Filippo Tommaso Marinetti

Biografía de Filippo Tommaso Marinetti
Dominio Público

Biografía de Filippo Tommaso Marinetti

Filippo Tommaso Marinetti (22 de diciembre de 1876 -2 de diciembre de 1944) Nació en Alejandría, Egipto. Poeta y dramaturgo italiano, fundador del movimiento futurista, vanguardia artística que rompió con la tradición y las maneras convencionales de expresión para dar paso a un nuevo estilo más agresivo e irreverente de expresión inmediata. Graduado en Leyes de la Universidad de Génova, se dedicó por completo a la literatura. Inicio su carrera trabajando como redactor de la revista Antologie revue y debutó como poeta con Les vieux marins (1897). Rompió con la tradición y gestó una nueva vanguardia a comienzos del siglo XX con la publicación de sus Manifiestos Futuristas (1909, 1910 y 1912). Partidario del fascismo de Mussolini, llegó a ocupar varios cargos oficiales y fue considerado el poeta oficial del régimen.

Familia y estudios

Nacido en el seno de una familia acomodada, Marinetti tuvo como padres al abogado civil Enrico Marinetti y su esposa Amalia Grolli. Vivió y cursó sus estudios primarios en Alejandría, para después trasladarse a Italia con su familia y establecerse en Milán. Posteriormente se trasladó a Paris, donde continuó su formación académica básica e inicio su carrera en Derecho, ingresando a la Universidad de Pavía. Poco tiempo antes de terminar la carrera se trasladó a la Universidad de Génova, donde se graduó en 1899. Por este mismo periodo comenzó a trabajar como redactor de la revista francófona Antologie revue, donde al poco tiempo entró en contacto con las nuevas expresiones literarias y las vanguardias artísticas.

Trayectoria de Filippo Tommaso Marinetti

Mientras cursaba estudios en la Universidad de Génova y trabajaba en la revista Antologie revu, Marinetti comenzó a escribir sus primeros poemas, los cuales publicó entre finales del siglo XIX y comienzos del XX. Se dio a conocer en el ambiente literario por medio del poema, Los viejos marinos (Les vieux marins, 1897), escrito con el cual obtuvo el primer premio de los Samedis populaires. Posteriormente publicó el poema, La conquista de las estrellas (La conquete des étoiles,1902), el poemario Destrucción (Destruction, 1904) y las obras teatrales El rey Francachela (Le Roi Bombance, 1905) y La ville charnelle (1906),

con las cuales contribuyó en gran medida a la difusión de la poesía simbolista y decadente.

A mediados de la primera década del siglo XX, fundó la revista Poesía, publicación periódica en la que aparecieron los primeros versos de jóvenes poetas aún desconocidos. Tras darse a conocer con sus primeros poemas y tragedias satíricas, Marinetti rompió con la tradición publicando en el diario Le Figaro su primer Manifiesto del futurismo (1909), obra que marcó un antes y después en la literatura de la época. Poco tiempo después desarrolló su nueva propuesta en el Manifiesto de la literatura futurista (1910) y el Manifiesto técnico del futurismo (1912), obras en las que profundizo y sentó las bases del movimiento artístico futurista.

En los tres manifiestos, Marinetti rechazó la estética tradicional para dar lugar a un nuevo estilo, marcado por la agresividad y la originalidad. En este también exaltó la modernidad, la velocidad, el dinamismo y el progreso ligado a las máquinas y la industria moderna. Asimismo, destacó la importancia de la violencia y la guerra entendidas como la única forma afirmación individual. Esta nueva vanguardia en la que se buscó plasmar el movimiento, la velocidad, el cambio y la fuerza de los tiempos modernos se caracterizó por su agresividad y la destrucción de las viejas formas de expresión. Es por esto que en ella se abolieron la sintaxis y la puntuación con la intención de reflejar de manera apropiada las sensaciones inmediatas de la vida moderna.

Sentadas las bases del futurismo, Marinetti se dedicó por completo a la difusión del movimiento reflejando en sus obras cada uno de los postulados planteados en los manifiestos teóricos, probando de esa manera que ese tipo de escritura novedosa y renovadora era posible. Sus primeras obras futuristas fueron: Mafarka el futurista (1910), Les poupées électriques (1910), La battaglia di Tripoli (1911), Parole in libertá (1912) y Zang Tumb Tumb. Adrianopoli, ottobre 1912 (1914).  Obras en las que se puede apreciar la destrucción de las formas tradicionales de expresión, la agresividad y efusividad de las sensaciones planteadas por el autor y el nacionalismo exacerbado de Marinetti, así como la exaltación a la violencia y el mundo moderno ligado a la tecnología y las máquinas.

En el trascurso de las siguientes décadas, Marinetti, difundió el futurismo realizando numerosas conferencias y lecturas poéticas en diversos países de Europa y América. Estas conferencias permitieron que el movimiento tomara fuerza y se extendiera a diversos ámbitos artísticos como la pintura y la música. Este movimiento influyó profundamente en el arte italiano como se vio reflejado en las obras de Umberto Boccioni, Giacomo Balla, Antonio Sant’Elia y Gino Severini, quienes se adhirieron al movimiento hacia mediados de la década de 1910. Este movimiento influiría también en la obra de Robert Delaunay, Marcel Duchamp y Fernand Léger.

Como defensor de las acciones bélicas y la violencia en general, Marinetti se convirtió en partidario del régimen fascista de Mussolini, periodo en el cual llegó a ocupar importantes puestos oficiales, ligados en gran medida a su carrera literaria. Fue miembro de la Academia de Italia, manejada por el régimen y se convirtió en el poeta oficial del mismo, difundiendo en su obra la ideología política de la época. En este periodo publicó: Democrazia futurista (1919), Futurismo e fascismo (1924), Scatole d´amore in conserva (1927), Prigionieri e Vulcani (1927) y Poemi simultanei futuristi (1933), entre otros. Su popularidad fue decayendo paulatinamente hacia finales de la década de 1930 y tras la caída del régimen murió en el olvido. Fiel al fascismo falleció el 2 de diciembre de 1944 en Bellagio, Italia, a causa de un ataque al corazón.

To Top