Síguenos en redes

Políticos

Mariano Ospina Pérez

Publicado

en

Mariano Ospina Pérez
Dominio Público

Biografía de Mariano Ospina Pérez

Luis Mariano Ospina Pérez fue un político perteneciente al Partido Conservador, ingeniero y presidente de la República de Colombia durante el periodo de 1946 a 1950. Nació en Medellín, el 24 de noviembre de 1891, y murió en Bogotá, el 14 de abril de 1976, a los 84 años. Ospina Pérez estuvo íntimamente ligado al aumento de la exportación cafetera, a la creación de Telecom, a la toma de decisiones políticas durante el Bogotazo, al golpe de estado del general Rojas Pinilla y al origen del Frente Nacional. Tras el asesinato de Gaitán, Ospina Pérez pronunció la frase: «Para la democracia colombiana más vale un presidente muerto que un presidente fugitivo».

Mariano Ospina Pérez fue el primer varón del matrimonio católico entre Ana Rosa Clara Pérez Puertas y Tulio Ospina Vásquez, quien era ingeniero de minas e historiador. Tuvo cinco hermanas y cuatro hermanos: Mercedes, Sofía, Gabriela, Margarita, Ester, Rafael, Tulio, Francisco y Jorge. Además, su núcleo familiar cercano estaba integrado por dos expresidentes: su abuelo paterno, Mariano Ospina Rodríguez, y su tío, Pedro Nel Ospina. En cierta ocasión, cuando era niño y visitaba una finca cafetera, Ospina Pérez tragó por accidente una semilla de café pergamino; y la semilla le lastimó las cuerdas vocales. Desde entonces le fue imposible alzar considerablemente el tono de voz. Lo anterior pareció darle un aspecto de tranquilidad a su figura, que sería fundamental para sus posteriores triunfos políticos. Pese al incidente, su amor hacia las plantaciones y la bebida no se afectó. En el futuro, entre 1930 y 1934, Ospina Pérez trabajaría como gerente de la Federación Nacional de Cafeteros; y siempre demostraría un abundante cariño e interés por la producción y exportación colombiana de café.

Ospina Pérez asistió al colegio San Ignacio de Loyola. Tras graduarse, ingresó a la Escuela de minas de Antioquia y en 1912 se tituló como ingeniero. Después viajó a Estados Unidos, más exactamente a Luisiana, donde la Universidad Estatal le otorgó la certificación de magíster. En 1926, luego de haber regresado a Colombia en la década anterior, Ospina Pérez se convirtió en el esposo de la escritora y política Bertha Hernández Fernández; fueron padres de una hija y cuatro hijos: María Clara, Mariano, Rodrígo, Fernando y Gonzalo. En un especial para El tiempo, alrededor de treinta y cinco años después de su muerte, su nieta Ximena Ospina Duque dijo lo siguiente sobre él: «Fue un abuelo generoso, cariñoso, consentidor de sus nietos, siempre juguetón y un gocetas de la vida. Él tenía la capacidad de divertirse con sus propios chistes y hasta de los cuentos paisas más sencillos, como los de ‘Cosiaca’, que disfrutaba muchísimo».

En el campo de la política, Ospina Pérez desempeñó diversos cargos y estuvo presente en algunas decisiones y momentos que marcarían la historia de su país. En sus inicios, entre 1915 y 1917, hizo parte del Concejo Municipal de Medellín. Luego fue elegido diputado de la Asamblea Departamental de Antioquia, oficio ejercido desde 1917 hasta 1919. Durante la presidencia de Pedro Nel Ospina, de 1922 a 1926, trabajó como senador de la República; es reconocido su apoyo al sector cafetero, mediante proyectos y debates, y su propuesta para la consolidación de un Banco Agrícola Hipotecario. También trabajó como rector de la Escuela de minas, en remplazo de su fallecido padre; como superintendente del Ferrocarril de Antioquia, en 1919; y como ministro de obras públicas, durante sólo ocho meses, entre 1926 y 1927.

En las elecciones presidenciales de 1946, Ospina Pérez fue inscrito como el candidato del Partido Conservador; y terminó siendo elegido. Así, el 07 de agosto de 1946, reemplazó a Alberto Lleras Camargo. Una vez en el cargo, Ospina Pérez, en primer lugar, se dio a la tarea de reducir los problemas agrícolas, con el fin de fortalecer la economía nacional; y, en segundo lugar, a mejorar las obras públicas y las comunicaciones. Durante el gobierno de Ospina Pérez aumentaron las exportaciones de café. También se destaca la creación de la Flota Mercante Grancolombiana y la unificación, en 1950, de la Empresa Nacional de Telecomunicaciones y la Empresa de Radiocomunicaciones, cuyo resultado fue, en su momento, la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, más conocida como Telecom.

Mariano Ospina Pérez era el presidente del país cuando Jorge Eliécer Gaitán fue asesinado y se iniciaron los enfrentamientos políticos entre los sectores liberales y conservadores, es decir, el periodo de la Violencia. A raíz de lo anterior, el 09 de noviembre de 1949, Ospina Pérez declaró al país en estado de sitio, con el fin de contrarrestar las protestas y desmanes generalizados y poder restablecer la tranquilidad del orden público. Lo anterior significó la suspensión de las actividades políticas normales, el cierre del Congreso, por ejemplo, y la omisión de muchas garantías constitucionales. El liberalismo criticó con vehemencia las decisiones presidenciales de Ospina Pérez, pues se buscaba quitarle la investidura. Los conservadores, por otra parte, se aferraron al poder. Así, Ospina Pérez concluyó su mandato y el sucesor designado fue el también conservador Laureano Gómez; en los años siguientes, ambos tendrían grandes desacuerdos políticos que ocasionarían una división en el movimiento. Lo anterior pudo haber derivado en que Ospina Pérez apoyara el golpe militar del general Gustavo Rojas Pinilla, quien fue su ministro de correos y telégrafos de 1949 a 1950. Pero, al cabo de dos años, se mostró en desacuerdo con el mismo. En busca de reducir las confrontaciones, apoyó la creación del Frente Nacional, un trato entre liberales y conservadores para turnarse el poder y repartir los ministerios de manera equitativa.

Biografía

Maximiliano I de Baviera

Publicado

en

Biografía de Maximiliano I de Baviera
Joachim von Sandrart, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de Maximiliano I de Baviera

Maximiliano I de Wittelsbach (17 de abril de 1573 – 27 de septiembre de 1651) Duque y  elector de Baviera, campeón del bando católico durante la Guerra de los Treinta Años. Hijo de Guillermo V de Baviera, Maximiliano I se educó con los jesuitas. En 1591 comenzó a participar en el gobierno. Sucedió a su padre, luego de que este abdicara, en 1597. Para luchar contra los príncipes protestantes de la Unión Evangélica, fundó en 1609 la Santa Liga. Maximiliano contribuyó al final de la Guerra de los Treinta años firmando el armisticio de Ulm con Francia en 1647.

Primeros años

Nacido en Múnich, Maximiliano I fue el primer hijo de Guillermo V de Baviera y de Renata de Lorena. Recibió una educación católica estricta, siendo educado por los jesuitas. Comenzó a participar en el gobierno en 1591.  Más tarde viajó a Bohemia e Italia. En 1595 se casó en Francia con su prima Isabel Renata, la hija del duque Carlos III de Lorena y la princesa Claudia de Valois; permanecieron juntos hasta la muerte de Isabel acaecida en 1635.

Duque de Baviera

Maximiliano sucedió a su padre en el trono ducal luego de que este abdicara en 1597. Bajo su administración, la  endeudada y mal administrada Baviera, pronto recuperó la solvencia. Maximiliano revisó, entro otras cosas, el código legal. También construyó un ejército eficaz y reforzó el control sobre sus tierras y sobre la Iglesia. Como jefe de los católicos alemanes,  en 1609 formó la Santa Liga para contrarrestar la recién creada Unión Protestante.

Guerra de los Treinta Años

En 1619, un año después de que comenzara la Guerra de los Treinta Años, Maximiliano I envió al Conde Tilly (Johann Tserclaes) y su ejército de la Liga Católica a luchar contra los súbditos bohemios rebeldes del emperador Fernando II de Habsburgo. El 8 de noviembre de 1620, sus tropas aniquilaban al ejército rebelde del recién nombrado Federico V de Bohemia en la batalla de la Montaña Blanca. Así, Maximiliano consiguió el Palatinado y la dignidad electoral junto a los dominios de Federico, como quedó establecido en la dieta de Ratisbona en 1623.

La hostilidad de los príncipes del imperio hizo que se opusiera a su jefe militar, Albrecht von Wallenstein, sin embargo,  cuando Gustavo Adolfo II de Suecia invadió Baviera en 1632,  Maximiliano volvió a darle su apoyo y el mando de su ejercito. En 1647 firmó con Francia y Suecia el armisticio de Ulm, pacto al que siguió el tratado de Westfalia un año después, poniendo fin a la guerra de los Treinta Años (en España y Francia la guerra continuó hasta 1659). Gracias al tratado su familia consiguió el electorado a título hereditario.

Tras la muerte de su esposa, Maximiliano se casó con María Ana de Austria, su sobrina, la hija de Fernando II de Habsburgo y de su hermana María Ana de Baviera. Con esta tuvo a su tan esperado heredero, Fernando María de Wittelsbach, quien nació en 1636. A diferencia de su primera esposa, María Ana de Austria si participó activamente en los asuntos políticos del imperio. Su segundo hijo Maximiliano Felipe Jerónimo nació en 1638.

Maximiliano I falleció tres años después de terminar la guerra, el 27 de septiembre de 1651, en Ingolstadt (Baviera).

Continúa leyendo

Biografía

Franz Neumann

Publicado

en

Biografía de Franz Neumann
Foto tomada de marcuse.org

Biografía de Franz Neumann

Franz Leopold Neumann (23 de mayo de 1900- 2 de septiembre de 1954) Activista político y abogado judío alemán, miembro de la Escuela de Frankfurt. Es considerado uno de los fundadores de la ciencia política moderna. Tras el ascenso del nazismo, se exilió  y nacionalizó estadounidense junto a otros miembros de la escuela, los cuales colaboraron haciendo inteligencia en la guerra contra Hitler. Se convirtió en un importante teórico político a partir de la publicación de  Behemoth: Pensamiento y acción en el nacional socialismo en 1942. Neumann contribuyó a la estrategia de enjuiciamiento en los Juicios de Núremberg.

Primeros años

De familia judía, Neumann nació el 23 de mayo de 1900, en Kattowitz, Silesia, entonces Imperio Alemán (hoy Polonia). Como estudiante, apoyo la Revolución de noviembre de 1918; más tarde se unió al Partido Socialdemócrata Alemán. Neumann fue determinante en la organización de la Sociedad de Estudiantes Socialistas de Frankfurt, donde conoció en 1918 a Leo Löwenthal, su futuro colega en el Instituto para la investigación social con sede Nueva York, bajo la dirección de Max Horkheimer.

Trayectoria

Neumann estudió Derecho en Breslau, Leipzig, Rostock, y Frankfurt y en 1923 se recibió doctor con una tesis sobre el método en la teoría del castigo. Su principal objetivo era explicar la aceptación socialista del individualismo liberal en esta esfera. Desde 1925 hasta 1927, Neumann estuvo activo como asistente legal y auxiliar de Hugo Sinzheimer, entonces el principal teórico reformista de la legislación laboral y quién le ayudó a entrar como profesor en la academia de síndicos afiliada a la Universidad de Frankfurt.

Durante la República de Weimar (1918-1933), trabajó en el ala laborista del Partido Social Demócrata. Hasta 1933 ejerció la abogacía en Berlín, donde colaboró con Ernst Fraenkel especializándose en derecho laboral. Neumann representó a varios sindicatos y publicó numerosos escritos en este campo.  En 1932-33 se convirtió en abogado principal del Partido Social Demócrata; publicó una obra en contra de la ilegalización del  principal periódico del partido.

Exilio en Londres

Advertido sobre su inminente detención, tras el advenimiento del nazismo, Neumann huyó a Inglaterra. Se instaló en Londres y estudió bajo la tutela de Harold Laski en la Escuela Económica de Londres. Pronto obtuvo un  segundo doctorado y recomendado por Laski fue contratado en el Instituto de Investigación Social de Frankfurt en 1936. Entonces, el instituto y varios de los miembros de la Escuela de Frankfurt se encontraban en exiliados en Columbia. Inicialmente trabajó como administrador y asesor jurídico, y, luego, fue investigador asociado, aunque nunca recibió el mismo reconocimiento que tuvieron Pollock y Adorno.

Vida en Estados Unidos

Neumann ganó su reputación como académico entre los estudiosos de Estados Unidos con la publicación de Behemoth: Pensamiento y acción en el nacional socialismo en 1942. En la obra, Neumann observaba los problemas internos de la política nazi, partiendo desde las instituciones y el poder económico hasta la psicología política. Sostuvo que la Alemania nazi carecía de un estado en el sentido de la formación política moderna orientado al orden y la previsibilidad y que la organización nazi de la sociedad implicaba la destrucción de toda idea tradicional de Estado y del derecho, incluso de la racionalidad básica.

Pese a las criticas que recibió su tesis, sus ricas fuentes de documentación empírica le valieron el reconocimiento mundial. La obra influyó fuertemente en el sociólogo C. Wright Mill, le otorgo un gran prestigió y sentó las bases para su exitosa carrera en Washington. Neumann trabajó en numerosos proyectos, junto con Herbert Marcuse, quien fuera su gran amigo, y Otto Kirchheimer, incluyendo el análisis de las tendencias políticas en Alemania. A finales de 1944, recolecto información para las autoridades.

Núremberg

Puesto a cargo del análisis de los 22 acusados en Núremberg, Neumann contribuyó a la estrategia de enjuiciamiento con el informe, The problem of establishing criminal responsibility.  Neumann creía que los criminales de guerra alemanes debían ser juzgados ante los tribunales alemanes de acuerdo con la ley de Weimar y como una parte importante del esfuerzo en la desnazificación.

En 1948 se convirtió en profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia,al mismo tiempo ayudó a establecer la Universidad Libre de Berlín. Neumann desempeñó un papel importante en los intentos de la Fundación Rockefeller para reforzar la teoría política como un componente esencial en las ciencias políticas de las universidades norteamericanas.

Algunas obras suyas son: Trade Unionism, Democracy, Dictatorship (1934); Germany and World Politics; 14 (1954) y The Democratic and the Authoritarian State: Essays in Political and Legal Theory (1957).

 Muerte

Neumann falleció en Suiza, el 2 de septiembre de 1954,  victima de un accidente automovilístico. Su viuda, Inge Werner, se casó con su amigo Herbert Marcuse en 1955. Su hijo mayor, Franz Thomas Neumann,  es un destacado abogado de derechos civiles en Berkeley y su hijo menor, Michael Neumann, es profesor de filosofía .

Continúa leyendo

Biografía

Alejandro II de Rusia

Publicado

en

Biografía de Alejandro II de Rusia
Konstantin Makovsky (1860), CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Biografía de Alejandro II de Rusia

Alejandro II Nikolaiévitch o Alejandro II de Rusia (29 de abril de 1818 –  13 de marzo de 1881) Zar de Rusia de la dinastía Romanov, conocido como El Emancipador.  Hijo de Nicolás I de Rusia, Alejandro accedió al trono tras morir su padre en 1855. La derrota de Rusia en la Guerra de Crimea, le llevo adoptar una política reformista: abolió la servidumbre, reformó el sistema penal, extendió la educación e impulsó la construcción de ferrocarriles. Cuando su poder y su vida se vieron amenazados (por las ideas revolucionarias y nacionalismos), su política se hizo más autoritaria. Sobrevivió a numerosos atentados antes perder la vida en el ataque perpetrado por el grupo terrorista Naródnaya Volia.

Primeros años

Perteneciente a la dinastía Romanov, Alejandro fue el primer hijo de los seis que tuvieron el zar Nicolás I Rusia y su esposa Carlota de Prusia. Nació en Moscú el 29 de abril de 1818. Su origen le granjeo una buena formación, pero,  al contrario de su padre, Alejandro no mostró simpatías por lo militar. Fue más bien un idealista. En el año 1840 contrajo nupcias con María Teodora de Hesse-Darmstadt (hija de Luis II de Hesse-Darmstadt) y al morir esta, en 1880, se unió a Catalina Dolgoruki, quien fuera hasta entonces su amante.  Con ambas tuvo una numerosa descendencia de hasta once hijos. Con Teodora tuvo 8 hijos (6 hijos y 2 hijas), entre ellos: su sucesor Alejandro III (1845) y el duque Vladímir (1847), y con Catalina tuvo a Jorge (1872);Olga (1874) y Catalina (1878).

Un zar reformador

Alejandro fue coronado zar tras morir su padre, en 1855, en plena Guerra de Crimea.  La derrota rusa la atribuyó al atraso estructural del país por lo que en respuesta adoptó una política reformista. Su primera tarea fue lograr la firma de una paz, la Paz París, acuerdo por el cual se prohibía la navegación de buques de guerra rusos en el mar Negro y en el que cedía Besarabia a los turcos.  Su fastuosa coronación dejo en segundo plano la derrota. Coronado, el zar hizo gala de su generosidad, perdonó impuestos y multas e indultó a varios presos políticos, como a los decembristas de 1825 y el escritor Fiódor Dostoyevski.

Alejado del orden militar y muy activo durante sus primeros años, Alejandro II, suprimió varias de las prohibiciones impuestas por su padre. Fue conocido como el Emancipador, pues, tomó la decisión de liberar al enorme número de siervos rusos (entonces superaban los 30 millones). La gran complejidad de la tarea llevó a que tomara más de lo esperado; la abolición se logró en marzo de 1861. La medida, aplaudida por los liberales, creó nuevos problemas como el empobrecimiento de muchos campesinos y el estallido de varios motines. No obstante, los cambios no acabaron ahí. Alejandro también reformó el sistema penal (1864), eliminando los castigos corporales; unificó los tribunales y creó poderes locales los cuales eran elegidos por el pueblo; asimismo, extendió la educación con una nueva ley educativa (1863) e impulso varias mejoras como la construcción de ferrocarriles.

Ideas revolucionarias y el retorno al autoritarismo

Las reformas y grandes cambios, si bien fueron notables, no frenaron la difusión de ideas revolucionarias, especialmente en las universidades, donde los alumnos eran sobre todo de clase media. El campesinado terminó por dejarse influir con lo que los levantamientos no hicieron esperar. Cuando la oposición al régimen se hizo cada vez más amenazadora: tras la insurrección de Polonia (1863-64) y un atentado al zar (1866), Alejandro dio giro en su política. Reintrodujo leyes que limitaban el accionar de los estudiantes, reforzó la censura, controló la educación y emprendió percusiones en contra las minorías intelectuales.

Política exterior

Alejandro II se sentía entonces incapaz de detener la amenaza nihilista; se volvió cada vez más autoritario. Intentó recuperar la fuerza y  el prestigio perdidos con una política exterior revisionista: expandió las fronteras de Rusia en el Cáucaso y en Asia Central y también amenazó la presencia británica en India apoyado en una alianza con los persas. La victoria ante Francia, en 1871, le permitió levantar algunas de las clausulas del Tratado de París, recuperando  su paso por el Bósforo. Más tarde se alió con la Alemania de Bismarck y reforzó su posición internacional. Incluso se permitió librar una nueva guerra con el Imperio Otomano en 1877, pero la intervención inglesa le impidió consumar sus planes.

Fue la acción concertada de las potencias occidentales lo que detuvo entonces el expansionismo ruso.

Muerte

Después de sobrevivir a cuatro atentados frustrados, Alejandro murió victima de un quinto atentado terrorista orquestado por el grupo Naródnaya Volia, el 13 de marzo de 1881. A Alejandro le fue lanzada una bomba mientras se movilizaba en su carro por las calles de San Petersburgo.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad