John Stuart Mill

Biografia de John Stuart Mill
By Scan by NYPL [Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía John Stuart Mill

John Stuart Mill (20 de mayo 1806- 1873) economista, lógico y filósofo. Nació en Londres, Inglaterra. Su padre era el economista James Mill, fue educado él, especialmente en los principios de Emilio de Rousseau. Aunque, también aprendió a temprana edad griego y latín y uno de sus mayores pasatiempos fue leer obras clásicas. Desde los trece años su padre le introdujo en los principios de la lógica y de la economía política, centrándose en los postulados de Adam Smith y David Ricardo. Lamentablemente la enseñanza de su padre le dejo más recuerdos negativos que cualquier otra cosa, su padre fue un ser duro y en ocasiones agresivo.

Educó a sus hijos bajo el modelo utilitarista, que consistía en someterlos a una secuencia de placeres y dolores con la intención de que razonaran adecuadamente. Su infancia fue aburrida porque no tuvo la oportunidad de interactuar con otros niños. Realmente, la mayoría de su infancia estuvo leyendo personajes como Luciano, Diógenes, Isócrates y seis diálogos de Platón. Aprendió directamente de David Ricardo, quien fue un amigo cercano de la familia. A los 20 años afrontó una crisis metal.  Tras su recuperación comenzó a leer las Memorias de Marmontel. Allí conoció nuevas corrientes intelectuales, como el positivismo de Comte, el pensamiento romántico y el socialismo.

Mas adelante, Mill fue contratado en la Compañía Británica de las Indias Orientales y de igual modo fue miembro del Parlamento por el partido Liberal, su papel allí consistió en abogar por aligerar las cargas sobre Irlanda. Mill escribió: Consideraciones sobre el gobierno representativo, allí argumentó e ideó varias reformas del Parlamento y del sistema electoral, especialmente trató las cuestiones de la representación proporcional y la extensión del sufragio. Durante este tiempo consolidó una amistad con el psicólogo y filósofo escocés Alexander Bain.

Luego de tener una larga amistad con Harriet Taylor decidieron casarse en 1851. Taylor fue una gran ayuda en todo sentido, influencio con gran ahínco su trabajo e ideas. La relación con Harriet Taylor inspiró a Mill en la defensa de los derechos de las mujeres. Desarrolló una gran habilidad para teorizar desde todas las ramas de la filosofía, desde la lógica hasta la teoría política pasando por la ética. Mill se movía entre el empirismo y el positivismo. Consideraba que el conocimiento humano tenía su origen y su límite en la experiencia observable, de las impresiones sensibles de los sujetos y los conceptos más abstractos, lo anterior crea «asociaciones» de impresiones realizadas por la mente.

Lo anterior es conocido como asociacionismo psíquico. Desarrollo luego de varios análisis la idea de que el conocimiento científico es meramente probable, no necesario, como ya indicó en su momento David Hume, a quien Mill sigue en este punto. Ahora bien, en 1823 ingresó en la Compañía de las Indias Orientales, donde llegaría a ocupar el cargo de jefe de la Oficina para las Relaciones con los Estados Indios. Estuvo firme en la defensa de la causa abolicionista durante la guerra civil estadounidense, desde 1865 y durante tres años ocupó un escaño en la Cámara de los Comunes, fue muy cuestionado por mostrar su apoyo a las medidas a favor de las clases menos privilegiadas y de la igualdad de derechos para la mujer.

Sus primeros escritos sobre la defensa de la libre expresión aparecieron publicados en de los diarios The Traveller y The Morning Chronicle. En 1824, surgió The Westminster Review, órgano de transmisión de las ideas filosóficas radicales, proporcionó a Mill una zona privilegiada desde el que difundir su ideario liberal.  En el campo de la ética, John Stuart Mill defendió en cierta medida el utilitarismo, probablemente lo heredó de su padre, en el que pueden entreverse influencias de Bentham y en el que demostró una constante preocupación por incluir en el concepto habitual de «utilidad». Sobre las principales tendencias filosóficas de su tiempo, Mill se manifestó a favor del positivismo de Auguste Comte y contrario a las ideas de Hamilton.

Advirtió que la democracia era esencial como forma de gobierno, atemperado por el pesimismo sobre la incidencia real en el bienestar social de su práctica. Debemos aclarar que, sus trabajos sobre lógica y metodología de las ciencias tuvieron mucha importancia en la época. Como economista fue considerado un excelente representante tardío de la escuela clásica inglesa; algunos autores posteriores, como Marx, referenciaron sus trabajos y destacaron su alejamiento de la noción del valor-trabajo. Su obra principal en el campo de la economía política apareció en 1848 bajo el título de Principios de economía política, en los que cabe distinguir tres partes diferenciadas.

En esta obra realizó un completo análisis del proceso de formación de los salarios que determinó por la interacción entre la oferta de trabajo y de la demanda del mismo en forma de fondo de salarios. También, consideró el beneficio como renta del capital y lo hizo dependiente del nivel general de precios. En el campo de la economía internacional fue responsable de introducir el término «relación real de intercambio». En otra parte de la obra se encargó de analizar y exponer su idea de una evolución hacia el estancamiento de la totalidad del sistema capitalista a causa de una inclinación irreversible a la reducción de los beneficios, esto luego sería profundizado por Karl Marx.

En la obra expresa claramente su visión reformista y trata las medidas necesarias para favorecer una más justa distribución de la renta, entre las que Mill propuso la limitación de la herencia, la cooperación obrera e interterritorial y la promoción de la pequeña propiedad campesina. Fue un científico social muy productivo a la hora de escribir, algunas de sus obras son: Discurso inaugural en St. Andrews sobre el valor de la cultura (1867), Discurso a favor de la pena de muerte (1868), Inglaterra e Irlanda (1868), Thorton sobre el trabajo y sus demandas (1869), La esclavitud de la mujer (1869), Capítulos y discurso sobre los problemas de tierra en Irlanda (1870), Naturaleza, la utilidad de la religión y teísmo (1874), Tres ensayos sobre religión (1874). Sus últimos años de vida los paso en Aviñón, localidad francesa. Hasta los últimos días produjo conocimiento y escribió varios textos, que no fueron publicados. Murió el 8 de mayo de 1873 sin conocerse las causas.

 

Artículos recomendados

To Top