Síguenos en redes

Científicos

Michael Faraday

Publicado

en

Biografía de Michael Faraday
Thomas Phillips / Dominio Público

Biografía de Michael Faraday

Michael Faraday fue uno de los científicos más influyentes en el campo del electromagnetismo y la electroquímica. Sus aportes e investigaciones en la rotación, inducida por polos magnetizados con electricidad alterna, fueron imprescindibles para la creación de los motores eléctricos convencionales. Otro de los campos en los que aportó en gran manera es en la química, al descubrir la molécula de benceno: un hidrocarburo areno, presente en la composición de la mayoría de productos plásticos cotidianos.

Faraday nació en el año 1791; el día 22 de septiembre, al sur de Inglaterra, en una pequeña aldea llamada Newington de, en ese entonces, el condado de Surrey. Su vida se prolongó cerca de 75 años. Su muerte tuvo lugar en el año 1867; el día 25 del mes de agosto, en Hampton Court, al suroeste de Inglaterra. Es heredero de la revolución industrial; pese a sus pocos estudios —sólo recibió la educación básica—, los avances tecnológicos propios de la época lo influenciaron, a través de las lecturas tempranas, para su autodesarrollo intelectual.

Michael Faraday fue el tercero de cuatro descendientes nacidos en una familia humilde. Su padre se desempeñaba como herrero de caballos y su madre tenía un origen campesino. En la época era habitual que los infantes trabajaran; por tanto, el primer empleo lo adquirió a la edad de 14 años. Repartía periódicos, encuadernaba y vendía libros bajo el cargo de George Riebau; trabajó de aprendiz responsable del contacto con textos que despertarían su interés por la electricidad. A los 19 años, lleno de curiosidad, entró en The City Philosophical Society, integrada por jóvenes con pasiones e intereses científicos afines. John Tatum era el anfitrión de aquellas reuniones nocturnas en las que se enseñaban aspectos básicos de diferentes ciencias como la electricidad, la química o la mecánica.

“Nada es demasiado maravilloso para ser cierto si obedece a las leyes de la naturaleza.” Michael Faraday

La amistad con aquellos jóvenes le dio la posibilidad de conocer a Elmer Humphry Davy. Uno de sus amigos, miembro de la Royal Institution, que además era cliente de Riebau, le dio los boletos para asistir a las conferencias de Davy; aquellas clases impartidas le sirvieron para escribir un libro de detalladas anotaciones, debidamente encuadernado e ilustrado; el cual, presentó, años después, a Humphry. El científico, considerando el libro, y el daño que sufrió en la vista por un experimento con nitrógeno, decide tomar al joven en el cargo de ayudante, en 1813. En ese mismo año, en el mes de octubre, inició los viajes junto al científico e instructor, en la labor de mozo y ayudante. Jane Apreece, esposa de Dave, trataba al joven aprendiz como parte de la servidumbre, obligándolo a dejar el carruaje o negándole el puesto a la mesa en las cenas; desprecio que hizo dudar a Faraday en seguir el camino intelectual con el científico.  Aun así, los viajes por Europa —viajes autorizados, por Inglaterra y Francia, pese a la guerra entre ambas naciones— le proporcionaron amistades que enriquecían su conocimiento.

En la asistencia de Humphry, Michael Faraday fue testigo de importantes acontecimientos: como el descubrimiento del yodo, al ayudar a determinar las propiedades de la, en ese entonces, nueva sustancia encontrada por Bernard Courtois en las algas marinas. También fue testigo de la demostración que hizo Dave, en Florencia, al quemar un diamante, probando que sólo era carbón puro. Al regresar de sus viajes, en 1815, Faraday impartió clases de lo aprendido, en especial sobre química, en The City Philosophical Society. Publicó su primer trabajo en 1815, recibe el nombre de Analysis of Caustic Lime of Tuscany. Escribió diversos artículos cortos e impartió conferencias en Royal Institution. Con sus artículos informaba sobre los avances y contribuciones sobre la ciencia, lo que ayudó a en 1820 gozara de buena reputación en el campo de la química. La opinión de Faraday era consultada en varios casos; uno de ellos, fue la lámpara de seguridad para minería que inventó Humphry, a la que no dio su aprobación. Éste sería el primero de algunos sucesos que separarían a ambos científicos.

Su amigo Phillips, director de Annals of Philosophy le pidió una serie de artículos en los que opinara sobre el trabajo de Hans Oersted, André Ampère y los físicos Jean Baptiste Biot y Félix Savart en el campo del magnetismo. Al recrear cada experimento para constatarlos, dio con grandes descubrimientos. El primer descubrimiento tuvo lugar en septiembre de 1821: con base en Oersted, tomó una aguja magnetizada y pasarla en diferentes partes de un hilo conductor electrificado notó la circularidad de la fuerza magnética; usando este principio construyó el primer rotor electromagnético; fue así como Michael Faraday abrió un camino para usar la energía eléctrica de forma mecánica. Las bases para la creación de motores eléctricos, en 1831, que emplearían la inductancia electromagnética, estaban fijadas. Tal descubrimiento le trajo algunos inconvenientes con André Ampère y Wollaston: el primero proponía que las fuerzas naturales son centrales, el segundo había planteado el comportamiento de un alambre electrificado en presencia de un imán. Los malentendidos se solucionaron, no sin cambiarle de parecer a Dave.

Uno de los campos investigativos de Faraday se dio por el interés del fortalecimiento de acero, James Stodar trabajó junto a él en aleaciones, pero los resultados no fueron beneficiosos debido al alto costo de los materiales empleados: metales como la plata, el rodio y el platino. Londres necesitaba un desarrollo en la iluminación, esto provenía de la combustión de aceites, con lo cual Faraday investigó con varios tipos, el resultado fue el descubrimiento del benceno en 1825. Este compuesto es usado para la creación de plásticos y algunos biopolímeros.

“Legó a la posteridad un caudal de logros puramente científicos mayor que el de cualquier otro científico físico, y las consecuencias prácticas de sus descubrimientos han influido profundamente en la naturaleza de la vida civilizada.” Sobre Faraday

Michael Faraday desposó a Sarah Barnard en el año 1821; el día 12 del mes de junio. Hermana de uno de los miembros de The City Philosophical Society, conoció a Faraday y sus creencias religiosas los unieron. En 1825, Faraday reemplazó a Dave en el cargo como director de la Royal Society. Pensando en su educación, decidió impartir conferencias científicas enfocadas hacia los jóvenes; todos los miembros de la organización impartían clases a quienes no tenían acceso a la educación. Sus experimentos con el electromagnetismo continuaron en los años posteriores, descubriendo propiedades en los metales que influían en la generación de corriente eléctrica por magnetismo. Los experimentos usaban núcleos de hierro, bobinas, y aros metálicos; los cuales proporcionaban diferentes resultados dependiendo de cuál de ellos se hubiese empleado.

Quiso descansar en 1844, al realizar un viaje a suiza, pero su curiosidad le llevó a publicar un trabajo sobre los átomos de Boscovich. Dio su última conferencia en 1862; el día 20 del mes de julio; tenía 70 años de edad. Su muerte ocurrió a sus 75 años, en 1867, el día 25 de agosto, en la casa que le entregó la reina Victoria, por sus contribuciones a la ciencia.

Biografía

Guillermo Bonfil Batalla

Publicado

en

Biografía de Guillermo Bonfil Batalla
Desconocido, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

Biografía de Guillermo Bonfil Batalla

Guillermo Bonfil Batalla (11 de enero de 1935-  19 de julio de 1991 ) fue un etnólogo, antropólogo y escritor mexicano. Realizó estudios en Etnología, Antropología e Historia en la Escuela Nacional de Antropología y en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se doctoró con una mención honorifica en 1967. Una vez graduado desarrolló una intensa carrera pedagógica y académica. Fue director del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Centro de Investigaciones de Estudios Superiores en Antropología en la misma institución.  También ocupó varias cátedras y fue uno de los fundadores del Museo Nacional de las Culturas Populares de México. Su obra cumbre, “México profundo”, se publicó en 1987.

Bio

Bonfil Batalla nació el 11 de enero de 1935, en Ciudad de México, México. En 1957 se graduó etnólogo por la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Ese mismo año, se trasladó a Bogotá, Colombia becado por la OEA en el Centro Interamericano de Vivienda y Planeamiento. Vuelto a México, ingresó en la UNAM, donde cursó estudios de antropología  y en 1967 se doctoró con la tesis “Modernización y tradicionalismo: Dialéctica del Desarrollo en Cholula de Rivadavia”, que fue aprobada con una mención honorífica.

Trayectoria

Al término de sus estudios, Bonfil ocupó distintos cargos. En 1957 se desempeñó como jefe del Centro de Bienestar social Urbano de la SSA. También publicó la revista “Problemas Agrícolas e Industriales de México” y fue coeditor de “Problemas de México”, entre 1958 y 1959. Para 1960 comenzó a trabajar en el Instituto Nacional de Nutrición de México y como académico trabajó en el Departamento de Investigaciones Antropológicas del INAH, de 1962 a 1968. En este mismo periodo, fue jefe interino de la Oficina Sub-regional para México, Centroamérica y el Caribe en el Centro Latinoamericano de Investigaciones de Ciencias Sociales (hasta 1966). A finales de los años 1970, se convirtió en catedrático visitante en el programa de Antropología Social y Museo Nacional  de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, en Brasil.

 

Docente

Como antropólogo, Bonfil ocupó, también, otras cátedras. Entre 1962 y 1969 fue profesor titular y director de varios Seminarios en la ENAH. En esos mismos años, fue catedrático en la Escuela de Pos-graduados de la Universidad Iberoamericana,  en la Escuela de Antropología y  en la División de Estudios Superiores de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Más tarde, durante los años setenta, ejerció como asesor de Antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM;  fue catedrático de la ENA con el curso Relaciones Interétnicas (1977-1978) e hizo parte del programa de Maestría de la FLACSO (1978).

En 1972 se convirtió en director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, puesto que ocupó hasta 1976,  cuando asumió la dirección del Centro de Investigaciones Superiores del INAH (1976-1980). Más tarde, en 1981, fue uno de los maestros fundadores del Museo Nacional de Culturas Populares de México, cuya dirección ostento hasta 1985.

 

Obra

Desde el inicio de su carrera, Bonfil efectuó trabajos de investigación  de campo vinculados con los sectores rurales y las comunidades indígenas en Cholula, Puebla, y la región de Cuautla-Amecameca-Chalco (entre México y Colombia). En sus investigaciones abordó temáticas como los problemas de nutrición y vivienda, la condición religiosa, la identidad y el concepto de indígena, las relaciones interétnicas, la colonialidad y los discursos sobre el México indígena. De sus obras, destaca sobre todo “México profundo” (1987), un recorrido histórico-etnológico,  reivindicando el pasado y  figura del indígena, que pretende unificar al México divido por medio del estudio del México negado.

Otras obras suyas son: “México hoy”, “El desafío de México”, “Utopía y revolución” (1987) y “Simbiosis de Culturas “.

Fue miembro del Instituto de Investigaciones Históricas, de la Sociedad Mexicana de Antropología y de la Academia de Investigación Científica (México).

Bonfil falleció el 19 de julio de 1991 en México,  a causa de un accidente automovilístico.

 

ARTICULOS DESTACADOS

  • Imperialismo y cultura nacional en la educación (1967)
  • Del indigenismo de la revolución a la antropología crítica (1970)
  • Concepto de indio en América, una categoría de la situación colonial (1972)
  • Los pueblos indígenas: viejos problemas, nuevas demandas (1979)
  • Política indigenista en un estado multiétnico (1984)
  • Los que trabajan con el tiempo. Notas etnográficas sobre los graniceros de la Sierra Nevada de México(1995)

Destacan, también, sus documentales audiovisuales: Los amuzgos (1962) y Él es Dios (1965).

 Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

Mary Anning

Publicado

en

Biografía de Mary Anning
Credited to 'Mr. Grey' in Crispin Tickell's book 'Mary Anning of Lyme Regis' (1996), Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de Mary Anning

Mary Anning (21 de mayo de 1799 –  9 de marzo de 1847) fue una paleontóloga y comerciante de fósiles inglesa, acreditada con el descubrimiento de varios especímenes de dinosaurios que impulsaron el desarrollo temprano de la paleontología. Sus hallazgos ayudaron a las carreras de muchos científicos británicos y contribuyeron, en parte, a la teoría evolucionista de Charles Darwin. Poco reconocida en vida, su labor fue reivindicada finalmente gracias a la ola feminista. En 2010, la Royal Society la nombró una de las diez mujeres más influyentes de la historia británica.

Primeros años

Anning nació el 21 de mayo de 1799 en el seno de una familia protestante de Lyme Regis, Inglaterra. Su padre Richard Anning,  un ebanista y vendedor de fósiles, y su madre, Mary Moore pertenecían a un grupo conocido como los disidentes, pues aunque profesaban el protestantismo no seguían los dictados de la iglesia anglicana. El matrimonio tuvo una larga lista de hijos los cuales fallecieron de manera prematura, a excepción de Mary y su hermano Joseph, quienes crecieron junto a su padre buscando fósiles. Mary no recibió  ningún tipo de educación formal; todo lo que aprendió a lo largo de su vida fue de manera autodidacta y por su propia curiosidad.

La familia dependía de la venta de los fósiles recogidos en los acantilados junto al mar cerca de su casa. Después de la muerte de Richard  por  tuberculosis en 1810, la familia se basó principalmente en la caridad. Mary, Joseph y su madre, siguieron buscando fósiles y vendiéndolos a los a coleccionistas y eruditos. Los recursos, sin embargo, continuaron siendo escasos. Aquel mismo año, Joseph realizó su primer descubrimiento importante: un cráneo de ictiosaurio. Poco después, Mary descubrió el resto del esqueleto del espécimen en tan buenas condiciones que llamó atención de la  comunidad científica.

El apoyo de Thomas Birch.

Después de unos años, en 1817, los fósiles atrajeron la atención de un rico coleccionista británico, el coronel Thomas Birch.  Birch ayudó a Mary y su familia económicamente comprando varios especímenes. Más tarde, subastó su colección y donó las ganancias a la familia en un período particularmente desesperado de sus vidas. Finalmente, Joseph decidió iniciar una vida más tranquila, se estableció como tapicero, mientras Mary seguía apasionada buscando en la tierra de los acantilados.

Descubrimientos

Esqueleto Plesiosaurio

Esqueleto Plesiosaurio / Crédito:
Gary Todd from Xinzheng, China, CC0, via Wikimedia Commons

A lo largo de su vida, Anning descubrió los restos de varios grandes vertebrados incrustados en los acantilados. Sus continuos hallazgos comenzaron a llamar la atención, no solo de coleccionistas sino también de la sociedad científica de la época.  Su hallazgo más famoso ocurrió en 1824, cuando descubrió el primer esqueleto intacto de un Plesiosaurus. El espécimen era tan grande y estaba tan bien conservado que atrajo la atención de Georges Cuvier, quien inicialmente dudó del hallazgo hasta que ver los dibujos del espécimen en un artículo del paleontólogo inglés William Daniel Conybeare. Después de que Cuvier autenticara el descubrimiento, la comunidad científica comenzó a reconocer el valor paleontológico de los fósiles encontrados por Mary.

Reconocimiento

La noticia de las excavaciones, convirtieron a Anning en una celebridad llevando a paleontólogos y coleccionistas hasta Lyme Regis para comprarle. Más tarde, Anning  recuperó los esqueletos adicionales de  un ictiosaurio y plesiosaurio en los acantilados. Para 1828, encontró un pterosaurio, que se conoció como Pterodactylus o Dimorphodon macronyx. Fue el primer espécimen de pterosaurio encontrado fuera de Alemania. Un año después, en 1829,Mary excavó el esqueleto de Squaloraja, un pez fósil,  miembro de un grupo de transición entre tiburones y rayas.

Squaloraja.

Squaloraja. Fuente: maryanningsrevenge.com

Anning aprendió geología, anatomía, paleontología e ilustración científica, mientras excavaba, todo de manera autodidacta. A pesar de su falta de formación científica formal, sus descubrimientos, y su habilidad para clasificar fósiles le ganaron una reputación entre los  paleontólogos y  la mayoría de la clase alta. Sus expediciones posteriores,  incluyeron  algunos científicos famosos de la época, como el geólogo y ministro británico William Buckland y el anatomista y paleontólogo Richard Owen. De hecho, fue Owen quien propuso el término Dinosauria en 1842.

Anning también mantuvo correspondencia y vendió fósiles a otros científicos destacados, como el francés Cuvier y el inglés Adam Sedgwick. Con todo, a Anning no se le dio todo el crédito por sus descubrimientos. Los coleccionistas e investigadores que publicaban artículos apenas nombraban su nombre; lo mismo pasaba con las instituciones, pues estas daban más crédito a los donadores y coleccionistas. De los muchos especímenes que encontró y recuperó, varios fueron descritos en prestigiosas revistas.  Solo en algunas ocasiones excepcionales, Mary apareció acreditada por su labor. Como en el caso de los científicos Henry De la Beche, Gideon Mantell y William Buckland.

Últimos años

Hacia el final de su vida, Anning recolectó anualidades para la British Association for the Advancement of Science y la Sociedad Geológica de Londres, que se establecieron en torno a sus muchas contribuciones. Mary Anning falleció el 9 de marzo de 1847 de un cáncer de mama. Tras su muerte, el presidente de la Geological Society la elogió por su trabajo, aunque las primeras mujeres no serían admitidas en la organización hasta 1904.

Sus muchos descubrimientos contribuyeron a desmontar la teoría creacionista y a corroborar, en parte,  las teorías evolutivas. Sin embargo, no fue hasta después de su muerte que la comunidad científica se dignó a rendirle homenaje.

En 2010, la Royal Society la reconoció como una de Las 10 científicas más influyentes de la historia británica. Muchos de los aspectos de su vida fueron narrados en la novela histórica “Las huellas de la vida” de  Tracy Chevalier.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Biografía

S. Ichtiaque Rasool

Publicado

en

Biografía de S. Ichtiaque Rasool

Biografía de S. Ichtiaque Rasool

S. Ichtiaque Rasool (1930-2016) fue un científico estadounidense de origen indio. Tras doctorarse en Ciencias atmosféricas por la Universidad de París en 1956, se trasladó a Estados Unidos  y empezó a trabajar para la NASA. Desde ahí, colaboró en varios estudios sobre la atmósfera planetaria y fue uno de los primeros en escribir acerca del descontrolado efecto invernadero en Venus. Fue jefe del programa Global Change en la NASA y profesor invitado en el Centro de Investigación de Sistemas Complejos de la Universidad de New Hampshire. Hasta 1997 dirigió el programa International Geosphere-Biosphere Programme-Data and Information System.

Formación

Rasool nació en Lucknow, India, en una rica familia musulmana. Hasta los nueve años recibió educación coránica en casa. Al crecer se mudó a Francia, donde obtuvo, en 1956, su doctorado en ciencias atmosféricas por la Universidad de París y conoció a su esposa. En 1961 se trasladó a los Estados Unidos, invitado por Robert Jastrow del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS), y comenzó una larga carrera en la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio).

Carrera

Después de unirse al GISS,  Rasool colaboró en varios estudios de la atmósfera planetaria, incluidas las mediciones de ocultación de las atmósferas/ionosferas de Marte y Venus recogidas por el programa Mariner. Eventualmente, se convirtió en editor de la Journal of the Atmospheric Sciences,  donde solicitó activamente artículos sobre atmósferas planetarias.

Efecto invernadero en Venus/ Crédito: The original uploader was Lmb at Spanish Wikipedia., CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

En 1968 pasó un año sabático de vuelta en París, durante el dio varias conferencias y ayudó a formar un grupo de planetología para el observatorio local.  Con posterioridad, escribió uno de los primeros artículos sobre el descontrolado efecto invernadero en Venus: The runaway greenhouse and the accumulation of CO2 in the Venus atmosphere y estuvo involucrado, junto a Stephen Schneider, en una controversia temprana sobre los efectos del CO2 y los aerosoles en el calentamiento global.

Director de programas en la NASA

Rasool se convirtió en ciudadano estadounidense en 1970 y en 1971 se mudó a la sede de la NASA como subdirector de Programas Planetarios. Para ese momento se estaba considerando la misión “Grand Tour” de la NASA, cancelada y luego resucitada como Voyager 1 y Voyager 2. Paralelamente, durante ese período, se llevaron a cabo los lanzamientos y aterrizajes de las naves Viking 1 y  Viking 2 en Marte. Posteriormente, Rasool se desempeñó como adjunto de ciencias de Noel Hinners en la Oficina de Ciencias Espaciales antes de empezar a trabajar en los programas de ciencias terrestres de la NASA.

Rasool fue un firme defensor de la cooperación internacional en las ciencias planetarias y de la Tierra a lo largo de su carrera. Como jefe de la Oficina de Aplicaciones Espaciales y Terrestres de la NASA, fue responsable de garantizar la integridad científica de los programas de la NASA, con respecto a las observaciones de la Tierra, incluido el testimonio ante el Congreso. También fue jefe del programa científico Global Change  e investigador sénior en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en la NASA.

Otros proyectos

Cofundó el Proyecto Internacional de Climatología de la Superficie Terrestre por Satélite (ISLSCP), de cual fue presidente entre 1981 y 1992 y de 1990 a 1997, fue director del programa International Geosphere-Biosphere Programme-Data and Information System. Rasool jugó un papel decisivo en el establecimiento del programa Pathfinder de la NASA.

Apasionado investigador y divulgador, Rasool también dedicó tiempo a la docencia. Fue profesor invitado en el Centro de Investigación de Sistemas Complejos de la Universidad de New Hampshire y editor de varias revistas científicas, como la Space Science Reviews.

 Entre sus obras, destacan La tierra ese planeta diferente (con Nicolas Skrotzky), El Sistema Tierra, Physics of the Solar System – NASA SP-300 y la memoria My Life: From Riches to Rags and (almost) back: A Memoire, publicada en 2010.

Honores

Por su trabajo, recibió la Medalla al Logro Científico Excepcional de la NASA en 1974, la Medalla COSPAR William Nordberg en 1988,  y el Premio William T. Pecora en 2002.

Muerte

Rasool falleció el 26 de abril de 2016 en Bethesda,  Maryland.

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad