el mundo”.
  • “Un momento puede cambiar un día, un día puede cambiar una vida y una vida puede cambiar el mundo”.
  • “En verdad que vivimos felices si no odiamos a aquellos que nos odian, si entre hombres que nos odian habitamos libres de rencor.”
  • “A un loco se le conoce por sus actos, a un sabio también.”

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Pedro Páez

Publicado

en

Biografía de Pedro Páez
Dominio Público

Biografía de Pedro Páez

Pedro Páez Jaramillo (1564-1622) fue un misionero jesuita español del siglo XVII. Pasó a la historia como el descubridor de las fuentes del Nilo Azul, en 1618. Proveniente de una noble familia, Páez ingresó en la comunidad jesuita en 1582 , mientras estudiaba en Coímbra. En 1588 se hizo misionero  y trasladó a la India, para posteriormente emprender su viaje a Etiopía. En el camino fue capturado por los árabes, quienes lo vendieron a los turcos y estuvo retenido por siete años. No llegó a Etiopía hasta 1603.

Bio

Páez nació en Olmeda de las Fuentes, en 1564, hijo de una familia noble.  Ingresó en la comunidad jesuita en 1582, mientras estudiaba en Coímbra, y en 1588, hecho misionero, partió hacia Goa, en la India.  Un año después inicio su viaje a Etiopía acompañado por sacerdote Antonio de Monserrate, sin embargo en el camino fueron capturados y vendidos por los árabes a un grupo de piratas turcos. Durante siete años vivieron retenidos, encadenados y torturados en Yemen. Una vez liberados, los dos regresaron gravemente enfermos a Goa. Monserrate, a diferencia de Páez, falleció poco después.

Con su salud restituida,  Páez pidió que lo enviaran nuevamente a Etiopía. Allí llegó finalmente en 1603 y permaneció hasta el final de su vida. Aprendió rápidamente el amárico, la lengua oficial del país, y compaginó sus deberes como pastor, con el estudió de la historia y la religión del lugar. Además de traducir el catecismo, escribió una Historia de Etiopía y consiguió convertir al catolicismo al  emperador Susinios, aunque sus sucesores abrazaron posteriormente la fe ortodoxa.

Nilo Azul

En abril de 1618, Páez se convirtió en el primer europeo en llegar al lago Tana, la  fuente del Nilo Azul,  en el noroeste de Etiopía. Desde muchos siglos atrás, la localización de las fuentes del Nilo había sido el foco de todo tipo de especulaciones. Expediciones egipcias, griegas, persas, y romanas habían navegado el río en busca de su fuente, sin embargo no hay constancia de que lograran su objetivo.

Dos siglos y medio después de su descubrimiento, John Hanning Speke avistó por primera vez las fuentes del Nilo Blanco (1859).

Páez falleció en Etiopía en 1622.

Continúa leyendo

Biografía

Pío II

Publicado

en

Biografía de Pío II
Pinturicchio, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de Pío II

Pío II, nacido como Enea Silvio Piccolomini (18 de octubre de 1405 – 14 de agosto de 1464)  fue un papa de la iglesia católica entre los años 1458 y 1464. Nacido en una familia aristocrática empobrecida, realizó estudios de derecho en Siena e inicialmente se dedicó a la poesía y al estudio de los clásicos. En 1432 asistió al concilio de Basilea, tras lo cual entró al servicio de los prelados, mostrándose en un primer momento a favor del bando antirromano. Fue autor de varias obras y un notable humanista. Una vez elegido Papa, rechazó el conciliarismo y se enfocó en la organización de una cruzada en contra de los turcos otomanos, la cual no llegó a presenciar.

Vida

Natural de Corsignano, cerca de Siena, Piccolomini nació en el seno de una familia aristocrática empobrecida. Adquirió su formación mediante grandes esfuerzos, trabajando con su padre en las labores del campo hasta los dieciocho años. A esa edad, se trasladó a Siena, donde cursó estudios de derecho.  Participó en la vida bohemia  e inicialmente se inclino por la poesía y el estudió de los clásicos.

Para ganarse la vida se convirtió en secretario del cardenal Domenico Capranica. Con este asistió al concilio de Basilea en 1432, tras lo cual entró al servicio de los prelados. Realizó encargos y misiones peligrosas; se sabe participó en la tentativa, después descubierta, de rapto al papa Eugenio IV en Florencia en el marco del cisma por el antipapa Félix V.

Por su popularidad entre los asistentes al concilio y su adhesión a las corrientes antirromanas, en 1436 se le nombró secretario de los trabajos ligados al concilio. Con posterioridad fue secretario del antipapa en 1439, y legado del Concilio en la Dieta de Francfor en 1442. Allí recibió a modo de reconocimiento un laurel poético de manos del emperador alemán Federico III.

De este periodo datan algunos de sus escritos más conocidos, como el polémico Libellus (1440) en defensa del Concilio, la comedia Criside (1443-44)   y su novela al estilo de Boccaccio, Historia de dos amantes (1444). También escribió una compilación de poesías líricas amorosas completamente en latín.

Sus posiciones político-religiosas se tornaron moderadas luego de ejercer como secretario de la cancillería, al servició del emperador, en 1442. Fue embajador de éste en la Curia pontificia a partir de 1445. Al año siguiente se inició en la vida eclesiástica convertido en sacerdote (1446).Posteriormente fue obispo de Trieste en 1447, y de  Siena en 1450. En 1452 actuó como legado de los países alemanes  y en 1456 ascendió al cargo de cardenal.

Papa

A la muerte de papa Calixto en 1458, Enea fue elegido Papa con el nombre de Pío II. Como papa, intento fortalecer la Iglesia y  conciliar los estados italianos, constantemente en guerra. Sin embargo, poco pudo hacer ante los continuos dramas políticos. Aunque se destacó como humanista, durante su pontificado sus esfuerzos  se enfocaron casi por completo en la organización de una nueva cruzada en contra del imperio otomano. Llegó a convocar una dieta en Mantua, pero la iniciativa fracasó. No consiguió el apoyo necesario hasta 1464.

Entre tanto promovió la canonización de San Vicente Ferrer y de Catalina de Siena y fue protector de las artes, aunque con cierto recelo.

Murió en Ancona el 14 de agosto de 1464,  cuando se disponía a embarcarse a la gran cruzada.

Otras obras suyas son: Comentarios sobre los acontecimientos del Concilio de Basilea, Historia bohemica, Historia rerum Friderici III imperatoris y Cosmographia. Escribió numerosas epístolas.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad