Inicio » Biografía » Nicolás II de Rusia

Biografía de Nicolás II de Rusia

 

Nikolái Aleksándrovich Románov o Nicolás II (6 de mayo de 1868 – 17 de julio de 1918) Zar de Rusia. Fue el último zar de Rusia y con quien se extinguió la dinastía Romanov. Tras llegar al trono en 1894, Nicolas II demostraría estar poco capacitado para las tareas del gobierno, empeorando la situación del imperio y acrecentando las tensiones que amenazaban al régimen zarista. Sus erráticas decisiones, apoyadas por la zarina Alejandra Fiódorovna y el consejero Rasputín, llevaron a Rusia a la Primera Guerra Mundial y con esto al fin del imperio. En 1917, abdico al trono y un año después fue asesinado junto a su familia por los bolcheviques.

 Primeros años

Nació en San Petersburgo, el 8 de mayo de 1868. Era el hijo mayor del zar Alejandro III de Rusia y la zarina María Fiódorovna Románova. Tras la muerte de su abuelo, Alejandro II y la llegada de su padre al poder en 1881, Nicolás se convirtió en el heredero al trono. Fue educado de manera estricta, recibió clases de tutores privados y aprendió varios idiomas. Una vez termino su formación académica, viajó por Asia y África, visitando Japón, Egipto y la India. En Japón fue víctima de un atentado, que le dejo heridas menores.

Durante esos años de formación, el futuro zar daría muestras de su indecisión y poco interés por los asuntos del imperio. En 1892, fue nombrado presidente de comisión encargado de la línea férrea pero apenas y sabia sobre ello y en 1893, dejaría una mala impresión en la boda del futuro rey de Inglaterra Jorge V.  A pesar de su carácter tímido e indeciso, Nicolás se enamoró profundamente de Alicia de Hesse, la hija de la princesa Alicia de Gran Bretaña y el príncipe Ludwig de Hesse-Darmstad. En contra de los deseos de su familia, decidió desposarla, sin embargo, la boda se celebró unas semanas después de su llegada al trono.

Ascenso al trono y gobierno

En noviembre de 1984, tras la muerte de su padre, Nicolás llegaría al trono adaptando el nombre de Nicolás II. El 26 de ese mismo mes contrajo nupcias con Alicia de Hesse, quien para ese entonces había adoptado el nombre de Alejandra Fiódorovna. Como ya era conocido el joven zar no tenía los conocimientos ni la pericia para manejar el imperio, por lo que en los primeros años caería en el juego de los cortesanos, siendo usado por su propia familia.

Influenciado por su esposa y su consejero Rasputín, Nicolás continuaría con la política autocrática de su padre, algo que el pueblo ruso sediento de reformas no vio con buenos ojos. Al margen de su intervención directa y poco acertada, Rusia experimentaría un intenso proceso de industrialización, el cual llevaría al país a rivalizar con las potencias occidentales en la carrera armamentista e imperialista en el continente asiático.

Rusia estuvo presente en la Guerra chino-japonesa de 1896; en la ocupación de Manchuria en 1900; y en la división de Persia con Gran Bretaña. Además, se enfrentó contra Japón en la guerra ruso-japonesa (1904-05), debido a sus ambiciones imperialista en Manchuria y Corea. Cabe mencionarse que, en ese entonces, Rusia había forzado a Japón a entregarle la base de Port Arthur, algo que los japoneses no perdonarían.

En su intento por ejercer un mayor control sobre la Europa oriental y los Balcanes, Nicolás terminaría perdiendo definitivamente el control de la península Balcánica en 1913. La desazón que causo la perdida sumado al fracaso frente a Japón, acrecentó el malestar del pueblo ruso, provocando varias manifestaciones y el surgimiento de algunos grupos revolucionarios. Lo anterior puso en peligro el gobierno del zar, que no vio otra solución que la represión; otra medida errada.

Ignorando la situación del imperio el zar comprometió al país en otra guerra, la Primera Guerra Mundial, enfrentamiento para el cual no estaban preparados. Pronto llegó la derrota y el país quedó desmoralizado. Estas acciones facilitaron su caída, la cual llegaría con la Revolución de febrero de 1917. Tras ser derrocado, se estableció en Rusia la república. El dirigente fue encerrado junto a su familia en la casa de Ipatiev, donde poco después encontró la muerte a manos de los bolcheviques.

Muerte

Nicolás II fue asesinado junto a su esposa, hijos y el personal del hogar el 17 de julio de 1918 por los bolcheviques. Sus cuerpos fueron trasladados a una mina, donde serían encontrados unos años mas tarde. En 2000, Nicolás II y los demás miembros de la familia fueron canonizados por la iglesia ortodoxa rusa.