Hipócrates de Cos

Biografía de Hipócrates de Cos
Foto: user:shakko / CC BY-SA 3.0

Biografía de Hipócrates de Cos

Hipócrates de Cos (460 a. C. –  370 a. C.) médico. Nació en la Isla de Cos, Antigua Grecia.  Se dice que Hipócrates provenía de una estirpe de magos de la isla de Cos y estaba directamente emparentado con el dios griego de la medicina: Esculapio. Creció en los tiempos de Sócrates y Platón, éste lo cita en diversas ocasiones en sus obras. Hipócrates no solo recibió formación médica en Grecia, sino que realizó un viaje a Egipto, donde conoció directamente los trabajos médicos atribuidos a Imhotep. Este hombre fue un erudito egipcio considerado un gran médico, y en general un gran sabio.

Hipócrates empezó a plasmar todos sus conocimientos y planteamientos desde joven. Es autor de una suerte de enciclopedia médica de la Antigüedad, dicha enciclopedia contenía al menos varias decenas de libros (aproximadamente 60 a 70). En sus textos, se defiende la concepción de la enfermedad como la consecuencia de un desequilibrio entre lo que él denominó los humores líquidos del cuerpo, es decir, la sangre, la flema y la bilis amarilla o cólera y la bilis negra o melancolía. Debemos mencionar que esta teoría fue desarrollada ulteriormente por Galeno y que dominaría la medicina hasta la Ilustración.

Hipócrates propones para atacar estas afecciones el empleo de plantas medicinales y recomienda aire puro y una alimentación sana y equilibrada. Esto fue un planteamiento realmente innovador para la época por eso se considera el padre de la medicina. Ahora bien, entre sus aportaciones se destaca la consideración del cuerpo como un todo, Hipócrates enfatizó en la realización de observaciones minuciosas de los síntomas y la toma en consideración del historial clínico de los enfermos. En el campo de la ética médica podemos decir que los planteamientos de Hipócrates reunidos en el célebre juramento que lleva su nombre, fueron la base de la ética moderna.

Para este médico de la antigua Grecia era necesario procurar el cuidado y la cura de los enfermos, además evitar abusar de la confianza de los pacientes, en especial de las mujeres y también mantener la reserva y la confidencialidad. En su escrito, más conocido como colección hipocrática expone tendencias diversas, que en ciertos casos pueden incluso oponerse entre sí. Estos escritos fueron redactados aproximadamente en el 350 a.C., son una importante fuente para hacerse una idea de las prácticas y concepciones médicas anteriores a la época alejandrina.

En la Antigua medicina se proponía: investigar el origen del arte que practica, origen que halla en el deseo de ofrecer al ser humano un régimen de vida y, en especial, generar una alimentación saludable que tenga como objetivo satisfacer de manera racional las necesidades más inmediatas del humano. Por este motivo, Hipócrates afirma y difunde la necesidad de cocinar correctamente los alimentos como una primera manifestación de la búsqueda de una existencia mejor.

Realmente Hipócrates no se jactó de decir que todos sus planteamientos eran nuevos, sino que aceptaba que venían como tradición desde mediados del siglo V y que debían desarrollarse. Suelen entremezclarse los descubrimientos médicos de los escritores del Corpus hippocraticum; los practicantes de la medicina hipocrática y las acciones del mismo Hipócrates, esto tiende a generar un desconocimiento del propio Hipócrates y de sus aportaciones al campo médico.

A pesar de esta situación, en concreto, se le atribuye un gran progreso en el estudio sistemático de la medicina clínica, logró reunir el conocimiento médico de escuelas anteriores y combinar prácticas médicas de gran importancia histórica, como el juramento hipocrático y otras obras. Esta habilidad fue aprendida del gran médico egipcio. También demos decir que las enseñanzas de su padre, Heráclides, también médico, fueron fundamentales. Su madre, Praxítela, también fue muy importante en su desarrollo intelectual. Polibo fue el auténtico sucesor de Hipócrates. Hipócrates también fue un hombre interesado en la teúrgia y la filosofía.

La primera era una práctica mágico-religiosa que buscaba la invocación de los poderes ultraterrenales, la comunicación con ángeles y dioses para recibir ayudar espirituales. Hipócrates fue mencionado en el diálogo de Platón

Protágoras, en el que el filósofo lo describe como «Hipócrates de Cos, el de los Asclepíadas». Realmente fue mencionado muy pocas veces, o por lo menos no sobreviven los textos que lo mencionaron.

Este médico griego realizó otros viajes más cortos a Tesalia, Tracia y el mar de Mármara, donde consiguió varios conocimientos médicos. A través de la historia se ha reconocido sus importantes y duraderas contribuciones a esta ciencia como fundador de la escuela que lleva su nombre. Debemos decir que esta escuela intelectual revolucionó la medicina de su época, y logró establecerla como una disciplina separada de otros campos con los cuales se la había asociado tradicionalmente, en ese sentido, se convirtió en una auténtica profesión. Ahora bien, la vida de Hipócrates terminó probablemente en Larisa a la edad de 90 años en el 370 a.C., aunque según algunas fuentes superó los 100 años.

To Top