Samuel Beckett

Biografía de Samuel Beckett
Dominio Público

Biografía de Samuel Beckett

Samuel Beckett (13 de abril de 1906 – 22 de diciembre de 1989) novelista, guionista, traductor y dramaturgo. Oriundo de Dublín, Irlanda. Su formación en el hogar y en la escuela se rigió por la religión protestante, su familia perteneció a la clase media de Dublín: su padre William Beckett, era aparejador, y su madre, May Roe, enfermera, ambos profesaban la religión protestante. Su madre siempre estuvo muy al pendiente de Samuel por su inestable salud.

Samuel acudió a la Earlsford House School, en el centro de la ciudad. Simultáneamente adelantó clases de música y luego ingresó a la Portora Royal School, donde permaneció hasta graduarse. Samuel ingresó al Trinity College de Dublín, donde obtuvo la licenciatura en lenguas románicas. Durante esta etapa Samuel se desempeñó con excelencia en el deporte: rugby, tenis y cricket, fue considerado la “biblia del cricket”. También fue muy bueno en el ajedrez, situación que recreó a menudo en sus obras futuras.

Luego de obtener el título fue  profesor en París, y autor del ensayo crítico sobre Marcel Proust. En este lugar conoció a James Joyce, del cual fue traductor y construyeron una fuerte amistad. Volvió a su antigua alma mater para doctorarse. Luego de un tiempo se desempeñó como traductor de francés, pero abandonó el trabajo para iniciar un viaje por Francia, Alemania e Italia, en estos lugares tuvo que desempeñar diversos oficios para completar el poco dinero enviado por  su padre.

La situación fue aún más crítica cuando su padre murió en 1933, supuso un golpe emocional y económico para el escritor, en 1937 se estableció definitivamente en París. En este lugar, logró obtener un puesto como colaborador en la École Normale Superieur, y también pudo conocer al escritor James Joyce, para quien trabajaría como asistente. Joyce leyó su primer cuento, Conjetura, escrito en 1929, Joyce le dio importantes halagos sobre este. A partir de ahí Beckett publicó más relatos, poemas y ensayos.

Beckett tuvo que experimentar la ocupación alemana, en ese momento decidió en 1942, unirse a la Resistencia, pero tuvo que huir de la Gestapo gravemente herido para refugiarse en el sur de Francia, en este lugar tuvo todo el tiempo necesario para escribir su novela Watt. Ahora bien, al culminarse la Segunda Guerra Mundial, se entregó de lleno a la escritura: realizó la trilogía novelística Molloy, Malone muere y El innombrable, y en suma fue el responsable de la creación de dos piezas de teatro. Aunque utilizaba el inglés como lengua literaria, a partir de 1945 la mayor parte de su producción se escribió en francés, y él mismo las tradujo al inglés.

Luego del tiempo Beckett no pudo asumir esta responsabilidad, así que surgió una dificultad para encontrar traductor y en buena medida editor, esto no se resolvió hasta 1951, cuando su compañera, Suzanne Deschevaux-Dumesnil, que luego fue su esposa, encontró uno para Molloy. Esta novela fue realmente un éxito, y en especial dio pie a la representación de Esperando a Godot en el teatro Babylone de París. Su obra estuvo muy influencia por la nueva estética de Eugène Ionesco, en ese sentido, mostró una ruptura con las técnicas tradicionales dramáticas.

La obra más significativa y exitosa del novelista irlandés fue Esperando a Godot (1953). Una tragicomedia dividida en dos actos, y pertenece al teatro de lo absurdo. La pieza trascurre en una carretera rural, en donde Vladimir y Estragón, esperan a un tal Godot, con quien al parecer han concertado una cita, sin que se sepa el motivo, pero pasan los días y Godot no llega. Mientras esperan nacen diálogos de todo tipo, aunque con pobres niveles de comunicación. Luego de este gran momento en su carrera como dramaturgo, Beckett fue contratado por la BBC, en donde dirigió su obra radiofónica All That Fall  y también realizó guiones para cine y televisión, incluso estuvo en varios programas de radio.

Otra de las piezas importantes de Beckett es, Días felices (1963), esta contiene una  original puesta en escena. La crítica caracterizó el teatro de Beckett como un teatro de tonos existencialistas, preocupado por la exploración de la radical soledad y el desamparo de la existencia humana, esto también se encuentra presente en su prosa, austera y disciplinada, aunque llena de un humor satírico. Gracias a su excelente trabajo fue premiado en el año 1969 con el Premio Nobel de Literatura. En este se mencionó la importancia para el nacimiento de la experimentación literaria y el teatro del absurdo.

Luego de recibir el Premio Nobel continúo con su trabajo incesante. Sobre todo en el campo del teatro, publicó sus últimas obras  y antologías de escritos o poemas hasta bien entrados la década de los 80. Pero su trabajo se vio interrumpido el 22 de diciembre de 1989 cuando el escritor irlandés Samuel Beckett murió en un sanatorio de París, a causa de enfisema, fue enterrado en el Cementerio de Montparnasse.

To Top