Militar

Vlad Tepes

Biografía de Vlad Tepes
Nikolaus Ochsenbach [Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Vlad Tepes

Vlad III (1431-1476) Nació en Schässburg, Rumania. Noble rumano, reconocido por la crueldad y violencia con la que ejerció su gobierno como príncipe de Valaquia, a mediados del siglo XV d.C. Los rumores y relatos sobre el cruel príncipe rumano fueron usados por Bram Stoker en su famosa novela Drácula (1897), en donde narra la experiencia de Jonathan Harker a su paso por el castillo del misterioso y despreciable Conde Drácula. El noble rumano fue conocido como Vlad Tepes, término que traduce Vlad el Empalador, practica realizada con frecuencia durante su gobierno, asimismo, fue llamado Vlad Drácula, debido a su padre, quien se cree obtuvo el título de Dracul (Dragón) al unirse a la Orden del Dragón, ahora bien, este término también puede traducirse como demonio, palabra usada en varias ocasiones para describir al padre de Vlad Tepes, quien también fue conocido por su crueldad.

Familia

Vlad III fue uno de los tres hijos legítimos del príncipe de Valaquia, Vlad Dracul (Vlad II), gobernante miembro de la Orden del Dragón, a la cual ingresó a comienzos de la década de 1431, por la intercesión de Segismundo de Luxemburgo. Su ingreso a la orden aumentó los rumores existentes sobre su asociación con el demonio, puesto que la orden tenía como emblema una serpiente alada, símbolo asociado al demonio en la cultura rumana. El hijo de príncipe de Valaquia, creció rodeado por la violencia y las guerras, lo cual formó en gran medida el carácter sádico de Vlad III; a temprana edad fue entregado por su padre como rehén a los turcos, con estos creció en condiciones precarias, aprendiendo técnicas y estrategias de guerra, arte que dominó con rapidez.

Gobierno de Vlad III  (1456-1462)

Tras la muerte de su padre a mediados de siglo XV, dejó las filas del ejército turco, organizó su propio ejército y partió con estos hacia Valaquia, antiguo principado danubiano. Una vez en el lugar que lo vio nacer luchó por el poder, obteniendo el título de príncipe de Valaquia en 1456, desde entonces se dio a conocer entre los suyos por su crueldad y sadismo. Vlad III gobernó Valaquia entre 1456 y 1462, durante ese periodo el joven noble realizó prácticas como el empalamiento, desollamiento y la incineración, métodos usados contra cualquier opositor o enemigo; la frecuencia con la que llevaba a cabo prácticas como el empalamiento, le valieron el apodo de Tepes, término rumano que puede traducirse como empalador, desde entonces fue conocido como Vlad el Empalador; también fue conocido como Vlad Drácula, que traduce hijo de Dracul.

En el trascurso de los seis años en los que gobernó Vlad III, fueron asesinados alrededor de cien mil personas, las cuales sufrieron en carne propia el sadismo del hijo de Dracul; los detalles de las atrocidades cometidas por el noble rumano fueron trasmitidas en numerosos documentos de la época, de los cuales aún se conservan algunos, entre las practicas más usadas por este está el empalamiento, método en el que la víctima es atravesado por estacas de maderas, pereciendo lentamente en agonía. Al parecer el uso de estos métodos era del agrado del príncipe, característica que sorprendió y asusto a los habitantes del principado, en donde comenzaron a crearse diversos mitos sobre el cruel hijo de Dracul.

A comienzos de la década de 1460, el reinado de Vlad III se vio amenazado por la ofensiva turca, la cual invadió Valaquia en 1462, tras la llegada de los turcos el príncipe huyó a Hungría. En Hungría pidió asilo al rey, quien ignorando las peticiones y el status del príncipe lo retuvo por alrededor de una década. Durante este periodo el noble rumano continuó llevando a cabo métodos de tortura en animales como aves y ratas, las cuales se cree conseguía al sobornar a los carceleros húngaros. En 1475, es dejado en libertad por el rey húngaro, quien además le provee hombres para que recuperara el territorio de Valaquia; tras varios meses de lucha recupera el poder de Valaquia, gobernando por poco tiempo; en noviembre de 1476, fue asesinado en una emboscada orquestada por el ejército turco, después de ser asesinado fue decapitado y su cabeza fue exhibida más tarde en Estambul. Los relatos sobre la vida del sádico príncipe de Valaquia, fueron tomados en cuenta por Bram Stoker, en el proceso de creación del mítico personaje Conde Drácula, misterioso y despreciable personaje ficticio en el cual confluyen diversas características del gobernante de Valaquia, quien se convirtió en leyenda de la mano de Stoker; esta historia fue llevada a la pantalla grande por el director, Francis Ford Coppola en 1992.

Ir arriba