Historia y biografía de

Historia

Pirro de Epiro

Pirro de Epiro
By Sailko [CC BY 3.0 ], from Wikimedia Commons

Biografía de Pirro de Epiro

Pirro de Epiro, también conocido como águila entre sus soldados, fue un rey de Epiro entre los años de 307 y 302 antes de Cristo y entre 297 y 272 antes de Cristo. De igual forma, fue rey de Macedonia en el 287 antes de Cristo y desde el 273 antes de Cristo hasta el final de sus días. Es considerado como uno de los más grandes militares de su época, compitiendo con los romanos. Pirro nació en la ciudad de Epiro en el 318 antes de Cristo, y murió en el 272 antes de Cristo, en la ciudad de Argos, Grecia. Fue hijo de la reina Ftía II de Epiro, quien era hija de Menón de Farsalia, ydel rey Eácides I de Epiro, quien subió al poder tras la muerte de su primo Alejandro I de Epiro (conocido como el Moloso), quien era hermano de Olimpia, la madre de Alejandro Magno. Luego de que Casandro venciera a Olimipia, los padres de Pirro, por haber apoyado a esta, tuvieron que huir de Epiro porque los ciudadanos no querían una guerra con Casandro, así que los destronaron y asesinaron a varios de sus allegados. Por suerte, Pirro fue protegido por Glaucias, rey ilirio de los taulantianos, quien lo crio como a un hijo luego de que su padre fuera asesinado en combate.

Cuando el rey de Macedonia, Casandro, fue reemplazado por Demetrio en el trono, Glaucias le devolvió a Pirro el título que le habían quitado a su padre como rey de Epiro, cuando este sólo tenía doce años de edad. Sin embargo, a los 17 hubo de dejar supuesto por el regreso de Casandro al poder. Es así como Pirro viajó junto a Demetrio a través del estrecho del Bósforo en ayuda del padre de este, Antígono I Monóftalmos, quien estaba en enfrentamiento contra Lisímaco, Seleuco y Ptolomeo. Fue ahí donde se hizo conocido por su valor en la batalla, aunque igualmente tuvo que huir junto a Demetrio tras la muerte de Antígono en la batalla de Ipsos. De esta forma, llegó como rehén a Egipto cuando Demetrio y Ptolomeo firmaron la paz. Aquí, Pirro se hizo esposo de la hija de este último, Antígona, y recibió tropas y naves como favor de su suegro, con lo que pudo recuperar su trono en Epiro tras compartir un tiempo el poder con Neoptólemo, a quien finalmente asesinó.

Siendo rey de Epiro, Pirro ayudó a Alejandro, hijo de Casandro, a derrotar a su hermano Antípatro por la posesión de Macedonia. Tras culminar con la victoria, Pirro recibió la parte de Macedonia ubicada en la zona occidental de Grecia por su ayuda: Ambracia, Acarnania, Anfiloquía. Luego de aliarse además con los etolios, Pirro asesinó a Alejandro y luego se vio enfrentado a su antiguo amigo Demetrio, quien había recurrido en ayuda de Alejandro. Fue así como se inició una guerra entre estos dos que terminó por darle la victoria a Pirro luego de que se aliara con los antiguos enemigos de su actual enemigo: Ptolomeo, Seleuco y Lisímaco. Demetrio tuvo que huir entonces y Macedonia fue repartida entre Pirro y Lisímaco, quien se quedó finalmente con el reino, tuviendo Pirro que regresar a Epiro. Pero la vida tranquila que sostuvo por algún tiempo aquí no le hizo feliz, así que cuando los tarentinos le pidieron ayuda para que luchara contra Roma, Pirro aceptó, recibiendo tropas de estos y de sus aliados griegos. Fue así como se dio inicio a las Guerras Pírricas.

De esta forma, viajó a Italia y se enfrentó a los romanos en la Batalla de Heraclea, donde ganó pese a tener demasiadas bajas. Tras esto, Pirro de Epiro obtuvo más aliados y envió a Cineas, su ministro, para que acordara la paz con Roma, pero esta se negó. Por ello Pirro volvió a atacar en la llamada Conquista de Palestrina, donde arrasó con los territorios de los aliados romanos y llegó a estar a 35 kilómetros de la capital romana. No obstante, al ver que no llegaba ningún acuerdo de paz, decidió pasar el invierno en Tarento. A este lugar llegó una embajada romana a negociar los prisioneros de ambos bandos, la cual se fue sin éxito, aunque Pirro dejó que los prisioneros disfrutaran de los saturnales. Tras esto, ocurrió la famosa batalla de Asculum, donde Pirro venció a los romanos sin que ello le permitiera avanzar. Así que se retiró de nuevo a Tarento y pronto firmó una tregua con Roma.

Luego de esto, viajo a Sicilia y derrotó a los cartaginenses, quienes le ofrecieron sumarse a sus filas para luchar contra Roma, pero Pirro se negó, expulsándolos de la isla. Quiso, además, perseguirlos y atacarlos en África, pero los cartaginenses estaban cansados de él e hicieron lo posible para que se fuera. Fue así como Pirro de Epiro volvió a Italia, en cuyo viaje fue atacado por cartaginenses y luego tuvo que combatir contra los mamertinos. Con un ejército desmejorado, llego a Tarento de nuevo y pronto se embarcó en la Batalla de Benevento contra Curio, quien terminó derrotándolo. Así, volvió a Epiro con muy pocos hombres, con los que, no obstante, pudo invadir Macedonia y hacerse rey macedonio por segunda vez. Poco después atacó Esparta sin éxito y finalmente murió en Argos mientras ayudaba a Aristeas en una batalla contra Aristipo.

 

¿Qué es una victoria pírrica?

Una victoria pírrica es cuando el ganador de una competencia sufre o sacrifica mucho para obtener su triunfo, obteniendo una victoria que incluso podría ser peor que la derrota. Esta denominación tuvo su origen con Pirro de Epiro, quien luego de vencer a los romanos en la batalla de Asculum (primera de las Guerras Pírricas), con muchas pérdidas en su bando, dijo que, si volvía a tener un triunfo semejante, lo más probable es que volvería él solo a casa.

 

¿Qué significa la palabra Pirro?

La palabra Pirro proviene del griego, y quiere decir rubio o pelirrojo.

 

¿Qué son las guerras púnicas?

Las guerras púnicas son como se conocen los tres grandes conflictos armamentísticos que sostuvieron entre el 264 a.C. y el 146 a.C. las potencias mediterráneas de Cartago y Roma, resultando como ganadora esta última y convirtiéndola en la mayor potencia de su época.

Ver: Guerras púnicas

To Top