Cultura

Cleopatra

Biografía de Cleopatra
Louis le Grand [Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons

Biografía de Cleopatra

Cleopatra (69 a. C. – 12 de agosto de 30 a. C.) Última reina de Egipto, perteneciente a la dinastía de los Ptolomeos o Lágidas. Nació en Alejandría, Egipto. Su padre fue Ptolomeo XII y su madre Cleopatra V Trifena, Cleopatra se casó con su hermano Ptolomeo XIII, como estrategia para mantener el reinado, entonces ambos heredaron el trono en el año 51 a. C. A Cleopatra se le ha atribuido una belleza excepcional. El padre de Cleopatra era un soberano nada querido por su pueblo por el poco interés que le brindaba a los problemas de su pueblo egipcio, era un soberano corrupto y despilfarraba el dinero del reino en suntuosas fiestas.

Conseguía mantenerse en el trono gracias a la ayuda romana que recibía merced a sus continuos sobornos y promesas de tributos diversos. Los romanos apoyaban al rey porque este les prometia fácil acceso al oro y las riquezas de Egipto. En cada conflicto, Roma asumía el papel de árbitro en el levantamiento popular, Ptolomeo, se desplazó a Roma en busca de ayuda militar para sofocarlo. Quedaron como regentes del país su esposa Cleopatra y una de sus hijas, luego su esposa murió. Los alejandrinos colocaron en el trono como única reina a Berenice IV y enviaron una delegación a Roma para que ésta arbitrase en el conflicto que enfrentaba a padre e hija.

Al poco tiempo, Ptolomeo XII consiguió derrotar al ejército de Archelaus, segundo marido de Berenice IV, y fue devuelto al trono. Para asegurarse el poder mandó a ejecutar a su hija Berenice, era el año 55 a. C. murió entonces el rey cuatro años después, dejándole el trono a su hija Cleopatra VII Filópator y a su hijo Ptolomeo XIII Dioniso II. Cleopatra fue la primera de esta dinastía que aprendió a hablar el idioma egipcio; también aprendió griego, hebreo, sirio y arameo y quizás latín. Fue instruida asimismo en los campos de la literatura, música, ciencias políticas, matemáticas, astronomía y medicina.

La situación en Egipto cada vez se volvía peor, los campesinos sufrieron graves hambrunas, la moneda egipcia se debilitaba y la lenta burocracia entorpecía la recuperación: el país dependía cada vez más de Roma. Ante esto los campesinos emprendieron levantamientos y crearon bandas de forajidos que causaban grandes males; Además, la familia real tampoco tenía buenas relaciones. Su hermana menor Arsinoe, en desacuerdo con su política de ayuda a los romanos y pretendía llegar al trono. Ptolomeo XIII, muy joven y manipulable, era prácticamente manejado por tres consejeros que le obligaron a expulsar a su hermana del trono derrocándola con un comando dirigido por sus consejeros Potino y Aquilas.

Cleopatra pretendió recuperar el poder, reuniendo un buen ejército para este fin, aunque no lo logró. Pronto estallaron los conflictos entre los dos hermanos y esposos, que llevaron al destronamiento de Cleopatra. Sin embargo, cuando comenzaron las luchas civiles de Roma: Julio César fue a Egipto y ayudó a Cleopatra en el conflicto con su hermano. Durante la Guerra Alejandrina murieron tanto Pompeyo como Ptolomeo XIII y tuvo lugar el incendio de la legendaria Biblioteca de Alejandría.

Cleopatra primero que todo fue la solución de Julio César, y también su amante, ella trató de utilizar su influencia sobre César para restablecer la hegemonía de Egipto en el Mediterráneo oriental como aliada de Roma; la situación se intensificó cuando tuvo un hijo de Julio César: Cesarión. Cuando Julio César fue asesinado en el 44 a. C., Cleopatra intentó seducir a su inmediato sucesor: el cónsul Marco Antonio. Estando aliados impusieron su fuerza en Oriente creando un nuevo reino helenístico que logró conquistar Armenia en el 34.

Estalló la Guerra Ptolemaica (duró ocho años), Augusto llevó hasta Egipto su lucha contra Antonio. Finalmente, en la batalla naval la flota de Antonio fue derrotada al abandonarle los egipcios. Marco Antonio consiguió huir y refugiarse con Cleopatra en Alejandría; esto no bastó porque las tropas de Octavio Augusto tomaron la ciudad, y Antonio prefirió quitarse la vida. Cleopatra fue una mujer muy astuta y aprovecho sus encantos para seducir estratégicamente a los hombres que aspiraban al trono, por ello, sedujo a Octavio Augusto, pero Augusto la rechazó y más bien decidió llevarla a Roma como botín de guerra.

Ante tal situación, Cleopatra se hizo morder por un áspid para que su vida terminara. Augusto aprovechó la circunstancia para asesinar también a su hijo Cesarión, extinguiendo así la dinastía ptolemaica y posteriormente, anexionando Egipto al Imperio Romano. La vida de Cleopatra inspiró a muchos literatos, pintores, escultores y cineastas. Por ejemplo, entre los años 1540 y 1905 surgieron más de 200 obras de teatro, cinco óperas y cinco ballets. Mencionemos algunas importantes obras literarias: Cleopatra y Marco Antonio (1606), de William Shakespeare, Todo por amor (1678), del inglés John Dryden y César y Cleopatra (1901) de George Bernard Shaw. Incluso uno de los cómics del popular Asterix el galo estaba dedicado a ella.

Se han realizado pinturas y esculturas sobre Cleopatra. En suma, su vida ha servido para crear películas. Tales como, Cléopâtre (1899). La cinta más famosa y polémica sobre este personaje es la superproducción rodada en 1963 dirigida por Joseph L. Mankiewicz: Cleopatra, protagonizada por Elizabeth Taylor. También en 1972 se lanzó Marco Antonio y Cleopatra. Otra producción más moderna, y menos ambiciosa, fue Cleopatra (1999). Años después, el Museo Británico dedicó una exposición a Cleopatra y se generó un interesante debate sobre su belleza.

Ir arriba