Escritores

Virgilio

Biografía de Virgilio
Dominio Público

Biografía de Virgilio

Publio Virgilio Marón (15 de octubre de 70 a.C. – 21 de septiembre de 19 a.C.), poeta romano, autor de La Eneida. Nació en Andes, hoy Lombardía italiana, Roma. Sus padres de procedencia modesta, su padre un industrial alfarero y su madre una mujer liberta, juntos pudieron proporcionarle algunos estudios. Los siguientes que realizó los obtuvo gracias al apoyo de mecenas y amigos, como Cayo Mecenas, el poeta Horacio y también Octavio, futuro emperador Augusto. Estudió retórica y lengua, filosofía griega en Cremona. Luego se desplazó a Milán, Roma y Nápoles para profundizarlos y aprovecho para recibir instrucción en medicina y matemáticas, lo que lo hizo merecedor de una refinada cultura.

Durante estos constantes traslados y estudios dedicaba parte de su tiempo a escribir. Tuvo que parar sus estudios debido a la muerte de su padre, volvió a Mantua, con el fin de administrar la herencia que dejó su padre. La vida en el campo, fue la inspiración máxima para escribir los poemas bucólicos llamados “Eglogas”. En este poema, desarrolló muchos temas de la tradición pastoril, se inspiró en los Idilios de Teócrito, aunque tratando de hallar su estilo, introdujo numerosas alusiones a personajes y situaciones de su época. Este fue el comienzo de su carrera poética que posteriormente le ganó el calificativo del “príncipe de los poetas latinos”.

A los treinta y cuatro años, dejando la granja de su padre en manos confiables, se desplazó a Nápoles, allí redactó su poema Las Geórgicas, con el apoyo de Mecenas. Este poema tenía la firme convicción de apoyar la política imperial de promover la agricultura en Italia, para motivar el trabajo de la agricultura entre el pueblo romano. La situación en ese momento reflejaba un desplazamiento de la agricultura por el arte de la guerra, entonces, la visión de la tierra como fuente de riqueza y prosperidad, se había perdido. Persuasivamente recreó la belleza de la vida campesina y sus distintos aspectos: labranza, ganadería y apicultura. Terminada esta obra, bastante apreciada por Mecenas, él decide darle todo lo que requería para que Virgilio solo dedicara su vida a escribir.

Durante diez años comenzó a escribir La Eneida, una epopeya, encargada por el emperador Augusto, que relata la grandeza y gloria del imperio romano, narrando desde sus orígenes, desarrollo y culminando en su esplendor. Para realizar esta magnífica obra tuvo que realizar diversos viajes por el vasto territorio romano para buscar inspiración y exactitud. La entrega de esta obra, fue el detonante que le permitió ser conocido en todo Roma, rodeándole de una atmósfera de veneración y de afecto inigualable. Era para muchos romanos modelo de sinceridad y benevolencia, prototipo de hombre perfecto.

Otro de los motivos para ser tan admirado fue su notable amor por el estudio y el esmero con que enseñaba y corregía a sus discípulos en el arte de construir versos. Su talento se reflejó en todas sus obras. Además, también su influencia por el modelo homérico, presente tanto a nivel formal como temático, aunque es visible la influencia en sus obras de poetas romanos como Ennio, Lucrecio y Apolonio de Rodas.

La Eneida fue considerada en su época, y desde ese momento, como modelo de perfección literaria por su equilibrio métrico y su musicalidad. Virgilio también desarrolló varias obras menores de carácter épico, elegíaco y didáctico, titulado el Appendix vergiliana, esta fue una creación de su juventud, aunque no está totalmente definidos los datos de la creación.

Sin embargo, el poeta tuvo que congelar su obra, pues en el 19 a.C. viajó a Grecia y Asia con la idea de adquirir más referencias paisajísticas y geográficas para su obra maestra, prácticamente finalizada, este viaje también le permitió profundizar en el estudio de la filosofía. Durante el viaje enfermó gravemente, y en su lecho de muerte pidió a sus amigos Vario y Plocio que destruyeran La Eneida, por considerarla imperfecta, ruego que no fue atendido por orden de Augusto y poco después fue publicada por Vario Rufo y Plotio Tuca.

Durante el viaje a Grecia y Asia, cayó enfermo, por ello, retornó nuevamente. Mientras estaba en su lecho de muerte insistió frustradamente a sus acompañantes desechar La Eneida, por considerarla una obra inacaba e imperfecta. El 21 de septiembre del año 21 a.C. Virgilio murió. Pero su deseo no fue cumplido, su obra fue publicada y vendida posteriormente. Representando un éxito rotundo. Virgilio siempre escribió pensando en la posteridad.

Como consecuencia, dejó un legado literario que resistió el paso del tiempo. Su importancia fue tal que, la figura de Virgilio fue adornada en la Edad Media como un ser legionario. El renombre del que gozó a lo largo de toda la Edad Media fue sorprendente, hasta fue considerado como un cristiano anticipado, se afirmó que en una de sus Bucólicas había una profecía de la llegada del Mesías. Dante, en la Divina Comedia, lo convirtió en su guía a través del Infierno y el Purgatorio, y le supuso su maestro.

Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba