Síguenos en redes

Escritores

Alfonsina Storni

Publicado

en

Biografía de Alfonsina Storni
Archivo General de la Nación Argentina / Dominio Público

Biografía de Alfonsina Storni

Alfonsina Storni, nació en Capriasca, Suiza el 29 de mayo de 1892. Considerada la gran poetisa y escritora del Modernismo argentino, ya que pasó a ocupar un lugar destacado dentro del panorama literario hispanoamericano por la fuerte afirmación de la mirada femenina sobre el mundo, presente en sus versos. Junto a la chilena Gabriela Mistral y la uruguaya Juana de Ibarbourou, contemporáneas suyas, conformó la primera avanzada en la lucha de las mujeres por ocupar lugares de reconocimiento en los espacios de la Literatura de América.

Alfonsina era hija de Alfonso Storni y Paulina Martignoni, era la tercera de los hijos de la pareja, sus hermanos Romeo y María nacieron en 1887 y 1888 respectivamente. Cuando tenía cuatro años, la familia decidió retornar a San Juan, Argentina y unos años más tarde, a sus siete años, nació su hermano Hildo.

Desde su llegada a San Juan, la familia experimentó una precaria situación económica, motivo por el cual se trasladaron a Rosario en 1901 y decidieron probar suerte con un Café Suizo en el que Alfonsina limpiaba y atendía a los clientes.

Así, a los 12 años Alfonsina escribió su primer poema, un poema triste y centrado en el tema de la muerte, el cual dejó bajo la almohada de su madre para que ésta lo leyera. A la mañana siguiente, acompañada de numerosos coscorrones, su madre le explicó que la vida es dulce.

Por otra parte, su padre, era depresivo y alcohólico, motivo por el que fallece unos años más tarde, en 1906 y Alfonsina, que para entonces no dejaba de escribir poemas, comenzó a trabajar en un taller de gorras. Así, su madre, Paulina, contrajo matrimonio nuevamente y se marchó a Butinza, donde continuó dando clases de música y canto.

“Vueltas y vueltas doy por esas calles; por donde quiera, me siguen las paredes silenciosas, y detrás de ellas, en vano saber quiero si los hombres mueren o sueñan”. Alfonsina Storni

Alfonsina por su parte, se trasladó a Coronda para estudiar en el Magisterio, trabajando a su vez como celadora en la escuela. Pero pronto se da cuenta de que el dinero que le queda tras pagar la pensión no le da para vivir y, por tanto, toma la decisión de hacer escapadas a Rosario para cantar en un teatrillo como corista. Se entera entonces su familia en Coronda de su trabajo como cantante, y de inmediato Alfonsina piensa en quitarse la vida tirándose y ahogándose en el agua. Sin embargo, desistió de tal idea, y al año siguiente, en 1991, obtuvo el título de maestra y ejerció ese mismo otoño en una escuela de Rosario.

Publicó entonces sus primeros versos en las revistas: Mundo rosariano, Monos y Monadas a la vez que tuvo su primer desengaño amoroso con un hombre que era mayor y casado, que terminó por dejarla en embarazo.

Ante la vergüenza que le generó el hecho, Alfonsina decidió irse a refugiar a Buenos Aires y a sus veinte años, dio a luz a Alejandro el 21 de abril de 1912.

Tiempo después, trabajó como cajera en una tienda y colaboró en Caras y Caretas, trabajando allí como corresponsal psicológica. En dicha oficina, dictó su primer libro de versos “La inquietud del rosal”, el cual enseñó al poeta Felix B. Visillac que, fascinado por él, consigue que sea publicado.

Entonces la revista “Nosotros” elogió el poemario y desde aquel momento, Alfonsina Storni entró oficialmente en el círculo literario de la revista, haciéndose conocida y admirada, pero sus problemas económicos no disminuían.

Posteriormente, fue nombrada directora de un colegio y mientras trabajó en este redactó su segundo libro: “El dulce daño”.

En marzo de 1918, debido a una crisis nerviosa, se ve obligada a abandonar el puesto de directora y retorna entonces a los círculos literarios, publicando su segundo poemario y colaborando en “Atlántida” mientras vuelve a trabajar como celadora en otro colegio. Así en 1919 publica “Irremediablemente” y es ensalzada por la crítica.

Un año después, la Universidad de Montevideo la invita a dar unas conferencias. Ese mismo año, publicó “Languidez” y le crearon una Catedra en el Teatro Infantil Lavardén, donde comenzó a trabajar enseñando a los niños. Goza entonces de la fama que iba en aumento, hecho que, en vez de ser beneficioso, hace aflorar su comportamiento neurótico, motivo por el que decide retirarse a Los Cocos como haría otras repetidas veces en su vida.

Luego de obtener el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura en 1922 por “Languidez”, el Ministro de Instrucción Pública decidió crear una cátedra para ella en la Escuela Nacional de Lenguas Vivas, un año más tarde.

En 1925, publicó “Ocre”, que consagró casi de forma definitiva su alejamiento del Modernismo, al tener un alto contenido realista, y un año más adelante, publicó “Poemas de amor”. Así, Alfonsina prosiguió publicando su poemario hasta que en 1927 estrenó una obra de teatro: “El amo del mundo” que fue un rotundo fracaso que ni siquiera superó los tres días en cartelera.

Sin embargo, esto no significó su baja en la escritura de obras de teatro, ya que en 1932 publicó “Dos farsas pirotécnicas”.

Dos años más tarde, en 1934 publicó “Mundo de siete pozos” y en 1938 “Antología poética”.

Durante los años treinta, realizó dos viajes a Europa con su amiga Blanca de la Vega, viajes propiciados por la necesidad de buscar olvidar sus problemas mentales. Pero tras su regreso del último viaje le descubrieron un tumor en un seno, el cual extraen con éxito, pero debe continuar con una terapia de rayos que resulta tan dolorosa que decide dejarla. Alfonsina Storni se retrae entonces y sale escasas veces a la calle. Lo que genera que viva sus últimos años atemorizada por la muerte.

Así, el 25 de octubre de 1938, hallaron su cuerpo en la playa de La Perla, ubicada en Mar del Plata; había logrado aquel cometido que antes se había propuesto, se dejó abrazar por el agua, por el ancho y profundo mar que cedió a su amor llevándola con él más allá de su mortal existencia. Al día siguiente, es publicado su último poema: “Quiero dormir”, en La Nación.

Cabe resaltar que la obra de esta poetisa es un reflejo de dramatismo, de lucha y de una audacia inusual para su época. Su temática es, sobre todo, amorosa, feminista y profunda, en donde da cuenta de un carácter singular, marcado muchas veces por la neurosis.

Su muerte, es una huella de su transgresora personalidad. Su trágico suicidio, fue el único camino que le permitió huir de una penosa enfermedad oncológica y de la soledad que la invadía y ya le era insoportable.

Alfonsina Storni, consideraba que el suicidio era una elección que nos es concedida por el libre albedrío, y así lo había dejado expresado en un poema dedicado a su amigo y amante, el también poeta suicida: Horacio Quiroga.

Motivo por el que existen numerosas versiones románticas que aseguran que ella se internó lentamente en el mar hasta ahogarse; algunas de dichas versiones, sirvieron para componer la reconocida canción “Alfonsina y el mar”, que es enteramente inspirada en cómo se quitó la vida.

Su cuerpo fue velado inicialmente en aquella ciudad balnearia donde dio su último suspiro en aquel mar que tanto consiguió fascinarle, y finalmente fue trasladado a Buenos Aires.

Actualmente sus restos se encuentran enterrados en el Cementerio de la Chacarita.

Biografía

Samuel Johnson

Publicado

en

Biografía de Samuel Johnson
See page for author, CC BY 4.0, via Wikimedia Commons

Biografía de Samuel Johnson

Samuel Johnson, también conocido como Dr. Johnson (18 de septiembre de 1709-13 de diciembre de 1784) fue un escritor, lexicógrafo y crítico literario inglés. Considerado una de las figuras más importantes de la literatura inglesa, su carrera puede verse como una historia de éxito. Johnson, un niño enfermizo de las Midlands, logró por su talento, tenacidad e inteligencia, convertirse en la figura literaria y el conversador más destacado de su tiempo. No pudo completar sus estudios en Oxford debido a la falta de recursos económicos. Seis años después de publicar sus primeros ensayos en el diario de Birmingham (1732), empezó a trabajar para The Gentlemans Magazine. En Londres ganó prominencia por sus artículos y poemas satíricos. Su fama se consolidó con el Diccionario de la lengua inglesa, publicado en 1755. Destacan, entre otros, sus poemas “Londres, “To Lady Firebrace” y “La vanidad de los deseos humanos”.

Samuel Johnson

Johnson nació el 18 de septiembre de 1709 en Lichfield, Inglaterra. Hijo de Michael Johnson, un librero, y de Sarah Johnson, desde niño padeció una serie de aflicciones físicas. Según su propio relato, nació casi muerto y  contrajo tempranamente escrófula. Fue llevado a Londres con tan solo 30 meses en busca de tratamiento. Desde sus primeros años, fue reconocido no solo por su notable inteligencia, sino también por su orgullo.  En 1717 ingresó a la escuela primaria en Lichfield. Allí hizo dos amigos de por vida: el futuro cirujano Edmund Hector,  y el juez de paz de Ashbourne, John Taylor. No obstante, una de las experiencias que marcaron fue el terror que le infundió el maestro de escuela, John Hunter, un hombre erudito aunque brutal. Solo recordarlo le hacia temblar.

 

«Las grandes obras son hechas no con la fuerza, sino con la perseverancia».  Samuel Johnson

 

En 1728, Johnson ingresó en el Pembroke College de Oxford. Estudió sólo 13 meses, hasta diciembre de 1729, pues carecía de fondos para continuar. Ese año, sin embargo, resultó ser muy importante. Mientras era estudiante, Johnson, hasta entonces irreligioso, leyó un nuevo libro, “A Serious Call to a Devout and Holy Life” de William Law; este le llevó a hacer introspección. Posteriormente, se convirtió al anglicanismo. En 1731, el año de la muerte de su padre, hizo su primera publicación, una traducción del Mesías de Alexander Pope al latín, que apareció en “A Miscellany of Poems”, junto  a la poesía de otros estudiantes de Oxford.

Docente

Al año siguiente, se convirtió en subdirector de la escuela primaria Market Bosworth, un puesto al que renunció poco después con la sensación de que escapaba de prisión debido a la actitud de su empleador. Después de fracasar en la búsqueda de un nuevo puesto, se unió a su amigo Héctor en Birmingham. En 1732 1733 publicó algunos ensayos en The Birmingham Journal o “El diario de Birmingham”, ninguno de los cuales se ha conservado. En 1734, Johnson contrajo matrimonio con Elizabeth Porter, una mujer varios años mayor que él, y a pedido de su amigo Héctor, tradujo al inglés la traducción de Joachim Le Grand de “A Voyage to Abyssinia”, del Jerome Lobo. La obra se publicó un año después (1735) y dio muestras de su madurez.

The Gentlemans Magazine

Para 1737,  se instaló en Londres y al poco tiempo empezó a trabajar en “The Gentlemans Magazine, una de las primeras revistas modernas de Inglaterra, en la que publicó algunos de sus más grandes poemas satíricos. En 1738 vio la luz “Londres”, su primer poema importante, seguido de “Marmor Norfolciense”, donde satiriza al político Robert Walpole y la casa de Hannover, y “A Compleat Vindication of the Licensers of the Stage”, una defensa irónica de la Ley de Licencias de 1737.

 

«En la mayoría de los hombres, las dificultades son hijas de la pereza».  Samuel Johnson

 

Al año siguiente publicó una traducción y anotación del comentario filosófico de Jean-Pierre de Crousaz sobre el poema de Alexander Pope “An Essay on Man”. Fuertemente comprometido con su entorno político, entre 1741 y 1744,  Johnson publicó una serie de discursos que pretendían representar los debates reales de la Cámara de los Comunes en “The Gentleman’s Magazine”. Más tarde creó y escribió la revista “The Rambler”, publicación que se editó desde 1750 hasta 1752.

Diccionario de la lengua inglesa

En 1755 consolidó su fama con la publicación, en dos volúmenes, de “Diccionario de la lengua inglesa”. Esta obra, singular y profundamente erudita, resultó ser un intento radicalmente novedoso en el ámbito de la lexicografía. Posteriormente, aumentó aún más su prestigio con la publicación de su novela “La historia de Rasselas, príncipe de Abisinia” (1759), el panfleto “La Falsa Alarma” , “El patriota y otros ensayos” y “Viaje a las islas occidentales de Escocia” (1775), quizás su obra más personal.

Johnson también ejerció una considerable influencia en los literatos de su época con la fundación en 1764 del «Club»,  grupo del que formaron parte, entre otros, Oliver Goldsmith, James Boswell,  Richard B. Sheridan y el pintor Joshua Reynolds.

 

«El lenguaje es el vestido de los pensamientos». Samuel Johnson

 

Por su obra, fue considerado el primer gran crítico literario en lengua inglesa.  Fue asimismo uno  de los mejores intérpretes de Shakespeare. Vida de los poetas (1779-1781), fue su obra  crítica principal; en ella  analizó a cincuenta y dos figuras más importantes de los siglos XVII y XVIII, entre ellos, por supuesto Alexander Pope, John Dryden, John Milton, Thomas Gray,  Joseph Addison, Jonathan Swift y Richard Savage. Uno de sus mayores aciertos fue la exploración de la individualidad de los poetas los escogidos, lo que sentó bases en la crítica occidental, al crear algunos procedimientos claves para entender el proceso de la creación poética, teniendo en cuenta también la tradición literaria.

Muerte

Samuel Johnson  falleció en Londres el 13 de diciembre de 1784.  A modo de reconocimiento por sus valiosos aportes literarios, sus restos fueron llevados al sector de los poetas en la Abadía de Westminster. Políticamente fue un conservador comprometido.

Continúa leyendo

Biografía

Fedro

Publicado

en

Biografía de Fedro

Biografía de Fedro

Cayo o Gayo Julio Fedro(h.20-15 a.C- h. 50 d.C). Fabulista romano. Fue autor de cinco libros de fábulas en verso. La poca información que se conocen de su vida ha llegado a nuestros días a través de su propia obra.  Su nombre también es conocido por el Fredo, uno de los diálogos más bellos y poéticos escritos por Platón.

Bio

Fedro nació en Macedonia durante el principado de Augusto, entre los años 20 y 15 a.C. Posiblemente era de Pieria,  pues, según se lee en el prólogo del libro III, el poeta estaba orgulloso de haber nacido en la tierra de las Musas o el monte Pierio. Aunque era esclavo, gozó de un buena educación sobre todo en latín. Probablemente, Fedro fue llevado a Roma siendo un niño; una vez allí entró al grupo de esclavos de Augusto, del que fue luego liberto.

En tiempos de Tiberio se granjeo la enemistad del ministro  Sejano, quien lo acusó de haber hecho alusiones malintencionadas en sus primeros libros de fábulas. Fedro resultó condenado por el supuesto delito y cayó desgracia. La precariedad económica en la que vivió le llevó a buscar apoyo en los libertos ricos e influyentes, como Eutico y Particulón, a los cuales dedicó dos de sus obras. Escribió  su últimas obras ya mayor. Probablemente sobrevivió para ver los últimos años de Claudio (41-54 a.C.) o el gobierno de Nerón (54-58 a. C), sin embargo se desconoce la fecha exacta en que murió.

Fábulas

Fue autor prolífico. De su obra se conservan más de un centenar de fábulas en verso agrupadas en cinco libros. Algunos de sus libros fueron significativamente breves; por ejemplo, el  libro II contiene ocho fábulas y el  libro V, consta de diez.  A estos cinco libros se debe añadir las 30 fábulas del  Appendix Perottina, que fueron publicadas por el  Niccolò Perotti en una edición moderna de la obra de Fedro hacia el 1465.

Aunque anteriormente otros autores habían insertado fábulas en sus obras, Fedro fue el primero de los poetas antiguos en escribir fábulas esópicas, es decir con la intención de ser leídas de forma autónoma. El contenido de las fábulas obedeció una doble intención, por un lado buscaba instruir y por otro deleitar los espectadores de su tiempo. El carácter moralizante del escrito se manifestaba expresamente en una frase especifica o moraleja, puesta bien al principio de la historia o  al final de la misma. Mediante sátiras y comentarios disfrazados, Fedro puso evidencia de manera general  los vicios y defectos de la sociedad de su tiempo. Nunca citó casos específicos o personas concretas, sin embargo la persona aludida podía entender el mensaje. Por ello a menudo su obra fue  blanco de los reproches.

Su estilo  era  simple y claro. Sus intenciones se reflejaban claramente a través de los elementos del lenguaje hablado. Después de ser ignorada en su época, su obra comenzó a circular a partir de la Edad Media. En la segunda mitad del siglo XV, el humanista Nicolò Perotti reunió sus cinco libros de fábulas y las 30 fábulas inéditas, lo que dio a conocer un poco más su obra hasta la edición de Pierre Pithou, en 1596.  Desde entonces su nombre se encontró junto a los grandes autores.

Fábula del lobo y la cabra

Encontró un lobo a una cabra que pastaba a la orilla de un precipicio. Como no podía llegar a donde estaba ella le dijo: Oye amiga, mejor baja pues ahí te puedes caer. Además, mira este prado donde estoy yo, está bien verde y crecido.

Pero la cabra le dijo: Bien sé que no me invitas a comer a mí, sino a ti mismo, siendo yo tu menú.

Otras fabulas de Fedro son:

  • De un milano enfermo
  • Un cazador y un perro
  • El caballo y el jabalí
  • El lobo y la grulla
  • Las dos perras
  • El lobo y el caballo
  • La zorra y el cuervo
Continúa leyendo

Biografía

Patañjali

Publicado

en

Biografía de Patañjali
User:Alokprasad, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Biografía de Patañjali

Patañjali, también llamado Gonardiya, o Gonikaputra, (s.II– s.IV e. c.) fue un sabio y pensador de la India, compilador del Yoga sūtra. Fue el primer sabio en codificar y mostrar la herencia India del antiguo Yoga, en su estudio del tratado “Yoga Darshana”. Es muy poco lo que sabe sobre él, sin embargo  se estima  vivió entre los siglos II y IV d.C. Se le han atribuido varias obras en sánscrito, entre ellos el más importante  los Yoga Sutras. El tema de la autoría e identidad del autor es motivo de debate pues se conocen varios autores históricos con el mismo nombre.

Entre los autores más importantes llamados Patañjali se encuentran:

  • El autor del Mahābhāṣya, un antiguo tratado sobre gramática y lingüística sánscrita, basado en el Aṣṭādhyāyī de Pāṇini. La vida de este Patañjali está fechada a mediados del siglo II a. C.
  • El compilador de los Yoga sūtras, un texto sobre la teoría y la práctica del Yoga, y un notable erudito de la escuela Samkhya de filosofía hindú. Se estima que vivió entre el siglo II a. C. y el siglo IV d. C.,o entre los siglos II y IV d. C.
  • El autor del texto médico llamado Patanjalatantra. A este Patanjali se le cita como una autoridad médica en varios textos sánscritos como Yogaratnasamuccaya, Yogaratnakara, y Padarthavijnana. Hay un cuarto erudito hindú también llamado Patanjali, que  vivió probablemente en el siglo VIII c y escribió un comentario sobre Charaka Samhita, titulado Carakavarttika.

 

El Patañjali, compilador de los Yoga sūtras

Según la tradición del Yoga, Patañjali fue un pensador hindú, compilador, pero no autor, de los Yoga Sutras. Antes de que Patanjali los escribiera, los sutras se aprendían de memoria trasmitidos de maestro a alumno de generación en generación. Probablemente vivió entre el S. II y S. V d.C, sin embargo este dato no se puede establecer claramente. Fue el primer sabio en codificar y mostrar la herencia del antiguo Yoga, a través los Yoga Sutras. Profundo estudio del Yoga consistente en 196 sutras, frases cortas y/o aforismos,  escrito alrededor del año 400 d.C. La obra se divide en cuatro partes y establece los 8 pasos del camino del Yoga.

Fue el texto indio antiguo más traducido en la era medieval. Más tarde el texto cayó en la oscuridad durante cerca 700 años, del siglo XII al XIX, y volvió a aparecer a finales del siglo XIX gracias a los esfuerzos del pensador y místico Swami Vivekananda, entre otros. En el siglo XX la obra ganó prominencia convertida en un clásico del Yoga .

Su otra obra, el Mahābhāṣya (“gran comentario”),  es una importante comentario sobre las reglas de la gramática sánscrita expuestas en el  tratado Ashtadhiai de  Panini.

Si las dos obras, Yoga Sutra y  Mahābhāṣya, son del mismo Patañjali, es objeto de un debate considerable. Además del Mahābhāṣya y Yoga Sūtra, a Patañjali se le atribuye un texto médico titulado Carakapratisaṃskṛtaḥ (ahora perdido), que aparentemente es una revisión del tratado médico de Caraka.

Algunos sutras de  Patanjali

  • “Una mente libre de perturbaciones es yoga”.
  • “En la meditación profunda, el caudal de la concentración es continuo, como el del aceite”.
  • “Nuestra naturaleza esencial está usualmente oscurecida por la actividad de la mente”.
  • “No es suficiente tener intuiciones: debemos actuar acorde a ellas, debemos vivirlas”.
  • “El egoísmo no es más que la perversión del ser espiritual. La ambición en la inversión del poder espiritual. La pasión es la distorsión del amor. Lo mortal es la limitación de lo inmortal”.
  • “La aversión es una atadura. Estamos atados a lo que odiamos o tememos. Por eso, en nuestras vidas, el mismo problema, el mismo peligro o la misma dificultad, se presentará una y otra vez en varias formas, siempre y cuando continuemos resistiéndolo o escapando de él en vez de examinarlo y resolverlo”.
  • “La amistad, la compasión y la alegría clarifican y tranquilizan la mente. Deben practicarse tanto en la felicidad como en la desgracia, tanto con quienes nos ayudan como con aquellos que nos perjudican”.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad