Síguenos en redes

Filósofos

Santo Tomás de Aquino

Publicado

en

Biografía de Santo Tomás de Aquino
Dominio Público

Biografía de Santo Tomás de Aquino

Santo Tomás de Aquino (1224 – 7 de marzo de 1274) teólogo y filósofo. Nació en Roccaseca, actual Italia. Sus padres hacían parte de la aristocracia de la Italia meridional, fue enviado a Montecassino para iniciar sus estudios generales en gramática, latín, música, moral y religión, la intención de sus padres al enviarlo a este monasterio benedictino era para que realizara la carrera eclesiástica. Posteriormente se trasladó a Nápoles, donde estudió artes y teología, para ese momento Tomás de Aquino entró en contacto con la Orden de los Hermanos Predicadores.

En 1243 decidió ingresar en dicha Orden, pero su familia se opuso firmemente, e incluso su madre envió dos hermanos, miembros del ejército imperial, para que detuvieran a Tomás. En mayo de 1244, Tomás de Aquino permaneció retenido en el castillo de Santo Giovanni durante un año.  Luego de la intercesión de Juan el Teutónico, Federico II, accedió a dejar en libertad a Tomás. Luego se le permitió trasladarse a París, donde permaneció desde 1245 hasta 1256, durante este tiempo se preparó como maestro en teología.

Estando en París conoció a San Alberto Magno, con quien entabló una duradera amistad. Los dos eran parte de la Orden dominica y se entendían esplendorosamente, compartían una visión crítica pero flexible sobre el nuevo saber grecoárabe, que por aquel entonces era difundido a las universidades y centros de cultura occidentales. San Alberto Magno se sentía atraído por las grandes posibilidades intelectuales de su discípulo. En 1248 acompañó a San Alberto a Colonia, para colaborar en la fundación de una casa de estudios para la orden.

Fue el encargado de dictar varias cátedras reservadas a los dominicos, tarea que compaginó con la redacción de sus primeras obras, a partir de ese momento, Tomás de Aquino mostró un alejamiento de la corriente teológica mayoritaria, proveniente de las enseñanzas de San Agustín de Hipona. Estuvo en Italia durante tres años hasta 1268 al servicio de la corte pontificia en calidad de instructor y consultor del Papa, su labor principal era acompañarlo a sus viajes. Debido a sus responsabilidades tuvo que residir en varias ciudades italianas, tales como Anagni, Orvieto, Roma y Viterbo, gracias al renombre que tenía fue invitado a dar conferencias en las universidades de Nápoles y Bolonia.

En estos periplos del conocimiento conoció a personajes ilustres, como Guillermo de Moerbeke, el famoso traductor de las obras de Aristóteles, quien le dio el privilegio de leer varias de sus traducciones, entre ellas algunas que se encontraba prohibidas en la época: De Anima, De Sensu et Sensato y De Memoria et Reminiscentia y que Sto. Esto fue muy importante para Tomás porque luego comentará, junto con otras obras de Aristóteles como la Física y la Metafísica.

Durante estos años redactó varios comentarios al Pseudo-Dionisio y a Aristóteles, y también redactó la Suma contra los gentiles, en dicha obra realizó varias críticas de las filosofías y teologías presentes a lo largo de la historia. Posteriormente inició la redacción de su obra capital, la Suma Teológica, en la que trabajo entre 1267 y 1274, esta obra es realmente importante porque representa el compendio final de todo su pensamiento. Impartió su magisterio en París hasta 1272, siempre estuvo en medio de numerosas polémicas suscitadas por las órdenes religiosas, que lo atacaban, y también por los averroistas latinos, encabezados por Siger de Brabante, ellos habían modificado sustancialmente las enseñanzas aristotélicas que San Alberto y el mismo Tomás habían anteriormente introducido en la facultad de filosofía.

Este personaje logró comprender y dar una explicación sobre el averroísmo, interpretación del pensamiento aristotélico basada en los pensamientos de filósofo árabe Averroes, este resaltaba la independencia del entendimiento guiado por los sentidos y planteaba el problema de la contradicción de las verdades del entendimiento y las de la revelación. Lo anterior produjo una suerte de crisis en el pensamiento cristiano.

Tomás de Aquino afirmó la necesidad de que ambos pensamientos fueran compatibles, pues, procediendo de Dios, no podrían entrar en contradicción; ambas verdades debían ser complementarias, en otras palabras las de orden sobrenatural debían ser conocidas por revelación, mientras tanto las de orden natural serían posibles por el entendimiento; filosofía y teología. Tomás de Aquino fue conocido por la defensa de un realismo moderado. En último término, encontró una vía para conciliar la revalorización del mundo material que se vivía en Occidente con los dogmas del cristianismo, gracias a una interesante interpretación de Aristóteles.

Luego regresó a Nápoles con la tarea de establecer una casa de estudios, donde se encuentra con experiencias místicas que le absorben por completo, abandonando su actividad docente y de autor. Permanecerá allí hasta 1274. Luego, emprendió un viaje para dirigirse de Nápoles a Lyon, donde iba a celebrarse un concilio convocado por el papa Gregorio X, se trataba del Concilio de Lyon II. Pero Tomás de Aquino no pudo llegar porque enfermó repentinamente y fue acogido en la abadía de Fossanova. Finalmente, Tomás murió el 7 de marzo de 1274, cerca de Terracina. Posteriormente, sus restos mortales fueron trasladados a Tolosa de Languedoc el 28 de enero de 1369, fecha en la que la Iglesia católica lo celebra.

Muchos aseguran que por su activo papel en la religión católica y en la filosofía pudo ser víctima de envenenamiento por orden del rey de Sicilia, Carlos de Anjou. Luego de muchos años se afirmó que surgieron varios milagros y profecías cumplidas por Tomás de Aquino, por ello fue canonizado el 18 de enero de 1323. Tomás de Aquino ha sido uno de los intelectuales más profundos, sistemáticos y fecundos de la Historia. Considerado el máximo representante de la filosofía escolástica medieval, por su impecable trabajo en la reformulación de la teología cristiana, que apenas había progresado un poco desde los tiempos de San Agustín de Hipona, es decir, ocho siglos atrás.

 

Artículos recomendados

Filósofos

Sócrates

Publicado

en

Biografía de Sócrates
Imagen de Raimund Feher en Pixabay

Biografía de Sócrates

Sócrates fue un filósofo griego considerado como uno de los más importantes de la filosofía occidental y mundial, fundador de la filosofía moral. Fue maestro de Platón, quien tuvo a Aristóteles como discípulo, siendo los tres representantes fundamentales de la filosofía de la Antigua Grecia. Nació en Alopece, Atenas (Antigua Grecia), entre los años 470 y 469 a. C. A Pesar de que no dejó ninguna obra escrita y son escasas las ideas que se le pueden atribuir, con seguridad es una figura capital del pensamiento antiguo hasta el punto de que los filósofos anteriores a él, fueron llamados presocráticos.

Sus padres llamados: Sofronisco de profesión escultor y Fainarate comadrona. Emparentados con Arístides el Justo. Pocas cosas se conocen con certeza de la vida de Sócrates, aparte de que participó como soldado de infantería en las batallas de: Samos (440), Potidea (432), Delio (424) y Anfípolis (422) a.C.

Recibió una educación tradicional: literatura, música, gimnasia. Se familiarizó con la dialéctica y la retórica de los sofistas. Al principio Sócrates siguió con el trabajo de su padre realizó un conjunto de estatuas: “las tres gracias”, las cuales colocaron en la entrada de la Acrópolis de Atenas, hasta el siglo II a.C. Tuvo por maestro al filósofo Arquelao quien lo metió en las reflexiones sobre la física y la moral.

Sócrates era de pequeña estatura, vientre prominente, ojos camaleónicos y nariz respingada exageradamente, por esta razón era motivo de chanza. Alcibíades lo comparó con los silenos. Apreciaba mucho la vida y alcanzó popularidad social por su viva inteligencia y un sentido del humor agudo desprovisto de sátira o cinismo.

Se casó de edad algo avanzada con Xantipa, de familia noble con la que tuvo dos hijas y un varón, Cierta tradición ha perpetuado el tópico de la esposa despectiva ante la actividad del marido y propensa a comportarse de manera brutal y soez. Aunque Platón muestra (cuando narra la muerte de Sócrates en el Fedón) una relación normal e incluso buena entre dos.

Desde muy joven llamó la atención de los que lo rodeaban por la agudeza de sus razonamientos y su facilidad de palabra. La cuestión moral del conocimiento del bien estuvo en el centro de las enseñanzas de Sócrates, con lo que imprimió un giro fundamental en la historia de la filosofía griega.

No escribió ningún libro porque creía que cada uno debía desarrollar sus propias ideas, lo que se sabe con certeza de él es por los escritos de sus dos discípulos más notables Platón que atribuyó sus propias ideas a su maestro y el historiador Jenofonte, un escritor prosaico que quizá no consiguió comprender muchas de las doctrinas de su maestro.

 

¿Qué fue lo que planteó Sócrates?

En cuanto a su Dialéctica fue un verdadero iniciador de la filosofía le dio su objetivo principal de ser la ciencia que busca en el interior del ser humano. Su método era dialéctico el cual consistía que después de plantear una proposición analizaba las preguntas y respuestas suscitadas por la misma. Esto le convierte en una figura extraordinaria y decisiva; representa la reacción contra el Relativismo y el Subjetivismo sofista, siendo un especial ejemplo de unidad entre teoría y conducta, entre pensamiento y acción.

Al parecer buena parte de su vida, Sócrates la dedicó deambulando por las plazas y los mercados de Atenas y tomaba a los mercaderes, campesinos o artesanos como interlocutores con los que sostenía largas conversaciones, esta conducta pertenecía a la esencia de su sistema de enseñanza la “Mayéutica”. Sócrates comparaba este método con el oficio de comadrona que ejerció su madre: trataba de llevar al interlocutor al alumbramiento de la verdad, al descubrimiento de sus propias verdades.

La Mayéutica fue su más grande mérito, método inductivo que le permitía llevar a sus alumnos a la resolución de los problemas que se planteaban por medio de hábiles preguntas cuya lógica iluminaba el entendimiento.

 

Juicio y muerte de Sócrates

En el año 399 a.C. fue acusado de introducir nuevos dioses y corromper la moral de la juventud, alejándola de los principios se la democracia ateniense.

Según Jenofonte, la causa de fondo para llevar a Sócrates a juicio fue que él abrió sus puertas como discípulo critias (dialogo), quien integró el cuerpo político-militar espartano denominado los treinta tiranos, quienes se hicieron de poder de Atenas tras la guerra del Peloponeso, sometiendo a la polis a una matanza terrible y vaciamiento económico, por el tiempo de un año.

También se hace mención que pidió jocosamente que se le podía condenar simplemente:” invitándole a comer en los banquetes comunales”, en alusión de que estos eran deplorables. Esto enfado al jurado y nuevamente votaron por la pena de muerte. Sus amigos le propusieron pagar una fianza, e incluso planearon su huida de la prisión, pero prefirió acatar la Ley muriendo por ello.

Fue juzgado, declarado culpable y muerto por envenenamiento por cicuta en el año 399 a.C. en Atenas (Antigua Grecia), a la edad de 70 años.

Posteriormente, en su honor a modo de reconocimiento, la Academia Moderna de Atenas, colocó una estatua suya en la entrada de la Institución.

Sócrates Infografía

 

Frases de Sócrates

  • El amigo ha de ser como el dinero, que antes de necesitarlo, se sabe el valor que tiene.
  • Los jóvenes hoy en día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, devoran su comida, y le faltan al respeto a sus maestros.
  • La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia.
  • Yo sólo sé que no sé nada.
  • Habla para que yo te conozca.
  • Las almas ruines sólo se dejan conquistar con presentes.
  • El orgullo engendra al tirano. El orgullo, cuando inútilmente ha llegado a acumular imprudencias y excesos, remontándose sobre el más alto pináculo, se precipita en un abismo de males, del que no hay posibilidad de salir.

 

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Ciencias

René Descartes

Publicado

en

Biografía de René Descartes
Dominio Público After Frans Hals, Public domain, via Wikimedia Commons

Biografía de René Descartes

René Descartes fue un filósofo y matemático francés, nacido en la Haye, Touraine (Francia), el 31 de marzo de 1596, estudió en el colegio Jesuita de la Fléche donde se enseñaba la escolástica. Continuó derecho en Poitiers y se graduó en el año de 1616 sin embargo nunca ejerció la profesión Jurídica. En 1618 entró al servicio del príncipe Mauricio I de Nassau, con la intención de seguir la carrera militar. Fue considerado como “el padre de la geometría analítica” y de la “filosofía moderna”.

Cuando renunció a su vida militar, René Descartes viajó por Alemania y los países bajos, regresando a Francia en 1622 para vender sus propiedades y asegurar su vida independiente; pasa por Italia (1623-1625) radicándose luego en París, allí se relacionó con la mayoría de los científicos de la época.

En 1628 se radicó en Holanda, país donde se dedicó a las investigaciones científicas gozando de gran consideración, además estaban favorecidos por una relativa libertad de pensamiento. Descartes, consideró que ese lugar era muy adecuado para desarrollar los objetivos filosóficos y científicos que se había fijado decidió vivir allí hasta el año de 1649.

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” René Descartes

 

¿Quién fue y qué hizo René Descartes?

Dedicó los primeros cinco años a producir su propio sistema del mundo, su concepción del hombre y del cuerpo humano. En 1633 debía tener ya avanzada la redacción del texto de Metafísica y Física titulado “Tratado sobre la luz”; pero la noticia de la condena de Galileo Galilei lo asustó, pues allí en su obra él sostenía el movimiento de la tierra, opinión que no creía censurable desde el punto de vista teológico. Como temía que el texto en su contenido tuviera teorías condenables, renunció a su publicación, la cual tendría lugar póstumamente.

En 1637, René Descartes publicó el “Discurso del Método”, presentado como prólogo a tres ensayos científicos: La Geometría, Dióptrica y los Meteoros. Descartes proponía una duda metódica orientada a la búsqueda de principios últimos sobre los cuales cimentar sólidamente el saber. Este principio lo halló en la existencia de la propia conciencia, que duda en su famosa frase: “Pienso luego Existo”.

Los fundamentos de su física mecanicista, lo situó en la metafísica que expuso en 1641, donde enunció su demostración de la existencia de la perfección de Dios y la inmortalidad del alma. Su filosofía empezó a conocerse, pero esto le causó amenazas de persecución religiosa por parte de autoridades académicas y eclesiásticas en los países bajos y Francia.

En el año de 1649, la Reina Cristina de Suecia lo invitó a Estocolmo para dar a la reina clases de filosofía, allí murió de una pulmonía el 11 de febrero de 1650, a los 53 años de edad.

“La duda es el principio de la sabiduría.” René Descartes

En 1676 se exhumaron sus restos, fueron colocados en un ataúd de cobre y los trasladaron a París para ser sepultados en la iglesia Sainte-Geneviéve-du-Mont.; en la Revolución Francesa nuevamente sus restos fueron movidos y colocados en el Panthéon de la Basílica dedicada a los grandes hombres de la nación francesa. En 1819 los restos de René Descartes fueron nuevamente movidos para llevarlos a la Abadía de Saint-Germain-des-prés, donde se encuentran en la actualidad, excepto su Cráneo que se conserva en el Museo de Hombres en París.

 

El misterio de la muerte de René Descartes

En la actualidad se ha puesto en duda la causa de su muerte, según el historiador y médico alemán Eike Pies, halló en la Universidad de Leiden, una carta secreta del médico de la corte Johan Van Wullen en la que explica la agonía de Descartes y que curiosamente los síntomas presentados (nauseas, vómito y escalofríos) no eran de neumonía.  Pies después de consultar con varios patólogos, concluyó en su libro “El homicidio de Descartes”, que los documentos, pruebas e indicios encontrados, su muerte fue por envenenamiento con arsénico.

Infografía de René Descartes

 

Obras

  • 1628, Reglas para la dirección del Espíritu
  • 1630, El mundo o tratado de la luz
  • 1637, Discurso del Método
  • 1641, Meditaciones Metafísicas
  • 1642, La búsqueda de la verdad mediante la razón natural
  • 1644, Principios de la Filosofía
  • 1649, Las pasiones del alma

 

Algunas frases de René Descartes

  • Daría todo lo que sé, por la mitad de lo que ignoro.
  • Vivir sin filosofar es, propiamente, tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás.
  • La matemática es la ciencia del orden y la medida, de bellas cadenas de razonamientos, todos sencillos y fáciles.
  • Lo poco que he aprendido carece de valor, comparado con lo que ignoro y no desespero en aprender.
  • Para investigar la verdad es preciso dudar, en cuanto sea posible, de todas las cosas.

 

Artículos recomendados

Continúa leyendo

Filósofos

Platón

Publicado

en

Biografía de Platón
© Marie-Lan Nguyen / Wikimedia Commons

Biografía de Platón

Platón nació probablemente en Atenas o en Egina en el año 427 a.C. y murió en Atenas el 347 a.C. Fue un filósofo aprendiz de Sócrates y maestro de Aristóteles. Es reconocido por sus diálogos, en los que habla de filosofía, metafísica, epistemología, ontología, ética, política, arte, y muchos otros temas.

Platón era hijo de Aristón, y nació en medio de una familia aristocrática, en la que algunos miembros habían usurpado el poder de Atenas luego de la Guerra del Peloponeso. Es por ello que, pese a pertenecer a la oligarquía, Platón en varias ocasiones mostró su rechazo al gobierno que tenía Atenas en ese entonces. Esto puede evidenciarse en sus obras Político, Leyes y República.

Sobre su infancia y adolescencia nos habla Espeusipo, su sobrino, quien describe la agilidad mental precoz de Platón. Cuenta además que en un comienzo el filósofo quería ser artista y que estaba muy interesado en la pintura, el drama y la poesía, y que incluso quería escribir tragedias; pero todo esto cambió cuando Platón comenzó a asistir a las reuniones impartidas por Sócrates. Y este interés por el arte rápidamente cambió por un odio hacia ellas, al punto de promover, en la construcción de su Estado Ideal, la expulsión de los poetas. Se sabe que, en cambio, Platón se dedicó a los deportes, al ejercicio corporal y sobre todo a las prácticas atléticas y a la gimnasia. De hecho, se ha llegado a saber que “Platón” no era su verdadero nombre, sino Aristocles, y que “Platón” era en realidad un apodo que le había puesto su profesor de gimnasia debido a  su espalda ancha. Algunos creen incluso que era jorobado, y que luchó en la Guerra del Peloponeso y en la Guerra de Corinto.

“Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre.” Platón

Por su parte, Aristóteles cuenta que antes de escuchar a Sócrates, Platón había conocido a Crátilo, quien lo había introducido en la antigua discusión de si el pensamiento es totalmente empírico o totalmente racional, inclinándolo por lo primero. Sin embargo, Sócrates le habría hecho cambiar de parecer al llevarlo a definir primero cada cosa de la que se quería hablar. Por ello llegó a la idea de que antes del mundo sensible, había una realidad que sólo podía ser conocida pero no experimentada, y de ahí surgió su teoría del mundo de las ideas, en donde existen los arquetipos de cada elemento del mundo empírico.

Sobre su acercamiento a Sócrates difieren Diógenes Laercio y W. K. C. Guthrie. El primero cree que Platón conoció a Sócrates cuando este tenía veinte años; el segundo cree que ya lo conocía desde tiempo atrás, cuando tenía incluso quince años. De ambos puede rescatarse entonces que el primer encuentro ocurrió entre el año 412 a.C. y 407 a.C., y desde entonces Platón fue un discípulo acérrimo y un gran amigo de Sócrates. Si bien hay discusión sobre su primer encuentro, también lo hay sobre el último. La razón de esta ambigüedad radica en dos libros de Platón. En el primero, Apología, narra que Sócrates, mientras era declarado culpable por ofender a los dioses griegos y por corromper a la juventud, señaló entre el público a los creía que sus únicos amigos, entre los que estaba Platón. Sin embargo, en el segundo, Fedón, dice, mediante uno de sus personajes, que él mismo, Platón, no había podido ir al juicio de Sócrates por encontrarse enfermo. Sobre esto último se han arrojado varias hipótesis, algunas acusando a Platón de no ser tan amigo de Sócrates como se pensaba; pero este juicio no estaría en relación con el afecto que le demuestra en toda su obra. Una de las hipótesis más aceptadas es que tal vez Platón no fue porque no resistía la idea de ver a Sócrates siendo juzgado y castigado.

Una vez muerto Sócrates, Platón viajó junto a algunos compañeros a Megara, Egipto, Italia y Sicilia, donde conoció a diferentes pensadores que influirían su pensamiento, como es el caso de los pitagóricos, de los que aprendió conceptos como el de armonía; o Parménides, del que pudo desarrollar su idea de alma; o Anaxágoras, del que compartió la idea de que la razón inundaba todo cuanto existía. Luego volvió y compró una propiedad en las cercanías de Atenas, donde fundó su Academia, por la que pasarían grandes pensadores y que estaría en servicio hasta el año 529 d.C. Aquí Platón compartiría sus conocimientos hasta su muerte en el 347 a.C., cuando rondaba los ochenta años.

“Toda la filosofía occidental se reduce a una serie de notas escritas al margen de las páginas de Platón” Alfred North Whitehead

¿En qué cosiste la filosofía de Platón?

La filosofía de Platón se basa en las siguientes teorías:

Teoría de las ideas: también conocida como teoría de las formas, es la teoría más conocida de este filósofo griego. Esta defiende la existencia de dos mundos: uno visible, que es captado por los sentidos; y otro inteligible (mundo de las ideas), que es captado por la mente a través de la dialéctica. El mundo visible estaría conformado por las sombras de los arquetipos que hay en el mundo inteligible. Este último tiene su manifestación en los saberes abstractos, como la aritmética, la música, la geometría, la astronomía y la esterometría, que sirven como puente entre ambos mundos en la medida en que las ideas pueden ser aplicadas a la realidad.

Teoría del conocimiento: para Platón, las ideas representan arquetipos, es decir, manifestaciones universales de las cuales parten las realidades particulares. Así, Platón defiende que el conocimiento consiste en la aprehensión de los universales (ideas) para poder comprender los particulares (la realidad del mundo sensible).

Teoría tripartita: desarrollada en el diálogo de la República y en el Fedro por medio de la alegoría del carro alado, Platón afirmaba que el alma humana (psique), estaba compuesta de tres partes: un alma racional que era inteligente, inmortal y divina que se encontraba en el cerebro; un alma irascible que daba origen a las pasiones nobles como la fortaleza, el valor y el coraje, que se encontraba en el pecho y que moría con el cuerpo; y un alma concupiscible que daba origen a las pasiones innobles, como el apetito, el deseo sexual y el sueño, que se encontraba en el vientre y que también moría junto al cuerpo. Cada una de estas almas, además, estaba representada por una virtud. La racional estaba representada por las virtudes de la sabiduría y la prudencia, la irascible por la virtud de la fortaleza; y la concupiscible por la virtud de la templanza.

Teoría política: Platón también se encargó de filosofar sobre la política y la organización social. A pesar de que se pueden encontrar diferencias entre sus postulados a lo largo de sus obras, al final de su vida se encuentra una decepción por la democracia como forma de gobierno. Así, Platón piensa en Caliópolis, una ciudad utópica en donde los gobernantes son los filósofos (sofocracia). Estos deberían someterse a una larga y estricta educación con tal de alcanzar la idea del Bien e instaurar el gobierno de los sabios, pues los políticos no debería ser las personas más fuertes, más populares o más ricas, sino las personas más inteligentes, capaces de tomar las mejores decisiones ante los problemas.

Amor platónico: para Platón, el amor parte de la apreciación de la belleza. Apreciar la belleza de una persona hace que el observador rememore la belleza universal, la belleza ideal, que está fuera del alcance de los sentidos y que muchas veces es equivalente al conocimiento, a sabiduría.

Mito de la caverna: es una alegoría que le sirve a Platón para explicar su teoría de las ideas. En esta, unos hombres son encadenados por otros en el interior de una caverna, donde les proyectan sombras de todo tipo de objetos. Con esta metáfora nos dice que el ser humano está atrapado dentro del mundo sensible, donde sólo percibe la apariencia de las cosas y no las cosas como tal (las ideas). Por lo que es necesario primero comprender aquello que está detrás de las apariencias para alcanzar la verdad. Una vez se llega a esta, se puede atravesar un camino difícil para alcanzar el mundo de las ideas (mundo inteligible), cuya metáfora en el texto es la del exterior

 

¿Cuáles son los temas y el orden de los diálogos de Platón?

La obra de Platón puede agruparse teniendo en cuenta un orden cronológico, en cuatro grandes periodos, cada uno de ellos supone un cambio en la evolución de sus teorías, de su pensamiento, de su filosofía:

Época de juventud

El primer momento responde a sus primeros diálogos, fuertemente determinados por el pensamiento socrático, este periodo comprende una serie de diálogos como el Ión (de la inspiración poética), el Laques (del valor), el Lisis (de la amistad), el Eutifrón (de la piedad), el Protágoras, el Critón.

Época de transición

El segundo momento es determinado por su posición política y por los primeros atisbos que hace de su teoría de las ideas, este periodo transcurre en torno al primer viaje de Platón a Sicilia, hacia el año 387. Aquí podemos encontrar obras como Gorgias, Eutidemo, Hipias Menor, Crátilo, Menexeno, y Menón, entre varias otras.

Época de madurez

Cronológicamente, la época de madurez en la obra de Platón se extiende desde el año 385 hasta el 369, se centra principalmente en la teoría de las ideas y el pensamiento según el cual conocer es recordar. Obras características de esta etapa son Fedro, Fedón, República y El Banquete.

Época de vejez

La época de vejez en su obra abarca hasta el año 347, es decir, hasta la muerte de Platón, es una evaluación que Platón hace sobre su propio pensamiento, cuestiona su teoría de las ideas, a tal punto, que pareciera que se desvanece el universo platónico. En este periodo se sitúan sus obras más difíciles, encontramos Teeteto, Parménides, Político, Filebo, Sofista, Leyes, Timeo, etc.

 

Artículos relacionados con Platón

Continúa leyendo

Escritores

Celebridades

Destacadas

Nuestros partners recogerán datos y usarán cookies para ofrecerle anuncios personalizados y medir el rendimiento.    Más información
Privacidad