Lope de Vega

Biografía de Lope de Vega
Eugenio Caxés / Dominio Público

Biografía de Lope de Vega

Félix Lope de Vega y Carpio nació en Madrid, España el 25 de noviembre de 1562. Es considerado uno de los más grandes dramaturgos del denominado Siglo de Oro, aunque no sólo se dedicó a la escritura de teatro, también ejerció distintas profesiones durante su vida, sin abandonar nunca la pluma, hecho que conllevó a que se le llamara Fénix de los Ingenios” al conseguir redactar miles de sonetos y cientos de comedias, novelas, novelas cortas, epopeyas, entre otros.

Era hijo de Francisca Fernández Flórez y de Félix de Vega Carpio, una pareja de montañeses. Vino al mundo poco después de Miguel de Cervantes, Góngora, Mateo Alemán y Vicente Espinel, prodigiosos escritores con los que brotó una de las más grandes cosechas literarias de todos los tiempos.

Sus hermanos eran: Francisco, Juliana, Luisa y Juan (aunque se piensa que tuvo dos hermanas más: Catalina e Isabel). Parte de su infancia, la vivió junto a su tío Don Miguel de Carpio, un inquisidor de Sevilla.

Lope de Vega inició sus estudios en Madrid, en el Colegio Imperial, cuando tenía diez años. Ya para entonces era un niño prodigio que tenía la capacidad de leer en castellano y latín, traducir de éste segundo y escribir comedias. De dicha época datan sus obras: “El verdadero amante” y “La pastoral de Jacinto”. A los quince años, decidió abandonar el colegio e ingresar a la Universidad de Alcalá de Henares para cursar el bachillerato, el cual se cree, no concluyó.

Un año después de la muerte de su padre, huyó de casa junto con un amigo. Tiempo después, en su afán de constante aprendizaje, decidió ampliar sus conocimientos estudiando Matemáticas y Astrología con Juan Bautista Labaña, cosmógrafo mayor de Felipe II, y Artes liberales con Juan de Córdoba.

«Piezas somos de ajedrez y el loco mundo es la tabla, pero en la talega juntos peones y reyes andan». Lope de Vega

Fue casi tan habilidoso en materia sentimental, como lo fue con sus estudios y la composición de comedias. Su primer amor fue María de Aragón (“Marfisa”), hija de un panadero flamenco. Se enamoró de ella en 1580 y se convirtió en padre por primera vez en 1581 de una niña llamada Manuela, quien falleció antes de cumplir los cinco años.

Un año más tarde, Lope de Vega se alistó en la expedición del marqués de Santa Cruz a la Isla Terceira y de regreso, conoció a Elena Osorio (quien sería la inspiración para sus personajes: “Filis”, “Zaida” y “Dorotea”), que ya estaba casada con un actor y era hija del empresario teatral Jerónimo Velázquez. Sin embargo, Lope mantuvo una apasionada relación con ella a la vez que escribía comedias para el padre. Pero para su enorme disgusto, cuando ésta enviudó no se fue tras él como esperaba, sino que prefirió irse con un rico hombre de negocios. Y él, sumamente resentido y herido ante el hecho, dio fin a su acuerdo con Velázquez y escribió algunas cosas tanto contra ella, como contra su familia.

Así, a finales de 1587, en medio de una representación de sus obras, lo llevaron preso a causa de los escritos contra Elena Osorio. No obstante, en prisión continúo redactando más. Lo que le costó una sentencia de destierro de la Corte durante cuatro años y del reino de Castilla durante dos.

Pero antes de salir de Madrid, como el gran conquistador que era, raptó, con su consentimiento a Isabel de Urbina (su “Belisa”), con la que contrajo matrimonio por poderes en 1588.

Aunque aún era muy joven, Lope de Vega ya era un autor que gozaba de mucha fama, y posiblemente era también, el mejor poeta dramático de la España de su época. Inclusive Cervantes lo elogió en “La Galatea”, donde lo calificó como uno de los ingenios españoles más notables.

Junto a Isabel, cumplió parte de su destierro en Valencia, donde nació su hija Antonia. Pero de nuevo partió, esa vez rumbo a Lisboa para embarcarse como voluntario en la Armada Invencible.

De vuelta a Valencia, siguió creando comedias y escribió algunos romances que se difundieron por España. Conoció entonces a Francisco Tárrega y a Guillén de Castro, y participó de forma muy activa en la vida literaria valenciana.

Luego, tuvieron lugar algunos cambios significativos en su vida; en 1589, murió su madre, un año después. se fue a Toledo empleándose como secretario de don Francisco de Rivera Barroso y en 1591, entró al servicio del duque de Alba.

Pero de repente, lo que aparentaba ser un periodo tranquilo de su vida, se transformó en uno muy oscuro, sobrevenido con la muerte de su pequeña hija Antonia y, poco después, de su adorada esposa Isabel, luego del nacimiento de Teodora. Así, en 1595, levantada la pena de destierro, regresó a Madrid, donde volvió a hacer de las suyas: fue procesado por amancebamiento con Doña Antonia Trillo de Armenta, una viuda.

Ese mismo año, conoció a la actriz Micaela de Luján (que sería “Lucinda” o “Camila Lucinda’” en sus textos) y publicó el poema “El Isidro y la Dragontea”.

En 1598, se casó con Juana de Guardo, hija de un rico abastecedor de carne y pescado. Pero aquel fue un matrimonio de conveniencia, del que Lope se beneficiaría de un cuantioso dote que, por lo que se sabe, nunca llegó. Así, chismes de todo tipo sobre la boda recorrieron la ciudad, donde a Quevedo se le atribuyeron unos versos que decían: “Casó con carne y pescado”.

Entonces, un Felipe II desfalleciente, decretó en 1598 el cierre de los teatros por razones de moralidad. De manera que, Lope de Vega buscó sustento como secretario primero del marqués de Malpica y luego del de Sarriá.

Un año después, cuando por fin se levantó la prohibición, compuso e hizo representar: “Bodas entre el Alma”

y “el Amor Divino”.

«La virtud, como el arte, hallarse suele cerca de lo difícil». Lope de Vega

Entre 1599 y 1608 vivió con la actriz Micaela de Luján, en Sevilla, Granada, Toledo y Madrid, mientras pasaba otras temporadas con su esposa. La amante estaba casada y de los nueve hijos que tenía, cuatro eran de Lope: Juan, Félix, Marcela y Lope Félix. Y con su esposa Juana, tuvo una hija: Jacinta, quien nació muerta y un hijo: Carlos Félix.

Publicó luego: La hermosura de Angélica, El caballero de Illescas y El peregrino en su patria.

Por entonces, Lope ya acostumbraba a alardear de su gran producción, declarando que había escrito 230 comedias.

Ingresó en la Congregación de Esclavos del Santísimo Sacramento y compró la casa de la calle de Francos, donde vivió hasta su muerte. Días después, ingresó en la Orden Tercera de San Francisco.

Frases de Lope de Vega

 

Escribió sus Cuatro soliloquios y Pastores de Belén, dedicada a su hijo Carlos Félix, quien falleció unos meses después, en 1612, dejándole muy afectado. Sin embargo, la pena no ahogó su creatividad y en 1613 terminó “La dama boba”, creada para la actriz Jerónima de Burgos, amiga y amante durante años.

Juana de Guardo murió ese año tras dar a luz a Feliciana. En 1614, se ordenó sacerdote, profesión que mantuvo hasta el 26 de agosto de 1635, día en que hizo su testamento, dejando heredera a Feliciana. Al día siguiente, el 27 de agosto de 1635, en horas de la tarde, murió. Sus honras fúnebres duraron nueve días, convirtiéndose en las exequias más destacadas de aquellos días.

Sus restos, fueron depositados en la Iglesia de San Sebastián, pero años después, fueron trasladados a una fosa común por falta de pago del Duque de Sessa.

To Top