Síguenos en redes

Historia

Adolf Hitler

Publicado

en

Biografía de Adolf Hitler
Dominio público

Biografía de Adolf Hitler

Adolf Hitler fue un líder militar, político, y escritor alemán. Nacido en Austria el 20 de abril 1889, Adolf Hitler subió al poder en la política alemana como líder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, también conocido como el Partido Nazi. Hitler era canciller de Alemania desde 1933 hasta 1945. Sus políticas dieron como resultado la Segunda Guerra Mundial y condujeron al genocidio conocido como el Holocausto, ocasionando la muerte de 6 millones de Judíos aproximadamente y otros 5 millones de combatientes.

Hitler el 30 de abril de 1945 al verse derrotado se suicidó con su esposa Eva Braun, en su búnker de Berlín.

 

¿Quién fue Adolf Hitler?

El militar dictador Adolf Hitler nació en Braunau am Inn, Austria el 20 de abril de 1889 y fue el cuarto de los seis hijos de Alois Hitler y Klara Polzl.

Alois Hitler su severo padre, no estaba de acuerdo con el interés de su hijo Adolf en las bellas artes.

Mostró un temprano interés en el nacionalismo alemán y el rechazo de la autoridad de Austria-Hungría. Este nacionalismo se convertiría en la fuerza de motivación de la vida de Hitler.

Alois murió en 1903 y dos años más tarde, la madre de Adolf permitió que abandonara la escuela. Después de la muerte de Klara Polzl en diciembre de 1907, el decidió trasladarse a Viena y trabajó como obrero casual y acuarelista. Hitler aplicó a la Academia de Bellas Artes y fue rechazado dos veces en ambas ocasiones. A falta de dinero vivió en refugios.

En 1913, Hitler se trasladó a Múnich. Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, se aplica a servir en el ejército alemán. Fue aceptado en agosto de 1914, aunque todavía era un ciudadano austríaco. Hitler pasó gran parte de su tiempo fuera de la primera línea que estuvo presente en una serie de batallas importantes y fue herido en el Somme. Fue condecorado por su valentía, y recibe la Medalla de herido (en alemán Verwundetenabzeichen) que fue una condecoración militar alemana para soldados afectados por heridas de diversas magnitudes o por efectos de congelación.

La experiencia reforzó su apasionado patriotismo alemán y se sorprendió por la rendición de Alemania en 1918. Y creía al igual que otros nacionalistas alemanes, que el ejército alemán había sido traicionado por los líderes civiles y marxistas.

 

Política y encarcelamiento

Después de la Primera Guerra Mundial, Hitler regresó a Munich y continuó trabajando para el ejército como oficial de inteligencia. Durante la supervisión de las actividades del Partido de los Trabajadores Alemanes (DAP), Hitler adoptó muchas de las antisemitas, nacionalistas y anti-marxistas ideas del fundador del partido, Anton Drexler. Hitler se unió al DAP en septiembre de 1919.

El DAP cambió su nombre a la Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei (NSDAP), a menudo abreviado como nazi. Hitler personalmente diseñó la bandera del partido, la apropiación del símbolo de la esvástica y colocándolo en un círculo blanco sobre un fondo rojo. Pronto se hizo famoso por sus discursos virulentos contra el Tratado de Versalles, los políticos rivales, marxistas y Judios. En 1921, Hitler reemplazó Drexler como presidente NSDAP.

El 8 de noviembre de 1923, Hitler y la SA, la organización paramilitar nazi Sturmabteilung, irrumpieron en una reunión pública del primer ministro de Baviera, Gustav Ritter von Kahr en una gran sala de la cerveza en Munich. Hitler anunció que la revolución nacional había comenzado y declaró la formación de un nuevo gobierno. Después de una breve lucha que dio lugar a varias muertes, el golpe de Estado conocido como el «Putsch» había fallado.

Hitler fue detenido y juzgado por alta traición. Estuvo nueve meses de prisión, tiempo durante el cual se dictó la mayor parte del primer volumen de Mein Kampf («Mi lucha») a su segundo, Rudolf Hess. Una obra de propaganda y mentiras, el libro presentaba los planes de Hitler para la transformación de la sociedad alemana en una basada en una raza.

 

Ascenso al Poder

Con millones de desempleados, la gran depresión en Alemania proporcionó una oportunidad política para Hitler.

En 1932, Hindenburg fue reelegido en las elecciones presidenciales, derrotando fácilmente a Adolf Hitler, su principal contendiente. Hitler quedó en segundo lugar en las dos vueltas de las elecciones, obteniendo más del 36 por ciento de los votos en el conteo final. Los resultados establecieron Hitler como una fuerza importante en la política alemana. Hindenburg nombra a Hitler como canciller con el fin de promover el equilibrio político.

Hitler utilizó su posición como canciller para formar una dictadura legal. El Decreto del incendio del Reichstag, cuyo nombre oficial fue Decreto del Presidente del Reich para la Protección del pueblo y del Estado (en alemán: Verordnung des Reichspräsidenten zum Schutz von Volk und Staat), anunciado después de un incendio sospechoso el 27 de febrero de 1933 en el Parlamento, el cual suspendió los derechos básicos y permitió la detención sin juicio. Hitler también diseñó y la aprobación de la Ley de Habilitación, que dio a su gabinete plenos poderes legislativos por un período de cuatro años y permitió que las desviaciones de la constitución.

Tener el control total logrado en los poderes legislativo y ejecutivo del gobierno, Hitler y sus aliados políticos se embarcaron en una supresión sistemática de la oposición política restante. A finales de junio, los otros partidos habían sido intimidados en la disolución. El 14 de julio de 1933, el Partido Nazi de Hitler fue declarado el único partido político legal en Alemania. En octubre de ese año, Hitler ordenó la retirada de Alemania de la Liga de las Naciones.

El día antes de la muerte de Hindenburg en agosto de 1934, el gabinete había promulgado una ley de abolición de la oficina del presidente, la combinación de sus poderes con los del canciller. Por tanto, Hitler se convirtió en jefe de Estado, así como jefe de gobierno y fue nombrado formalmente líder y canciller. Como jefe de Estado, Hitler se convirtió en comandante supremo de las fuerzas armadas.

 

Antisemitismo

Desde 1933 hasta el inicio de la guerra en 1939, Hitler y su régimen nazi instituyeron cientos de leyes y reglamentos para restringir y excluir los Judios en la sociedad. Las leyes antisemitas fueron emitidas a través de todos los niveles de gobierno, haciendo cumplir la promesa de los nazis para perseguir a Judíos si el partido llegaba al poder. El 1 de abril de 1933, Hitler puso en práctica un boicot nacional a los negocios judíos, seguido de la introducción de la “Ley para la Restauración de la función pública profesional» de 7 de abril de 1933, que fue una de las primeras leyes para perseguir a los Judíos mediante la exclusión desde el servicio de estado. Este fue una nazi aplicación del párrafo ario, una cláusula que establece la exclusión de los judíos y no arios de las organizaciones, el empleo y, finalmente, todos los aspectos de la vida pública.

 

La Segunda Guerra Mundial y Holocausto

En 1938, Hitler, junto con varios otros líderes europeos, firmó el Acuerdo de Munich. El tratado cedió los distritos Sudetes (Sudetenland en alemán) a Alemania, revirtiendo parte del Tratado de Versalles. Como resultado de la cumbre, Hitler fue nombrado por la revista Time, Hombre del Año para 1938. Esta victoria diplomática sólo se había agudizado su apetito por un predominio alemán renovada.

Los nazis continuaron segregar Judíos de la sociedad alemana, la prohibición de que las escuelas públicas, universidades, teatros, eventos deportivos y zonas «arios». Médicos judíos también se les prohibió tratar a los pacientes «arios». Judíos fueron obligados a llevar tarjetas de identidad y, en el otoño de 1938, los judíos tenían que tener sus pasaportes sellados con una «J».

El 9 y 10 de noviembre de 1938, una ola de pogromos antijudíos violentos barrió Alemania, Austria y partes de los Sudetes. Nazis destruyeron sinagogas, actos de vandalismo a casas judías, escuelas, negocios y cerca de 100 judíos fueron asesinados en estos días.

Llamada Kristallnacht, la «Noche de Cristal» o la «Noche de los cristales rotos», en referencia a los cristales rotos a raíz de la destrucción, los pogromos intensificaron la persecución de los judíos a otro nivel de brutalidad y violencia. Casi 30.000 hombres judíos fueron arrestados y enviados a campos de concentración.

El 1 de septiembre de 1939, Alemania invadió Polonia. En respuesta, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania dos días más tarde. Entre 1939 y 1945, nazis y sus colaboradores fueron los responsables de la muerte de al menos 1 millón de combatientes, entre ellos cerca de seis millones de Judíos, que representan dos tercios de la población judía en Europa. Como parte de Hitler «solución final», el genocidio promulgado por el régimen vendría a ser conocido como el Holocausto.

Las muertes y ejecuciones masivas tuvieron lugar en los campos de concentración y exterminio como Auschwitz-Birkenau, Bergen-Belsen, Dachau y Treblinka, entre muchos otros. Otros grupos perseguidos incluidos polacos, comunistas, homosexuales, testigos de Jehová y sindicalistas. Los prisioneros eran utilizados como trabajadores forzados para proyectos de construcción de las SS, y en algunos casos se vieron obligados a construir y ampliar los campos de concentración. Ellos estaban sujetos al hambre, la tortura y horribles brutalidades, incluyendo el tener que soportar los experimentos médicos horribles y dolorosos. Adolf Hitler probablemente nunca visitó los campos de concentración y no habló públicamente sobre los asesinatos en masa, pero los alemanes documentaron las atrocidades cometidas en los campos en papel y en películas.

Hitler intensificó sus actividades militares en 1940, la invasión de Noruega, Dinamarca, Francia, Luxemburgo, Holanda y Bélgica. Para julio, Hitler ordenó bombardeos en el Reino Unido, con el objetivo de invasión. Alianza formal de Alemania con Japón e Italia, conocidos colectivamente como las potencias del Eje, se acordó a finales de septiembre para disuadir a Estados Unidos de apoyar y proteger a los británicos.

El 22 de junio de 1941, Adolf Hitler violó el pacto de 1939 de no agresión con Joseph Stalin, el envío de un ejército masivo de tropas alemanas a la Unión Soviética (Operación Barbaroja). La fuerza invasora se apoderó de un área enorme de Rusia antes de que Hitler se detuviera temporalmente la invasión y desviara las fuerzas para rodear Leningrado y Kiev. La pausa permitió que el Ejército Rojo se reagruparse y llevar a cabo un ataque contraofensiva, y el avance alemán fue detenido fuera de Moscú en diciembre de 1941.

El 7 de diciembre, Japón atacó Pearl Harbor en Hawai. En honor a la alianza con Japón, Hitler estaba en guerra contra las potencias aliadas, una coalición que incluía a Gran Bretaña, el imperio más grande del mundo, dirigido por el primer ministro Winston Churchill; los Estados Unidos, la mayor potencia económica del mundo, dirigido por el presidente Franklin D. Roosevelt; y la Unión Soviética, que tenía el ejército más grande del mundo, comandado por Stalin.

Militarmente, Adolf Hitler se hizo cada vez más errático, y las potencias del Eje no pudieron sostener su guerra agresiva y expansiva. A finales de 1942, las fuerzas alemanas fallaron la Operación Félix en el canal de Suez, lo que lleva a la pérdida de control alemán sobre el Norte de África. El ejército alemán también sufrió derrotas en la batalla de Stalingrado (1942-1943), considerado como un punto de inflexión en la guerra, y la Batalla de Kursk (1943). El 6 de junio de 1944, en lo que vendría a ser conocido como el Día D, los ejércitos occidentales aliados desembarcaron en el norte de Francia. Como resultado de estos reveses importantes, muchos oficiales alemanes llegaron a la conclusión de que la derrota era inevitable y que si continuaba daría lugar a la destrucción del país. Esfuerzos organizados para asesinar al dictador fue ganado fuerza, y los opositores se acercaron con un Atentado el 20 de julio de 1944, un intento fallido de asesinar a Adolf Hitler, llevado a cabo por un grupo de oficiales de la Wehrmacht organizados por el coronel conde Claus von Stauffenberg como parte de un golpe de estado basado en la denominada Operación Valquiria.

 

Muerte de Adolf Hitler

A principios de 1945, Adolf Hitler se dio cuenta de que Alemania iba a perder la guerra. Los soviéticos habían conducido al ejército alemán de nuevo a Europa Occidental y los aliados avanzaban hacia Alemania desde el oeste. A media noche, el 29 de abril de 1945, Hitler se casó con su novia, Eva Braun, en una pequeña ceremonia civil en su búnker de Berlín. Hitler fue informado de la ejecución del dictador italiano Benito Mussolini. Y por miedo a caer en manos de las tropas enemigas, Hitler y Braun se suicidaron el día después de su boda, el 30 de abril de 1945. Sus cuerpos fueron llevados a una zona bombardeada fuera de la Cancillería del Reich, donde fueron quemados.

Berlín cayó el 2 de mayo de 1945. Cinco días después, el 7 de mayo de 1945, Alemania se rindió incondicionalmente a los aliados.

La derrota de Hitler marcó el fin del dominio de Alemania en la historia europea y la derrota del fascismo. Un nuevo conflicto global ideológico, la Guerra Fría, surgió a raíz de la violencia devastadora de la Segunda Guerra Mundial.

 

Artículos recomendados

 

Historia

El Árbol de Navidad

Publicado

en

Árbol de navidad
Tomado de: https://www.instagram.com/p/BqZ9YlqA4WT/

Historia del Árbol de Navidad

El Árbol de Navidad. Es un elemento muy popular en la temporada navideña. En los primeros tiempos se utilizaban los árboles de pino de menor tamaño. Aunque ahora, se compran arboles sintéticos de plástico y otros materiales con forma de pinos. Se decora con adornos como bolitas de colores de cristal u otro material menos frágil, luces, estrellas, lazos, espumillones, guirnaldas u otras decoraciones. La estrella es la representación de la estrella de oriente mencionada en San Mateo, fue la estrella que referenciaron los Tres Reyes Magos para guiarse y llevar los regalos al niño Dios. Los regalos se suelen ubicar debajo del árbol y son repartidos el día de Noche Buena. En el árbol de Navidad también se suele poner motivos alusivos a la Navidad, y luces que significan la esperanza y la alegría de esta época de reflexión y unión.

 

Origen del Árbol de Navidad

Según hipótesis su origen se remonta a los Celtas de Europa Central, quienes representaban con los árboles sus Dioses. Se celebraba la existencia del Dios del Sol y la fertilidad con un gran árbol, el Árbol del Universo, del cual se decía que en su copa se encontraba el cielo y en sus raíces profundas el infierno. Con los años y la expansión de la religión católica se empezó a reemplazar el árbol al Dios Odín por un pino para honrar al Dios cristiano. Se dice que esto fue gracias a las enseñanzas de San Bonifacio, evangelizador de Alemania. Él cortó un árbol que representaba al Yggdrasil (o un árbol consagrado a Thor), y en su lugar plantó un pino, especie perenne, que sirvió para simbolizar el amor de Dios.

El árbol fue decorado con manzanas que representaban el pecado original y con velas que representan la luz de Jesucristo. Como podemos ver el cristianismo empezó a adoptar la idea del árbol para honrar a Cristo. En este sentido, el primer árbol de Navidad formal apareció en Alemania en el año 1605, y de ahí fue extendiéndose a todo el mundo cristiano. Décadas después se sumó la figura de Santa Claus, conocido también como Papá Noel en las regiones latinoamericanas, y como una estrategia comercial se empezaron a regalar presentes en la noche de Navidad, estos regalos se ubican previamente debajo del árbol de Navidad.

Este elemento tan popular en la actualidad, llegó A Finlandia en el año 1800, mientras que a Inglaterra lo hizo 29 años después, y en el Castillo de Windsor se vio por primera vez en 1841, de la mano del príncipe Alberto. En España empezó a popularizarse desde el año 1870, luego de que una princesa de origen ruso llamada Sofía Troubetzkoy, viuda del duque de Morny, contrajo segundas nupcias con el aristócrata español José Osorio y Silva, marqués de Alcañices. Por ello, la viuda instaló el primer árbol navideño en su residencia: el palacio de Alcañices ubicada en Madrid.

En Guatemala, la costumbre de armar el Árbol de Navidad llegó durante la guerra cuando se instalaron bases norteamericanas, los soldados y oficiales fueron los responsables de propagar la costumbre, cuando se celebró la Navidad en el Club Americano. Por ende, las familias guatemaltecas pudientes de la época copian la costumbre. Pasando los años la costumbre se propagó a varias capas de la sociedad. La del pinabete guatemalteco empezó a escasear por lo que las autoridades ambientales prohibieron su comercialización y sugirieron el uso de árboles sintéticos.

 

Elementos decorativos del árbol de Navidad

Bolas de motivo navideño: estas asemejan las manzanas que colgó San Bonifacio en representación del pecado capital.  Actualmente son bolas de color llamativos y alusivos a la Navidad: rojo, blanco y verde.

Estrella: ubicada en el pico del árbol, representa la fe que guía la vida del cristiano, recordando a la estrella de Belén.

Esfera: representando con ellas las tentaciones. Hoy día, se acostumbra a simbolizar los dones de Dios a los hombres.

Lazos y guirnaldas: se usan para representar la unión de las familias y personas queridas alrededor de la Navidad y el nacimiento del Niño Dios.

Luces: representan la luz de Cristo.

El árbol de Navidad también representa al árbol de la Vida o la vida eterna, por ser un pino, una especie de tipo perenne. Por otro lado, el árbol navideño, simboliza la descendencia y brote del Árbol de Jesé que sería Jesús.  La forma triangular del árbol representa a la Santísima Trinidad.

Continúa leyendo

Historia

Historia de la Navidad

Publicado

en

Historia de la Navidad
Pixabay / Libre de derechos

Historia de la Navidad

La Navidad es una festividad cristiana celebrada en la mayor parte del mundo desde el siglo IV d.C. Se conmemora el 25 de diciembre debido al sincretismo cultural entre el nacimiento de Jesús de Nazaret y varias fiestas paganas de origen romano y celta. Debido a la primera causa, la palabra Navidad guarda relación con Natividad en español.

Aunque es cierto que ni el Antiguo Testamento ni el Nuevo Testamento dicen de manera explícita la fecha en que nació Jesús, si se puede dilucidar el día del nacimiento a partir del Evangelio según Lucas. Aquí se afirma que Jesús nació seis meses después de Juan el Bautista. Y en Crónicas se dice que en el templo había 24 sacerdotes que oficiaban por turnos. Y que Abdías era el octavo, por lo que se puede deducir que sirvió en los primeros días de junio. Siguiendo estos cálculos, y suponiendo que tanto la madre de Juan como la de Jesús tuvieron embarazos normales, Bautista debió nacer en marzo y Jesús en septiembre. Aunque hay varias hipótesis, una de ellas basada en los Manuscritos del Mar Muerto, en la que Jesús nació el 6 de enero o en el mes de diciembre o en el de junio.

Sin embargo, no fue sino hasta el año 350 d.C. cuando el 25 de diciembre quedó como la fecha oficial del nacimiento de Cristo. Todo ocurrió en el Imperio Romano, donde se acostumbraba a celebrar los saturnales, una festividad que duraba siete días en honor a Saturno (Cronos), y que llegaba a su clímax el 25 de diciembre. El papa Julio I solicitó entonces que el nacimiento de Jesucristo tuviera lugar en esa fecha para que los romanos pudieran convertirse con mayor facilidad al cristianismo. Y ya en el año 354 d.C., el papa Liberio convierte en realidad la petición de su antecesor. En el año 379, se puede encontrar por primera vez la referencia a un banquete en Constantinopla, como los realizados hoy en día, bajo el arzobispado de Gregorio Nacianceno.

Hasta nuestros días, la Navidad ha estado prohibida en varias partes y por varias razones. En la época de la Reforma protestante, se prohibió por su estrecha relación tanto con la iglesia católica como con las antiguas tradiciones paganas. En Inglaterra, mientras tenía lugar la Guerra civil inglesa en el año de 1647, fue prohibida por los gobernantes puritanos; pero la gente no estuvo de acuerdo y se manifestó en varias ciudades, al punto de tomar Canterbury. En 1660, la prohibición fue levantada, aunque parte del clero seguía viendo la celebración con recelo. De la misma forma, en 1659, la Navidad fue declarada ilegal hasta 1681 por la influencia de los puritanos provenientes de Nueva Inglaterra. Fue necesario entonces que, en la primera mitad del siglo XIX, algunos intelectuales salvaran la tradición. Por ejemplo, Charles Dickens escribió en 1843 Un cuento de Navidad, que resultó indispensable para la restauración de la festividad.

En un comienzo, la Navidad era una fiesta donde se compartía en familia, pero luego pasó a ser una celebración en la que se repartían regalos. Esto se debe a la antigua tradición romana de los saturnales de compartir presentes, y a la figura de Papá Noel, que tiene su origen en San Nicolás de Bari. Este nació en Turquía aproximadamente en el año 280 d.C., y es en este país donde se han recogido varios relatos claves para su transición al Papa Noel actual. En uno de ellos, restaura la salud de varios niños acuchillados. Por esto se le asocia con la niñez. Y se le relaciona con los obsequios gracias a un relato en el que ayuda al padre de tres jovencitas sin dote, a las cuales les da bolsas llenas de oro para que pudieran casarse.

Ya en 1863, San Nicolás pasa a ser un gordito con barba y traje de mangas blancas por las ilustraciones que hace Thomas Nast para sus tiras cómicas de Navidad en la revista Harper’s Weekly. Luego la Lomen Company le agrega a la figura de Papá Noel su residencia en el Polo Norte y el trineo tirado por renos. Y en 1931, Coca-Cola contribuye a la popularización de los colores rojo y blanco, así como de la figura en sí. Es así como a la costumbre de recibir la época en familia, se volvió una necesidad de dar obsequios a los demás, y en especial a los niños.

Entre sus costumbres, más allá del intercambio de presentes, podemos encontrar la decoración luminosa y el introducir un pino en la casa, debajo del cual se pondrán los regalos; la corona de Advenimiento puesta en algún sitio del hogar y la cena de pavo, cordero o cerdo; la Novena de Aguinaldos y los villancicos; la realización de un pesebre, las medias llenas de dulces y las tarjetas Navideñas; entre muchas otras.

Continúa leyendo

Historia

Papá Noel (Santa Claus)

Publicado

en

Historia de Papá Noel
Pixabay / Libre de derechos

Historia de Papá Noel

Papá Noel es un personaje de la Navidad, caracterizado por ser un anciano con panza pronunciada, vestido de rojo y con espesa barba blanca, quien reparte regalos a los niños que se han portado bien durante todo el año.

El origen de esta figura se remonta al siglo III y el IV, en especial a la figura de Nicolás de Bari en Turquía. Este provenía de una familia muy rica y religiosa, la cual, por el lado de su padre, le incitaba a hacerse comerciante en el Mar Adriático; por el otro, el de su madre, le incitaba a ser sacerdote, siguiendo los pasos de su tío, quien era obispo. La duda vocacional lo siguió hasta que la peste asoló la ciudad en la que vivía y mató a sus padres, quienes se contagiaron ayudando a los más afectados. Al ver esto, Nicolás de Bari se decidió por el camino eclesiástico. Así que regaló todas sus riquezas a los damnificados y se fue a Mira, donde vivía su tío, para hacerse sacerdote. Se cuenta que Nicolás de Bari, luego de ordenarse como sacerdote a los 19 años, curó a un grupo de niños a quienes había acuchillado un criminal y regaló a un padre el dinero suficiente para que su hija tuviera una buena dote y pudiera casarse. Por estos y otros milagros, Nicolás de Bari fue nombrado Patrono de los marineros y los niños. Es, además, considerado santo en Grecia, Turquía, Francia y Rusia.

Rápidamente, comenzó a celebrarse en Holanda, Suiza, Austria, República Checa, Luxemburgo, Alemania y Polonia la Fiesta de San Nicolás, conocida como Sinterklaas, celebrada el 5 y el 6 de diciembre. En esta se les daban regalos y monedas a los niños pobres. En 1624, los inmigrantes de origen holandés que fundaron Nueva Ámsterdam, la cual se convertiría en la actual ciudad de Nueva York, trajeron consigo la festividad. Por lo que esta era celebrada habitualmente en esta zona de Estados Unidos. Ya para 1809, el nombre Sinterklass, con el que se denominaba a San Nicolás de Bari

, pasó a ser Santa Claus, debido a que el autor Washington Irving, buscando reflejar la forma en como era pronunciado en Estados Unidos, lo puso así en su libro Historia de Nueva York. En 1823, Clement Clarke Moore le añadiría a Santa Claus, en su poema A visit From St. Nicholas, el trineo tirado por renos; además introduciría al reno Rudolph, característico por su nariz roja. En 1863, el alemán Thomas Nast dibujaría en sus historietas del Harper’s Weekly a un Santa Claus fofo y con barba. Para estas mismas fechas, Santa Claus y el francés Bonhomme Noël pasarían a unirse en un único personaje de ropas rojas, a veces llamado Papá Noel. Además, debido a un comercial en Estados Unidos elaborado por la Lomen Company, se le agregaría al ser mítico una casa en el Polo Norte, donde vivía y fabricaba los juguetes regalados. Y en el siglo siguiente, gracias a un comercial de Coca-Cola de 1931, la imagen que se había construido hasta el momento se hizo más amigable y fue difundida alrededor del mundo.

Si bien es cierto que este personaje ha sido fruto del sincretismo cultural, y que está inscrito en una festividad también caracterizada por la fusión de diferentes creencias, como los saturnales romanos y las fiestas celtas, se han presentado opositores en diferentes partes del mundo alegando que atenta contra las tradiciones de dichos lugares. Por ejemplo: en la Repúblic a Checa y en Austria se atacó al personaje argumentando que buscaba sustituir la tradición del Niño Jesús. Por otro lado, en Alemania se presentó una crítica a Santa Claus, liderada por Bettina Schade, quien promulgaba que este atentaba contra la tradición de San Nicolás

y sus valores espirituales. Lo cierto es que en el siglo XX, la imagen se sumergió en el mundo comercial y adquirió connotaciones capitalistas.

Actualmente, se cuenta que Santa Claus tiene una esposa con la que vive en el Polo Norte. Aquí tiene una fábrica de juguetes en la que trabajan duendes o pequeños arlequines. Es tradición que los niños le escriban a Santa Claus una carta con lo que quieren y la pongan en el árbol de Navidad. Así, la fábrica hace lo que se pide en la carta. Una vez elaborados los regalos, son transportados por el mismo Papá Noel en su trineo volador tirado por renos. Papá Noel, con una lista de los niños y los regalos, visita cada hogar, entrando por la chimenea y depositando el obsequio debajo del árbol de Navidad. Es costumbre también que en la noche del 24 de diciembre se le deje un vaso de leche y un plato de galletas. Los regalos son recibidos entonces por los niños que se han portado bien todo el año, pero los que no, sólo reciben carbón.

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad