Historia

Carlos Pizarro Leongómez

Biografía de Carlos Pizarro Leongómes
Google

Biografía de Carlos Pizarro Leongómez

Carlos Pizarro Leongómez fue guerrillero, Político, y abogado colombiano, reconocido por ser el máximo comandante del grupo guerrillero M-19. Nació el 6 de junio del año 1951 en Cartagena de Indias, y fue hijo de Juan Antonio Pizarro y de Margoth Leongómez.

Realizó estudios en varios colegios laicos y religiosos, finalmente se graduó de bachiller en el colegio de La Salle en Bogotá. En el año 1969 comenzó a estudiar Derecho en la Pontificia Universidad Javeriana, donde tuvo como compañeros a Ernesto Samper, Noemí Sanín, Carlos Vicente de Roux, Gustavo Camilo Arciniegas, Mario Alario, Guillermo Bueno, Guillermo Márquez Amado, entre otros personajes importantes de la política colombiana.

En el año 1971, angustiado por las desigualdades sociales, se unió a los movimientos estudiantiles de la universidad y apoyó la reapertura de la Universidad Nacional que había estado cerrada por un tiempo. En ese mismo año, la Universidad Javeriana le negó la posibilidad de continuar estudiando, debido a su participación en los movimientos revolucionarios, por lo que terminó sus estudios en la Universidad Nacional y se convirtió en activista político. Ingresó a la Juventud Comunista Colombiana (JUCO), done era enviado a realizar servicios sociales en zonas de violencia.

 

Trayectoria revolucionaria y en el M-19

Para el año 1968, Carlos Pizarro se encaminó en las filas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Sin embargo, debido a diferencias con los altos cabecillas del grupo armado, se retiró el 11 de septiembre de 1973, y junto a Jaime Bateman, Álvaro Fayad alias “el turco”, Luis Otero Cifuentes, Vera Grabe, Iván Marino Ospina y otros, crearon el Movimiento 19 de abril (M-19); el M-19 se catalogaba como una guerrilla urbana, nacionalista, bolivariana y socialdemócrata.

Fue capturado el 14 de septiembre del año 1979, Durante el Gobierno del presidente Julio César Turbay. Fue llevado a Cimitarra donde se le realizó un cuestionamiento y luego fue llevado a la Cárcel La Picota de Bogotá. Permaneció detenido por 3 años donde fue juzgado por el Consejo Verbal de guerra, junto con más de 150 integrantes del grupo armado.

En el año 1982 Carlos Pizarro y otros compañeros quedan libres, tras aprobarse la ley de amnistía que dejó en libertad a más de 1200 reclusos, la mayoría condenados por rebelión.

Para el año 1983, después de la amnistía, Carlos Pizarro siguió insistiendo al gobierno, establecer diálogos de paz. Tras la muerte de su compañero Jaime Bateman, tomó el mando del grupo después de Fayad y Ospina; también fue nombrado vocero del grupo durante los diálogos de paz con Betancur.

El 24 de agosto de 1984 se firmaron los Acuerdos de Corinto, después de un atentado que sufrió durante una emboscada del Ejército, de donde salió herido junto a su compañera sentimental. A pesar de la intención de dejar las armas, Carlos Pizarro dirigió nuevos combates contra el ejército después de que este atacara a sus principales cabezas.

A principios del año 1985 siendo el segundo comandante del M-19, Carlos Pizarro anunció ruptura de la tregua con el gobierno, por lo que reanudó operaciones militares. Para el 6 de noviembre de ese mismo año, Álvaro Fayad, como comandante supremo, ordenó la toma del Palacio de Justicia en Bogotá y el secuestro de los magistrados de los altos tribunales. Pizarro afirmó que estuvo desde el principio en desacuerdo con la toma y declaró posteriormente que ésta había sido un error por parte del movimiento guerrillero.

En el mes de enero del año 1986, fundó el Batallón América junto con el Movimiento Armado Quintín Lame, el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru de Perú y el Alfaro Vive ¡Carajo! de Ecuador y los Tupamaros de Uruguay. Tiempo después, hizo parte de la fundación de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar donde se propuso un frente común para las negociaciones de paz con el gobierno de Virgilio Barco.

El M-19 se estaba debilitando poco a poco en esa época, por lo que Carlos Pizarro ordenó el secuestro del líder conservador Álvaro Gómez Hurtado. Para la liberación del conservador, Pizarro mostró 11 propuestas, entre las que estaban un cese al fuego, una cumbre de Salvación Nacional y una Asamblea Nacional Constituyente. De esa manera empezó a gestionarse el proceso que condujo al M-19 a dejar las armas, por lo que Álvaro Gómez fue liberado 2 semanas después.

Para el 1 de septiembre de 1988, el presidente Virgilio Barco anunció la Iniciativa para la Paz, Haciendo un llamado a los involucrados en las armas a reintegrarse a la vida civil, por lo que se da por hecho los primeros acercamientos al Proceso de paz, los cuales se firmaron del 9 de marzo de 1990. El M-19 dejó las armas en el caserío de Santo Domingo, departamento del Cauca.

Tras la firma de acuerdos, el grupo armado se convirtió en un partido político llamado Alianza Democrática M-19 (ADM-19), donde Carlos Pizarro planteaba una política nacionalista en la que la solución a los problemas del país iniciara desde el estudio de la realidad colombiana, siguiendo los lineamientos bolivarianos respecto a una patria latinoamericana con la participación popular y en la que haya equidad social y económica. La política de Pizarro estaba enfocada en la democracia entendida como la tolerancia y el respeto al pluralismo ideológico.

Carlos Pizarro se lanzó como candidato a las elecciones a la alcaldía de Bogotá en marzo del año 1990, donde obtuvo la tercera posición de las elecciones. Después se presentó como candidato a la presidencia para el periodo 1990-1994; su campaña estaba basada en el lema: “Entre todos cambiaremos la historia de Colombia, palabra que sí”. Sobre su campaña afirmaba que:

“Ofrecemos algo elemental, simple y sencillo: que la vida no sea asesinada en primavera” Carlos Pizarro

Carlos Pizarro fue asesinado el 26 de abril de 1990, cuando se disponía a viajar a Barranquilla, el sicario Gerardo Gutiérrez abordó el mismo vuelo del Pizarro y le disparó en varias ocasiones dentro del avión. El 28 de abril de ese mismo año, sus restos fueron enterrados en el Cementerio Central de Bogotá.

Ir arriba