Mauricio Kagel

Biografía de Mauricio Kagel
Foto: Sjakkelien Vollebregt / CC BY-SA 3.0 NL

Biografía de Mauricio Kagel

Mauricio Kagel (24 de diciembre de 1931 – 18 de septiembre de 2008), compositor autodidacta. Nació en la capital argentina, Buenos Aires. Desde muy joven fue ingenioso para componer y crear letras. Desde los 19 años decidió dedicarse de manera autodidacta a escribir música. Una de sus valientes motivaciones era crear líricas opuestas al estilo neoclásico dictado por el Gobierno de Juan Domingo Perón. Recordemos que, en ese momento, la dictadura de Perón regulaba hasta la cultura, entre ella, las letras de las canciones que sonaban en el país.

Cuando tenía 26 años siguió el consejo de su amigo el músico francés Pierre Boulez, que le recomendó trasladarse a Europa. Se hizo merecedor de una beca para estudiar en Alemania, específicamente en Colonia, para ese momento era considerada la meca de la vanguardia musical europea, donde hizo parte de la llamada segunda generación de compositores de Darmstadt. En la Escuela de Darmstadt conoció las técnicas desarrolladas entre 1933 y 1945. Luego del primer año, estudiaron la corriente neoclásica y en el segundo año se cultivó un gran interés por la escuela dodecafónica, que significa música de doce tonos. En 1949 hizo parte de la Agrupación Música Nueva de Buenos Aires y un año después participó en la fundación de la Cinemateca Argentina.

Para el año de 1969, asumió el cargo de director del Instituto de Nueva Música en la Rheinische Musikschule de Colonia, sustituyendo al importante e influyente compositor Karlheinz Stockhausen. Como director de este Instituto de música implantó un nuevo estilo musical que buscaba la mezcla original y armónica de instrumentos, logrando magnificas composiciones. Una de sus obras que revela ello, es Torre de Babel, por cierto, una de sus obras más conocidas, estrenada en 2003. Es un trabajo coral para 18 voces y ha sido traducida a 18 idiomas. Además, Pasión según San Bach hace parte también de sus célebres composiciones.

Mauricio Kagel para ese momento ya se presentaba como uno de los compositores más prominentes de los últimos tiempos, destacado por su notable innovación en el teatro musical y su postura antiinstitucional representada en el arte. En su carrera artística siempre se interesó en potenciar la vertiente teatral de la actuación musical. De hecho, es sus composiciones incluía indicaciones en donde los intérpretes debían efectuar determinadas expresiones gestuales; igualmente daba pautas para que los músicos interactuaran. Buena parte de este interés en la dramatización de la música fue practicado en el teatro del absurdo

.

En la opinión de Mauricio Kagel, la música es un arte realista, debe complacer al público al ser espectadores de la música absoluta, la sinfonía, el cuarteto. Esto fue señalado por Kagel, en una entrevista para El País. Para él cada partitura era una carta de amor en la que el autor tiene la oportunidad de expresar un sinfín de sentimientos, estos deben ser transmitidos al público mediante el talento del compositor y posteriormente de los intérpretes.

Su espíritu siempre fue en contra de la institucionalidad y hasta llegó a estarlo en contra de la tradición del teatro musical, así lo hizo ver con su obra destacada: Staatstheater (1971), su primera ópera y una de sus creaciones más polémicas.  Por otro lado, la creación de La pieza Sonant (1960), es una clara muestra de su propio concepto de teatro instrumental, que sirvió como base para muchas de sus composiciones ulteriores. En este estilo musical, Mauricio Kagel, aseguraba que era importante la presencia de los intérpretes expresando un sentido dramático de la representación, más que música absoluta. En otras palabras, los músicos debían efectuar comentarios verbales o en un acto algo extraño debían imitar su propia interpretación y la de sus compañeros, o bien crear sonidos en contextos dramáticos. En conjunto, se recalca en sus obras los conceptos de dificultad, burla y confusión.

Algunas de sus creaciones son: Sexteto de cuerda (1957), Heterophonie (1961), Música para instrumentos del Renacimiento (1966) y Exótica (1972). En el campo de la música vocal se encuentra: Hallelujah (1968). En Stadtstheater (1970), en ello utilizó de forma poco convencional los elementos de la ópera. En sus composiciones posteriores realizó varias innovaciones utilizando los instrumentos de percusión para recrear sonidos.

Realmente su excelente trabajo merece un reconocimiento enorme. En vida Mauricio Kagel recibió numerosos premios en Europa, entre los que se destacan el Premio Erasmus (1998), el Premio Ernst von Siemens de la Música (2000) y el Gran Premio Renano del Arte (2002). También ostento un cargo importante en la Ópera de Cámara del Teatro Colón. El motivo por el cual fue merecedor de dichos premios es la originalidad de sus composiciones que nacen del expresionismo, el surrealismo y el dadaísmo, integrando de forma experimental elementos escénicos y visuales.

Uno de los compositores contemporáneos más célebres, falleció a los 76 años en Colonia, la noticia fue confirmada por un portavoz de la editorial que publicó sus partituras, C.F. Peters Musikverlag. Este importante compositor de música clásica, de ópera y de bandas sonoras de películas como la que compuso en 1983 para Un perro andaluz (1929), de Luis Buñuel, era reconocido a nivel mundial como uno de los grandes innovadores de la creación musical. El día de su muerte el compositor vanguardista norteamericano John Cage afirmó su admiración por él y lo reconoció como el mejor músico argentino.

To Top

#FrenarLaCurva