Historia

Pancho Villa

Biografía de Pancho Villa
Dominio Público

Biografía de Pancho Villa

José Doroteo Arango Arámbula, popularmente identificado por su seudónimo de Francisco Villa o Pancho Villa, fue un militar, campesino y líder revolucionario mexicano. También ha sido llamado Pancho Villa. Nació en San Juan del Río, municipio del estado de Durango, en México, el 5 de junio de 1878. Falleció en el mismo país, en Hidalgo del Parral, Chihuahua, el 20 de julio de 1923. Villa fue asesinado a los cuarenta y cinco años. Tuvo grandes habilidades militares; era un gran estratega. Es considerado uno de los protagonistas más importantes y decisivos de la Revolución Mexicana, cuyos ideales se desvanecieron poco a poco. Nunca se cansó de luchar para mejorar la situación de las clases bajas de la nación. Uno de sus principales propósitos fue devolverle el campo al pueblo, por eso se alzó en contra de los terratenientes. En su momento, sus seguidores eran llamados villistas. En la actualidad, es uno de los personajes mexicanos más recordados.

La información sobre el origen de Pancho Villa es incierta. Una de las versiones lo sitúa como un joven que asesinó a un terrateniente que abusó sexualmente de su hermana. Luego del hecho, habría huido a las montañas, en donde se encontró con un grupo de bandidos. Tiempo después se convertía en el líder del grupo y cambiaba su nombre. En otra versión, Doroteo Arango es hijo de una sirvienta y fue adoptado por Agustín Arango. El abuelo de Agustín sería de apellido Villa, de donde se le habría ocurrido el seudónimo al joven. En la versión más popular y vista casi como oficial, Pancho Villa es hijo de Micaela Arámbula y de Agustín Arango, quien murió cuando Doroteo era un niño. Según dicha historia, tuvo dos hermanos y dos hermanas; la primera de las versiones puede ser tranquilamente una continuación de esta. En todo caso, creció en el campo y se interesó por las condiciones de vida y los abusos de los terratenientes y hacendados. De Villa se dice que en su juventud fue cuatrero, minero y albañil. También, que tenía fama de ser un don Juan, es probable que haya tenido cerca de veintitrés hijos. En 1946, Soledad Seáñez Holguín, a quien conoció en 1919, fue reconocida como su esposa legítima.

En 1910, Villa se acercó a las ideas de Francisco I. Madero, quien era anti-reeleccionista y se oponía al gobierno de Porfirio Díaz, ampliando por completo sus pensamientos políticos. Madero se alzó en contra Díaz, siendo así un precursor de la Revolución, y ostentó el cargo presidencial entre 1911 y 1913. Pancho Villa también estuvo bajo las órdenes de Victoriano Huerta, quien lo acusó de insubordinación y pensaba asesinarlo. Tras la intervención de Madero, Huerta sólo pudo enviarlo a prisión, de donde Villa escapó en 1912. En esa época, Victoriano Huerta retiró a Francisco I. Madero de la presidencia y mandó a que lo fusilaran, adueñándose así del poder. Es prácticamente seguro que Villa lamentara el hecho, pues admiraba a Madero y desde hacía años pertenecía su ejército. Incluso participó activamente en la Batalla de Ciudad Juárez, en 1911.

Tras la muerte de Madero, Villa sólo deseaba venganza, por eso se alzó en armas contra el gobierno de Huerta. En 1913 fundó y digirió la División del Norte, un gran grupo militar conformado en su mayoría por campesinos y habitantes de las zonas rurales, entre ellos se encontraban: Toribio Ortega Ramírez, Rodolfo Fierro, Juan Medina, Maclovio Herrera, Tomás Urbina y Manuel Chao. La División era popular por tener una deslumbrante fuerza de caballería. Entre 1913 y 1914 fue nombrado gobernador provisional de Chihuahua. Bajo su mandato se priorizó en ayudar a las clases menos favorecidas. Además, junto a Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, Francisco Villa derrotaría a Victoriano Huerta. Pero al poco  tiempo, los tres mostrarían fuertes diferencias. Las disputas iban en ascenso. Para tratar de enfriarlas, se convocó a la Convención de Aguascalientes, el 9 de noviembre de 1914. En ella se dieron cita los principales líderes y gobernadores que apoyaron la Revolución. También se tomó una fotografía que perdura en la historia mexicana: el general Francisco Villa, alegre, sentado en la silla presidencial. Él añoraba unas elecciones presidenciales justas; se cree que soñaba con ese cargo. Pero no hubo acuerdos entre las dependencias.

Las diferencias con Venustiano Carranza cada vez eran más notorias. Se inició una guerra interna: Villa y Emiliano Zapata en contra de Carranza y Álvaro Obregón. En esos tiempos, o un poco después, Venustiano Carranza se hizo presidente y fue reconocido por Estados Unidos. Francisco Villa empezó a perder las batallas frente a Obregón, quien contaba con el apoyo de los estadounidenses, que se manifestaba en el novedoso armamento utilizado. Villa, descontrolado, atacó algunos pueblos fronterizos del país vecino y logró escapar a la persecución de dicho gobierno. El general era bastante sociable. Brindaba entrevistas e incluso negoció con representantes de Hollywood la producción de una película con sus hazañas: «The Life of General Villa», de 1914. Lo anterior fue previo al ataque de Pancho hacia ese país. Luego de 1915, el poderío de Villa sufrió una caída. El revolucionario negociaba su rendición con el gobierno. Pero su fecha llegó. Pancho Villa fue asesinado a tiros el 20 de julio de 1923. Se cree que el hecho fue ordenado por Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles, ambos militares, políticos y futuros presidentes de la nación. Lo más probable es que Estados Unidos también participara en el ataque. El cuerpo sin vida de Pancho Villa fue decapitado; y, tiempo después, su cabeza sería tomada como trofeo.

Ir arriba