Escritores

Aristófanes

Biografía de Aristófanes
Dominio Público

Biografía de Aristófanes

Aristófanes (448 – 385 a.C.) comediógrafo. Nació en Atenas, Grecia. Fue privilegiado al nacer en el seno de una familia acomodada. Desde joven se interesó por los temas políticos, su postura política demostraba aceptación al orden establecido tanto a nivel social como cultural en Atenas. Su pasión era leer, por ello, desarrolló un genio intelectual admirable, fue un gran crítico de Sócrates, situación que expresó en su obra Las Nubes (423 a. C.) En esta línea, fue un gran rival de los sofistas. Desde su juventud empezó a escribir, firmando bajo el seudónimo de “Detalis”.

Posteriormente, mientras escribía, comenzó a desarrollar la habilidad de entretener y crear ingeniosos juegos de palabras o caricatura de personajes y situaciones, inspirado en algún suceso de su momento. Aristófanes comenzó a utilizar de manera prodigiosa la sátira y diversos recursos humorísticos, presentándose como un destacado comediógrafo de Atenas, y con el tiempo de la Grecia clásica. Es importante resaltar que sus obras tenían obligatoriamente una crítica de la sociedad.

A pesar de que cuestionaba algunas situaciones de la sociedad, siempre fue una persona de postura conservadora, como resultado, defendía los tradicionales mitos religiosos y era reacio ante la aparición y desarrollo de nuevas doctrinas filosóficas. De ahí, su animadversión hacia Sócrates, a quien en su comedia Las nubes, exhibe como a un demagogo consagrado a inculcar todo tipo de disparates en las mentes de los jóvenes. Su actitud siempre fue muy cerrada al cambio, por ende, a la innovación. Por ejemplo, en el ámbito de las artes, su actitud innovadora fue casi nula; meditaba el teatro de Eurípides como un oprobio del teatro clásico.

Si es acusado de una mentalidad poco dispuesta al cambio, por derecho pueden surgir visiones de que Aristófanes no necesariamente es el máximo representante de la comediógrafa. Aunque, esto en realidad no ha sido estudiado ni concertado. Lo cierto es que, de sus cuarenta comedias, solo sobrevivieron al tiempo once obras completas, que además son las únicas comedias griegas conservadas; por tanto, es difícil establecer el grado de originalidad que se le atribuye.

Ahora bien, sus comedias se fundan en un perspicaz uso del lenguaje, a menudo incisivo y sarcástico, combinando lo trivial y cotidiano. En el desarrollo de la comedia, Aristófanes introdujo el uso de pequeñas exposiciones líricas que acompañan o en ocasiones interrumpen la acción. Esta parte representó una innovación, debido a que nunca había sido adaptada, ni por los latinos ni durante el Renacimiento. Su primera obra fue expuesta en el año 427, llamada Los convidados.

Un año después, presentó Los babilonios, esta obra tuvo como objetivo atacar la política de Cleonte, debido a ello tuvo que afrontar un proceso judicial. Lastimosamente, las obras mencionadas anteriormente se encuentran perdidas en la actualidad. En el siglo V, aunque era común que el autor se responsabilizara también del coro y de la puesta en escena, existieron casos en donde el autor postulaba otra persona para realizar dichas funciones. En ambas obras aparece Calístrato como el responsable de este punto.

La primera comedia en donde Aristófanes se encargó del coro y de la puesta en escena fue en Los acarnienses (425), siendo también la más antigua que se conserva de él. La obra narra la situación de un campesino ático, llamado Diceópolis, que se encontraba cansado de la guerra del Peloponeso. Ante esto, decidió pactar la paz por su propia cuenta con los espartanos, encargando que le envíen de Esparta una paz privada de treinta años en forma de una exquisita bebida. Luego de ello, fue testigo de un ambiente de relativa calma y de una vida pacífica en medio de los horrores de la guerra.

Esta obra representa una fantasía cómica antimilitarista llena de jocosidad, y cargada de pasajes divertidos. Otra de sus obras que causó gran popularidad en su época, fue: Los caballeros (424), la trama es que los nobles y ricos jóvenes pertenecientes a la élite conservadora, hacen parte del coro, con el único fin de atacar al demagogo Cleonte, que en la comedia representa el pícaro esclavo que engaña a su amo, aprovechándose de su vejez. Esta comedia resultó tan polémica que Cleonte, intentó otro proceso en su contra. Esta obra fue igual o más polémica que la mencionada anteriormente, Las nubes, representada en las Grandes Dionisíacas, Aristófanes se atrevió con ella a satirizar la figura de Sócrates, de la nueva filosofía y de los diferentes métodos de educación.

En la comedia Las avispas (422), Aristófanes logra recrear la obsesión de los atenienses por los pleitos y procesos judiciales. Jocosamente critica esta situación en una escena célebre en donde se abre un proceso contra un perro por haber robado un queso. En esta obra los viejos jueces son caracterizados como avispas provistas de grandes aguijones. Otras obras que tuvieron un desarrollo más sereno y no tan sarcástico o satírico fueron: La paz (421), Las aves (414), descrita como una audaz fantasía que trascurre entre delicada poesía; describe la evasión de un par de atenienses al reino de los pájaros, estableciendo como solución una nueva ciudad ideal, en donde sustituyen a los dioses. Otra de sus obras fue, Las tesmoforiantes (411).

Aristófanes marca una ruptura en su tendencia con la comedia de Lisístrata (411), debido a que, pasó de escribir sobre las penurias de la guerra; y los que se aprovechaban del sufrimiento colectivo, para mostrar un espíritu conciliador. Él narra la decisión de las mujeres atenienses y espartanas, de hacer huelga conyugal hasta la obtención de la paz. Otra de sus comedias que expresa su tendencia reconciliadora es Las ranas (405). Al igual que en Lisístrata, Las asambleístas (392) se les da gran poder a las mujeres, en la trama las mujeres deciden tomar el mando en el gobierno, lo logran por medio de un disfraz que les permite camuflarse en la Asamblea para tomar decisiones políticas. La última obra de Aristófanes de la que se tiene noticia es Pluto, pieza conocida en el año 388.

La muerte de este gran comediógrafo se dio en el año 358 antes de Cristo. Realmente en su momento no gozó de la misma popularidad que tuvo posteriormente ante los escritores latinos de la Comedia Nueva. Muchos autores europeos buscaron en sus obras la inspiración y el aprendizaje de los modelos en la Antigüedad clásica, a cuyo esquema se remitieron la gran mayoría de los autores europeos. Por otro lado, la cultura alemana, a partir del Sturm und Drang, demostró una mayor valoración y comprensión del valor de las obras de Aristófanes.

Clic para comentar

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba